UNIDAS PODEMOS: OTAN, DE ENTRADA NO, PERO SÍ

publicado en https://canarias-semanal.org/art/32777/unidas-podemos-otan-de-entrada-no-pero-si-videos

Sí Podemos y el PCC-PCE se manifiestan en contra de la instalación de una base de la OTAN en Canarias

Por CRISTÓBAL GARCÍA VERA PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

   A través de sendos comunicados, el Grupo Parlamentario «Sí Podemos Canarias» y el Partido Comunista de Canarias (PCC-PCE) han expresado su «rechazo  a que el Archipiélago se convierta en la base del Flanco Sur de la OTAN», de acuerdo a los planes hechos publicos por el Gobierno de España y avalados  por el presidente autonómico, Ángel Víctor Torres (PSOE).

    El grupo parlamentario «Sí Podemos Canarias«, a través de su portavoz, Manuel Marrero, destacó “la vocación antibelicista y antiatlantista de Canarias”,   expresada  ya el 12 de marzo de 1986  con «un mayoritario ‘no’ a la entrada de España en la OTAN” en el Referendum  celebrado hace 26 años.

   El Partido Comunista de Canarias (PCE), por su parte, denunció asimismo en su comunicado que el proyecto del Gobierno Central,  respaldado por Víctor Torres, supone:

   «una vuelta de tuerca, como lo es en líneas generales la Cumbre de la OTAN de 29 y 30 de junio en Madrid, en cuanto al proyecto imperialista de las clases dominantes de EE.UU y Europa para la imposición criminal de sus intereses políticos y económicos, y en particular, respecto de la involucración de Canarias en el mismo por la vía de la creciente y evidente militarización del Archipiélago amenazando a los pueblos de África y convirtiéndonos de modo redoblado a su vez en objetivo militar».

ACUSANDO A SUS PROPIOS GOBIERNOS DE PROMOVER LA GUERRA Y UN «PROYECTO IMPERIALISTA»     La radical contundencia verbal con la que ambas organizaciones se pronunciaron en relación con los planes militares otánicos induciría a pensar a cualquier observador despistado que, lógicamente, estas formarían  parte de la oposición a los Gobiernosque  impulsan el citado proyecto bélico.   Difícilmente se le podría explicar a  ese hipotético observador, sin  inducir en él una suerte de disonancia cognitiva, que el PCE y Podemos en realidad están integrados en los mismos Ejecutivos Central y autonómico cuya política militarista «denuncian» formalmente.

     Para dar cuenta de esta esquizofrénica disociación, forzada  con el propósito de invisibilizar sus propias responsabilidades, es preciso recurrir a las hemerotecas, permitiendo que éstas evidencien el hilo conductor de tan abracadabrantes contradicciones.

PCE: «NO, PERO SÍ»

    En lo que concierne al PCE, el único Partido entre los citados que cuenta con una histórica trayectoria de movilizaciones en contra de la presencia de las bases militares de Estados Unidos en el Estado español y de su pertenencia a la OTAN,  forma parte del mismo y, a su vez, del Gobierno Central,  la vicepresidenta y Ministra de Trabajo Yolanda Díaz, que ha avalado igualmente  el envío de armamento destinado a pertrechar al Ejército ucraniano en la guerra  que la propia OTAN libra contra Rusia en ese territorio de Eurasia.

    Otro  destacado dirigente del PCE es el Ministro de Consumo del gobierno Sánchez, y a su vez Coordinador General de IUAlberto Garzón,  quien manifestó en el año 2020 que se debía defender la permanencia de las Bases militares de Estados Unidos en España, porque éstas «generan una gran cantidad de empleos que se tienen que preservar».

    Finalmente, el propio Secretario General del PCE y Secretario de Estado Enrique Santiago, al ser preguntado  sobre la organización de la Cumbre de la OTAN en Madrid, proporcionó una respuesta que, emitida por un pretendido comunista, resultaba alucinante: «Aunque preferiríamos no estar en la OTAN, formamos parte de esta organización internacional y tenemos unas obligaciones que es obvio que hay que cumplir». No huelga recordar que en esa declaración Santiago  puntualizó que estaba  «hablando en nombre del Partido Comunista de España».  

   Cabe precisar al respecto, en cualquier caso, que en el seno del PCE se ha manifestado también un sector minoritario crítico con su dirección, al que acaso pueda adscribirse parte del Partido Comunista de Canarias, sin que hasta el momento exista ningún tipo de indicio de  cuente con peso suficiente  para reorientar la política general de  esa organización.

UNIDAS PODEMOS: «OTAN, DE ENTRADA SÍ»

   En lo que respecta a la formación Podemos, su compromiso con la permanencia de España en la Coalición Bélica occidental se puede rastrear prácticamente hasta los mismos orígenes del  propio Partido fundado por Pablo Iglesias y sus ex colegas de la Complutense.

    Ya en una fecha tan temprana como noviembre de 2015, Iglesias presentó públicamente como su candidato a ser ministro de Defensa, en  el gobierno que él confiaba en presidir,  al general  Julio Rodríguez,  ex jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad) con el gobierno de Rodríguez Zapatero,  que  con los altos mandos de la OTAN diseñó en el año 2011 los bombardeos contra Libia. 

  Por su parte, el «general podemita»para que  quedara  nítidamente clara ante los Estados Unidos y ante la propia Alianza militar cuál era la auténtica posición de la formación morada,  precisó que «la OTAN es necesaria y Podemos respetará los compromisos».

[Img #71701]
Los compromisos con la OTAN de Podemos, explicitados en 2015 y, por tanto, totalmente conocidos por los «antimilitaristas» de la organización

     En su empeño por colocar como diputado a su general de la OTAN, Iglesias impuso a Rodríguez  nada menos que como nº 1 por las listas de Almería para las elecciones generales de 2016.

Pablo Iglesias con Julio Rodríguez, el general de la OTAN que impuso en las listas electorales y que pretendía convertir en su Ministro de Defensa

    La Coordinadora almeriense de IU montó inicialmente en cólera, llegando a afirmar que «antes  preferían poner  en esa lista al mono Amedio que al «general podemita». No obstante, cortas fueron las patas de la rebelión en Izquierda Unida  por aquel ataque a su dignidad. Como ha venido sucediendo a lo largo de las últimas décadas, finalmente la Coordinadora de IU en Almería se tragó sus palabras, declarando que «aparcaba sus convicciones» en aras del acuerdo general y admitiendo como su candidato al que en los ámbitos antiimperialistas españoles se conocía como “el carnicero de Libia”, debido al papel que desempeñó en los bombardeos  contra contra un país que pasó de tener una economía floreciente y significativos niveles de bienestar social a convertirse en lo que en el Departamento de Estado de los EEUU denominan hoy como un «Estado fallido».

CANARIAS YA ESTABA ENTONCES EN EL CENTRO DE LOS PLANES DE LA OTAN

       Haciendo un formidable esfuerzo  de credulidad se podría llegar a pensar que en los actuales dirigentes de IU, PCE y Podemos  existe una brizna de autenticidad cuando, recurriendo a la retórica fácil de los comunicados, se manifiestan contrarios al establecimiento de una base militar de la OTAN en Canarias. O cuando escenifican estas discrepancias verbales evitando acudir a un acto como el que este mismo lunes, 30 de mayo, conmemoraba en Madrid el 40º aniversario de la adhesión de España a la OTAN.  Sin embargo, ese esfuerzo voluntarista queda truncado cuando se constata que por encima de los presuntos «principios»  políticos que afirman defender se sitúa el apego por los cargos, los sueldos y prebendas institucionales, así como la convicción de que, como un día dijera el mismo Pablo Iglesias, «la lucha sólo es posible darla en el marco de las instituciones».

      Sea como fuera, resulta  oportuno recordar que, desde las páginas de esta misma publicación digital, y en la más absoluta de las soledades, hemos venido denunciando durante años el precio que, más pronto que tarde, deberíamos pagar por los compromisos fácticos con la OTAN asumidos por estas organizaciones políticas de la «izquierda»Del mismo modo que también alertamos, tempranamente, sobre el manifiesto interés de la  Alianza Atlántica  por convertir a Canarias en una de sus bases con proyección hacia África, denunciando la ejecución de  frecuentísimas  maniobras militares, como las “Trident Juncuture” desarrolladas en el año 2015.

     Unas amenazas evidentes que, sin embargo, no impidieron a diputados canarios pretendidamente antimilitaristas, como Meri Pita Cárdenas, Alberto Rodríguez o los diputados autonómicos de «Sí Podemos Canarias» compartir «mesa, mantel y estrategias» con el general de la OTAN, Julio Rodríguez.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s