Portugal 1, España 0

E. Téllez.
Publicado el 28 de junio de 2016 EN
http://larepublica.es/portugal-1-espana-0/9141

Concentração-22-Julho-2015

Esta noche cuando veía por televisión a los dirigentes de Unidos Podemos aceptar visiblemente consternados que los resultados en la elecciones generales del domingo fueron francamente decepcionantes me vino a la cabeza un recuerdo que me hizo reflexionar. Hace no mucho vi un vídeo del programa “Otra vuelta de Tuerka” donde Pablo Iglesias entrevista a destacados personajes del mundo de la política y la cultura. En esta entrevista el “coletas” entrevista a la eurodiputada del Bloco de Esquerda de Portugal (partido de referencia de Podemos) Marisa Matias.

La entrevista data de primavera del 2015 (Pablo Iglesias era todavía eurodiputado) y tanto el entrevistador como la entrevistada disertan sobre diversas cuestiones (infancia y vida de la entrevistada, referentes ideológicos, visión política sobre temas como los movimientos sociales, la construcción de la hegemonía, la UE….) En un momento dado de la entrevista hablan del histórico Partido Comunista Portugués, aunque ambos reconocen el papel del PCP en la lucha contra la dictadura fascista de Oliveira Salazar, durante la Revolución de los Claveles y en el movimiento obrero y popular de Portugal; ambos coinciden en que el PCP es un partido “superado y útil al sistema” ya que su “sectarismo obrerista” les impide llegar a otras capas sociales para impulsar un proceso de cambio.

Poco después recordé que en octubre del pasado año hubo elecciones generales en el vecino país ibérico. Entonces me pregunté: ¿Qué balance puede sacarse del resultado de las elecciones portuguesas en comparación con el resultado de las españolas? Y concretando aún más. ¿Qué balance puede extraerse de la táctica seguida por Podemos (o Unidos Podemos) y la seguida por los comunistas portugueses? La primera impresión es que a nivel electoral el Partido Comunista Portugués sacó unos resultados electorales más modestos que la formación morada (un 8,25% contra un 20%); sin embargo cuando observamos el rendimiento político de los resultados parece que nuestros vecinos portugueses atendiendo a los siguientes datos:

En Portugal han conseguido echar a la derecha del gobierno.

El PCP promovió un pacto con los post-modernos del Bloco, los Verdes y el Partido Socialista Portugués (homólogo del PSOE) para desalojar al conservador Passos Coelho y permitir que el socialdemócrata Antonio Costas gobierne en minoría. Curiosa la política “sectaria” de los comunistas portugueses que son capaces de llegar a acuerdos con otras fuerzas políticas a pesar de las notables diferencias ideológicas (de hecho el PCP se presenta a las elecciones con “Los Verdes” bajo la marca “Coalición Democrática Unitaria”).

La presión de los comunistas portugueses hace que se reviertan recortes sociales.

La presión del PCP, los sindicatos, los movimientos sociales y las fuerzas progresistas han forzado al nuevo ejecutivo a aprobar medidas para aliviar la difícil situación de las clases trabajadoras y populares lusas (subida del salario mínimo, pensiones, ayudas sociales…). Son medidas insuficientes pero que pueden ser de una gran ayuda a muchas familias portuguesas. Cuando el gobierno quiere aprobar medidas reaccionarias (por ejemplo el rescate de Novo Banco con dinero público) los comunistas portugueses se oponen y proponen como alternativa nacionalizar dicho banco, forzando a los socialistas a buscar el apoyo de los diputados conservadores para sacar adelante el rescate.

Los comunistas portugueses no han renunciado a una coma de su programa, ni a su independencia política.

El hecho de llegar a acuerdos puntuales con otras fuerzas no ha hecho que el PCP renuncie a un ápice de sus principios. El partido sigue declarándose abiertamente como marxista-leninista y proclama trabajar para construir el socialismo y el comunismo en Portugal. No ha renunciado a nacionalizar los sectores estratégicos, ni a la salida de la OTAN. Siguen defendiendo una postura internacionalista y solidaria con los gobiernos socialistas y antiimperialistas del mundo, (Cuba, Venezuela…) y contra todas las guerras imperialistas y neocoloniales (Yugoslavia, Afghanistán, Irak, Libia, Malí, Siria, Ucrania…) Sobre la Unión Europea mantienen una posición firme, cuando la Comisión Europea anunció posible sanciones contra Portugal por no llegar a los objetivos de défict los comunistas portugueses propusieron la salida del Euro y celebraron la victoria del Brexit en Reino Unido como una “victoria frente al miedo”.

Los comunistas portugueses no han abandonado la calle.

El Partido Comunista Portugués siempre ha tenido una gran influencia en el movimiento obrero, ya sea por medio de su sindicato de referencia la Confederación General de Trabajadores Portugueses (que es el principal sindicato de Portugal con 800.000 afiliados y se encuentra alineada en la Federación Sindical Mundial) o ya sea por la intervención directa del partido en los centros de trabajo mediante las células de fábrica. Desde los tiempos de la dictadura fascista el Partido Comunista Portugués ha tenido un papel primordial en todas las luchas obreras, democráticas y sociales.

La CGTP, a veces en colaboración con el sindicato cercano al PS UGT, ha convocado numerosas protestas y huelgas generales contra las politicas austericidas de los sucesivos gobiernos. También participa y apoya en movimientos sociales como el “movimiento en defensa de la escuela pública” o el movimiento popular anti-austeridad “Qué se lixe a Troika“. Los comunistas portugueses siempre han vinculado su lucha por las reformas y derechos sociales con la consecución del socialismo, la reforma como medio no como fin.

Mientras en España se nos ha convencido que para “asaltar los cielos” debemos renunciar a las nacionalizaciones, a la República, a salir de la OTAN y el Euro, a nuestros símbolos históricos, al análisis de clase, a la defensa de los procesos antiimperialistas… Todo para construir “hegemonía” y lograr agrupar al máximo de población posible bajo ejes “transversales”, lograr ganar unas elecciones, pactar con los social-liberales de siempre y realizar algunas reformas sociales; los comunistas portugueses han conseguido hacer todo eso sin llegar al gobierno, sin renunciar a sus principios y sin abandonar las calles y los centros de trabajo. ¡Cuanto tenemos que aprender de nuestros hermanos peninsulares!

Anuncios

Un pensamiento en “Portugal 1, España 0

  1. Hola:Desde hace muchos años en España no hemos tenido un partido como el PCP, nuestras circunstancias son diferentes, por eso mismo posiblemente la tactica deba ser de otro tipo, porque somos algo menos que minoria,lamentablemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s