LA CUP SE RINDE Y SE ENTREGA AL NEOLIBERALISMO DE CDC

 

guerra-en-la-cup-un-sector-quiere-cambiar-a-mas-por-una-presidenta

Miguel A. Montes

10 Enero 2016. Ampliado el 12 Enero 2016.

Tras idas y venidas de multitudinarias asambleas, los dirigentes de la CUP se vuelcan a favor del bloque neoliberal que encabeza CDC en Catalunya. Han aceptado un acuerdo totalmente capitulador y humillante en lo ideológico y en lo social en aras de apuntalar la declaración de independencia en el parlament, al margen de las urnas.

El miedo a unas elecciones anticipadas que hubiera fraccionado a JPS,   empujando a ir por separados a ERC y CDC (no olvidemos que en las últimas elecciones generales CDC ha perdido la mitad de sus diputados, mientras que ERC los ha triplicado y ha superado a CDC por primera vez). El miedo a que una coalición de izquierdas similar a las elecciones generales bajo la fórmula de En Comú Podem (Barcelona en Comú, Podemos, ICV, EUiA), lograra la mayoría.  Y el miedo también a que se pudiera fraguar una confluencia en el campo de la izquierda  entre independentistas y no independentistas en torno al referéndum de autodeterminación. Han condicionado que Arthur Mas se aparte “a un lado” (sic), no así sus políticas, ni su partido y el entorno mater investigados por casos de corrupción.

Pero la CUP que antes del 27S antepuso las conquistas sociales a la independencia, y que admitió que no había mayoría de votos para proclamar la independencia, ha dado un giro copernicano de 180 grados, despojándose de todo su discurso anticapitalista, dando apoyo a un gobierno que apoya a la UE, la OTAN, al estado apartheid de Israel, y evidentemente, las políticas de recortes dictadas desde Bruselas y Frankfurt y sus leyes.

LAS CINCO CAPITULACIONES DE LA CUP

  1. La CUP debe apoyar al candidato a la presidencia de la Generalitat propuesto por CDC, Carles Puigdemont, hoy domingo a las 5 de la tarde.
  2. La CUP se compromete a no votar nunca en el parlament en el mismo sentido que los partidos no independentistas.
  3. La CUP cede los 2 diputados que a JPS le falta para disponer de mayoría en el parlament.
  4. La CUP admite públicamente como un error haberse posicionado contra JPS.
  5. La CUP debe destituir a 5 de sus diputados/as.

Con la primera capitulación asumen igual que ERC la investidura de un hombre del entorno político de Arthur Mas.

Con la segunda y tercera capitulación se asegura que haya una mayoría relativa de votos ante cualquier votación en el parlament. Ello implica asumir cualquier política de recortes. Como la CUP no puede votar igual que los partidos no independentistas, imaginémonos una propuesta de recorte presupuestario con 64 votos a favor, 8 abstenciones, y 63 en contra, dicho recorte prosperaría. Pero también podría darse la paradoja de que el voto no independentista se dividiera, que los partidos neoliberales (PP-Cs-PSC) se abstuvieran y que CSQP votara en contra. En este caso la CUP para no coincidir debería votar en bloque con JPS, 72 a favor de los recortes, 52 abstenciones y 11 en contra. Rocambolesco. Pero eso no es todo, porque lo mismo podría suceder con los casos de corrupción abiertos y aún no cerrados en el entorno de CDC y el clan Pujol, similares a los del PP-PSOE (Gurtel, Púnica, EREs, Noos…), cualquier votación en el parlament alinearía a la CUP con la corrupción.

Con la cuarta capitulación se humillan hasta el ridículo al admitir que haber mantenido discrepancias con JPS ha sido un “error” (sic).

Y con la última capitulación se da la posibilidad de que los 5 diputados/as contrarios a la investidura de Arthur Mas y más reticentes al acuerdo puedan ser sustituidos por otros. Una depuración impuesta por Mas y CDC.

Como vemos capitulación ideológica, capitulación social, capitulación democrática, capitulación organizativa y capitulación institucional. Con este acuerdo la CUP en aras de apoyar el procés independentista de otros, pierde su independencia ideológica y organizativa en la institución parlamentaria.

LO MÁS COHERENTE NUEVAS ELECCIONES Y UN GIRO A LA IZQUIERDA

Lo más coherente hubiera sido no coincidir con quienes están sometidos a las políticas neoliberales de uno u otro bloque nacionalista, que han conseguido eclipsar y diluir la protesta social.

Lo más coherente hubiera sido confluir en un bloque social y político alternativo, que partiendo de la movilización social sostenida en la lucha contra la crisis y sus consecuencias, asumiese el derecho de autodeterminación con un sentido democrático (referéndum) y diverso (independencia, república federal o monarquía). Y aprovechara las nuevas elecciones para dar un giro a la izquierda en las políticas sociales en Catalunya, comenzando por derogar la ley catalana de austeridad, la LEC (aprobada en el parlament en el 2012 con los votos de CiU y PP), que va ligada al tratado de estabilidad de la UE y la reforma del art. 135 de la constitución española, que exigen el cumplimiento de los objetivos del déficit y deuda dictados por la Troika. No olvidemos que las leyes de estabilidad presupuestaria catalana y española son incluso peores que las de la UE (1).

Lo más coherente es entender el derecho de autodeterminación al lado de la lucha de clases, contra el imperialismo en todas sus formas y por la defensa de una ruptura democrática en el estado español, por una república que represente lo mejor de la Catalunya y la España antifranquista.

Lo más coherente, la unidad popular frente a las oligarquías financieras del norte y del sur, que nos explotan y sobreexplotan, que abaratan y facilitan el despido, que nos expropian los salarios indirectos y diferidos que nos hemos ganado con nuestro sudor y cotizaciones, para salvar sus bancos, que nos cierran hospitales y escuelas para pagar la deuda del capital privado, que nos echan de nuestros hogares, que nos expolian socialmente mientras ellos gozan de la corrupción, el fraude, los privilegios y paraísos fiscales que el sistema capitalista y su régimen político les garantiza, que mantiene los privilegios de la anacronía eclesiástica, que nos mantiene en una organización militar agresiva, la OTAN, con tratados militares e instituciones de la guerra fría, y que nos involucra en guerras imperialistas de recolonización, etc.

Pero no, la CUP ha optado por lo más incoherente: la claudicación, ignorando el conflicto social de clases. No habrá frente popular de izquierdas en Catalunya, la CUP se ha unido al frente independentista pro austeridad.

LAS DERECHAS NEOLIBERALES SALEN REFORZADAS

En el último minuto la CUP anteponiendo el proces independentista, salva a CDC autoesclavizandose negando su libertad de acción, instituye president a Puigdemont, un neoliberal de pura cepa, que no ha tenido reparo en pactar con el PP para lograr la alcaldía de Girona, que pone candados en los contenedores para que los pobres no busquen comida, que considera que los políticos imputados por corrupción no deben dimitir –“pues nos quedaríamos sin políticos” (sic)- un anticomunista y antimarxista, que no tiene nada que envidiar el senador estadounidense McCarthy (2).

Estaba claro, el objetivo era no investir a Más. Tras las elecciones ya nada se dijo sobre el partido de Pujol y el 3%. Y en su investidura Puigdemont nada dijo de la crisis ni de la corrupción. Y ahí la CUP herida ya de muerte, igual que ERC viene haciendo, le ha hecho el juego sucio a CDC al avalar su estrategia política de no hablar de los recortes, las privatizaciones y la corrupción en Catalunya, sólo el procés y todo para el procés.

¿No se dan cuenta los compañeros de la CUP de que este gobierno están los que reprimen las huelgas, el 15M y la plataforma antidesahucios?. ¿No se dan cuenta de que tanto a un lado como al otro lado del Ebro estas derechas van a llamar al orden ante cualquier conflicto, movilización social o huelga que encabecen los trabajadores?. No. No pueden darse cuenta porque han decidido abolir por decreto la lucha de clases de la agenda política, en aras del procés hacia la independencia, dejando a un lado la democracia y sus planteamientos anticapitalistas.

Y así continúa la confrontación de los bloques nacionalistas. Y ni al PP ni a CDC les interesa que esta pugna acabe. Pugna que podría finiquitarse con un referéndum vinculante, donde hoy por hoy el campo independentista tiene las de perder por la mínima. Por eso no interesaba una anticipación de las elecciones que hubiese cambiado el color político del parlament hacia la izquierda antiausteridad y proreferéndum.  Ahora cualquier proceso judicial contra CDC por la corrupción, será considerado todos a una (CUP incluída) como un ataque a Catalunya, y al otro lado del Ebro cualquier propuesta de referéndum será considerada como un ataque a la “unidad de España”, la del régimen de 1978.

Y ahí es donde tanto el PP como CDC deben todo a los dirigentes de la CUP que en el último minuto han salvado los muebles de la confrontación nacionalista y han colocado a la derecha neoliberal a la vanguardia y a la izquierda antineoliberal y anticapitalista en la retaguardia.

De cara a unas elecciones generales anticipadas en España el debate principal ya no será la crisis, el paro, la corrupción, los recortes y el régimen político, sino la unidad de España y la amenaza independentista, y el PP a crecer, y los sectores neoliberales y españolistas del PSOE a crecer en su pugna interna.

Y con la izquierda antiausteridad dividida a uno y otro lado del Ebro quedando desplazada en este debate, las derechas nacionalistas se apoderan bajo el manto de la falsa identidad nacional tanto en Catalunya como en España, para esconder bajo las alfombras todas sus miserias, todas sus políticas antiobreras y toda su corrupción, consiguiendo reforzar el atlantismo, el régimen de la Troika y sus leyes de austeridad, y que algunos ilustres puedan librarse de la trena.

Nota:

(1) La Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera española exige cumplir el objetivo del límite de déficit del 0% antes del 2020 y del 60% de deuda. La Ley de Estabilidad Catalana exige el cumplimiento del 0,14% del déficit en el 2018. Mientras que el Tratado de Estabilidad de la UE exige el 0,5% de déficit y el 60% de deuda como objetivo para el 2033-2040.

(2) http://larepublica.es/2016/01/12/quien-carles-puigdemont-las-10-perlas-del-nuevo-presidente-la-generalitat/

Anuncios

4 pensamientos en “LA CUP SE RINDE Y SE ENTREGA AL NEOLIBERALISMO DE CDC

  1. El nuevo Presidente de Catalunya, derechista y defensor del régimen israelí
    Domingo, 10 enero, 2016, 13:16Europa Comentar

    Las formaciones independentistas catalanas ‘Junts pel Sí’ y la ‘Candidatura d’Unitat Popular’ (CUP) acordaron este sábado investir al alcalde de Girona, Carles Puigdemont, como presidente de la Generalitat de Catalunya en reemplazo de Artur Mas.

    Un día antes de que terminara el plazo para convocar nuevas elecciones ante falta de acuerdo, ‘Junts pel Sí’ y la CUP acordaron designar un nuevo líder para evitar una repetición de los comicios previstos para el mes de marzo.

    De esta forma, el presidente en funciones, Artur Mas, decidió retirarse como candidato a la presidencia ante el rechazo de la CUP, sin embargo no descartó continuar en la política.

    Este domingo a las 17:00 horas el Parlament de Catalunya, en primera votación y por mayoría absoluta, designará a Puigdemont, actual alcalde de la ciudad catalana de Girona, como nuevo presidente.

    ¿Quién es Carles Puigdemont?
    La carrera política de Puigdemont está vinculada a la formación derechista Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), en la que milita desde la década de los 80 siendo uno de los fundadores de la Joventut Nacionalista de Catalunya (JNC) en Girona, la sección juvenil de CDC.

    Organizaciones e iniciativas solidarias con el pueblo palestino como la “Campaña por el Boicot, las Desinversiones y las Sanciones contra Israel en Catalunya” lo acusan de tener vínculos con el régimen de ocupación israelí.

    El 4 de setembre de 2011, Puigdemont recibió en Girona a los alcaldes de las ciudades israelíes de Holon, Jurfeish, Beer Yaakov y Tirat Carmel. En su discurso, el entonces Alcalde de la ciudad los emplazó “a fortalecer los vínculos de confianza entre pueblos y municipios”, en un mensaje interpretado como un apoyo al apartheid israelí.

    Otro hecho polémico tiene que ver con la medida que tomó en la ciudad de Girona cuando decidió cerrar los contenedores de basura con candados para evitar que los pobres pudieran recoger alimentos desechados por los supermercados. El Ayuntamiento argumentó que cada vez había más personas que recurrían a coger comida de los contenedores para sobrevivir y que este hecho generaba “alarma social”.

    LibreRed

  2. EL ANTICOMUNISMO DE CARLES PUIGDEMONT.

    He aquí un tweet del ilustre candidato a president de la Generalitat” aceptado por la CUP:

    “La simbología soviética i nazi representa régims responsables de la mort de milions de víctimes a mans de botxins comunistes i feixistes”.

    Siguiendo la estela de revisar la historia iniciada en el S.XXI por el Partido Popular Europeo, este ilustre alcalde de Girona, equipara nazismo a comunismo, criminalizando el antifascismo, los luchadores que enterraron el nazifascismo en Europa en el siglo pasado.

    Ya lo dijo Thomas Mann: «Colocar en el mismo plano moral el comunismo ruso y el nazifascismo, en la medida en que ambos serían totalitarios, en el mejor de los casos es una superficialidad; en el peor es fascismo. Quien insiste en esta equiparación puede considerarse un demócrata, pero en verdad y en el fondo de su corazón es en realidad ya un fascista, y desde luego sólo combatirá el fascismo de manera aparente e hipócrita, mientras deja todo su odio para el comunismo.»

    Pero aunque Puigdemont lo ignore, puede agradecer al régimen soviético y a los millones de comunistas y antifascistas muertos poder hoy escribir tweets revisionistas en su lengua materna, el catalán, y no en alemán o castellano.

  3. LA GRAN JUGADA CATALANO- ESTATAL
    http://liverdades.com/la-gran-jugada-catalano-estatal/

    Ayer, Catalunya designó presidente de la Generalitat. El elegido: Carles Puigdemont.

    Muchos son los interrogantes detrás de esta investidura de último momento.

    No puedo dejar de darle vueltas a todo este embrollo, que cada día parece tener más difícil solución. Cuando todo parecía abocado a nuevas elecciones, la CUP, anticapitalistas, pactan con Junts pel Si, en su mayoría neoliberales, transfiriendo dos diputados, dejando a la formación en cuadro, atándose de pies y manos en sus decisiones, y todo ello por un objetivo común, la independencia de Catalunya. Muchos son los intentos de explicar este acuerdo, muchos son los intentos de justificarlo, pero más allá del análisis político y social de esta decisión, busco observar la situación global del país y de Catalunya y no puedo cuanto menos dejar de realizar mi humilde análisis de toda esta situación.

    Voy a desgranar los ingredientes de cada uno de los platos que conforman este menú.

    En España tenemos al Partido Popular, que ha ganado las elecciones, pero tras su pésima legislatura en cuanto a políticas sociales, tras sus recortes, tras el incumplimiento en su totalidad de su programa electoral y con todos los casos de corrupción que lo asolan, no consigue formar gobierno con ninguna formación. Su único argumento es una defensa a ultranza de una unidad de España, que más que nunca está en entredicho. Un PSOE, que descompuesto y con una profunda guerra interna, más buscando el interés personal que el colectivo, busca formar una coalición de izquierdas para intentar formar gobierno, pero sin querer dar su brazo a torcer en la posible convocatoria de un referéndum en Catalunya, propuesta que lleva en su programa Podemos, elemento necesario para formar esta coalición. Un Podemos que ha confirmado su ascenso y que no renuncia al referéndum en Catalunya, ya que gracias a esta propuesta consiguió ganar las elecciones generales en Catalunya, y que sin el apoyo de Ada Colau y los suyos quedaría muy mermado. Un Ciudadanos que como siempre, va de aquí para allá, queriendo estar en el meollo pero sin dar la cara.

    Por otro lado, en Catalunya tenemos un Junts pel Si, que ganó las elecciones, que se plantearon como plebiscitarias. Un Junts pel Si al que también acosan los casos de corrupción de la formación CIU y que necesitaba el apoyo de la CUP para poder formar gobierno. Una CUP, de ideología independentista y anticapitalista que obtuvo los escaños necesarios para formar gobierno junto a Junts pel Si, pero que no estaban dispuestos a investir a Artur Mas, anterior presidente de la generalitat, estandarte de los recortes en Catalunya, privatizaciones y en el ojo del huracán por toda la corrupción que acosa a su antiguo partido CIU. Un Catalunya si que es Pot, que se presentaba a las elecciones catalanas con la premisa de un NO a una independencia no pactada y sin un referéndum, pero un SÍ a un referéndum, cuyos votos fueron utilizados para no contabilizarlos en el NO, y dejar así a la formación en una especie de limbo de no sabe/no contesta. Unos independentistas que reconocieron haber perdido el plebiscito, que luego dijeron haberlo ganado en escaños, que luego dijeron haberlo ganado en votos, que luego dijeron, que luego dijeron…

    La CUP no quiso investir a Mas, fue alargando todo el proceso mediante asambleas, votaciones, hasta que se producen las elecciones generales y gana la opción del referéndum en Catalunya. Aquí es donde empieza el pánico, y donde los independentistas empieza a ver peligrar su sueño, junto a las encuestas que afirman que en caso del citado referéndum, ganaría un NO en Catalunya. Y justo cuando se acaba el plazo para elegir candidato, voilá, Artur Mas se echa a un lado, aparece un candidato nuevo, la CUP vota su investidura, se somete a Junts pel SI, y se acabó. Y aquí es donde uno empieza a cocinar su plato particular.

    ¿Qué pienso que ha pasado aquí? Que Artur Mas es un crack, como ya había demostrado anteriormente y que la táctica les ha salido redonda a él, y a Mariano Rajoy y al PP. No nos engañemos, entre neoliberales anda el juego y se entienden a la perfección.

    A ninguno de los dos les interesa que termine el juego de la independencia. A Rajoy porque así tiene el as en la manga de la unidad de España y a Artur Mas y su partido porque es la mejor manera de amortiguar cualquier tipo de crítica o incluso acusación de corrupción criminalizándolas por su defensa de la independencia. Cualquier cosa que saquen, es echar dardos sucios sobre el Procés. Con toda esta jugada, han conseguido:

    Frenar una posible coalición de izquierda y evitar el avance de un Podemos, que en caso de unas nuevas elecciones en Catalunya habría arrasado.
    Mantener viva la llama de la independencia, para poder sacarla cada vez que algún proceso judicial de los que tienen pendientes aflore, estableciendo debates sobre la amenaza independentista por un lado, y el acoso estatal a Catalunya por el otro.
    Acabar de una tacada con la parte más social de Catalunya, como es la CUP. Con la retirada en el último momento de Artur Mas, ha conseguido que la CUP quede herida de muerte, sometiendo cualquier decisión propia a la beneficiencia del procés, sin poder votar en contra de cualquier medida que vaya ligada al procés, y transfiriendo dos diputados a Junts pel Si para acabar de mermarla. Como decía Artur Mas, “lo que no se ha conseguido en las urnas, se ha tenido que conseguir negociando.”
    Reforzar a Mariano Rajoy en el gobierno central, haciéndole quedar como la única fuerza y propuesta capaz de frenar esta tan terrible amenaza como es el independentismo catalán, y haciéndole quedar como el único garante de la unidad de España, que de cara a unas nuevas elecciones, será un argumento usado hasta que quede limado en su máxima expresión.
    Colocar un nuevo president, con la misma ideología que el anterior, y manejado en la sombra por la persona que nunca ha querido ceder el trono de la generalitat de ninguna de las maneras, como es Artur Mas.
    Si me tuviera que aventurar a establecer una teoría, y pensándolo fríamente, no me cuesta llegar a la conclusión que todo esto estaba bien panificado, en tiempo y espacio. Una estrategia magistral, que permite a Artur Mas seguir mandando en la sombra, eliminar de una tacada a la parte social más crítica con sus políticas y de carácter anticapitalista, quedar como la gran víctima del procés y de esta manera con opciones de volver a presentarse en un futuro sin sufrir el desgaste de un proceso de este calibre, y un Mariano Rajoy que sale reforzado, y que ahora mismo ya tiene un argumento de cara a unas posibles nuevas elecciones estatales. La unidad de España y la amenaza independentista, ya que la recuperación económica, creación de empleo, medidas anticorrupción y el intento de justificar sus recortes no le llevaban a ninguna parte como quedó demostrado en las elecciones generales. Y también, ha conseguido quitarse de encima una posible coalición de izquierdas y a Podemos, ya que con toda esta situación, el referéndum (la única solución posible) ahora mismo sería visto como una concesión gracias a las amenazas y declaraciones unilaterales de los partidos independentistas catalanes.

    Una jugada magistral de ajedrez que permite deshacer todos los enroques y continuar la partida durante al menos unos cuantos meses. Y una jugada de las derechas de este país, que hace, la izquierda catalana, (que planteó e inició en su día todo este procés? Y una parte de la izquierda que ha intentado buscar una solución al conflicto, sean los que ahora paguen todos los platos rotos, mientras que las derechas se apoderan de las soluciones, procesos y hacen todo el conflicto suyo para poder esconder mejor todas su miserias. Ha ganado la política, pero no la social. Ha ganado el Juego de Tronos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s