Comunicado de los comunistas ucranianos a la afición del club de fútbol “Rayo Vallecano”

c3qx0m5xuaarcxk-600x330

Zozulya posando junto a una imagen del colaboracionista de los nazis en Ucrania durante la II Guerra Mundial Stephan Bandera

Publicado en La Dialéctika 05/02/2017 http://ladialectika.com/actualidad/vallekas/2017/02/05/comunicado-los-comunistas-ucranianos-la-aficion-del-club-futbol-rayo-valleano/

Nota: Al final articulo vomitivo de El Pais

Compañeros.

Nosotros, los comunistas ucranianos de la Unificación Borotba, expresamos nuestro agradecimiento por vuestra posición de principios con respecto al futbolista ucraniano Roman Zozulya.

Efectivamente, R. Zozulya es un nacionalista ucraniano que nunca ocultó sus convicciones, ya que en Ucrania actual esto sólo le ayudó en su carrera. El apoyó el golpe en Kiev, en el cual los hinchas de extrema derecha de los equipos del fútbol ucraniano formaban parte de los grupos de choque. El club de futbol “Dnepr” al que pertenecía Zozulya es propiedad de uno de los mayores capitalistas ucranianos, Igor Kolomoisky, quien subsidió a los hinchas neonazis, responsables de la matanza del 2 de mayo del 2014 en Odessa y otros numerosos crímenes sangrientos.

Zozolya todos estos años apoyó la guerra contra el Donbass, haciendo colectas para el ejército y los batallones nacionalistas. Se filmó en el video promocional del batallón “Azov”, ampliamente conocido por su ideología nazi y racista, que ahora forma parte del Ministerio del Interior. Vadim Troyan, uno de los líderes del “Azov”, dirige actualmente la policía nacional. En este video Zozulya llama a continuar la guerra hasta la victoria final.

También tomó parte en el acoso y persecución del conocido veterano del fútbol ucraniano Victor Leonenko. Después de enterarse que Leonenko criticó su juego en un partido, Zozulya publicó en su Fb una foto de Victor con la cinta de San Jorge – símbolo de la Victoria en 1945 – acompañado de la pregunta ¿porqué no es movilizado al ejército? Y por último: Zozulya nunca ocultó sus simpatías por S. Bandera – líder de los colaboracionistas de OUN, fieles admiradores de la dictadura de F. Franco.

c3sj0tqweaa3nwj

La izquierda ucraniana conoce y respeta la historia de “Rayo Vallecano”, un club con tradición de espíritu de clase del conocido barrio obrero de Madrid. Sabemos que los aficionados del “Rayo” durante muchos años desarrollaban iniciativas sociales y brindaban solidaridad y apoyo a los que luchaban contra la explotación y discriminación, así como rechazaban a los nazis en las calles de la capital. Vuestro acto, que puso en su lugar a R. Zozulya, tiene mucho significado para los comunistas ucranianos que resisten al régimen más derechista de Europa actual. Después del Maidan las organizaciones comunistas fueron perseguidas y brutalmente excluidas de la legalidad política. Algunos militantes fueron asesinados, los locales de los partidos destruidos, muchos activistas detenidos y maltratados, otros fueron víctimas de los ataques de la extrema derecha, muchos tuvieron que abandonar el país o pasar a la clandestinidad.

La ley de la “descomunización” permitió oficialmente ilegalizar los partidos comunistas, la simbología de izquierdas y la misma ideología como tal. Miles de los monumentos de la época soviética de gran valor histórico-cultural fueron destruidos. En el centro de Kiev fue vandalizada la tumba colectiva de los obreros de la fábrica “Arsenal”, asesinados por los nacionalistas durante la revolución. Se cambiaron los nombres a centenares de calles, plazas, ciudades y pueblos que llevaban nombres de destacados revolucionarios y partizanos antifascistas.

Las reformas neoliberales y el monstruoso aumento del costo de productos y servicios, consecuencia de los préstamos usureros del FMI, han arrojado a millones de personas a la miseria y a la migración. Irónicamente, el club “Dniepr” donde jugaba Zozulya pronto se va a cerrar, ya que su dueño, el oligarca Kolomoisky (que aumentó su fortuna gracias a la guerra civil) no quiere pagar sus deudas, incluidos los entrenadores españoles.

Estas son las consecuencias del poder de los nacionalistas. Vuestra protesta contra el reaccionario Zozulya ayuda en la lucha contra este régimen. Los nacionalistas ucranianos están indignados con vuestra actitud – los mediass de la derecha presentan a los aficionados del “Rayo” como agentes de Moscú y gente inculta e ignorante de un arrabal obrero, influenciada por la propaganda comunista. Pero hay mucha gente que comprende que en España muchos ven en la protesta contra Zozulya una sonora bofetada al extremismo y el rechazo al chovinismo y militarismo.

14862273394685

Documento recopilado por las peñas y aficionados del Rayo

Somos conscientes que sobre vosotros hoy se ejerce una enorme presión. Se hace uso de la calumnia y distorsión de los hechos, se intenta camuflar la ideología real de Zozulya y presentar a los “Bucaneros” como delincuentes peligrosos – cuando es el régimen ucraniano quién llegó al poder gracias a los hinchas de la extrema derecha que asesinan y violan en la guerra del Donbass. Comprendemos, que los propietarios de vuestro club piensan en su beneficio y que se unirán a esta presión junto a los capos de la asociación de la Liga del fútbol y la prensa, que miente sobre los hechos de la tragedia ucraniana. Pero estamos convencidos que vuestra justa causa, que es observada por toda la afición antifascista europea, triunfará.
¡Abajo el chovinismo, racismo, clericalismo y el capitalismo!

¡Viva la República!
¡No pasarán!

_________________

Nota de la Red: A continuación os dejo con el vomitivo artículo de El País que relaciona la rebelión de la afición del Rayo Vallecano con la “propaganda rusa”, para al final del mismo elevar a Stephan Bandera a “destacada figura del nacionalismo ucraniano”, “héroe independentista” (sic), del que Zozulya, tal y como reconoce El Pais, es un gran admirador. ¿Y quién era Bandera?. Un colaborador de los nazis, lider político del ejército insurgente ucraniano (UPA), que en su lucha contra la URSS sería integrado en la Werhmacht y las SS. Las “hazañas” de la UPA fueron de genocidio. Destacó por asesinar 150.000 judios en Baiy Yar (Kiev), a miles de prisioneros de guerra soviéticos (ucranianos, rusos, bielorrusos…), a miles de gitanos y en Volhynia (Polonia) asesinaron a más de 100.000 polacos, hombres, mujeres y niños, desarmados. Estas fueron las aportaciones de la UPA en su “lucha” por la “liberación e independencia” de Ucrania, cuyo jefe político era el citado Bandera, del cual Zoizulya es fan. Sin embargo, El País hace propaganda de neonazis y colaboradores del nazismo como si fueran inocentes y “heróicos” nacionalistas que “luchan por su país” (sic), bombardeando a la población civil del Donbass y destruyendo toda su infraestructura básica (hospitales, edificios, escuelas, etc). Es tan “imparcial” El País que no encontraremos una sola mención a la unanimidad de la afición del Rayo contraria a fichar un jugador que públicamente ha mostrado su ideología neonazi y racista, rechazo mostrado durante toda la semana y en el partido contra el Almería (exigiendo la dimisión del presidente del club, Presa). La culpa, como diría Pío Moa, los historiadores franquistas, Inda o Marhuenda, de los rusos. Ahí va el vomitivo articulillo:

 

Así influyó la propaganda rusa en el veto a Zozulya

http://deportes.elpais.com/deportes/2017/02/05/actualidad/1486315886_797924.html
El fichaje del delantero por el Rayo se frustró sin pruebas fehacientes de que tenga vínculos neonazis
CARLOS TORRALBA Madrid 6 FEB 2017 

El futbolista ucranio Roman Zozulya fue rechazado este miércoles del Rayo Vallecano por su presunta ideología nazi y financiación de grupos paramilitares ultraderechistas, pese a no haber pruebas fehacientes. Los medios estatales rusos— principalmente la agencia de noticias Sputnik y el canal de televisión Russia Today (RT)— han llevado a cabo una campaña de desinformación para sociar el nacionalismo ucranio con la ideología neonazi, presente en algunos miembros de ciertas milicias progubernamentales, pero no extendida unánimemente entre los voluntarios leales a Kiev que combaten contra las milicias prorrusas en el este de Ucrania.

Nacido en Kiev, Zozulya se ha mostrado sin tapujos como un ferviente nacionalista, defensor de recuperar militarmente el Donbás— la cuenca minera que agrupa las provincias rebeldes de Donetsk y Lugansk—. Zozulya jugaba en el Dnipro Dnipropetrovsk cuando se desató el conflicto. Dnipropetrovsk, la tercera ciudad del país, se convirtió en uno de los focos, al ser la vanguardia de la operación militar encaminada a recuperar el territorio arrebatado por los rebeldes.

La odisea de Zozulya en España comenzó en agosto, cuando aterrizó en Sevilla para fichar por el Betis. El delantero, internacional con las categorías inferiores desde los 15 años, llegó al aeropuerto de San Pablo con una camiseta que lucía el escudo ucranio, un símbolo que diversos medios españoles relacionaronerróneamente con el Batallón Azov, una unidad de voluntarios de extrema derecha— en origen un grupo paramilitar, hoy integrado en el Ejército—. La cuenta de YouTube de este grupo colgó un vídeo, presente en muchas otras cuentas, en el que Zozulya defendía, sin nombrar al batallón, “la victoria de la nación” frente a “la claudicación”.

La desinformación de RT ha defendido que la ideología neonazi está muy presente en Ucrania y especialmente entre los voluntarios que luchan en el frente contra las milicias prorrusas. Los partidos que representan la derecha más radical obtuvieron en torno a un 6% en las últimas elecciones ucranias, una cifra inferior a la que han cosechado otras formaciones de ideología similar en países miembros de la UE. “La propaganda rusa vinculó el Maidán con el auge de los neonazis, un mito que se ha desmontado en cada cita electoral”, asegura Borja Lasheras, director en Madrid del Centro Europeo de Relaciones Exteriores. “Estos grupos radicales tienen una visibilidad mayor que su representación política”, matiza.

El futbolista ha colaborado activamente —a través de aportaciones económicas y cediendo su imagen—, con el Ejército Popular (Narodna Armiya, en ucraniano), una fundación-milicia de voluntarios que ha sido premiada recientemente por el Ministerio de Defensa. Zozulya también fue condecorado por el Gobierno de Petró Poroshenko con una medalla “por el servicio realizado en favor de las Fuerzas Armadas”. El delanterosubastó su medalla de finalista de la Europa League y destinó la recaudación a cubrir las necesidades de los niños en las localidades situadas en el frente. Hace unas semanas, el canterano del Dinamo de Kiev donó un dron al Ejército.

La embajada de Ucrania en España ha emitido un comunicado en el que expresa su “profunda preocupación” por las acusaciones injustas de nazismo y paramilitarismo, y añade que están “muy orgullosos de tener jóvenes tan patrióticos y valientes” como él. El ministro de Exteriores ucranio, Pavlo Klimkin, aseguró este domingo en Twitter que el caso Zozulya es un “ejemplo de cómo la propaganda rusa puede manipular en todos lados”.

Las cuentas de Zozulya en las redes sociales evidencian su fuerte sentimiento nacionalista. El atacante, internacional absoluto desde los 20 años, no ha ocultado nunca su admiración por Stepán Bandera, una figura destacada y controvertidadel nacionalismo ucranio. Héroe independentista y anticomunista en el oeste del país y títere nazi para el este rusófilo.

No hay pruebas de que el futbolista haya usado símbolos o banderas filonazis. Tampoco ha hecho comentarios racistas o antisemitas, ni el saludo fascista a los ultras de su equipo, como sí hicieron el italiano Paolo Di Canio, que se definía a sí mismo como fascista; el griego Giorgios Katidis, que fue expulsado de la selección nacional de forma vitalicia; o el controvertido gesto antisemita del exmadridista Nicolas Anelka, que la ministra de Deportes francesa calificó de “repugnante”.

El juicio popular y sumarísimo al que parte de la afición rayista sometió a Zozulya le mantendrá apartado de los terrenos de juego españoles al menos hasta agosto. Un plebiscito al que nunca se hubiera visto expuesto de no haber estallado la guerra en Ucrania en 2014. Contienda en la que los Bukaneros, los ultras del Rayo que encabezaron la repudia al delantero, se posicionaron claramente desde el principio a favor de los separatistas prorrusos. Lo previsible es que el seleccionador ucranio— el balón de oro y expolítico Andrei Shevchenko— quien ya ha salido en su defensa, sí que le convoque, pese a la falta de ritmo competitivo, para los partidos de marzo en Croacia y Finlandia.

Anuncios

6 pensamientos en “Comunicado de los comunistas ucranianos a la afición del club de fútbol “Rayo Vallecano”

  1. Zozulya se hace fotos con los ultras “franquistas” del Betis y dirá “no” al Rayo
    06.02.2017
    http://www.vozpopuli.com/deportes/Zozulya-ultras-franquistas-Betis-Rayo_0_997101460.html

    José Lorenzo, agente en España del ucraniano Roman Zozulya, casi ha descartado este lunes que el delantero del Real Betis vaya a actuar como cedido en el Rayo Vallecano, ya que “si el ambiente social que se respira en Vallecas no cambia, va a ser prácticamente imposible que el jugador pueda ir”.

    Lorenzo ha advertido, tras una reunión mantenida con el futbolista en un hotel sevillano que todavía “no es algo seguro” y que “mañana (este martes) habrá reuniones” antes de “tomar una decisión definitiva” porque ha “aún hay que ver una serie de cosas” pero ha insistido en que la “situación es insostenible”.

    El representante del internacional, en declaraciones a los periodistas en el hotel, cree que su obligación es “evitar que vaya una persona allí y pueda encontrarse de nuevo con una situación que nadie quiere que se repita”, es decir, las amenazas que radicales profirieron en su contra en su único entrenamiento con el Rayo.

    Fue a la puerta de ese hotel donde un reducido grupo de ultras del Real Betis acudió este lunes para apoyar al jugador ucraniano. Este se hizo fotos con ellos mientras, como se ve en el vídeo, uno grita: “Franco vive, la lucha sigue”.

    Zozulya con los ultras del Betis esta mañana mostrandole su apoyo “Zozulya Uno Di Noi” pic.twitter.com/XM0jK20zrS
    — FORO MDM (@Foro_MDM) 6 de febrero de 2017

    José Lorenzo ha recordado que “cuando llegó” a Madrid, Zozulya “recibió amenazas y si ese ambiente hostil se mantiene, no se puede animar a alguien a meterse en la boca del lobo”, si bien ha aclarado que el jugador “quiere ir para ayudar a sacar de una zona difícil al equipo pero no fue bien recibido”.

    “El Rayo es el que ahora tendría que posicionarse para aclarar alguna cosa. Yo mismo estuve hablando con los ultras (vallecanos) 20 minutos y su posición es fuerte y radical, no iban a cambiar su manera de pensar. Ahora tenemos que ser prudentes porque quedan detalles por perfilarse pero queremos arreglar todas las cosas ya”, ha precisado.
    La Cadena Ser informó que la decisión de Zozulya ya está tomada y que no jugará en el Rayo Vallecano.

  2. Nazis y fútbol
    Aníbal Malvar es periodista y escritor. Su última novela es “La balada de los miserables” (Akal, 2012)
    4 FEBRERO, 2017
    http://blogs.publico.es/repartidor/2017/02/04/nazis-y-futbol/

    Se ha organizado esta semana un gran guirigay tuitero y mediático a raíz de un artículo deportivo firmado en El País por el periodista pontevedrés Rafa Cabeleira. El tema de la columna era Roman Zozulya, delantero ucraniano de Betis cedido al Rayo Vallecano en el mercado de invierno. Rebuscando en las redes, la afición másproleta de Madrid descubrió que el nuevo fichaje gustaba de posar en la redes sociales con símbolos neonazis. Los vindicativos bukaneros de la afición rayista han obligado al jugador a volverse a Sevilla con su cruz gamada preparada para La Madrugá.

    Este párrafo de Cabeleira es el que ha incendiado la polémica: “A Zozulya, por cierto, lo ha devuelto a corrales la oposición frontal de unos aficionados incapaces de reconocerse a ellos mismos como ultras […]. Para el aficionado corriente solo debería ser un futbolista, lo mismo que el chico negro, el joven gay o la niña que no quiere ser princesa. El fútbol solo debería ser eso, fútbol… Aunque demasiadas veces nos empeñemos en defender que no, que el futbol es otra cosa”.

    Dejemos al margen (con cierto pudor) la idoneidad de comparar a un futbolista nazi con un negro, un gay o una tópica niña sabiniana. De despropósitos apresurados están nuestros periódicos repletos. Me incluyo. Lo más preocupante es la ligereza con que los medios tradicionales conviven plácidamente con cotidianas exaltaciones del franquismo, la Falange, el nazismo y otras lindezas bárbaras. Hay que respetar las ideas políticas, dicen. Lo que sucede es que uno considera que las simpáticas corrientes anteriores no entran en la categoría de ideología política, sino de revolución criminal.

    La ductilidad moral con que se toleran los tics de la utraderecha contrasta con la ferocidad que dentellea las carnes de otros extremismos. No me voy a salir del fútbol. Hace ahora diez años, el lateral del Barça y la Selección Española Oleguer Presas tuvo a bien escribir un artículo, diario Berria, en el que analizaba los empeños político-mediáticos por mantener en la cárcel al etarra Iñaki de Juana Chaos, que ya había superado en dos años su condena de cárcel. “Actuaré de buena fe, y pensaré que el estado de derecho cree en sus propias leyes; que no aplica la cadena perpetua o la pena de muerte. De buena fe, de nuevo, pensaré que el contenido de los artículos escritos por De Juana son explícitos, tanto como para mantener en prisión a una persona en peligro de muerte. Tengo un lío monumental en la cabeza. Este estado de Derecho tiene muchos puntos oscuros, y me hacen dudar. Expide olor a hipocresía. Y con toda esta hipocresía se destruye la buena fe”, escribió el futbolista coincidiendo con la huelga de hambre del etarra.

    El revuelo mediático fue huracanado. Se acusó a Oleguer de filoetarra. La marca Kelme retiró su patrocinio al jugador: “La vinculación de Kelme con el jugador se basaba en criterios única y exclusivamente deportivos, por lo que se tomó la decisión de rescindir la relación contractual de forma unilateral”, comunicó de manera oficial la marca. Hasta la justicia dio razón a Kelme cuando el futbolista elevó una demanda por incumplimiento de contrato. Oleguer pedía 86.000 euros. La Audiencia Provincial de Alicante concluyó que “dichas cantidades indemnizan el perjuicio que Oleguer ha causado a la empresa por las manifestaciones que realizó”. Me da que Rafa Cabeleira y otros negacionistas no hubieran escrito en este caso eso de que “el fútbol solo debería ser eso, fútbol…”. Quizá estoy pecando de psicólogo aficionado…

    El caso es que el affaire Zozulya ha tenido al colaborador de El País en un sinvivir tuitero que no puede ser bueno para la salud.

    –Si empezamos a disculpar a los nazis, ya no sé —le escribía un atribulado lector en la red del pajarito.
    —No los disculpo –respondió Cabeleira–, solo los tolero mientras cumplan las leyes.

    Como a los negros, a los gais y a las niñas que no quieren ser princesas. Sin comentarios.

    Pero, oh sorpresa, el desmelenado cronista de El País no ha sido el único que ha opinado sobre el asunto desde el alma moribunda de nuestros kioskos. El Mundo también se ha lanzado a la campaña pro-Zozulya de la pluma del veterano
    gastrónomo Víctor de la Serna: “Puede parecer trivial que unos hooligans impidan el fichaje de un futbolista ucraniano por el Rayo Vallecano porque ven en su camiseta con el escudo de su país una muestra de nazismo, cuando lo único que ha hecho este chico es respaldar al ejército que está defendiendo Ucrania de la agresión y la invasión por parte de Rusia”.

    Olvida el cronista referir que los bukaneros no han respaldado su denuncia tan solo en un escudo nacional, sino en las fotos que colgó en las redes Zozulya exaltando su admiración por el colaboracionista nazi Stepán Bandera, o luciendo símbolos del grupo neonazi paramilitar Pravy Sektor.

    A falta de inclinación a la greguería, este De la Serna contemporáneo sí propende a veces a una desmedida afición al delirio intelectual. Y no duda en sugerir que detrás de la intolerancia de los bukaneros con el delicado y comprensible nazismo de Zozulya está Podemos: “Dense un paseo por las facultades de Políticas o de Ciencias de la Información de la Complutense y verán lo que es coacción activa y pasiva […]. Sí, preocupan mucho las agresiones externas, las del terrorismo yihadista,

    Pero el cáncer propio, el de los populismos cada vez más extremos que se retroalimentan a golpe de turbas callejeras, puede ser igual de mortífero”. ¿Que el nazismo?

  3. ¿Es Roman Zozulya un neonazi o un mecenas del Ejército del Pueblo?
    http://www.elmundo.es/deportes/2017/02/02/589266c3468aeb5c1d8b45c8.html
    El delantero ucraniano ofrece apoyo económico a un grupo paramilitar de ultraderecha y posa junto a la efigie de un héroe independentista y filonazi
    MIGUEL A. HERGUEDAS
    02/02/2017

    Roman Zozulya se define como un fervoroso patriota ucraniano. Desde sus tiempos en el Dnipro Dnipropetrovsk, a las órdenes de Juande Ramos, destacó por su carácter en las dos orillas del fútbol, la del balón y la de la política. “Si tiene que meter la cabeza en un avispero, lo hace”, valoraba Marcos Álvarez, preparador físico del técnico manchego durante su etapa en la liga Premier. De aquel país desolado por la guerra, sin olvidar sus obligaciones militares, salió Zozulya en agosto. Y esas convicciones, denunciadas seis meses después por la afición del Rayo, han arruinado precisamente su carrera en España.

    Según confirmó en diversas ocasiones el Servicio de Inteligencia ucraniano, Zozulya es fundador de la organización militar Narodna Armiya. Literalmente, Ejército del Pueblo. Este grupo paramilitar de ultraderecha opera en la zona Donbass contra las fuerzas prorrusas. Aunque las autoridades ucranianas siempre acostumbran a usar el concepto Fundación, lo cierto es que Narodna Armiya recluta a hombres armados que se juegan la vida en el frente.

    “He realizado una importante tarea en Ucrania, colaborando con el ejército, para proteger a mi país, además de ayudar a los niños y los más desfavorecidos”, refería Zozulya el miércoles, en la carta dirigida a la afición del Rayo, donde negaba todo vínculo o apoyo a grupos neonazis. Él, como otros tantos militantes ucranianos, considera la misión patriótica por encima de lo demás. Nada más. Nada menos.

    De hecho, según el propio Ministerio de Defensa de Ucrania, Zozulya fue condecorado el pasado abril por sus méritos militares y por “defender a su país del separatismo”. Además, el delantero hace múltiples donaciones por la causa patriótica. Sin ir más lejos, el pasado julio, poco antes de incorporarse al Betis,subastó a través de Facebook tres medallas de su sala personal de trofeos en el Dnipropetrovsk, tanto de la competición doméstica, como en la Europa League.

    Hace apenas un mes, el Servicio de Inteligencia ucraniano agradeció otra curiosa aportación de Zozulya. Nada menos que un dron para sobrevolar las líneas enemigas y para ayudar a “salvar las vidas de nuestros soldados”.

    Desde luego, un sucinto repaso a la actividad pública de Zozulya basta para seguir el rastro ideológico. Admirador de Stepán Bandera, icono de la ultraderecha nacionalista, en diciembre de 2015 se tomaba a broma su asombroso parecido físico en este controvertido tuit. Para muchos ucranianos, Bandera, asesinado por el KGB en 1959, es un héroe de la independencia. Para otros, el más siniestro colaboracionista nazi del pasado siglo en Ucrania.

  4. El gobierno ultraderechista de Kiev fiel al guión antiruso, bien aprendido, culpan nada menos que a Moscú (sic) de la rebelión de los aficionados rayistas y todas sus peñas, que han mostrado durante toda la semana hasta el partido del domingo contra el Almería, su oposición al fichaje de un futbolista de ideología neonazi y racista, exigiendo la dimisión del presidente del club, Presa.

    El ministro de exteriores ucraniano apunta a “propaganda rusa” en el caso Zozulya
    http://futbol.as.com/futbol/2017/02/04/segunda/1486212106_103532.html
    DIARIO AS

    Pavlo Klimklin pidió el apoyo para el jugador y aludió a cuestiones políticas en toda la polémica desatada tras su fichaje. “Es un ejemplo de cómo la propaganda rusa puede manipular en todos lados”.
    Maite Martín 4 febrero 2017

    El ministro de exteriores de Ucrania, Pavlo Klimkin, también se pronunció en redes sociales sobre el ‘caso Zozulya’ vía Twitter. “Amigos, os pido apoyo para el jugador de fútbol Roman Zozulya. Su caso es un ejemplo de cómo la propaganda rusa puede manipular en todos lados”, escribió.

    El jugador tomará una decisión definitiva este lunes, aunque ya ha dejado entrever que su respuesta será negativa. “Me llaman fascista por apoyar al ejército de mi país. Pero es toda Ucrania quien lo apoya y no voy a abandonarles. Intenté hablar con la afición del Rayo, hacérselo entender, pero no quieren… Algunos me dijeron que eran prorrusos, no puedo entenderlo. ¿Cómo voy a jugar para un equipo prorruso?”, confesó en su país, a TCH.ua.

    En Twitter hay diferentes reacciones al ‘caso Zozulya’. Algunas políticas y otras, de gente relacionada con el barrio o el equipo.

    Alberto Garzón: “Que la afición del Rayo haya presionado para que no tengan en su plantilla a un neonazi me parece un ejemplo de dignidad. Gracias”
    Ismael Serrano (cantautor vallecano): “La defensa de los derechos humanos, el antifascismo no es reprobable. Es algo que dignifica al Rayo y a su hinchada”
    SKA P (autores del himno no oficial): “Fuera nazis de Vallekas”

    Afición

    El fichaje de Zozulya ha hecho que la afición se movilice de cara al partido del Almería. Antes del mismo, a las 14:45 horas, en la calle Payaso Fofó, una representación de la hinchada hará una rueda de prensa explicando su postura respecto a todo lo acontecido los últimos días. Y ya durante el encuentro, la grada anunció diferentes medidas de protesta: pañolada en el minuto 13 y bufandeo, en el 24.

  5. El ministro del Interior apoya al futbolista Zozulya, vetado en el Rayo Vallecano acusado de neonazi
    http://www.eldiario.es/rastreador/ministro-Zoido-apoya-futbolista-Zozulya_6_611448860.html

    El caso Zozulya sigue escribiendo nuevos capítulos a cada día que pasa. El jugador, actualmente en el Betis pero con un traspaso pendiente al Rayo Vallecano que fue vetado por los aficionados debido a la ideología del futbolista, acusado de ser neonazi, ha recibido ciertos apoyos en los últimos días.

    El más reciente es el del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, quien a través de un tuit ha aplaudido la iniciativa de los jugadores del Betis, que este sábado saltaron al campo con camisetas de apoyo al ucraniano. Zoido ha defendido el gesto por el futbolista “ante las presiones a quien solo quiere hacer su trabajo”.

    “Todos somos Zozulia”. Bonito gesto de apoyo de sus compañeros del@RealBetis ante las presiones a quien solo quiere hacer su trabajo.pic.twitter.com/XGu3DeOA1Y
    — Juan Ignacio Zoido (@zoidoJI) 11 de febrero de 2017

    El caso de Roman Zozulya viene de lejos. El jugador ucraniano milita en el Real Betis, pero en el mercado de invierno se cerró su cesión al Rayo Vallecano. No obstante, un importante sector de los aficionados del club madrileño se opuso a la llegada de Zozulya, al que acusaron de tener una ideología neonazi que no tenía cabida en su equipo.

    En redes sociales, el jugador ha mostrado varias su apoyo a organizaciones nacionalistas de Ucrania y su simpatía por personajes relacionados a esta ideología. Como en un tuit de hace un año, cuando Zozulya subía una foto mostrando su parecido físico con Stepán Bandera, uno de los estandartes de la ultraderecha nacionalista de su país.

    Ох и похожи😂 pic.twitter.com/umJ2xsYVYT
    — Роман Зозуля (@zozulyaroman18) 1 de diciembre de 2015

    Otro de los apoyos que ha recibido Zozulya ha sido el de Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), vinculado al partido ultraderechista Fuerza Nueva y que en su día dijo que echaba de menos una figura como Le Pen en España. El presidente de la liga advirtió que no se podía “etiquetar a una persona por su ideología” y posteriormente anunció una querella contra unos aficionados del Rayo Vallecano que se opusieron a la llegada a su equipo de Zozulya.

  6. Cuestión de genes
    Por Octubre Marzo 7, 2017

    Noticias de los territorios ocupados.

    El alcalde de la localidad de Krasnogorovka, en la zona de la región de Donetsk bajo control de Kiev, Oleg Livanchuk, afirmó en una entrevista a online.ua que la mayor parte de los residentes locales apoyan a la milicia de la RPD.

    “También hay gente que es pro-Ucrania. Sin embargo, del total de la ciudad, conozco a lo mejor a cincuenta personas que están a favor de Ucrania. De los diez mil”, afirmó. Según este representante, en los festivales locales, como el Día de la Vyshyvanka [bordados tradicionales ucranianos que en los últimos años se han convertido en símbolo de la identidad ucraniana para la parte más nacionalista del país-Ed], apenas una docena de personas se presentan con banderas ucranianas. Livanchuk explicó que la antipatía hacia Ucrania es el resultado de “un gran porcentaje de personas estúpidas entre la población”. “Los genes no han cambiado. Viene de los genes. Así es la lotería genética. Necesita extirparse, necesita removerse”, explicó el alcalde. Livanchuk está convencido de que las autoridades debería reeducar a la población local y “hacer que amen Ucrania por la fuerza”, concretamente, apuntó a que los profesores deberían estar obligados a hablar ucraniano, aunque él mismo habla ruso.

    Quienes hablan ruso o expresan su descontento con Ucrania tienen que escribir notas explicativas. Según Livanchuk, obligó a una directora de colegio que se quejó de los bombardeos de las tropas ucranianas a escribir un “ensayo” sobre cómo a ella “no le gusta Zajarchenko”. “Y entonces le hice ensayar: durante dos semanas tenía que andar con la bandera. A todas las actividades, tenía que llevar la bandera”, afirmó el alcalde.

    PD. Esto es suficiente para demostrar claramente la naturaleza de ocupación de la junta en Donbass y cómo eso funciona para la población local, que intentan reducir al estatus deuntermenschen siguiendo el ejemplo de sus predecesores históricos.

    “Lo que le pase a un ruso o a un checo no me interesa en absoluto. Lo que estas naciones pueden ofrecernos en forma de buena sangre para nuestra especie, lo tomaremos, si es necesario a base de secuestrar a sus niños y educarlos aquí con nosotros. Si las naciones viven prósperamente o si se mueren de hambre, solo me interesa en la medida en que los necesitamos como esclavos para nuestra Kultur. Por lo demás, no me interesa nada” © Himler

    “Con respecto a los territorios recientemente adquiridos, hay que decir que nuestra labor no es raspar la suciedad a diario con la población conquistada o intentar educarlos los hábitos alemanes. No es cosa nuestra si limpian sus hogares a diario con una mopa o no. Nuestra misión, al fin y al cabo, no es supervisar sus vidas diarias, sino asegurar que sirvan a nuestros propios intereses” © Hitler

    Como diría cualquier idiota, en Ucrania no hay fascismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s