Los emails de Hillary: Complicidad occidental con genocidio negro en Libia

NOTA DE LA RED: En este artículo se denuncia no sólo la implicación directa del imperialismo en la destrucción de Libia, sino el conocimiento previo del genocidio que se estaba preparando y llevando a cabo durante las supuestas  “rebeliones populares” por los grupos de extrema derecha dirigidos por Alqaeda, en particular contra los trabajadores inmigrantes del norte de África, mutilados y quemados vivos, ante el conocimiento y complicidad de los gobiernos de EE.UU., Francia y Egipto (Hillary Clinton-Sarkozy-Morsi). La fuente, los más de 3.000 emails de H.Clinton cuando era Secretaria de Estado, donde también se destaca el interés del gobierno francés por obtener el petróleo libio y asegurarse la influencia en sus excolonias, y el deseo de impedir la creación de una moneda panafricana basada en el dinar oro libio que entraría en competencdia con el euro y el dólar. 

Hillary Rodham Clinton

http://factoria21.com.es/los-emails-de-hillary-complicidad-occidental-con-genocidio-negro-en-libia/

9 enero, 2016

En la víspera del Año Nuevo fueron revelados 3.000 nuevos emails de Hillary Clinton de la época en que ocupaba el cargo de secretaria de Estado de EEUU. Ellos fueron reproducidos por varios medios estadounidenses, incluyendo la CNN.

Los historiadores quedarán sorprendidos por algunas revelaciones explosivas contenidas en los nuevos emails en relación a Libia: la legitimación de los crímenes de guerra rebeldes, operaciones especiales británicas y francesas en el interior de Libia al inicio de las protestas contra Gadafi, la integración de los terroristas de Al Qaida en el seno de la oposición apoyada por los países occidentales etc.

Los escuadrones de la muerte de la OTAN

Las informaciones recogidas por Sidney Blumenthal para Hillary Clinton contienen pruebas claras sobre crímenes de guerra cometidos por los “rebeldes” libios apoyados por la OTAN. Citando una fuente de un comandante rebelde “con el que habló con toda confidencialidad”, Blumenthal dice a Clinton:

“Tomando la palabra bajo la más estricta confidencialidad, un comandante rebelde declaró que sus tropas continúan ejecutando sumariamente a todos los mercenarios extranjeros (que luchaban a favor de Muammar el Gadafi) durante los combates”.

Mientras que la ilegalidad de las ejecuciones extrajudiciales es fácil de reconocer (los grupos implicados en estos crímenes son llamados de forma clásica “escuadrones de la muerte”), el aspecto más siniestro es la consideración como “mercenarios extranjeros” de los combatientes de origen subsahariano y, de hecho, a civiles negros.

Existe una abundante documentación en manos de los periodistas, los investigadores y los grupos de defensa de los derechos humanos que demuestran que los civiles negros libios y trabajadores subsaharianos contratados por compañías libias, una población favorecida por Gadafi debido a su política en favor de la unidad africana, fueron objeto de una brutal limpieza étnica.

La masacre de Tawerga

Los libios negros fueron a menudo estigmatizados como “mercenarios extranjeros” por la oposición rebelde -formada sobre todo por grupos extremistas vinculados a Al Qaida- por su fidelidad general hacia Gadafi en tanto que comunidad y fueron sometidos a torturas y ejecuciones y sus ciudades fueron “liberadas” mediante la limpieza étnica y asesinatos masivos. El ejemplo más documentado es el de Tawerga, una ciudad en la que residían 30.000 libios negros. Esta población desapareció en su totalidad después de su captura por un grupo rebelde apoyado por la OTAN: las Brigadas de Misrata.

Estos ataques son bien conocidos y prosiguieron hasta 2012, como confirma este artículo del Daily Telegraph:

“Después de que Muammar Gadafi fuera muerto, centenares de trabajadores inmigrantes que procedían de los estados vecinos fueron detenidos por los combatientes aliados a las nuevas autoridades interinas. Ellos acusaron a los negros africanos de ser mercenarios al servicio del antiguo dirigente”.

Parece que Hillary Clinton fue personalmente informada sobre los crímenes de guerra de sus aliados, los rebeldes anti-Gadafi, muchos antes de que ellos cometieran los peores crímenes de genocidio.

Al Qaida y las fuerzas especiales de Francia y el Reino Unido en Libia

En el mismo email de Sydney Blumenthal éste confirmó igualmente lo que se ha convertido en un tema muy conocido, el de las insurrecciones apoyadas por Occidente en Oriente Medio y la colaboración entre las fuerzas militares occidentales y las milicias vinculadas a Al Qaeda.

Mails_Blums_1

Blumenthal informa que “una fuente extremadamente sensible” confirmó que unidades especiales británicas, francesas y egipcias formaron a las milicias rebeldes libias a lo largo de la frontera entre Libia y Egipto, así como en los suburbios de Bengasi.

Mientras que los analistas han especulado durante largo tiempo acerca de la presencia de tropas occidentales sobre el terreno durante la guerra libia, este mensaje constituye la prueba definitiva sobre el papel desempeñado por aquellas y su presencia sobre el terreno en el mes que conoció las primeras manifestaciones contra el régimen de Gadafi, que estallaron en febrero de 2011 en Bengasi.

El 27 de marzo en lo que se suponía era “un levantamiento popular”, los agentes de los servicios especiales británicos y franceses “supervisaban la transferencia de armas a los rebeldes”, incluyendo armas de asalto y municiones.

El temor francés a una moneda panafricana

La Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU propuesta por Francia estableció una zona de exclusión aérea sobre Libia “con el objeto de proteger a los civiles”. Sin embargo, un email enviado a Clinton en abril de 2011 expresa intenciones menos nobles.

Mails_Blums_2

El email identifica al entonces presidente francés, Nicolas Sarkozy, como líder del ataque a Libia y señala cinco objetivos a conseguir: obtener el petróleo libio, asegurar la influencia francesa en la región, aumentar la reputación de Sarkozy a nivel nacional, afirmar la potencia militar francesa y evitar la influencia de Gadafi en lo que consideraba como el “África francófona”.

Lo más sorprendente es la mención a la amenaza que el oro y el dinero de las reservas libias, estimadas en 143 toneladas de oro y un montante similar en dinero, “podrían suponer para franco CFA en circulación como moneda oficial en el África francófona”.

Una de las principales causas de la guerra, pues, fue el deseo francés de impedir la creación de una moneda panafricana basada en el dinar de oro libio, un proyecto que se enmarcaba en los intentos de Gadafi por promover la unidad de África. Esto hubiera dado a los países africanos una alternativa al franco CFA, que constituye una de los factores del dominio necolonial de la economía del África Central por parte de Francia.

Anuncios

6 pensamientos en “Los emails de Hillary: Complicidad occidental con genocidio negro en Libia

  1. 13 enero 2016| Alfredo Jalife

    QUE LA INVASIÓN A LIBIA FUE POR SU NUEVA DIVISA, LIGADA AL ORO, SEGÚN HILLARY

    Brad Hoff, del Foreign Policy Journal, escudriña más de 3 mil nuevos correos desclasificados de la precandidata presidencial Hillary Clinton, durante su paso por el Departamento de Estado, que demuestran que el plan de Libia para crear su divisa apuntalada por oro para competir con el euro y el dólar fue un motivo de la intervención de la OTAN (http://goo.gl/JvA6tv).

    La preocupación de la OTAN sobre las reservas de oro y plata (sic) de Khadafi amenazaban al euro como devela el correo de Hillary a su íntimo confidente Sidney Blumenthal –connotado judío antisionista (http://goo.gl/6wUYUj)–: el gobierno de Khadafi posee 143 toneladas de oro y una cantidad similar en plata.

    El correo (https://goo.gl/bTpPYS) delata que este oro fue acumulado antes de la presente rebelión y tenía la intención de ser usado para establecer una divisa panafricana basada en el dinar-oro de Libia. Este plan estaba diseñado para proveer a los países africanos francófonos como alternativa al franco francés (CFA).

    El correo destaca que los planes de Sarkozy fueron motivados por cinco puntos: 1) el deseo de ganar una mayor participación en la producción de petróleo de Libia; 2) incrementar la influencia de Francia en Noráfrica; 3) mejorar la situación política interna de Sarkozy; 4) proveer a los militares franceses con una oportunidad para reafirmar su posición en el mundo, y 5) manejar la preocupación de los asesores de Sarkozy sobre los planes a largo plazo de Khadafi para suplantar a Francia como el poder dominante en el África francófona.

    La cantidad de oro y plata de Libia estaba valuada en más de 7 mil millones de dólares y los funcionarios del espionaje francés descubrieron el plan justamente después de que empezara la rebelión, y este fue uno de los factores que influyeron en la decisión del presidente Nicolas Sarkozy para comprometer a Francia en el ataque a Libia.

    http://www.alfredojalife.com

    http://www.telesurtv.net/bloggers/Que-la-invasion-a-Libia-fue-por-su-nueva-divisa-ligada-al-oro-segun-Hillary-20160113-0002.html.

  2. Confirmado: Arabia Saudí es el principal patrocinador de la campaña de Clinton
    http://www.hispantv.com/noticias/ee-uu/268626/arabia-saudita-patrocina-presidencia-clinton-eeuu

    Riad patrocina la campaña electoral de la precandidata demócrata, Hillary Clinton, con más de $40 millones, lo que equivale a cerca del 20% del fondo que su campaña ha recaudado en los últimos dos años.

    “Arabia Saudí siempre ha patrocinado tanto al Partido Republicano como al Partido Demócrata y en las elecciones actuales también provee, con total entusiasmo, el 20 por ciento del costo de la campaña de Hillary Clinton”, dijo el domingo el príncipe heredero adjunto saudí, Mohamad bin Salman, según un reporte oficial de la agencia oficial jordana Petra, que luego fue eliminado por razones no específicas (el portal estadounidense Gulf Affairs ha republicado el reporte original en este enlace).

    Este hecho, si es confirmado, es un gran delito por parte de Clinton que fácilmente la podría descalificar para participar en las elecciones presidenciales de Estados Unidos en 2016, ya que como estipulan las leyes estadounidenses, es un delito recibir financiamiento de países extranjeros, dado que estos podrían ejercer influencia sobre las posturas del candidato o la candidata cuando llegue al poder.

    Arabia Saudí siempre ha patrocinado tanto al Partido Republicano como al Partido Demócrata y en las elecciones actuales también provee, con total entusiasmo, el 20 por ciento del costo de la campaña de Hillary Clinton”, dijo el príncipe heredero adjunto saudí, Mohamad bin Salman.

    Por su parte, la agencia de noticias jordana no ha dado explicación alguna sobre la eliminación del reporte ni ha respondido a los reporteros del portal Web Middle East Eye acerca de asunto que ya ha servido para aumentar las controversias entorno a la candidatura de Clinton.

    En otras ocasiones, también hubo revelaciones sobre los vínculos entre la familia de Clinton y Arabia Saudí. En 2008 se reveló que Riad había donado entre 10 y 25 millones de dólares a la Fundación Clinton, cuando ella trataba de ser presidenta de Estados Unidos.

    Debido a la situación actual en las primarias demócratas Clinton, quien es considerada por la gran mayoría de estadounidenses como una mentirosa, es la probable candidata del Partido Demócrata a las presidenciales de Estados Unidos.

    Su rival, Bernie Sanders, quien está perdiendo con un margen de cerca de 300 delegados, ya no tiene esperanza alguna salvo el posible enjuiciamiento de Clinton por el escándalo de sus correos electrónicos que le dejaría fuera de juego.

    hgn/ctl/nal

  3. Hillary Clinton y el brutal asesinato de Gaddafi
    x John Wight

    El 20 de octubre de 2011 el presidente de Libia, Muammar al-Gaddafi fue brutalmente asesinado por una turba de la OTAN respaldada por los “rebeldes”, luego de ser golpeado y violado de la manera más brutal. La historia hoy no deja ninguna duda de aquel día no sólo asesinaron al líder libio, sino también a la propia Libia.

    La banda que cambió el régimen, dominada por los gobiernos occidentales, tiene una larga hoja de acusaciones contra de sus integrantes. Desde el 11-S, cuando comenzaron a causar estragos y miseria humana a gran escala por su determinación de reformar y poseer con opción a compra un mundo que nunca ha sido de ellos. Afganistán, Irak, Libia, Siria -actualmente envuelta en un conflicto implacable para su supervivencia como Estado laico y no sectario- son el miserable legado de naciones que hablan el lenguaje de la democracia mientras practican la política de dominación.

    De entre las víctimas antes mencionadas del imperialismo occidental hay un fuerte argumento para afirmar que la destrucción de Libia constituye un delito especialmente grave. Después de todo, en 2010, el año antes de que experimentara su “revolución”, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo consideraba a Libia un país de alto desarrollo en el Oriente Medio y el Norte de África. En términos concretos, este estatus traducido lleva a una tasa de alfabetización del 88,4 %, una esperanza de vida de 74,5 años, igualdad de género y varios indicadores positivos más. Además, Libia disfrutó de un crecimiento económico del 4,2 % en 2010 y podía presumir de activos en el exterior de más de 150.000 millones de dólares.

    Comparen este registro con la Libia de 2016. De acuerdo con el testimonio proporcionado en el mes de marzo de este año por el general del ejército de EEUU David Rodríguez al Comité de Servicios Armados del Senado de EEUU, Libia es un estado fallido y el general estima que tomaría “10 años más o menos” lograr estabilidad a largo plazo en lo que es una “sociedad fracturada”.

    Actualmente no existe un solo Gobierno o autoridad en Libia cuyas órdenes se ejecuten en todo el país. En su lugar, tres autoridades rivalizan para controlar sus propios feudos. El Gobierno reconocido internacionalmente es el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNC siglas en inglés), dirigido por Fayez al-Sarraj, ubicado en la capital, Trípoli. También está el Gobierno de Salvación Nacional, liderado por Khalifa Ghwell, también basado en Trípoli. El tercer centro de poder, por su parte, seENCUENTRA en Tobruk, en el este del país. Está dirigido por un general antiislamista, Khalifa Haftar, que comanda el Ejército Libio (LNA). Económicamente los ingresos del petróleo, recurso que aportaba el 90 % de los ingresos de Gaddafi, se ha reducido a la mitad, la violencia se ha generalizado y desde 2011 el Dáesh ha conseguido hacer pie en Libia, aunque en los últimos meses la organización terrorista ha estado bajo una gran presión de las fuerzas del Gobierno de Acuerdo Nacional en su bastión de Sirte.

    El impacto del caos que se ha apoderado del país desde que Gaddafi fue derrocado y asesinado se puede medir por el torrente de libios que han intentado el peligroso viaje a través del Mediterráneo con el objetivo de llegar a Europa. En el proceso miles y miles de personas han perecido.

    La Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, aprobada en marzo de 2011, marcó el final de la primavera árabe y el comienzo del invierno árabe. Las manifestaciones masivas y populares que lograron derrocar al dictador tunecino BenALI y a su homólogo egipcio Hosni Mubarak no se replicaron en Libia. En cambio en Bengasi, donde se centró el movimiento anti-Gaddafi, predominaban los islamistas. No había ningún movimiento de masas a escala nacional en Libia como las que atravesaron a Túnez y a Egipto, así como tampoco había apoyo popular para derrocar al Gobierno y al líder que presidió una sociedad que disfrutó de la más alta calidad de vida que cualquier otro país en África.

    No fueron las fuerzas de la oposición de Bengasi las que vencieron a las fuerzas leales a Gaddafi, sino las fuerzas de la OTAN. De hecho fue en el momento en que las fuerzas armadas del país se acercaban a Bengasi, preparadas para aplastar el levantamiento, cuando la OTAN intervino, basándose en la mentira de la protección de los civiles cuando en realidad tenía la intención de un cambio de régimen.

    Para los ojos de Occidente, el asesinato de Gaddafi no fue porque él era un dictador autoritario. ¿Cómo podría haber sido si era un aliado en la región de Arabia Saudí? Su asesinato, que se reveló ante los ojos occidentales en los correos electrónicos reservados de Clinton, publicados por Wikileaks en enero de este año, se llevó a cabo porque Gaddafi tenía la intención de establecer una divisa -como moneda deRESERVA internacional de África- respaldada por oro para competir con el euro y el dólar. En este sentido el presidente francés de entonces Nicolas Sarkozy y la secretaria de estado de EE.UU Hillary Clinton, fueron actores claves en el impulso para la intervención de la OTAN. El petróleo de Libia también fue un factor.

    Los mensajes de correo electrónico clasificados prueban más allá de toda duda que lo que ocurrió en Libia fue un monstruoso crimen del cual los responsables aún tienen que rendir cuentas. Por el contrario, Sarkozy está ahora en el proceso de preparar otra candidatura como presidente de Francia, mientras que Hillary Clinton es favorita para ganar la carrera por la Casa Blanca contra el candidato republicano Donald Trump.

    De los dos es Clinton a la que se filmó aplaudiendo y riéndose de la noticia del asesinato de Muammar Gaddafi en 2011. Fue Clinton la que presionó para la intervención militar que terminó en la destrucción de Libia. Y es Hillary Clinton quien tiene el descaro de presentarse para la presidencia de EEUU como una gigante moral en comparación con su rival.
    El pueblo libio bien puede estar en desacuerdo.

    Texto completo en: http://www.lahaine.org/hillary-clinton-y-el-brutal

  4. La obra de la OTAN: los mercados de esclavos en Libia
    Publicado en 14 abril, 2017
    https://redfilosoficadeluruguay.wordpress.com/2017/04/14/la-obra-de-la-otan-los-mercados-de-esclavos-en-libia/

    1) El informe:

    El pasado martes la Organización Internacional de Migraciones (OIM) denunció la existencia de mercados de esclavos en Libia, nutridos de los inmigrantes subsaharianos que llegan a Libia con la intención de cruzar a Europa. “Usted acude al mercado y puede pagar entre 200 y 500 dólares para tener un migrante” y emplearlo en “sus trabajos”, declaró el jefe de misión de la OIM para ese país, Othman Belbesi, en rueda de prensa.

    El jerarca explicó que la OIM carece de cifras concretas de migrantes indocumentados vendidos de esta forma, pero sí dispone de testimonios de víctimas de este tipo de trata, así como de información proveniente de organizaciones libias y de activistas de derechos humanos y de imágenes centenares de hombres y mujeres que se venden en plazas públicas y en garajes de todo el país.

    “Muchos se escapan, otros son mantenidos en estado de servidumbre y esclavitud entre dos y tres meses normalmente y muchos son incluso encerrados en áreas donde son forzados a trabajar a diario”, explicó Belbesi. Según el experto, algunos obtienen remuneraciones mínimas por su trabajo y otros no.

    Por otro lado, el director de operaciones de la OIM, Mohammed Abdiker, señaló que “la situación es desastrosa. Sabemos que los emigrantes que caen en las manos de los traficantes se enfrentan a la malnutrición sistemática, a los abusos sexuales e incluso a la muerte”. Desde la OIM aseguran tener testimonios de mujeres que fueron vendidas como esclavas sexuales, las cuales sufrieron maltratos, violaciones y prostitución.

    2)La causa:

    Desde que las potencias de la Otan derribaron el gobierno de Muammar Gadafi, Libia está sumida en el caos marcado por una situación de estado fallido. El país actualmente tiene tres gobiernos que no se reconocen entre sí. Uno reside en Trípoli y está integrado por islamistas radicales, otro está exiliado en la provincia de Trobuk y es que está apoyado por la Otan. Por otro lado la ONU ha impulsado un tercer gobierno que no es aprobado ni por Trípoli, ni por Trobuk.

    3)El escenario de los hechos:

    los esclavos modernos son ofertados como mercancía en tianguis. Los compradores pasan, se tropiezan con ellos, tienen la oportunidad de ver la calidad del producto antes de llevarlo a casa a que cumplan con las labores requeridas. Es un ejercicio similar al de apretar una fruta en un supermercado para ver si está magullada, para comprobar si está madura. Son personas cuyo destino depende absolutamente de sus habilidades —que les dan mayor o menor valía— y del mejor postor.
    En los “mercados de esclavos”, un migrante subsahariano —interceptado antes de que pueda zarpar a Italia y otras partes de Europa— vale entre 200 y 400 euros. Los traficantes han adquirido tal poder, sus sofisticadas redes se han expandido a tal grado que el transporte de migrantes ya no les es suficiente. Ahora, el trueque humano es su nuevo negocio fecundo.

    4) Los testimonios:

    Uno de los cautivos, un senegalés conocido como S.C contó para la organización que fue vendido por traficantes en la ciudad de Sahaba. Ahí, los libaneses procedían al intercambio mercantil con ayuda de ghaneses y nigerianos. Luego de ser comprado, fue llevado a un domicilio privado, donde alrededor de 100 migrantes permanecían prisioneros y los “propietarios” les exigían un pago de 500 euros para poder ser liberados.

    Por supuesto que ninguno de ellos contaba con tales cantidades de dinero, así que los victimarios les permitían ponerse en contacto con sus familias para que les enviaran el monto solicitado para el rescate. S.C narra que algunos de los secuestrados recibían palizas mientras hablaban por teléfono para que sus familiares escucharan “cómo estaban siendo torturados”.

    Mientras esperaban el rescate o una respuesta de sus relativos, debían vivir en condiciones decadentes e inhumanas, donde los migrantes-mercancías “eran obligados a sobrevivir con suministros limitados de comida” y los que no podían pagar eran asesinados o morían de hambre.

    Los desafortunados que no lograban recibir dinero de sus familiares finalmente eran vendidos como esclavos, incluso varias mujeres eran compradas por “clientes libaneses privados” para ser trasladadas a domicilios particulares donde eran obligadas a esclavizarse sexualmente.

    Adam, otro de los cautivos, corrió con mucha suerte. Logró que sus familiares juntaran y le enviaran el dinero que le pedían por su libertad. Finalmente fue liberado en una calle de Tripoli, la capital. Para ese momento estaba en los huesos, un cuerpo raquítico y demacrado de apenas 35 kilogramos. Una familia lo acogió durante un mes y ahora, gracias a un programa de “retorno voluntario” de la IOM pudo regresar a Gambia para reunirse con sus familiares.

    Mientras tanto, el destino de los migrantes que no pueden pagar el monto que sus secuestradores les piden es incierto. Normalmente son empleados en la industria de la construcción o son obligados a cuidar las “casas de secuestro”. Cuando llega la hora de pagarles, sus nuevos dueños los traspasan a nuevas manos, que también tendrán la libertad absoluta de hacer con ellos lo que más les plazca.

  5. Ahora algunos se escandalizan por la existencia en Libia de la venta de seres humanos como esclavos. Ante esta situación no podemos olvidar el papel cómplice de PP-PSOE, CIU-ERC y el PNV, en la destrucción de Libia, votando a favor de la guerra que ha convertido a Libia en un mercado de esclavos, un país que antes de la guerra era el de mayor índice de desarrollo humano del continente africano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s