CRISIS GENERAL: CRISIS ECONÓMICA Y CRISIS DE RÉGIMEN LA IZQUIERDA EN LA ENCRUCIJADA (II)

31

Miguel A. Montes
23 de Junio 2015

El bipartidismo PP-PSOE se resiente. Conversión de Podemos en tercera fuerza electoral. Contradicciones ideológicas. Recomposición de la derecha. El régimen neoliberal aguanta. ¿Unidad Popular o atomización de la izquierda?. ¿Ruptura democrática o 2ª transición?.

ÍNDICE
10. EL DESVARÍO IDEOLÓGICO EN TORNO A LA CRISIS: CASTA O CLASES
La crisis y el cambio de régimen van ligados a la lucha de clases
11. ESPAÑA. ¿2ª TRANSICIÓN O RUPTURA DEMOCRÁTICA?
12. LA UNIDAD POPULAR DE LA IZQUIERDA DESBARATADA
La falta de unidad consolidará la revolución pasiva
Superar el sentido común y no pervertir a Gramsci
13. CIUDADANOS. NUEVO SUJETO POLÍTICO DEL NEOLIBERALISMO ESPAÑOL Y PARTE DE LA REVOLUCIÓN PASIVA
14. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y PODEMOS
Podemos no es un movimiento unitario, es un partido más
Diferencias ideológicas con IU
Objetivo ganar las elecciones generales
La herencia del 15 M. Anverso y reverso.
15. IDEOLOGÍA O DESIDEOLOGIZACIÓN DE LAS MASAS
El movimiento lo es todo. El fin no es nada
Cuidado con la indefinición ideológica
No olvidar el carácter de clase del Estado
16. LA MARGINALIZACIÓN DE IU DESDE EL PODER MEDIÁTICO
17. SOBRE LA CORRUPCIÓN
El maniqueísmo de la financiación ilegal de los partidos políticos
Recuperar la lucha política, social e ideológica
18. EL PAISAJE TRAS EL 24 M. HACE FALTA UN FRENTE POPULAR DE IZQUIERDAS PARA DERROTAR AL BIPARTIDISMO
Algunas conclusiones de estos resultados
La Unidad Popular en las municipales. Ser y no ser.
La Unidad Popular en las autonómicas, el dilema podemista: no ser y no ser
Mirando al futuro, un Frente Popular de izquierdas por la IIIª República
Los dilemas del PCE e IU
19. CONCLUSIONES

10. EL DESVARÍO IDEOLÓGICO EN TORNO A LA CRISIS: CASTA O CLASES

El discurso oficial de la austeridad como inevitable y que el modelo social europeo es insostenible no consiguió convencer a la mayoría de la sociedad ni provocar su resignación. Desde mayo del 2010, hemos entrado en una etapa sociopolítica distinta, con la aparición de una amplia corriente social indignada contra las consecuencias de la crisis y la gestión política de la austeridad y los recortes sociales, y el déficit democrático del régimen político. En este lado, las clases populares se organizan y luchan masivamente en los distintos movimientos sociales, la plataforma antideshaucios, los indignados, el movimiento sindical de clase, las mareas blancas y verdes de los trabajadores públicos que a la misma vez defienden sus salarios y los servicios públicos frente a la precariedad, los despidos, los recortes y la privatización. Se va configurando una nueva conciencia social, con nuevos movimientos sociales interclasistas y populares, particularmente entre la juventud, que protestan contra el carácter oligárquico del poder político.

Y ahí, ante la falta de autocrítica de la denominada “izquierda transformadora” por su implicación en gobiernos de coalición con el PSOE salpicados de recortes sociales, donde Podemos como nuevo partido político ha sabido recoger la siembra, ha sabido conectar con el movimiento surgido del 15M, canalizar la indignación a través del poder mediático.

Pero sus propuestas políticas pasan por cuestionar las consecuencias de la crisis sin atacar las causas últimas de los problemas. Aunque a veces utilice prestada la ideología marxista, no existe la lucha de clases. La crisis, sus consecuencias sociales y políticas no son consecuencia del modo de producción capitalista, sino de una cuestión puramente técnica, de la “casta política”. El concepto de clase es cambiado por el de ciudadano, multitud o gente. Es curioso pero Grillo al margen de las diferencias con Iglesias, utiliza el mismo slogan: “la casta” el enemigo de la “gente”.

La crisis y el cambio de régimen van ligados a la lucha de clases

La “casta política” es generalizada y no identifica qué élite tiene en manos el poder financiero. No es un enfrentamiento de clases, sino entre la “gente” y los “corruptos”, pasando a ser la política y los políticos el enemigo a batir. Lo nuevo (incluyendo Cs) contra lo viejo (incluyendo IU). Podemos huye de lo concreto y no diferencia el hecho de que todos los partidos no son iguales. No se señala que estamos ante un sistema económico capitalista en su formato de dominación neoliberal al que es preciso plantear un cambio global, no sólo político, sino económico, ideológico, nacional popular, de concepción del mundo, como diría Gramsci.

En realidad lo que la crisis está visualizando es la existencia de un grupo de poder, financiero e institucional, que practica una ofensiva neoliberal para garantizar el proceso de acumulación de capital y reparto de la plusvalía. La dialéctica predominante de nuestra sociedad es la de una clase dominante oligárquica confrontada con los intereses de la mayoría de la sociedad.

Esta realidad no nos puede hacer olvidar que precisamente el pensamiento neoliberal es un intento de refutar la lucha de clases y que la infraestructura socioeconómica determina en última instancia la superestructura, dentro de la cual forma parte la política y sus instituciones. Decía Marx que bajo el capitalismo los gobiernos son simples “consejos de administración” de la burguesía, lo que rige para cualquier gobierno (incluyendo los gobiernos de “izquierda”) que no socave las bases económicas del capital y que no luche por derogar la estructura jurídico-política sobre la que se asienta la legalidad capitalista, la dictadura de la oligarquía financiera. El pensamiento neoliberal pretende escindir este vínculo centrando su foco sobre el teatro político e institucional, como hace ahora Podemos, dejando en la zona oscura la realidad de la infraestructura socioeconómica, la lucha de clases. Ese es su gran error político e ideológico en el que cede terreno a la ideología liberal. Podemos no aporta una nueva concepción del mundo que eleve la conciencia de clase las clases populares hacia el buen sentido, hacia el conocimiento científico de la explotación capitalista y las vías para su superación.

La caracterización de la crisis económica no se puede reducir a la crisis política, moral e institucional. Es la crisis de sobreproducción de mercancías y sobreacumulación de capitales y la inserción particular del capitalismo español en la división internacional del trabajo en la cadena imperialista, lo que determina la crisis política y no al revés. Ello quiere decir que el cambio político debe ir acompañado de una política económica alternativa fundamentada en la lucha de clases: combatir la privatización de los servicios públicos, la caída de los salarios, el paro, la pobreza…

Articular el discurso sobre los vaivenes de las encuestas, como cualquier máquina electoral de cualquier partido clásico del sistema, hacia el “centro del tablero” desde los medios de comunicación, al margen de los frentes de la movilización social, no hace a Podemos diferente a los partidos políticos prosistema. En comparación el voto de IU está en las antípodas, ya que viene a ser un voto organizado, basado en la concienciación, que no resulta únicamente en valorar factores relativos a la competencia y honestidad de los políticos, sino fundamentalmente en los valores de progreso, transformación social y en la progresiva organización y movilización de las masas populares, sin la cual todo proyecto de cambio es imposible.

11. ESPAÑA. ¿2ª TRANSICIÓN O RUPTURA DEMOCRÁTICA?

Lo que comenzó como una crisis económica se ha ido convirtiendo en una crisis política e ideológica del régimen de 1978 en el Reino de España. Ello es debido a que los poderes económicos han salido detrás de las bambalinas para exhibir sin rubor en el teatro político su capacidad para determinar las decisiones, dejando claro dónde y quienes toman las decisiones y a qué intereses sirven, a las oligarquías financieras europeas, entre ellas la española.

Tras las elecciones de mayo 2014 los votos PP-PSOE sumaron menos del 50%, el miedo del régimen que comprobaba el descalabro del bipartidismo con la pérdida de 5 millones de votos, le forzó a acelerar la maniobra de la sucesión. Comenzó la “revolución pasiva”. Las movilizaciones sociales dieron en los 3 años anteriores a las europeas un salto cualitativo demandando la intervención política que anteriormente en marzo/noviembre del 2011 no pudo ser. En este contexto se inscribe el surgimiento de Podemos y los resultados de IU en las europeas. Alarmado Felipe González salió a defender el modelo de bipartidismo alemán, los dos grandes partidos juntos en un equipo de gobierno, si solos no pueden gobernar, para garantizar la gobernabilidad del régimen político.

La emergencia de Podemos está relacionada con la crisis política e ideológica, pero Podemos ni política, ni organizativamente, ni programáticamente tiene la fuerza suficiente para emprender la tarea del cambio de régimen en solitario. Sin una correlación de fuerzas de una enorme movilización de masas y su compromiso político, el peligro de la cooptación por el sistema es más que probable. La opción político institucional sin el apoyo de las masas trabajadoras es un suicidio garantizado, sin un contrapoder social en nuestro país no ha habido ni habrá cambio alguno. La actual base social de Podemos con un nivel escaso de conciencia de clase no permiten per se grandes cambios. El riesgo del electoralismo y la labor institucional de la izquierda ya la hemos vivido veces. Se necesita una vanguardia política de masas para llevar a cabo la tarea de dirigir el cambio político y social que el pueblo necesita, y eso significa política de alianzas a todos los niveles electoral y social, unidad popular más allá de las elecciones, que unifique a la clase obrera y las clases populares castigadas por la crisis, a los movimientos sociales y el movimiento obrero, caso contrario la revolución desde arriba triunfará una vez más sobre las clases populares.

Ya hace un año que PP y PSOE representaban el 25% de todo el censo electoral y la monarquía suspendía en las encuestas. La crisis de legitimidad del bloque de poder no pudo evitar con la abdicación exprés las multitudinarias manifestaciones por la República. Fue el momento clave para la unidad popular $con un programa antiausteridad. En aquel momento histórico se posicionaron por un referéndum sobre el modelo de Estado IU, todas las izquierdas de las comunidades autónomas, Podemos y Equo. Desgraciadamente las direcciones de los sindicatos CC.OO. y UGT no. No obstante, un año después no se ha logrado constituir un frente popular de izquierdas que abogue por un programa de mínimos y apueste por la república democrática.

La monarquía no es sólo una forma de Estado, es la forma que en la historia de España de la “transición” ha permitido la pervivencia de las élites económicas procedentes del franquismo. La abdicación del rey tuvo que ver más con el miedo de la oligarquía financiera, el IBEX 35, al desplazamiento del voto fuera del bipartidismo. Ahora vemos la comedia humana de fascistas que adoran la constitución del 1978 y supuestos “republicanos” que adoran la monarquía (sic). Pero, una vez completada la sucesión y después del rodillo mediático a favor del nuevo monarca, es dudoso que las masas de por sí, espontáneamente se pronuncien mayoritariamente en un referéndum por la república, no olvidemos el referéndum de la OTAN que previamente estaba ganado pero que al final el rodillo mediático tumbó en marzo de 1986.

Ante esta realidad, ha sido inoportuno no haberse puesto a trabajar en un frente popular de izquierdas antineoliberal con el objetivo de cambiar el régimen hacia la IIIª República. El referéndum, el derecho a decidir, no puede ser un fin en sí, porque la república no se negocia, se lucha por ella, abriendo el proceso constituyente por una república antioligárquica, soberana y federal (60). Y aquí no caben segundas transiciones como algunos revisionistas que ahora ante la agitación de las masas, se esconden, ni la ambigüedad electoralista. La república aunque fuera burguesa, sería la reinstauración histórica de una legalidad interrumpida por un golpe de Estado de los fascistas españoles y los cipayos marroquíes, apoyados por los nazis de Hitler y los fascistas de Mussolini contra la legalidad republicana del legítimo gobierno del Frente Popular. Eso es algo que la izquierda –incluyendo a Podemos- y el movimiento obrero dignos de tal nombre no pueden ignorar.

12. LA UNIDAD POPULAR DE LA IZQUIERDA DESBARATADA

En la fase de las políticas de austeridad y destrucción de empleo, han sido los trabajadores y sindicatos de las grandes empresas y los servicios públicos quienes han mantenido buena parte del conflicto sociopolítico, pero la mayor parte de la clase obrera fragmentada por la precariedad y el postfordimo ha estado ausente de la organización del conflicto social y las direcciones de los sindicatos de clase no han participado en las luchas de carácter sociopolítico (movilizaciones por la república, marchas por la dignidad), desdibujando su papel.

Las marchas por la dignidad surgieron de la idea de crear una nueva hegemonía social que impidiese un nuevo triunfo electoral del bipartidismo, agrupando las luchas parciales de sanidad, educación, vivienda, agua, antideshaucios en una movilización unitaria, unificando las mareas en una gran marcha. Y aunque gran parte del sindicalismo de clase estuvo ausente, estas fueron un éxito.

Podemos que se considera heredero del 15M, no ha sabido abanderar la articulación de un frente popular de izquierdas que plantee la ruptura democrática, inhibiéndose sus líderes de la campaña contra la abdicación, y este año han vuelto a hacer campanas en las manifestaciones por la República, menos multitudinarias, mientras Pablo Iglesias se hacía la foto con la monarquía en Bruselas con Juego de Tronos, la versión medieval de “los ricos también lloran” con reyes, nobles, curas y algún siervo y esclavo perdido (sic). Ahora dicen que la república no es prioritaria, que lo importante es que la gente pueda decidir, y como dice el secretario de Organización de Podemos “no creo que esto interese en absoluto a la ciudadanía española” (61), Sergio Pascual dixit. ¿Y qué hacemos, esperar otros 70 años?.

Cuando Cayo Lara decía “nos vamos al garete” se refería exclusivamente a IU. Pero en realidad un análisis serio nos haría ver que eso afecta a toda la izquierda existente a la izquierda del PSOE. Hemos perdido el tren, hace un año las posibilidades de articular un frente de izquierdas por la república eran inmensas, hoy están cada vez más lejanas. Si en 1936 se pudo constituir el Frente Popular como respuesta a la ola de reacción de la derecha, la izquierda por ahora está siendo incapaz de recoger esas enseñanzas. Por un lado un sector de IU negando la nueva realidad, y por otro, Podemos quienes desde el principio se han comportado como un partido máquina electoral más, han renegado de la articulación a niveles autonómico y estatal de un frente popular de izquierdas. Como consecuencia se ha optado por la atomización de la izquierda, y a pesar de las victorias de las candidaturas de unidad popular en varias ciudades, la oligarquía financiera aún se ríe por ello. ¿Serán capaces de cometer el mismo error en las generales?.

Uno de los patrocinadores ideológicos de Podemos, Santiago Alba Rico, dice bien claro que “la gente está demandando mucho más desaparición de la izquierda que su unidad” (62). Para que veamos hasta donde se llega, colocar la desideologización de la izquierda, el movimiento, las masas indignadas, por delante del fin (el cambio de régimen), nada de unidad popular, ni frente de izquierdas. Unidad ciudadana para desarmar a la izquierda contra el capitalismo y el fascismo bajo el discurso del sentido común ni de izquierdas ni de derechas.

Por el contrario, desde una posición de clase la unidad popular de la izquierda se hace más necesaria que nunca para enfrentarse al bloque dominante.

En las campaña de las elecciones andaluzas Julio Anguita llamó a construir frentes, y plantear un programa de mínimos, Sergio Pascual, zanjó el tema respondiendo que no era el momento. Producto de ello, ante la ambigüedad y la falta de unidad, el efecto Podemos comenzó por desinflarse en las encuestas y la izquierda que ha llevado la lucha en la calle, contra los deshaucios, la ley mordaza y las patronales, corre el riesgo de quedar sin grupo parlamentario. Esa misma izquierda que antes de que surgiera Podemos las encuestas les otorgaban un 16-18% en las europeas, 50 diputados en las generales y en Madrid le pisaba los talones al PSOE.

Desde los medios de comunicación se ha movido ficha, desde libertad digital hasta atresmedia han dado cobijo a la bronca interna en IU. La falta de disciplina ante los acuerdos colectivos se ha ido saldando con el fortalecimiento de Izquierda Abierta en Extremadura y Madrid, tras la desafiliación y expulsión de militantes y cuadros que se han sumado a las candidaturas de unidad popular.

No ha habido iniciativa para jugar el papel que correspondía en el momento histórico, como lo jugó el PCE en los años 30 con la táctica frente popular. Por un lado hemos tenido a sectores de IU que se han enfrentado a las candidaturas de unidad popular en las municipales, y por otro a Podemos con un doble lenguaje y doble moral, en las municipales “ni partidos ni militantes” en las candidaturas (lo que no les ha impedido apoyar la forma de coalición en Barcelona), pero en las autonómicas a preservar la marca rechazando las propuestas de unidad popular que se ofrecían desde la mayoría de IU. El resultado no ha podido ser más satisfactorio para el PSOE que ha visto que el efecto de la unidad popular que le ha relegado a 3ª fuerza en ciudades importantes no ha funcionado en las autonómicas, lo que le ha catapultado a 1ª y 2ª fuerza.

La falta de unidad consolidará la revolución pasiva

El bloque dominante sigue siendo incapaz de resolver la crisis, la oportunidad para la transformación social está ahí, pero también juega su baza para lograr el control y la dirección de la política estatal, mientras la izquierda social y política permanece fraccionada y sin un programa de mínimos. La crisis de régimen, institucional, económica, crisis orgánica, se está convirtiendo en una auténtica revolución pasiva, dirigida desde arriba, donde los medios de comunicación controlados por la oligarquía financiera juegan el papel de intelectual orgánico que dirige el recambio político.

El IBEX35 ha movido pieza, la estrategia de Podemos de utilizar un discurso ambiguo para atraer muchos votantes ha sido reciclada por Cs que aparece como el instrumento del “cambio”, y con más recursos ha robado el espacio político ambicionado por Podemos. Desgraciadamente la política se ha convertido en un espectáculo mediático y en un mercado de votos en el que no importa la ideología, sino el análisis electoral que descubra dónde está la gran masa de votos, y si está en el centro, todos al centro. Fukuyama debe de partirse el culo.

Cs va a ser la muleta del bloque neoliberal en las comunidades de Andalucía, Rioja y Madrid donde se convierte en partido bisagra. El PSOE resiste, no hay más que mirar los resultados en Andalucía, mantienen los mismos escaños, esta vez por delante del PP que cede espacio a Cs, y recupera espacio electoral en el resto de las autonomías. Lo mejor de Podemos ha sido un 14% en las autonómicas, previamente en Andalucía sólo 3 diputados más de los que tenía IU en la anterior legislatura, y 5 menos de los que sacó en 1994. Los objetivos de “asaltar los cielos” por la vía electoralista han fracasado, y todavía no lo ven, insisten con ser el “paraguas” de la unidad popular (sic), sin adjetivos de clase. Su soberbia y sectarismo les ciega. La gran “estrategia electoral” marcada por el ciudadanismo sólo ha conseguido promover a Cs.

Vamos directos hacia una “segunda transición”, la derecha ha maniobrado para canalizar la ira con un nuevo sujeto político estatal, Cs. El slogan, hace falta un cambio, es reapropiado por el bloque dominante, cambiar las instituciones, las formas, las cuales ya son inservibles para mantener el poder, pero sin llegar al contenido lo que significaría un desalojo del bloque dominante del poder.

No estamos en un proceso similar al de 1931 donde unas elecciones municipales hicieron caer el régimen monárquico y posibilitó la proclamación de la República, triunfando las candidaturas republicano-socialistas en 41 de las 50 capitales de provincia, mientras en estas sólo en 6 (Madrid, Barcelona, A Coruña, Zaragoza, Zamora y Cádiz) se han hecho con la alcaldía. Tampoco estamos en un proceso de unidad de la izquierda con un programa de reformas sociales como en febrero de 1936 que dio el triunfo al Frente Popular con republicanos, socialistas, comunistas y el apoyo del anarquismo español frente a la reacción del bienio negro. Y eso que aquí estamos viviendo las reformas que destruyen el estado de bienestar, recorta los derechos de la clase obrera y se utiliza el código penal para reprimir las movilizaciones. Pero no. Ni unidad en la lucha por la república, ni unidad de la izquierda, ni unidad programática.

Esta revolución pasiva puede ser la puesta en escena de una 2ª transición hacia un nuevo modelo de dominación política. Retirando la retórica del paisaje, nos encontramos en una situación con un final de legislatura de paz social, donde las grandes movilizaciones, mareas, y por la república, se han ido apagando.

Superar el sentido común y no pervertir a Gramsci

Podemos supo inicialmente canalizar la ira popular basándose en una ambigüedad ideológica: el cambio por el cambio. Se ha mantenido en el sentido común de las masas. No ha sabido elevar la ira popular al buen sentido de la gran política, crítica y adversaria del poder político de la clase dominante. Los revolucionarios siempre han partido de la necesidad de convencer a las masas trabajadoras de que hay que apoyar políticas de transformación real. Gramsci hablaba de revolución intelectual y moral, de una nueva concepción del mundo y sociedad a construir. No hablaba de “casta”, “gente”, “centro político”, ni demás bagatelas liberales. La “casta” no define nada, no es lo mismo que oligarquía o burguesía, es un concepto sobre el que cualquiera desde la extrema derecha hasta la izquierda expresa un deseo de cambio que puede ir en sentidos opuestos.

índice

Podemos aquí, es cierto, no es un partido revolucionario clásico, pero sí es una máquina electoral clásica. En el último periodo la política ha girado en torno a los casos de corrupción en los que la “casta” y la “clase política” son los blancos a batir, cambiando las preocupaciones y demandas populares, señalando al corrupto pero escondiendo a los corruptores. Olvidando que el Estado no es neutral en la lucha de clases, que el bloque dominante está presente en los aparatos del estado.

13. CIUDADANOS. NUEVO SUJETO POLÍTICO DEL NEOLIBERALISMO ESPAÑOL Y PARTE DE LA REVOLUCIÓN PASIVA

En el viejo régimen político los partidos del orden son el PP y PSOE, que representan los intereses de la oligarquía financiera como fracción hegemónica de la clase dominante de nuestro país. Esta tras el declive del bipartidismo en las europeas inició su revolución pasiva con la abdicación y el cambio de rey, silenciando a la izquierda y promoviendo su fragmentación electoral, promoviendo la desmovilización promulgando la ley mordaza, cambiando liderazgos en el PSOE, y el apoyo a Cs como partido de los “indignados” de la derecha. Ya nos encontramos con 3 partidos claramente definidos en el campo del neoliberalismo reinante, afines a la troika y el IBEX 35, que juntos en Andalucía y el resto de autonomías suman más del 70% de los votos.

Cs no es un partido de “centro izquierda” (sic), es afín al grupo de la derecha liberal en el europarlamento y su líder es habitual en manifestaciones nacionalistas (españolismo) junto a organizaciones de ultraderecha y derecha (Falange, Democracia Nacional, PXC, PP, etc.). Ahí van algunas perlas:

• Utiliza un lenguaje despectivo hacia el sur para cuestionar el estado de bienestar, igual que CIU: “Vamos a enseñar a pescar en Andalucía, no a repartir pescado”.
• La reforma sanitaria del PP del 2012 que dejó a inmigrantes fuera del sistema, introdujo el copago a pensionistas, dejó 400 fármacos fuera de cobertura y recortó 7.000 millones de euros, contó con la oposición de todos los partidos que pidieron su retirada, menos PP y… Cs.
• En el parlament de Catalunya Cs se alió con CiU y PP para impedir una resolución a favor del referéndum sobre el TTPI (Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión).
• Defiende abiertamente el copago sanitario y de dejar a la inmigración fuera de la cobertura sanitaria.
• Defiende la misma fiscalidad que el PP y la FAES, que la minoría rica page menos impuestos, para ello propone convertir al IVA en la principal fuente recaudatoria, con la escandalosa propuesta de subir productos básicos del 4% al 7% para recaudar 17.000 millones euros, rebajar el impuesto de sociedades y el impuesto sobre patrimonio, siguiendo la estela de los años 80 cuando Reagan y Tatcher rebajaron los impuestos a los ricos.
• Reivindica igual que UPyD, el contrato único que la CEOE y el FMI plantean con menos indemnización por despido.
• Ante la crisis del PP por la corrupción, la horcada de periodistas neoliberales y españolistas como Pedro J., Arcadi Espada, Tomás Guasch, Isabel San Sebastián, Alfonso Rojo, Juan Carlos Girauta, etc., dan su apoyo a Cs, que cuenta con apoyo empresarial: -Marcos da Quinto (nº 2 de la transnacional Cocacola), -Mónica Oriol del Círculo de Empresarios, la que dijo que los trabajadores sin formación deberían cobrar por debajo del SMI porque “no sirven para nada”, la que dijo que los trabajadores que cobran desempleo son unos parásitos, y la que dijo que el coste del despido debería recortarse a 18 días por año, – Angel Grego, el presidente del Circulo empresarial de León, quien no entiende el porqué se tiene que pagar 45 días a los trabajadores por despido cuando debieran ser ellos los que debieran pagarlo a la empresa por haberles dado trabajo y un sueldo (sic). Uno de sus fundadores fue Albert Boadella, admirador de Esperanza Aguirre, aquel que en defensa del nacionalismo español se mostró partidario de incluir el “cara al sol” como himno de España (63).

índice

En resumen, Cs no es que sólo sea de derechas, sino que en algunos aspectos está más a la derecha que el PP.

14. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y PODEMOS

La aparición en los medios de comunicación es necesaria para darse a conocer de forma sencilla, pero insuficiente para conseguir un éxito político revolucionario. A las clases populares no sólo se llega con el discurso-debate televisado. Como dice Garzón, si queremos que la gente nos vote debemos involucrarnos con ellos en el conflicto social y concreto, poniéndonos al lado de quienes están contra la injusticia, contra los deshaucios, elevar la indignación al compromiso político, revolucionario, convencerles de que no son injusticias aisladas, sino que responde a la lógica del sistema capitalista. En consecuencia la unidad popular debe construirse más allá de las elecciones, en la calle, en los conflictos laborales, contra los deshaucios, en las mareas, con los trabajadores, construyendo un frente unitario de las movilizaciones en marcha, etc.

Podemos no es un movimiento unitario, es un partido más

Podemos no es un frente de masas articulado en torno a reivindicaciones concretas, sino una organización cerrada, vertical, con ambigüedad ideológica, constituida en torno a premisas ajenas a la organización de clase. No estamos ante los nuevos José Díaz, Dolores Ibárruri, Marcelino Camacho, Julián Grimau, Serradell Román, etc., líderes salidos de la militancia, los barrios, los centros de trabajo y de estudio, bregados en la lucha de clases. Estamos ante líderes aupados a la fama por los medios de desinformación, propiedad de la oligarquía capitalista. Lanzamiento mediático que ha superado de lejos lo que en su día supuso el lanzamiento de UPyD. Una contradicción, ser deudores de medios de comunicación privados que ideológicamente huyen de la izquierda, pero no del ninismo interclasista.

Podemos ha incorporado a la política conceptos como las asambleas no presenciales y la militancia virtual con carnets sin pagar un céntimo. La mayoría de los militantes nunca ha estado en lucha social. Ha rescatado de los partidos clásicos la lista cerrada como forma de elegir la dirección, blindándola con un sistema de revocación en la que se necesitaría nada menos que el 81% de los votos. El funcionamiento interno es menos democrático que el de cualquier organización unitaria de la izquierda, mientras que los órganos de dirección de IU o Syriza reflejan pluralidad en Podemos no hay corrientes internas, lo que lo convierte en un partido monolítico. Algunos han planteado que los comunistas deben estar en Podemos como si fuera un movimiento unitario (64), pero Podemos impide en sus estatutos la doble militancia, y este dilema ha obligado a Izquierda Anticapitalista a desaparecer como partido político para que sus miembros del Consejo Ciudadano, eurodiputados y diputados autonómicos puedan continuar. Sobre su carácter de clase hay que destacar que no hay ni un solo obrero en el Consejo Ciudadano Estatal.

La falta de cuadros políticos y sociales de la nueva formación política le puede impedir hacer política de masas en los barrios, fábricas, escuelas, etc., los lugares del conflicto social. Sólo pueden hacer política desde la tele. El trabajo del militante comprometido, organizador, dirigente de los movimientos obreros o frentes de masas queda relegado con esta propuesta organizativa mediática, por la figura del recaudador de votos en tiempos de cosecha electoral. Y ahí Podemos no supera esta disyuntiva… clásica.

Diferencias ideológicas con IU

En la declaración de principios de IU se reclama un movimiento político y social que pretende transformar el sistema capitalista en socialista. En Podemos el elemento ideológico pequeñoburgués es hegemónico, agresivo frente a los principios de la izquierda. Mientras que Podemos no ha podido impedir que en la base se incorporen elementos procedentes de la derecha, IU ha ensanchado su base social sin renunciar a su identidad de izquierdas. El objetivo de Podemos es el de ocupar el espacio de la izquierda política organizada y cortar cualquier vínculo de las masas populares con las luchas pasadas, y que no quede nada organizado a la izquierda en su viaje al centro.

A diferencia de IU huyen de cualquier cuestión “espinosa” como la república, el laicismo, la autodeterminación, etc. No olvidemos que tras las europeas no quisieron comprometerse contra la abdicación exprés del Borbón. No sería sorprendente que por esta vía se produjera una ebullición de la movilización social destinada a legitimar a la monarquía por la vía del referéndum, en una situación favorable para el régimen político.

Objetivo ganar las elecciones generales

El objetivo prioritario de Podemos pasa por transformar las elecciones en un plebiscito contra el régimen de alternancia bipartidista. La idea es puramente electoralista, “ya sólo nos quedan las elecciones generales para echar a esa gentuza que nos gobierna y llegar al poder para cambiar las cosas”. Pero, tener el gobierno no es detentar realmente el poder, ya que la oligarquía financiera no va a ceder su control sobre los resortes de poder del Estado capitalista. Sin un acuerdo programático de la izquierda que apueste por la ruptura democrática con el régimen monárquico, ¿qué organización de masas puede respaldar las necesarias medidas si se quiere cambiar de raíz el régimen?.

Como diría Shakespeare, ganar o no ganar, esa es la cuestión. Se lanza el mismo mensaje que el PSOE de hace 30 años, o yo o la derecha, la izquierda posible o la derecha de toda la vida. Recordemos a los jóvenes del PSOE de los 70 con patillas y chaquetas de pana. El PSOE enfatizado por el “progresismo” de El País y Podemos por el diario Público. Podemos se presenta con el mismo eslogan: Por el Cambio. Igual que el PSOE aparece con un discurso radical con algunos contenidos programáticos asumibles por el sistema. Pablo Iglesias hace años consideraba a Zapatero como un “referente progresista mundial”, Monedero fue asesor de campaña de Llamazares, cuando más se acercó al PSOE y cuando sacó los peores resultados de la historia de IU.

Del PSOE, de Suresnes al gobierno sólo pasaron 8 años, mientras en París prometieron el socialismo, se pronunciaron contra la OTAN y la CEE, en Madrid iniciaron la reconversión industrial, las políticas neoliberales, mantener a España en la OTAN y meterla en la UE, mantener la religión en la educación firmando un concordato con El Vaticano, continuaron con la corrupción, la financiación ilegal, el GAL, las reformas laborales que dejaron a millones de trabajadores con el culo al aire, etc. El PSOE se convirtió en la OTAN, las puertas giratorias, las privatizaciones, los contratos basura, las ETTs, los GAL, etc.

“Partidos políticos no, ciudadanos sí”, pocas referencias al franquismo, la memoria histórica, ni una sola mención al movimiento obrero. La dialéctica burguesía/proletariado es sustituida por la dialéctica interclasista ciudadano/casta. Podemos se inscribe en la desideologización de las masas, nada de izquierda/derecha, lucha de clases, o sujeto revolucionario, histórico.

Esta indefinición tiene sus pros y contras. Carolina Bescansa dijo claramente el único objetivo es ganar las elecciones y que hablar del aborto no les convenía: “El aborto no es un tema que construya potencia política de transformación” (sic) “y, por lo tanto, no es prioritario” (65). Esta indefinición ideológica puede permitir hacer lo que se quiera con el programa. Gemma Galdón del Consejo Ciudadano propuso reformar el programa electoral salido de las europeas, porque algunos puntos como el de la renta básica no son realizables en una sola legislatura, y “porque no podemos hacer promesas que no podamos cumplir” (66). Pero esta indefinición peca de listo, ya que si no convences a los votantes de tus propuestas políticas, tendrás dificultades para poner en la práctica las medidas si estos no te apoyan.

Willy Toledo que inicialmente apoyó la candidatura de Podemos a las europeas, y que tras su marcha fue señalado por Monedero de tener el mismo esquema que los partidos clásicos (sic), denunció en “Viajando con Chester” (67), que en temas como el aborto Podemos no quería posicionarse. Pocos días antes uno de los tertulianos habituales de Podemos en “las mañanas de la Cuatro” (Ramon Espinar) ante la reforma del PP sobre la ley del aborto, coincidiendo con las manifestaciones del ultracatolicismo por un lado y con la preparación de las manifestaciones por la República por otro, suelta la perla de que a Podemos lo que le interesa son las reivindicaciones de los “vivos actuales”, no de los posibles futuros vivos ni de los muertos (sic). De un plumazo los derechos de la mujer, la reivindicación de la república y la memoria histórica, negada de la forma vil y mezquina. Tanta indefinición indigna.

La herencia del 15 M. Anverso y Reverso.

Conforme se acercaban las elecciones generales del 2011, en las que una gran parte de la indignación podía canalizarse en términos de castigo electoral al partido del gobierno del PSOE, la indignación popular no se canalizó en un nuevo movimiento político y social de izquierdas, por lo que el descontento fue aprovechado por el PP para arrasar en las municipales y en las generales. El comienzo de un programa de recortes iniciado con la reforma laboral de febrero del 2012 dio paso a un periodo de movilización general que concluyó con las elecciones europeas.

La entrada de Podemos en el teatro político ha coincidido con el reflujo de la movilización. Desde las europeas llevamos un año con menos manifestaciones que otros años de la crisis, la gente espera desde sus casas a que se resuelva todo en las elecciones. La ilusión que se ha generado ha contribuido al apaciguamiento. La participación virtual se ha convertido en una movilización perezosa a través de las redes sociales.

En vez de potenciar los aspectos positivos del 15M (no nos representan, democracia real, señalando a los bancos y capitalistas como culpables de la crisis, etc.), se ha recogido los postulados más ambiguos y negativos: “no somos de izquierdas ni de derechas”, “todos los políticos son iguales”, “ni banderas ni partidos, ni sus representantes y militantes”… desprecio a los militantes anteriores a mayo 2011. Lo cual no deja de ser un imán para manipuladores, derechistas, populistas, ignorantes, infiltrados policiales, etc., perjudicial para la lucha de clases y la toma de conciencia. Un botón de muestra, el tránsfuga de la candidatura Guilena Sí se puede, militante de Podemos, ha impedido con su voto al PSOE que IU mantuviera la alcaldía en las pasadas elecciones municipales.

pablo-iglesias-posa-con-merchandising-de-podemos-una-de-sus-formas-de-financiacion-podemos-info

Se dice que Podemos oculta la ideología por pura táctica, que la derecha está de los nervios deseando que Podemos enarbole la bandera de la izquierda radical: ¿véis cómo son bolivarianos, comunistas, etc.?. Y se señalan ejemplos, como el de Fidel Castro que en 1959 decía que no era comunista. De todas formas si cogemos el programa inicial de Podemos (68), no sólo vemos que es un calco del de IU sino que también con el paso del tiempo ha ido destiñendo las reivindicaciones, nada de república, derecho a decidir sin definirse, nada de aborto, nada de nacionalizaciones, nada de renta básica, nada de derogar la reforma laboral, si bien en un primer momento cuestionaban el pago de la deuda y la OTAN, estos planteamientos han caído por incomodidad electoral. Al final vemos como se caen una tras otra en su viraje hacia el centro político. La cúpula dirigente de Podemos ha centrado las expectativas en la victoria de las elecciones generales, anteponiéndolo al programa político, el cual aparece como indefinitorio y variable.

15. IDEOLOGÍA O DESIDEOLOGIZACIÓN DE LAS MASAS

Tras la desaparición de la URSS, la izquierda tradicional plegó las velas, cundió la desideologización en las masas. El cáncer de Fukuyama prende en la izquierda desde entonces.

Podemos no ha destacado por la lucha social, se viste de republicana, pero sólo es partidaria de que los “españoles decidan”. Son politólogos que desgranan de las ideas de Hardt y Negri, las multitudes, la gente, la ciudadanía, de indefinición sociológica. Gente y ciudadanos somos todos, tanto opresores como oprimidos. La gente: también directores de bancos, empresarios, antidisturbios? La ciudadanía: también los Botín, Duquesa de Alba, Amancio Ortega?.

Es increíble que tras una ola neoliberal de décadas, con el postmodernismo, la promoción del individualismo, la negación de las clases y la demonización de la clase obrera, con el objetivo de impedir la organización de la fuerza colectiva del amplísimo proletariado del siglo XXI, desde la izquierda se utilice este arsenal ideológico del campo burgués. ¿Es acaso Podemos otra oferta de conciliación de clases, de amor fraterno interclasista?.

El discurso interclasista de Pablo Iglesias: “la casta teme a la gente no a la izquierda”, se sitúa fuera de los valores históricos del movimiento obrero y la izquierda, fuera del campo político izquierda/derecha establecido desde la revolución francesa. “Tras la caída del muro de Berlin, la dicotomía izquierda-derecha ha quedado obsoleta”, dicen. Por el contrario, el marxismo nunca niega el discurso clasista, para el marxismo en el capitalismo las castas no existen, existen la explotación social y las clases.

Sustituir un régimen de partidos por otro (la empoderación de la gente) pero sin tocar las relaciones de producción capitalistas no es algo novedoso. Este modelo no ha hecho más que agudizar las derrotas de los oprimidos por el capital pretendiendo cambiar el teatro político sin tocar la base material sobre la que éste se asienta. Aunque a veces se utilice terminología marxista, para la pequeña burguesía no existe la lucha de clases, y la crisis, sus consecuencias no son producto de las tendencias del modo de producción capitalista, sino una consecuencia “técnica” de la ineficacia de la “casta política”. La democracia, la libertad, no tienen adjetivos de clase, son términos absolutos. El concepto de clase es sustituido por el de ciudadano, y al no haber contradicciones de clase tampoco hay contradicciones en el seno del pueblo.

El movimiento lo es todo. El fin no es nada

Cuando mayores son las condiciones para la unidad de la izquierda y acabar con la transición pactada, la corriente pequeño burguesa de Podemos insiste en que lo determinante es el método: “De lo que se trata es de convencer a la ciudadanía de que la herramienta para cambiar las reglas del juego no es un programa alternativo… sino una manera diferente de entender la democracia. La democracia es la base para hacer las cosas” (Declaración del portavoz de Ganemos Madrid antes de las autonómicas).

Parece un dejavú, porque ya en 1975 Felipe González y Santiago Carrillo afirmaron que la República no era el objetivo, que los ciudadanos querían democracia sin apellidos de clase. Hoy también se nos dice que la política no es determinante, que la clave es una manera diferente de entender la democracia. Se repite la historia con los mismos errores y en el mismo país.

La indefinición deja sus respuestas del futuro al oportunismo o la conveniencia. ¿Cuál es el objetivo final, lo que decida la gente o la república democrática y el socialismo?. ¿No estamos ante la vieja idea del revisionista Bernstein de que el movimiento lo es todo y el fin no es nada?. La marcha madrileña de Podemos “por el Cambio” en febrero, antepuso movimiento a objetivos, partido a reivindicaciones populares. Es ridículo pretender que esta fue una marcha espontánea, cuando se fletaron autocares de toda España, la que si fue espontánea y mucho más masiva fue la marcha por la República ante la abdicación del rey Juan Carlos y más masivas las marchas por la dignidad, con cientos de miles de personas. Pero claro, para los líderes de Podemos lo importante es la forma, no el contenido.

índice

Recientemente Iglesias ha destacado la “enorme simpatía” que tiene Felipe VI entre los españoles (sic) y que “tendría muchas posibilidades de ganar unas elecciones como jefe de Estado” (69). Un claro reflejo de que para Iglesias lo importante no es el contenido, sino la forma, ¿qué más da si la monarquía se legitima, qué más da si el capitalismo se legitima, qué más da si las políticas neoliberales se legitiman…?. Etc., etc.

Se empieza por renegar de la URSS, lo que te obliga a renunciar de Cuba, a contemplar impasible cuando en “el gato al agua” en aras de “cuidar la imagen” se renuncia a defender a Corea del Norte, aunque sea un país amenazado, aunque sea un país que se defiende del imperialismo. Se subraya que la clase obrera no existe, pues poca gente se pone el mono azul (sic), y que lo que hoy hay es la multitud de los de abajo, a pesar de que el proletariado como creador-ejecutor de la plusvalía sea hoy más actual y mayoritario que nunca, como sujeto social que sólo dispone de su fuerza de trabajo, manual e intelectual, para subsistir.

Cuidado con la indefinición ideológica

Por la puerta del ciudadanismo se ha colado Cs que no se presenta como un partido de derechas, incluso se define de “centro-izquierda”, cuando en realidad sus propuestas políticas son un calco de la derecha liberal, lo mismo que Podemos que a pesar de su indefinición una mirada a su programa político nos descubriría su contenido socialdemócrata. Pero la indefinición ideológica, no es una novedad política, ya en 1933 se la inventaron los falangistas para negar la lucha de clases, “ni derecha, ni izquierda”, “ni capitalismo, ni socialismo” decía Jose Antonio Primo de Rivera, lo cual no pudo ocultar su rango de extrema derecha, ni en el contenido, ni en la forma.

También la indefinición ideológica puede afectar a contenidos programáticos, si repasáramos el paisaje político actual veríamos que hay programas electorales de la ultraderecha europea que están inspirados en propuestas de izquierda, como por ejemplo, la oposición a las medidas de austeridad de la UE (FN, UKIP, etc.). Aspecto nada novedoso ya que también en los años 30 los nazis copiaban parte de las propuestas de la socialdemocracia y los comunistas y hasta se llamaban “socialistas”, una estratagema para penetrar en los medios obreros.

Pero si nos damos cuenta, la definición e identidad de la izquierda es algo que nunca la ultraderecha ni la derecha están dispuestos a asumir, o sea la afirmación de la lucha de clases, el objetivo final la sociedad socialista y la centralidad de la clase obrera como sujeto histórico de la transformación social son inasumibles para el discurso demagógico populista de derechas ya que su objetivo es el mantenimiento y defensa del pasado, lo caduco, el capitalismo.

Y ahí es donde está la diferencia entre la izquierda y el movimiento obrero con el liberalismo y el fascismo. La “centralidad del tablero” es en realidad el centro político, donde ya está el PSOE y el PP, donde en teoría hay más votos para los analistas demoscópicos. Pero ya lo decía Julio Anguita en los años 90 frente a los oportunistas Rafael Ribó, Cristina Almeida y López Garrido, que la izquierda no debe cambiar su discurso por un puñado de votos, que primero son las ideas, no venderse por votos. O sea, que no se puede renunciar al republicanismo ni al feminismo para atraer votos, etc. Y Marx y Engels en el Manifiesto: “los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones” (70).

No olvidar el carácter de clase del Estado

En esta guerra electoral no ideológica vale todo, incluso arremeter contra IU porque se “acomoda” se “conforma” con ser minoría. Esta afirmación de que IU es una “perdedora nata” omite contenido, historia y latitudes. En Francia el PCF una vez finalizada la IIGM fue el partido más votado en las primeras elecciones generales, en Italia el PCI fue durante decenios la segunda fuerza más votada, el veto “democrático” del resto de partidos procapitalistas impedían la entrada de los comunistas en los gobiernos, para frenar cualquier intento de transformación social del sistema económico y político. En Chipre, Moldavia, y Rusia los comunistas ganaron las elecciones tras la contrarrevolución en la URSS (71). En los países de la UE donde existía partidos comunistas de masas, también en Grecia y Portugal, el veto “democrático” y mediático contra la alternativa comunista, la izquierda radical o transformadora ha sido una realidad. Olvidarlo significa renegar del análisis marxista sobre el carácter de clase del Estado, algo habitual en dirigentes de la socialdemocracia desde Bersntein, y parece ser que de Podemos también.

Podemos utiliza la táctica de la indefinición para sortear el veto mediático, primero ganar las elecciones y luego tomaremos las decisiones importantes. Pero se olvida del carácter de clase del Estado. Se olvida del ejército, de la OTAN, las embajadas yanquis, de la oligarquía financiera y las instituciones financieras internacionales que están ahí para algo, y a las cuales les importa un pimiento lo que digan las urnas. El capitalismo no se rinde por los votos. O ¿de verdad se creen los líderes de Podemos que existen capitalistas altruistas, dispuestos a ceder sus privilegios democráticamente al pueblo llano?. ¿Qué las fuerzas de orden público capitalistas dejarán de apalear a los trabajadores y deshauciados y se pondrán a perseguir a los empresarios que incumplen las leyes laborales?. Más allá de la ilusión de la utopía, el alumbramiento de la nueva sociedad no será un parto sin dolor sino plagado de agonías, y eso porque quienes sostienen el capitalismo no van a dejarse arrebatar sus privilegios así por las buenas.

Ni siquiera se van a estar quietos tras la borrachera electoral. A sólo cinco días de las elecciones municipales se ha firmado un acuerdo bilateral que convertirá a la base de Morón en sede permanente del USAFRICOM, el mando militar de EE.UU. para África, la OTAN africana. Y eso que ningún país africano cedió a las presiones del imperialismo para albergar la sede del USAFRICOM (72). Si nos damos cuenta, este hecho que engrosa la larga lista de incumplimientos del referéndum sobre la OTAN en 1986, ha pasado totalmente desapercibido y es una muestra más de que el Estado no se queda quieto en la defensa de los intereses de clase e imperialistas. En una situación histórica donde el bipartidismo se resiente, se refuerza el alineamiento con la estrategia militar de EE.UU. y la OTAN.

16. LA MARGINALIZACIÓN DE IU DESDE EL PODER MEDIÁTICO

Cada vez que IU se acerca o supera la barrera del 10% de los votos, saltan las alarmas. En 1996 con el mejor resultado de su historia, el PDNI se fue al PSOE, y tras las europeas a pesar de triplicar el resultado y sacar el 10%, se volvió a situar el debate de que el resultado fue un fracaso. Este debate abierto ha fluido como las aguas en los manantiales de los medios de comunicación privados, desde donde abona la tesis de IU como proyecto fallido otra vez, y se refuerza la estrategia vieja de acabar con IU y el PCE, con la parte más combativa del movimiento obrero y republicano español. Objetivo compartido por Iglesias cuando repite machaconamente que IU es un “proyecto político agotado”.

Las encuestas anteriores a las elecciones europeas vaticinaban una subida vertiginosa de IU, 50 diputados en las generales, el 15,6% (Elperiódico). En Madrid 27 diputados 18,8% a sólo 4 del PSOE (El País), los mismos que Podemos ha conseguido en estas elecciones a 10 del PSOE, y en el resto de comunidades las encuestas vaticinaban un aumento importante.

En este contexto aparece Podemos, aupado por las encuestas a golpe de presencia mediática en Cuatro y La Sexta. Los soportes mediáticos de Iglesias son Público de Roures y Mediaset de Lara Bosch.

Se ha ido a la caza del coordinador de IU desde televisiones, El Diario, Público e Izquierda Abierta, omitiendo que Cayo Lara ha sido capaz de impedir que IU se rompiera, después del desastre de Llamazares por su entreguismo a Zapatero y del caso de corrupción (tarjetas black, Moral Santín). Se triplicó los resultados de las elecciones europeas, a pesar de que desde los medios se catapultó a Podemos, Elpidio Silva, Primavera Valenciana, etc. Mientras a IU se le ha negado el pan y la sal, a Podemos nos lo hemos encontrado hasta en la sopa. IU ha sido condenada por el poder mediático desde la aparición de Podemos, quienes han aprendido bien la frase de Alfonso Guerra cuando decía que cambiaba a 10.000 militantes por 10 minutos en televisión. Y no es broma, Podemos ha estado en las noticias desde las europeas 10 veces más que IU. La audiencia es una explicación insuficiente de esto, ya que quien manda en los medios de comunicación privados es quien paga, y quien paga manda. Sin embargo, ahí están, en “Las mañanas de cuatro”, “La sexta columna”, “Al rojo vivo”, “La sexta noche”.

Ha sido IU quien ha planteado abrir un proceso constituyente y de unidad, que continuamente ha sido rechazado por Podemos, excepto en el ámbito electoral municipal. IU sigue considerando que la coalición electoral es el mejor marco que permite la concreción de la convergencia, pero también ha reconocido realidades diferentes como las que se ha producido en las ciudades gallegas y en Madrid, donde las candidaturas de unidad popular han funcionado. La estrategia de Podemos, sin embargo, pasó por centrarse únicamente en las municipales, a falta de cuadros, porque no es lo mismo presentar miles de candidaturas que unas decenas.

A pesar de los frentes abiertos del PP desde octubre, con la dimisión de Gallardón en septiembre tras la retirada del proyecto de reforma de la Ley del aborto, las 85 tarjetas black de CajaMadrid, la desastrosa gestión del ébola de la exministra Ana Mato, que tuvo que dimitir por el caso Gurtel, las obras de la calle Génova con dinero negro reclamados por Hacienda, la trama Púnica en Madrid, la agitación de la pugna nacionalista entre España y Catalunya, la ininteligible recuperación económica con tasas de paro de 5,5 millones, la trama de la corrupción en Valencia que infecta al PP, la pérdida de alcaldías importantes tras las municipales, y el nuevo recetario de la santa inquisición del capital, el FMI (contrato único, recorte salarial, subida IVA, descuelgue de convenios, etc.), la izquierda no logra constituir un frente antineoliberal y republicano a nivel estatal para derribar el régimen que apadrina la corrupción. Eso sí, una mayor fragmentación, y una derecha política que se recompone y donde los partidos protroika consiguen en las elecciones el 80% de los votos, no olvidemos que no sólo PP y Cs, sino PSOE, CIU, PNV… forman el bloque neoliberal en el Reino de España. No olvidemos son quienes aprueban las reformas estructurales, a las órdenes de la troika, igual que en el resto de países de la UE, son los socialdemócratas y liberales los que gobiernan, son los PP-PSOE y CIU-PNV, que gobiernan en coalición por otras latitudes (Alemania, Finlandia e Irlanda).

17. SOBRE LA CORRUPCIÓN

Engrandecer la corrupción como si fuera un exceso de la política o de los políticos en general sin distinción de clase, no ayuda en nada a elevar la conciencia y conocimientos de la gente de que es el sistema capitalista quien corrompe. El capitalismo es corrupción.

Es clamorosa la complicidad en España de las élites financieras y empresariales con los partidos políticos, y la corrupción del Estado heredado del franquismo, que protege esos intereses financieros.

Día sí y día también, la corrupción es el tema estrella. Urdangarín, Matas, Bárcenas, Gurtel, Bankia. Blesa, tarjetas black, Púnica, amnistía fiscal para 705 políticos y altos funcionarios del Estado, entre ellos Rato, investigado por blanqueo de capital, etc.

En este teatro aparecen mensajes que tapan la realidad corrupta del capitalismo. Calorina Bescansa plantea que en el capitalismo hay lugar para empresarios decentes: “Los empresarios dignos y decentes, que son la mayoría, están muy en contra de la corrupción en el ámbito público y como esto repercute en el ámbito privado… no hay ningún motivo para creer que los empresarios no están a favor de la defensa de los derechos humanos…No sorprende que nos respalden los empresarios” (73).

Pero no pueden existir políticos corruptos sino existen empresarios y financieros corruptores, que fueron éstos quienes crearon la cultura del pelotazo urbanístico, que los sobres los suministraron empresarios, que son éstos los que más defraudan a la Hacienda según el sindicato de inspectores de Hacienda, que el expresidente de la CEOE (Díaz Ferrán) está en la cárcel por mangante y corrupto, etc. Y en fin, que esos empresarios y financieros mantienen un estrecho vínculo con la monarquía.

En España el problema político principal no es la corrupción, sino la naturaleza de un régimen que impide cualquier programa de progreso social. Y ahí es donde la unidad popular debe articularse en torno a una completa ruptura democrática con el régimen monárquico y oligárquico, la construcción de una nueva organización del Estado, la república popular, democrática y federal y la lucha contra la crisis económica.

Contra la casta y la clase política

Una de las aportaciones de Podemos es centrar su discurso sobre la casta, una idea que no es nada nueva, ya que es la vieja “clase política” de la que ya nos hablaba Pareto y Mosca, senadores vitalicios en la Italia de Mussolini, a los que Gramsci combatió política e intelectualmente.

También Jose Antonio Primo de Rivera hablaba contra los partidos, contra la política y contra la casta: “No necesitamos una casta de políticos que se interponga entre nosotros y el Estado” (74), también decía que la Falange no era ni de izquierdas ni de derechas, que esos valores están caducados (75).

En esta crítica abstractra hacia la política no se salva nadie que tenga un mínimo cargo, aunque se trate de un concejal sin sueldo (hay decenas de miles en España). No olvidemos que el descrédito de la política en general es caldo de cultivo para el oportunismo y el fascismo. Y de este descrédito no está nadie a salvo, de ahí la campaña contra determinados dirigentes de Podemos (Monedero y Errejón) para favorecer a la nueva marca de la derecha liberal, Cs. Mientras tanto los empresarios y banqueros se parten el culo viendo como la ira de los plebeyos, perdón, la gente, ciudadanos, etc., no va con ellos, y más cuando toda la izquierda a la izquierda del PSOE se fragmenta como nunca.

El ataque hacia IU también se inscribe en este campo, precisamente cuando IU fue la primera en combatir la corrupción denunciando la burbuja inmobiliaria, cuando esta era un símbolo de “modernidad”. Fue IU quien combatió al Pocero, exponente empresarial del pelotazo en el ámbito inmobiliario, en unos momentos en que denunciar esta corrupción costaba querellas. Doce querellas tubo el alcalde de Seseña por denunciar la estafa inmobiliaria.

¡Ya basta de ocultar al pueblo de que hay políticos de distintas clases que representan intereses opuestos en la lucha de clases!.

El maniqueísmo de la financiación ilegal de los partidos políticos

Sobre la financiación de los partidos políticos y los parlamentarios prevalece el maniqueo discurso de buenos y malos, legal e ilegal. El problema de fondo sigue siendo el mismo de siempre, el capitalismo y sus corruptores. Si comparamos a España con EE.UU. veremos malos, corruptos e ilegales aquí, pero allí buenos y legales. Esa legalidad no oculta que en EE.UU. los partidos políticos se financian con donaciones privadas, aportadas por el capital financiero yanqui. Los lobbies (grupos de presión) son legales, la información transparente, etc., aquí no. Pero ello no cambia el carácter de clase de los partidos de la burguesía, no los hace más democráticos, ni tan siquiera los convierte en incorruptibles. Aún siendo legales, moralmente son corruptos ante el pueblo, ya que nunca defienden los intereses generales sino los de la minoría que legalmente les soborna, las corporaciones industriales, financieras, de la guerra, mediáticas, etc.

Los lobbies y comisiones de expertos pagados por las grandes corporaciones monopolistas son legales en EE. UU, y en la UE, con el fin de influir directamente en las decisiones políticas. En el año 2000, los 429 candidatos con mejor financiación en sus campañas ocuparon los primeros 429 primeros lugares en el parlamento yanqui (76). La evidencia de la influencia de los grupos más poderosos del capital sobre los Estados, las instituciones financieras internacionales y europeas, nunca han sido tan descaradas como hoy. El autoritarismo del Estado capitalista ha superado el parlamento como órgano de la democracia burguesa. Las leyes se preparan entre los despachos ministeriales y los grupos de presión de las grandes corporaciones del capital.

La Trilareral, el grupo Bilderberg, el comité de relaciones exteriores de EE.UU., el grupo Bussiness Europa, la Mesa Redonda Europea de los Industriales, el FMI, el BCE, etc., son organismos creados para dictar las políticas de los gobiernos capitalistas. Líderes políticos, empresariales, financieros, académicos influyentes, monarcas, y algunos periodistas deciden sobre la línea económica para aumentar la explotación de la clase obrera, y sobre la política internacional y las guerras que el imperialismo debe emprender para saquear a las naciones dependientes. Es de lógica encontrar a muchos de los líderes políticos al frente de diferentes empresas, o viceversa, también pueden pasar del Estado a una transnacional. Hank Paulson, exsecretario del Tesoro de la administración Bush fue presidente de Goldman Sachs. Peter Sutherland comisario europeo, que pasó de los bancos irlandeses privados a ser director de la OMC, y actualmente presidente de la transnacional petrolera British Petroleum. Las puertas giratorias entre los aparatos gubernamentales, instituciones capitalistas internacionales y los puestos de dirección de las grandes empresas y entidades financieras han sido y seguirán siendo consustanciales con el capitalismo y su democracia formal, burguesa.

En España el papel del bipartidismo en promover el crecimiento económico mediante pelotazos urbanísticos y reformas laborales en beneficio de la oligarquía financiera ha sido recompensado con la financiación ilegal de los partidos afines y sus aliados autonómicos. La burbuja inmobiliaria fue el caldo de cultivo del caciquismo y la corrupción debido a la débil inserción de la industria española en el capitalismo internacional. El fuerte desarrollo de la producción de vivienda residencial y las reformas institucionales en materia urbanística fue promovido por la oligarquía financiera española. Este sistema emana de la dictadura franquista que habilitó a los ayuntamientos para recalificar los terrenos con facilidad, comenzando de esta forma la relación estrecha entre el gobierno político y la élite económica municipal. Tras la transición se desarrollaron los pelotazos inmobiliarios, proyectos no rentables (aereopuertos, parques temáticos, autopistas) que han servido para dar inmensos beneficios a los propietarios de las constructoras. Son muchos los casos de corrupción vinculados a la adjudicación de obras y servicios.

Y aquí caben todos los partidos gobernantes procapitalistas, no sólo el PP o CiU. También el PSOE. No olvidemos la financiación de la Fundación Ebert para contrarrestar la vía de la ruptura democrática y la hegemonía comunista en el movimiento obrero. Entre 1978 y 1985 1.400 millones de las antiguas pts. salieron de la fundación alemana para el PSOE de Felipe González (77), fundación financiada por el consorcio Flick cuyo propietario fue condenado en los juicios de Nuremberg. Luego vendrían los fondos reservados, Filesa, Ave, Seat, Cesid, Guerra, Expo 92, Roldán, Palomino, GAL, PSV…etc.

Recuperar la lucha política, social e ideológica

El impulso ético contra la corrupción no parece un punto suficiente para derribar el régimen capitalista, ni tan siquiera el régimen político de 1978. Falta maduración ideológica de clase, más allá del concepto etéreo de ciudadano, base organizativa de masas, movilización social, y una vanguardia política de cuadros y militantes en las luchas cotidianas de las masas. Recordemos que el PCE con menos del 4% de los votos en 1936 se convirtió en un partido de masas, en la fuerza hegemónica del frente popular, en la vanguardia de la lucha contra el fascismo y bajo el franquismo en la ilegalidad fue la fuerza hegemónica del antifranquismo. Hubo ideología de clase, base organizativa de masas y movilización social, bajo el escenario de la lucha de clases no ignorada, prohibida, perseguida y reprimida por el régimen franquista.

Hoy nos hace falta más que nunca una vanguardia política, un intelectual colectivo organizado en los frentes de lucha, propio de la clase obrera y las masas populares, porque sin dirección política, sin rearme ideológico de las masas trabajadoras no ha habido ni habrá cambio revolucionario.

¿Nos acordamos del Maidan?, pues bien, uno de los impulsores de Podemos, Santiago Alba Rico, pródigo en defender movilizaciones “populares” que acaban por dar el poder a la reacción (Egipto de los Hermanos Musulmanes, Libia balcanizada por los “luchadores de la libertad”, Ucrania gobernada por neonazis) sin hacer un análisis serio sobre el carácter de clase de las luchas, hace un año señalaba de que en Ucrania no había habido un golpe de Estado ultraderechista (78) sino una rebelión popular (sic). Sí, el mismo que dijo que la intervención de la OTAN en Libia salvó vidas (79), que lo que hubo fue una “revolución popular” (80), y el que insiste en que los EE.UU. ¡¡¡lleva 10 años sin intervenir militarmente en ningún sitio, ni está detrás de nada!!! (81).

Es evidente, que cuando las movilizaciones populares no pasan de la espontaneidad y las reivindicaciones inmediatas a la conciencia de clase y, las reivindicaciones políticas a los objetivos de clase revolucionarios, cualquier proceso de crisis orgánica del poder político puede ser cooptado y dirigido por las clases dominantes. Y eso fue lo que pasó en Ucrania, una parte de la oligarquía ucraniana en alianza con el imperialismo yanqui y los mercenarios neonazis financiados por la USAID tomaron el timón de las protestas y convirtieron a Ucrania en una zona de guerra contra la población civil, aplicando desde entonces las peores medidas de austeridad de su historia. Y aquí en España mientras sigamos debatiendo sobre la esencia de las formas, renunciando a la lucha ideológica, y a la imprescindible unidad de la izquierda social y política y la movilización sostenida de las clases populares, la “revolución pasiva” se impondrá, la crisis la seguiremos pagando los trabajadores, el régimen se reafirmará con cambios de forma, y la oligarquía financiera seguirá riéndose en sus mansiones aplaudiendo las teorías que niegan que la lucha de clases exista, porque claro, ni el imperialismo yanqui tiene nada que ver con las guerras actuales, en Libia el “impulso popular” cristalizará en un “gobierno más justo, democrático” (82) y en España ¡¡¡mandamos los ciudadanos, leche!!!. Y somos tan listos, que nos lo creemos. ¿A que sí, Alba Rico?.

18. EL PAISAJE TRAS EL 24 M. HACE FALTA UN FRENTE POPULAR DE IZQUIERDAS PARA DERROTAR AL BIPARTIDISMO

Inequívocamente en estas elecciones el PP ¡¡¡se ha pegado una hostia!!!, tal y como dijo la desconsolada Rita Barberá. En las elecciones municipales con 6.057.000 votos el PP ha perdido 2,4 millones de votos, del 37,53% ha pasado al 27,03%, 3.757 concejales menos. Y lo más gordo, con mayoría relativa pierden alcaldías emblemáticas como las de Madrid, A Coruña, Valencia, Zamora, Valladolid, Sevilla, Cádiz, Huelva, Ciudad Real, Castellón, etc. El PP puede mantener alcaldías como Burgos, Alicante, León, Cuenca, Málaga, Almería, Murcia, Guadalajara etc., con el apoyo de Cs. En las autonómicas el PP pierde en Extremadura, y con mayoría relativa pierde Valencia, Aragón, Castilla la Mancha, Cantabria y Baleares. Además su exsocio UPN en Navarra pierde el gobierno foral. El PP mantiene el gobierno en Madrid, Castilla y León, Murcia, La Rioja y Melilla siempre con el apoyo de Cs. Sólo consigue mayoría absoluta en Ceuta.

El PSOE con 5.603.000 votos ha perdido 673.000, del 27,8% al 25%, 943 concejales menos. Se ve relegado de gran parte de los mayores núcleos urbanos como Madrid, Barcelona, Valencia, Zaragoza… aunque mantiene otros como Sevilla, Valladolid… mediante pactos. Respecto al PP acorta distancias en la caída y logra las investiduras de los gobiernos de Extremadura, Castilla La Mancha, Valencia, Asturias, Aragón, Baleares con el apoyo de Podemos, IU, Compromís y sin descartar a Cs, en Andalucía.

Cs, con su irrupción en el panorama estatal aupado por los medios, consigue el título de tercer partido municipal con 1.467.000 votos, el 6,55%, aunque por nº de concejales (1.527) es el 4º. UPD tiene las horas contadas. Cs se limita a completar la mayoría absoluta que le falta al PP (Rioja, Madrid) o al PSOE (Andalucía), peón auxiliar, partido bisagra del bipartidismo. Sin embargo el casi millón y medio de votos no basta para que el PP pierda el gobierno en comunidades y ayuntamientos estratégicos.

Podemos, que no se presentaba en las municipales como marca electoral, obtiene una fuerte presencia en todas las comunidades autónomas con 1.794.000 votos y 120 diputados autonómicos, siendo determinante para quitar los gobiernos autonómicos al PP en 6 comunidades autónomas apoyando la investidura del PSOE (Valencia, Baleares, Extremadura, Aragón, La Mancha), y en Cantabria facilitando la investidura de Revilla (83). En las municipales ha centrado su campaña en el apoyo a las candidaturas de unidad popular junto con IU, Anova, EQUO, en grandes núcleos urbanos, participando a título individual en 26 capitales.

IU-ICV-EUIA, la Izquierda plural, ha conseguido 1.424.000 votos con marca propia, del 7,4% al 6,4%, y 2.575 concejales en el 40% de los municipios en los que se ha presentado. En el resto ha ido integrado en candidaturas de unidad popular, mejorando los del 2011, obteniendo resultados no conocidos hasta ahora en Barcelona, Zaragoza o Zamora. En Barcelona 4 de los concejales de Barcelona en Comú son de ICV-EUiA, en Zaragoza 5 de los 9 de Zaragoza en Común son de IU, y en Madrid 5 de los 20 de Ahora Madrid. El voto obtenido por las candidaturas apoyadas por IU y el PCE incluyendo las candidaturas de confluencia ha llegado al 10,53%. De las 82 ciudades más importantes IU ha pasado de tener representación de 60 a 67, y ha incrementado el 25% del nº de alcaldías, con más de 160. Con lo cual IU en nº de concejales sigue siendo la 3ª fuerza política. Otro dato antagónico son las autonómicas, IU pierde 26 diputados autonómicos, de 35 a 9 diputados, manteniendo presencia únicamente en Asturias, Navarra, Castilla y León, Aragón, además de Andalucía. El voto útil hacia Podemos ha arrastrado gran parte de la representatividad que mantenía IU.

CiU pierde 110.000 votos con 668.000 sufragios, mientras que ERC dobla al pasar de 257.000 a 510.000 votos.

Algunas conclusiones de estos resultados

El PP pierde representación y las mayorías absolutas, excepto en Ceuta. Es insuficiente el apoyo de Cs para mantener su poder institucional tanto en las locales como en las autonómicas, el pacto con Cs sólo les salvaría 5 gobiernos y perdería 6 autonomías.

Podemos como corriente ajena al movimiento obrero dentro de la izquierda no desbanca el poder autonómico del PSOE que resiste su embestida. Si sumamos los votos de las autonómicas andaluzas el PSOE ha conseguido 4,5 millones de votos y Podemos casi 2,4 millones.

Las candidaturas de unidad popular obtienen un buen resultado colocándose como primera o segunda fuerza en las ciudades donde IU y Podemos se han puesto de acuerdo. Las principales ciudades industriales y de servicios pueden convertirse en el motor del cambio de la izquierda alternativa.

La derecha (PP, Cs, UPD, CiU, PNV, CC, UPN) ha pasado de 10.334.000 votos a 9.013.000 votos, perdiendo 1,3 millones.

El bipartidismo no se recupera, se resiente, pero tampoco desaparece, no ha sido derrotado y su capacidad de mutación se demuestra con la expansión de Cs. Con respecto a las europeas de hace 1 año, el PP ha pasado del 26% al 27%, y el PSOE del 23% al 25%, del 49% al 52% de los votos. Pero gracias a la ley D´Hont sus 43.573 concejales (22.750 + 20.823) representan el 64%.

No obstante el bloque neoliberal (PSOE + derecha) mucho más amplio, que ha pasado de 16.610.000 a 14.616.000 votos, perdiendo 2 millones, sigue representando el 66,6%. Y en las autonómicas de los 864 diputados elegidos hasta ahora, el 80% corresponden a partidos proausteridad, mantienen 41 alcaldías de capitales de provincia y se reparten el gobierno de todas las comunidades autónomas.

La participación ha sido más baja, del 66,2% al 65%. Asignatura pendiente para la izquierda.

La Unidad Popular en las municipales. Ser y no ser

Es evidente que el desplazamiento del PP era una medida necesaria de la cual toda la izquierda debemos alegrarnos, pero a grandes rasgos viendo el bosque y sin caer en falsos triunfalismos, este resultado es imposible de comparar con las del 14 de abril de 1931. No se ha desalojado al bipartidismo en la mayoría de las capitales y no se ha puesto encima de la mesa un programa de ruptura democrática que cuestione la monarquía. Ojo al dato. Las candidaturas de unidad popular ha ganado en 5 capitales de provincia, IU en 1, EHBildu en 1, BNG en 1, Compromís en 1, el PP conserva la alcaldía en 19 capitales de provincia, el PSOE en 17, el PNV 3, CC 1 y CIU 1. Además PP y PSOE se reparten la mayoría de gobiernos autonómicos.

Las candidaturas de unidad popular de confluencia han salido victoriosas en 4 capitales de provincias, A Coruña, Zaragoza, Barcelona, Madrid (84), en la capital gallega, Santiago de Compostela y con excelentes resultados en Burgos, Salamanca, Guadalajara, Teruel, Pontevedra, Alicante y Bilbao. Diferentes denominaciones, Marea Atlántica, Marea Pontevedra y Compostela Aberta, son candidaturas conformadas en ciudades gallegas por EU, Podemos, Anova y ecosocialistas. Barcelona en Comú con Podemos, ICV, EUiA. Ganemos, candidaturas conformadas en toda España en muchos casos a título individual por Podemos, IU y Equo. Ha habido coincidencia entre IU y Podemos en las candidaturas de Zaragoza en Común, Ganar Teruel, Bilbao en Común, Guanyar Alacant, Ahora Guadalajara, Ganemos Salamanca. Imagina Burgos que se presentó como coalición de electores, Podemos no se integró por no asumir la suma de siglas.

Podemos que ha participado en 26 de las 50 capitales de provincia, insistió en que no se identificara las siglas de los integrantes en el nombre de la candidatura y ha apoyado otras listas sin IU en capitales de provincia (candidaturas de unidad sin confluencia): Por Cádiz Si se Puede, Valencia en Comú, Ganemos Córdoba, Vamos Granada, Málaga Ahora, Participa Sevilla, Cáceres Tú, Recuperar Badajoz, Lugonovo, Somos Oviedo, León Despierta, Sorianos, Sí se Puede Valladolid, Segovia en Común, Castelló en Movimient, Es Ahora Murcia, Hegem Gaude en Vitoria, Aranzadi en Pamplona, Tenerife Sí se Puede, Som Palma, Gran Canaria Puede. Alcaldía en Cádiz.

También IU se ha presentado en candidaturas de unidad popular sin Podemos (candidaturas de unidad sin confluencia) en capitales con la marca Ganemos en Cáceres, Badajoz, Albacete, Ciudad Real, Toledo, Palencia, Cádiz, León en Común, Toma la palabra Valladolid, Cambia Logroño, Cambiemos Murcia, Irazabazi en Vitoria, además de ir con marca propia en Cuenca, Zamora, Córdoba, Segovia, etc., logrando la alcaldía en Zamora.

Con esta división, IU se ha quedado sin concejales en Valencia, Badajoz, Cáceres, Palma, Gran Canaria y Castellón, y Podemos en Segovia, Zamora, Albacete, Ciudad Real, Cuenca, Toledo, Palencia y Logroño.

La falta de unidad en la mayoría de las candidaturas urbanas ha provocado dispersión de las fuerzas populares a nivel local y ha restado el efecto suma y multiplicador de aquellas candidaturas en las que sí se han ido conjuntamente. En aquellas ciudades donde tanto la candidatura avalada por Podemos como por IU que no han conseguido alcanzar el 5% se han perdido votos y concejales. En las locales de Valencia si los 19.424 votos de EUPV se hubieran integrado en Valencia en Comú, hubiera conseguido 2 concejales más colocándose por delante del PSOE (5 concejales y 59.844 votos), y hubiese dejado al PP con 1 concejal menos (9 en vez de 10). En Zamora si la candidatura avalada por Podemos con 1.183 votos se hubiera puesto de acuerdo con IU, hubieran ganado las elecciones con 1 concejal más (9 concejales y 10.548 votos) y el PP hubiese perdido 1 (de 10 a 9). Otro caso distinto es Madrid donde la candidatura avalada por el sector de IA y una parte de IUMadrid la suma de los votos a la de Carmena no movería el resultado.

En cuanto a Catalunya donde ICV-EUiA ha impulsado candidaturas de unidad popular se ha mejorado la representación institucional además de Barcelona en la mayoría de localidades, en Lleida, Castelldefels, Mollet del Vallés, Terrasa, Olesa de Monsterrat, Abrera, Martorell, Pallejá, Villafranca del Penedés, Tortosa, etc, y en otras como L´Hospitalet, Sabadell, Montornés del Vallés, Gavá, Barberá del Vallés, Figueres… ha mantenido la representación. Allí donde se ha presentado sólo la coalición en competencia con candidaturas de unidad popular ha mantenido la misma representación en Tarragona, Vilanova i la Geltrú, El Prat, Blanes, Montornés del Vallés, etc., sólo ha mejorado resultados en Lloret, mientras que ha retrocedido en Girona, Santa Coloma de Gramanet, Viladecans, Granollers, Cerdanyola del Vallés, Sant Feliu de Llobregat, Montcada i Reixach, Sant Joan Despí, etc., incluso en algunas localidades no sólo pierde representación sino que se coloca detrás de candidaturas de unidad popular en Badalona (Badalona en Comú), Mataró (Volem Mataró), Cornellá (Cornellá en Comú), Rubí, y Sant Adriá del Besós (Sant Adriá en Comú), y sin representación en Ripollet (Ara Decidim).

La Unidad Popular en las autonómicas, el dilema podemista: no ser y no ser

Donde se ha visto más claro el efecto demoledor de la falta de unidad popular ha sido en las autonómicas. Aquí Podemos ha primado su marca, llegando a alcanzar el 14% de los votos en las elecciones, lejos del 25% del PSOE, excepción en Aragón donde precisamente Echenique el candidato no apoyado por Iglesias, consigue el 20,51% de los votos.

En Madrid si se sumaran los 130.000 votos de IU, una candidatura unitaria (Podemos-IU) hubieran sacado 4 diputados más (31 diputados y 718.839 votos), y el PP no podría gobernar con el apoyo de Cs al perder 2 diputados (46 en vez de 48), ¿tamayazo remix?. Un dato a destacar es que en Madrid capital, mientras la candidatura encabezada por Carmena obtenía 519.210 votos, la de Podemos en las autonómicas sólo consiguió 287.000, lo cual es una muestra clara del efecto multiplicador de la unidad que sí se da en las locales de Madrid pero no en las autonómicas. En Valencia con los 106.000 votos de EUPV, la candidatura de unidad popular hubiera quedado por delante de Cs con 4 diputados más (17 y 385.643 votos) y el PP hubiese perdido 3 diputados (de 31 a 28). Si siguiéramos el registro veríamos que esto es lo que ha pasado en todas las comunidades donde IU no ha conseguido alcanzar el 5%. Al primar la marca electoral Podemos se ha renunciado el efecto suma y multiplicación en los resultados electorales.

No ha habido un “Ganemos” autonómico, y el PSOE continúa como 2ª fuerza política en las autonómicas. El PSOE no se ha pasokizado.

De estas elecciones se desprende que con un 14% es insuficiente para desbancar al bipartidismo PP-PSOE y al bloque neoliberal PP-PSOE-Cs-CiU-PNV… Las opciones de gobiernos autonómicos se limitan al PP apoyado por Cs y PSOE apoyado por Podemos y Cs.

Mirando al futuro, un Frente Popular de izquierdas por la IIIª República

El voto del 24M ha sido un clamor contra la corrupción, la demanda de justicia social, contra el paro y los recortes, el rechazo del carácter antidemocrático del régimen, y en definitiva la exigencia de un cambio radical de la situación política y social.

Existe la posibilidad histórica de que las candidaturas de unidad popular puedan desbancar al bipartidismo en las generales. Tal y como se ve en las municipales de Barcelona, y de forma más clara en Madrid, donde los votos de Podemos en las autonómicas sólo supusieron el 55% de los obtenidos por Ahora Madrid. Una muestra clara de que la mayoría de la izquierda social apuesta por la unidad por encima de cualquier sigla, incluyendo la de Podemos.

No haber extrapolado esta experiencia local a las autonómicas ha imposibilitado desbancar al PSOE. ¿Nos imaginamos el mismo resultado de la unidad popular que en Madrid, Barcelona y Zaragoza, como primera o segunda fuerza política por delante del PSOE en la comunidad de Madrid, Aragón y Catalunya?. Aún queda las catalanas, pero de haberse dado la unidad popular en las autonómicas el PSOE hubiera pasado a tercera fuerza institucional. ¿Reflexionarán los dirigentes de Podemos?.

Tanto la dirección de IU como del PCE que llevan desde antes de las elecciones haciendo propuestas de unidad popular para las generales. Las bases podemistas han comenzado a moverse en los foros de debate apostando por la confluencia a nivel estatal (85), propuesta similar a la que IU viene haciendo.

Ante esta propuesta popularizada entre las bases de Podemos, sus líderes han cocinado un análisis tramposo de las elecciones, diciendo que lo de Madrid es testimonial (sic), que Podemos ha sacado en realidad más votos en las autonómicas que las candidaturas de unidad popular en las capitales de provincia, poniendo como por ej. Málaga, Córdoba, Cádiz, Valencia, Castellón, Badajoz, etc, ciudades donde no ha habido confluencia en las candidaturas de unidad, y se han presentado candidaturas diferentes. Ello les lleva a la conclusión de que la unidad popular en las generales sólo puede funcionar bajo el paraguas de “Podemos”. Mayor soberbia y sectarismo es imposible.

Pero se falta a la verdad, porque Podemos se centra en las capitales donde no hubo confluencia y donde se presentaron diferentes candidaturas de izquierda, por lo que no tiene en cuenta los votos de las otras candidaturas de unidad popular o de IU. Por ejemplo, en Córdoba capital Podemos obtuvo el 16,06% de los votos en autonómicas, y en las municipales la candidatura de Ganemos el 12,51%, pero es que la de IULV-CA obtuvo el 11,97% en las municipales, si sumamos los votos tendríamos un 24,48%, más de 8 puntos, un 33% por encima de lo que Podemos obtuvo en las autonómicas. Lo mismo sucede en el resto de capitales donde no hubo confluencia. Pero es que además, en Zamora capital IU con el 29,1% de los votos en las municipales dobla el porcentaje autonómico de Podemos. Por lo tanto, mienten de forma interesada los dirigentes podemistas.

Lo único que están dispuestos a hacer en las generales es añadir un guión (Podemos-…) para incorporar a partidos autonómicos como Anova, Compromís, ICV, dejando fuera a IU que suma muchos más votos. “En Catalunya, País Valenciá y Galicia me gustaría apostar por fórmulas en las que Podemos se pudiera encontrar con otros sectores políticos en el marco de la unidad popular” (86), Iglesias dixit. Y en respuesta a la propuesta de Garzón la única predisposición es que reconozca que se ha equivocado (sic) que se vaya de IU “y veremos lo que hacemos” (87).

Al margen de la soberbia, la prepotencia y la falta de respeto a sus propias bases que piden la unidad popular, la única conclusión que se puede sacar es que a los líderes podemistas sí que les preocupan las siglas, las suyas claro, que no les importaría formar coaliciones sin IU, que pretenden desplazar a IU a como referente estatal a la izquierda del PSOE, y por eso son reacios a cualquier propuesta de candidatura de unidad popular para las generales con IU. Y en tal sentido Iglesias insiste machaconamente contra la rueda de la historia apostando por el oportunismo en perjuicio de la oportunidad rechazando la constitución de un frente de izquierdas (88), lo que en realidad no es más que rechazar ir con IU, ya que sí está dispuesto a ir con ICV, Compromís y Anova. La jugada no es más que fracturar a la izquierda.

Se está dejando atrás la experiencia histórica que supuso la creación del Frente Popular como coalición electoral de los principales partidos de izquierda españoles (89).

frente-popular

Los dilemas del PCE e IU

Es necesario promover un frente popular de izquierdas de cara a las generales, crear un nuevo movimiento político social que supere la dispersión. Unidad Popular no sólo electoral sino sociopolítica en los frentes de lucha, en las mareas de la enseñanza y la sanidad, contra los deshaucios, en las luchas laborales, etc. No sólo Podemos e IU, sino todas las organizaciones de izquierda antiausteridad, Anova, CHA, Equo, ICV, Compromís, todas las organizaciones sociales, sindicales, de lucha contra los deshaucios, etc., deben formar parte del nuevo proyecto de transformación social y política y dotarse de un programa de mínimos.

Pero también en el PCE e IU ha faltado la iniciativa política de adelantarse a los cambios. En primer lugar, la herencia del eurocomunismo es una losa que ha pesado y mucho. No fue hasta hace poco en abril del 2009 que el PCE comenzó a apostar por la ruptura democrática proponiendo abrir un proceso constituyente hacia la IIIª República como alternativa a la crisis, soltando el lastre con el régimen de 1978.

En segundo lugar, ha faltado la iniciativa política para colocar al PCE e IU a la cabeza de la unidad popular, como en los años 30 cuando el PCE pasó del infantilismo a levantar la bandera de la revolución asturiana, el antifascismo y el Frente Popular, convirtiéndose en la mayor garantía de la unidad popular, en la fuerza política más visible y en el mejor partido republicano de la historia de España (90). En esta ocasión, centenares de militantes de IU han trabajado por las candidaturas de unidad popular dando cumplimiento a lo acordado en la X Asamblea de IU, pero las más de las veces contra sectores dirigentes de la federación de IU.

En tercer lugar, en IU todavía hay quienes defienden la teoría de una segunda transición y las alianzas con el PSOE en las instituciones de gobierno, aspecto que en más de una ocasión ha causado descalabros electorales, ya que el PSOE es un partido prorégimen, proausteridad, como diría Lenin en este caso, social-liberal. Por eso, tras el 15 M, las dos últimas huelgas generales, las movilizaciones por la enseñanza y sanidad públicas, las marchas por la dignidad, era necesario pugnar por un Frente Popular más amplio, para desbancar al social-liberalismo, y liberarse del maldito “voto útil” al PSOE que desde hace 30 años se viene imponiendo para desbancar a la derecha con políticas de derecha (sic). Algo que IA y Llamazares, no comparten, y que en IU no se ha sabido superar cayendo en terreno pantanoso (tripartit, pacto andaluz, Extremadura…).

Pero cuidado, este dilema también se le va a presentar a Podemos que adquiere poder institucional por encima del 10%, igual que IU en las elecciones autonómicas de 1994-95. Hay que desalojar al PP de los gobiernos pero no se puede estar en ningún gobierno autonómico con quien forma parte del bipartidismo y del régimen político de la austeridad, y no porque haya que “prepararse para las generales” como sitúa Iglesias (91). Estaba claro que el PSOE iba a presionar para dar su voto en el ayuntamiento de Madrid, a cambio de su investidura en comunidades como Andalucía, Valencia, Castilla la Mancha o Extremadura directa o indirectamente. Es evidente que sería un error caer en la tentación de formar parte de gobiernos autonómicos incluso tras las generales con quienes están más cerca de la oligarquía financiera que de los trabajadores, como demostró Susana Díaz al incumplir el pacto con IU en Andalucía. Olvidarlo es suicida. La experiencia de las coaliciones de la izquierda con los gobiernos “socialdemócratas” europeos es indicativa.

Hay que apostar de forma clara por la ruptura democrática con el régimen. Desalojar a la derecha sí, pero desalojar la política neoliberal de las instituciones, también.

19 CONCLUSIONES

¿Es posible alcanzar el socialismo desde las instituciones sin la movilización de las masas trabajadoras, o se debe ligar la política institucional a las luchas del movimiento obrero y popular?

No es posible. La labor institucional debe ser un apéndice, un frente de trabajo más de la izquierda, sometido a las luchas del movimiento obrero y popular, bajo objetivos programáticos claros contra las políticas neoliberales en lo inmediato, sin renunciar por ello al objetivo estratégico de luchar por superar el capitalismo y construir el socialismo como única alternativa al caos económico y ecológico.

Una de las razones por las cuales Podemos ha sabido recoger la indignación del 15 M ha sido la falta de autocrítica de la izquierda, y no hablo del PSOE social-liberal, sino de IU, ICV, etc. La aparición hace unos años de Ada Colau disfrazada de “supervivienda” boicoteando un miting de Inma Mayol en Barcelona puede sonar a risa, pero no deja de constatar que se ha estado colaborando con las políticas neoliberales tanto a nivel municipal como autonómico. Los recortes bajo el Tripartit (tijeretazo de “progrés”) se hicieron colocándose la izquierda política contra el movimiento obrero, los recortes en la Junta de Andalucía también se hicieron, y a pesar de que gracias a IU se paralizaran los deshaucios este hecho no oculta que fue un error entrometerse en un gobierno con el PSOE sin un programa de izquierdas antineoliberal, en el que se rechazaran las políticas de austeridad. La ambigüedad de IU en Extremadura dirigida por IA de Llamazares la llevó hasta situarse en contra de los escraches y la PAH (sic), yendo de la mano con el PP y el PSOE, además de permitir el gobierno autonómico del PP, e ICV en el parlamento europeo la vimos votando a favor de la guerra en Libia.

La conexión de Podemos con el 15M, y su expresión electoral, ha sido posible porque la denominada izquierda transformadora realizó políticas “responsables con los recortes” como dijo Zapatero y no realizó en su tiempo la necesaria autocrítica, ¿alguno ha escuchado a los dirigentes de ICV o EUiA criticar la gestión del tripartit y sus recortes?. Más bien al contrario, quienes criticábamos éramos tildados de ir en contra de la “política de alianzas” de la formación con el PSC (sic). Y no olvidemos que en 1911 el auge del anarquismo y la fundación de la CNT fueron debidos fundamentalmente por la política reformista del PSOE. Por tanto, no nos quejemos ahora con el auge de Podemos, como si las políticas en coalición con los recortes no tuvieran nada que ver.

Se dice que de los errores y la experiencia se aprende, pero sucede lo contrario. Si echamos una ojeada a Europa en su historia reciente en el campo no sólo de la socialdemocracia sino también de la izquierda antineoliberal veremos lo mismo.

Tomemos la experiencia más reciente de la socialdemocracia en Francia, que algunos dirigentes sindicales tomaban como referente de “otra política europea”. En la precampaña electoral Hollande prometió aumentar los impuestos a los ricos hasta el 75%, rebajar la edad de la jubilación de los 62 a los 60 años, inversión pública para reducir el paro, aumentar el gasto público en educación, salud y vivienda social, y retirar las tropas de Afganistán. Una vez en el gobierno, la inversión pública no se materializó, el paro ha seguido creciendo, el ministro de economía Macron de la Banca Rothschild, redujo los impuestos a la oligarquía financiera (50.000 millones de €) e impuso recortes en los programas sociales. Hollande envió tropas militares a Malí, bombardeó Libia para apoyar al yihadismo, envió asesores militares para apoyar a la junta fascista de Ucrania, ayudó a los “rebeldes” yihadistas sirios, y se sumó a Alemania en la exigencia a Grecia del pago de la deuda a la banca privada. Ni fiscalidad a los ricos, ni aumento de gastos sociales, ni inversión pública para crear empleo, ni paz, ni reducción de la edad de jubilación. Guerra, recortes sociales, aumento del paro y reducción fiscal para el capital. La consecuencia, el PSF ocupa el tercer lugar en la preferencia electoral de los franceses, tras la ultraderecha del FN y la derecha tradicional. Le han estado haciendo el trabajo sucio a la derecha y la extrema derecha.

Tenemos también la experiencia de los partidos comunistas europeos que por la mañana votaban a favor de privatizaciones, recortes sociales, la implicación en guerras imperialistas y por la tarde organizaban movilizaciones. Las experiencias de la participación comunista en los gobiernos europeos han demostrado que per se no se detienen las privatizaciones, la regresión social, ni la participación en guerras imperialistas.

La experiencia de RC en Italia con el gobierno de Romano Prodi fue nefasta. Bertinotti abrazando el revisionismo de Toni Negri rechazó el partido de vanguardia, lo reemplazó por el partido suma de movimientos, la clase obrera se la colocaba sin rol en la conquista del poder político, dio una nueva definición del imperialismo donde no existen bloques rivales y guerras para el reparto del mundo. En sintonía con este desvarío en el 2007 con el gobierno de coalición del Olivo RC se implicó en la guerra de Afganistán y las políticas de austeridad. Consecuencia, el PRC perdió toda su representación parlamentaria.

En Francia el PCF participó en el gobierno de la izquierda plural (1997) con tres ministros, en dicho gobierno hubo más privatizaciones que bajo los gobiernos de derecha de Juppé y Balladur, la privatización de Air France en 1999 lo emprendió el ministro comunista de obras públicas Jean Claude-Gayssot, y el gobierno de Jospin se implicó en los bombardeos de Yugoslavia sin que se rompiera el pacto de gobierno.

En Alemania, Die Linke en 10 años de gobierno junto al SPD en Berlín se cerraron guarderías, se recortaron las ayudas sociales, se privatizaron 122.000 viviendas sociales, se apoyó la privatización parcial de los tranvías, se posicionó contra la desprivatización de la sociedad de agua de Berlín, contribuyó a la privatización parcial del hospital de Berlín, etc. En las elecciones al senado berlinés del 2010 Die Linke se hundió, del 22,3% al 11,5% (92).

El Bloco de Esquerda portugués tras un crecimiento electoral histórico al colocarse por delante del PCP se desplomó tras las generales del 2011 tras apoyar el rescate financiero y la ola de recortes del gobierno socialdemócrata.

Todo esto luego se reduce al cántico cándido: “Sin nosotros hubiera sido peor”. Lo verdaderamente peor: hacerle el trabajo sucio a la derecha o la izquierda social-liberal, allanarle el camino a la hegemonía.

Por último, la experiencia de Syriza. Renegaron del programa de Salónica, admitiendo los dictados de la Troika. Prometieron impugnar toda o parte de la deuda, y acabaron reconociéndola haciéndose cargo de todas sus obligaciones. Prometieron enfrentarse al paro, priorizar el gasto social, aumentar el salario mínimo, volver a emplear a los despedidos en la sanidad, la enseñanza, y aumentar las pensiones. Tras dos semanas de tensas negociaciones con la Troika, Tsipras y Varoufakis, priorizaron la austeridad realizando pagos de la deuda y postergando los gastos sociales. Prometieron reexaminar las privatizaciones de empresas públicas realizadas por anteriores gobiernos y aprobaron todas las privatizaciones pasadas y presentes. Mientras el pueblo griego padece las consecuencias de la crisis capitalista, Varuofakis, exasesor económico del neoliberal Papandreu, posaba en una sesión de fotos en la terraza de su lujoso ático para París Match. Las últimas movilizaciones del pueblo griego, de los sindicatos PAME y Adedy, han puesto al gobierno de Syriza-Anel al borde de la única alternativa para el pueblo griego, la ruptura con la Troika, y el rechazo de nuevos recortes en pensiones, salarios de empleados públicos y subida del IVA. La negociación de las condiciones de la austeridad no es el camino del pueblo. Si se llega a un acuerdo en Grecia aceptando nuevas medidas de austeridad, el establishment de la UE lo presentará como menos malo de lo que exigían los acreedores y como un aviso para que no cunda ejemplos en otros países, desanimando las luchas y movilizaciones contra las políticas de austeridad.

Se interpreta mal las palabras de Lenin cuando dijo que “el capitalismo monopolista de Estado es la preparación material, más completa para el socialismo”. Lenin nunca llamó a los comunistas a contribuir desde posiciones gubernamentales a la gestión y fortalecimiento del capitalismo monopolista de Estado. También dijo que “la guerra imperialista es la víspera de la revolución socialista”, sin embargo, todos sabemos que Lenin era opuesto a saludar las guerras imperialistas o participar en esta al lado de la burguesía imperialista.

No olvidemos que la participación en un gobierno dentro de un Estado capitalista, su tarea principal es administrar el capitalismo y su desarrollo. Se necesita un programa alternativo que incluya reivindicaciones inmediatas y reformas sociales, pero que también pugne por la abolición de las relaciones capitalistas de producción, reivindicaciones que deben ser defendidas por el movimiento obrero organizado y las organizaciones de las masas populares. No se trata de renunciar a las reformas, sino de ligarlas al fin último, el socialismo, como planteaba Rosa Luxemburgo, porque el movimiento no lo es todo, teniendo claro que la democracia es imposible bajo el capitalismo, ya que una minoría de personas no elegidas por nadie, los capitalistas, son los que deciden lo que se produce y dónde se produce.

La III Internacional rechazaba la participación en tales gobiernos de coalición a excepción en las que el fascismo constituyera una amenaza real, como en España 1936, o en situaciones prerrevolucionarias con una correlación de fuerzas favorable como en Chile 1970 o Portugal 1975, con la condición de que este poder evolucione hacia la democracia popular y el socialismo, prueba de ello es que fruto de aquel momento histórico la constitución portuguesa aún refleja el socialismo como objetivo. Dimitrov argumentaba que mantener un frente popular en Francia no significaba que la clase obrera apoyara al gobierno a toda costa, ya que si el gobierno se mostraba incapaz de cumplir el programa del Frente Popular la clase obrera debía provocar la sustitución de tal gobierno. El gobierno de Frente Popular de Blum constituido en 1936 por radicales y socialistas tuvo que hacer frente a toda una ola de huelgas para forzarlo a satisfacer las reivindicaciones del Frente Popular. El PCF miembro del Frente Popular no participaría en tal gobierno. La participación del PCE en el gobierno del Frente Popular se hizo en plena guerra de resistencia al fascismo, en defensa del programa del frente popular, del carácter antioligárquico de la República, la unidad y lucha militar contra la agresión fascista.

En nuestro país se debe de romper el esquema del todos contra la derecha a secas, y pasar al todos contra las políticas de austeridad y los recortes, y construir un frente de izquierdas sobre un programa de lucha de mínimos por reformas sociales y democráticas, donde seguro que el PSOE por sus compromisos con el régimen político español, el FMI, la UE y la OTAN nunca va a estar:

Luchar por la democracia. Por un régimen republicano, democrático, federal, que reconozca el derecho de autodeterminación, que democratice la justicia, el sufragio universal del poder judicial y ejecutivo, la democratización del ejército y cuerpos policiales, que defienda un sistema electoral proporcional que garantice la igualdad del voto, la penalización de la corrupción de los cargos públicos, referéndums vinculantes, revocabilidad de los cargos electos, que rehabilite la memoria republicana y las víctimas del franquismo, que declare nulas las sentencias de los tribunales franquistas y juzgue los crímenes del franquismo, que luche contra la xenofobia, el racismo e ilegalice el franquismo. Que defienda el laicismo con la supresión de las subvenciones a la iglesia, que anualmente suponen miles de mill. de €, y la laicidad del Estado y la enseñanza, derogando el concordato con El Vaticano excluyendo la religión del sistema educativo y de los actos del estado e instituciones públicas.

Luchar contra los recortes. Dar prioridad a los gastos para derechos sociales, el salario indirecto (sanidad, educación…) y diferido (prestaciones desempleo, pensiones) de los trabajadores, aboliendo el artículo 135 de la Constitución. Derogar el pago de la deuda externa ilegítima, provocada por la oligarquía con sus privilegios fiscales, y fraude fiscal, el rescate a la banca y todos los gastos militares y despilfarros faraónicos. La crisis debe pagarla quien la crea, sus responsables, la burguesía financiera e inmobiliaria, gran patronal, y las rentas millonarias prófugas en paraísos fiscales, responsables del déficit fiscal y la deuda. Oponerse a la Agenda de Lisboa y al Pacto del Euro, derogando todas las leyes impuestas por el BCE destinadas a pagar la deuda privada, empezando por la Ley de Estabilidad Presupuestaria (LOEPSF) versión española empeorada del Tratado de Estabilidad de la UE (TSCG) y derogación de la Ley de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local la cual exige cumplir con los objetivos de déficit y deuda pública de la LOEPSF (93). Oponerse a las negociaciones ocultas del TTIP.

Luchar por el derecho al Trabajo. Derogar las dos últimas reformas laborales que ha aumentado la explotación de los trabajadores y creado más paro. Suprimir la precariedad laboral (reducción del empleo temporal y la supresión de las EETs ) y potenciar el pleno empleo (causalidad en la contratación). Reducir la jornada laboral (35 horas) correspondiendo al desarrollo de las fuerzas productivas y reducir la edad de jubilación para repartir el empleo. Recuperar el poder adquisitivo de los salarios. Mejorar la protección frente al despido improcedente dando la facultad a los trabajadores para elegir su reincorporación. Equiparar las prestaciones sociales y cotizaciones de la seguridad social del trabajo autónomo al asalariado. Penalizar a los empresarios y mafias que se lucran con la inmigración ilegal. Hacer cumplir los convenios y normas laborales. Derogar la actual Ley de Extranjería que es una herramienta que sólo sirve para asegurar fuerza de trabajo dócil y de precariedad extrema, y facilitar el acceso a la nacionalidad española. Derogar las tasas judiciales. Reforma agraria integral que acabe con el latifundio y la renta privada del suelo.

Luchar por el sector público, los servicios y prestaciones sociales y el desarrollo de las fuerzas productivas. Apostar por el crecimiento del sector público de enseñanza y salud, aumentar el empleo a nivel de la UE15 y revertir privatizaciones. Mejorar la protección social por desempleo –ningún parado sin prestación- y las pensiones. Implantar la incompatibilidad profesional en Sanidad. Doblar el gasto social por habitante para eliminar el déficit con la UE15. Apostar por la nacionalización de los sectores estratégicos (banca, bolsa, cajas de ahorro, energía, transportes, telecomunicaciones –fija, móvil, internet-, agua e industrias básicas), para la creación de una industria pública. Apostar por que los resultados de la investigación científica financiada con dinero público sean de libre utilización y difusión. Supresión de la propiedad intelectual, el canon digital y retirada de la ley Sinde.

Luchar por el derecho a la vivienda. Abolición de toda la legislación del suelo y ordenación urbana promulgada desde la ley franquista de 1956. Supresión de la actual ley de arrendamientos urbanos. Municipalización del suelo para acabar con la especulación urbanística. Extender la vivienda social y los alquileres a precios asequibles no superior al 15% de la renta familiar. Revalorizar el precio de la vivienda sin superar el IPC. Expropiación de las viviendas vacías. Derogar la legislación hipotecaria, las hipotecas deben ser bienes sujetos a la protección del que se declara en bancarrota. Dación de las hipotecas. Creación de una empresa pública gestora de la edificación de vivienda y su alquiler.

Luchar contra la corrupción. Incorporar en ley la prohibición de las puertas giratorias. Retribución máxima de los cargos públicos que gire en torno al salario medio de un obrero cualificado, limitar las dietas y complementos, reducir el nº de coches oficiales, eliminar la pensión vitalicia e integrar los cargos públicos en el régimen general de la seguridad social.

Luchar por una fiscalidad justa y progresiva. Perseguir el fraude fiscal y la economía sumergida que supone casi el 25% del PIB, lo que permitirían un ingreso adicional de decenas de miles de millones de € al Tesoro Público. Combatir la fuga de capitales a paraísos fiscales y considerar como delito con penas de expropiación cualquier movimiento de capital destinado a eludir la imposición fiscal. Introducir una reforma fiscal progresiva en la que pague el que más tiene tanto en los impuestos directos como indirectos, reduciendo los impuestos a las rentas más bajas (el IVA a los productos básicos), aumentando el impuesto de Sociedades de Capital Variable, el IVA a los bienes de lujo, la fiscalidad de intereses, dividendos y plusvalías, fijar tasas al sector financiero y las transacciones financieras internacionales, y recuperar el impuesto de patrimonio y el de sucesiones.La financiación del déficit  debe hacerse a costa de los ricos y los beneficios que el capital defrauda y evade.

Luchar por la Paz y el antifascismo. Neutralidad activa. Reducción drástica de los gastos militares. Salida de la OTAN. Desmantelación de las bases militares yanquis y retirada de las tropas españolas de Afganistán. Oponerse a las actuales guerras imperialistas en Europa, Oriente Medio y África y a la financiación del fascismo europeo y yihadista. Condena de los regímenes fascistas, antidemocráticos y apartheid en Ucrania, las monarquías de Oriente Medio e Israel. Oponerse a la criminalización del comunismo y el antifascismo. Solidaridad internacionalista con los países amenazados por el imperialismo.

Sin este programa, sin la vocación de intervenir la lógica de la acumulación capitalista, mediante nacionalizaciones, impuestos progresivos, aumentar la protección de los trabajadores, reforzar los servicios públicos, etc., no hay ni habrá políticas a favor de la clase obrera y el pueblo.

¿Es posible salir de la crisis dentro del capitalismo, mediante reformas, o se debe de ligar las reformas a la lucha por el socialismo, a la revolución?

No hay más salida a la crisis y la guerra que superar el capitalismo e instaurar un régimen socialista de economía planificada, que ponga fin a la anarquía de la producción y que libere a la clase obrera y a todos los miembros de la sociedad sin excepción, como planteaba Engels (94). El capitalismo no puede resolver los problemas de los trabajadores, solamente provoca crisis y guerras imperialistas, represión de los derechos democráticos y sociales, el fascismo, el empobrecimiento relativo y absoluto de las clases obreras y populares. La única alternativa es el socialismo.

Marx tenía razón. Keynes, Sismondi, Friedman o Hayek se equivocaron al pretender perpetuar el capitalismo, tanto en su versión reguladora como en su versión monetarista. Nuestra lucha es por una sociedad donde los medios de producción sean propiedad social, donde la economía funcione de manera planificada y controlada por los trabajadores, teniendo como objetivo la satisfacción creciente de las necesidades de la población y no el aumento de las ganancias de los capitalistas. Hoy la economía de mercado española está más madura y centralizada que nunca, menos del 1% de grandes empresas (62.000) facturan el 80% de las mercancías y servicios y la clase obrera es más numerosa que nunca (95).

Bajo la táctica revolucionaria las reformas sociales y democráticas deben convertirse en un instrumento para descomponer el poder burgués, en un punto de apoyo para avanzar hacia la revolución. Y ahí los comunistas deben trabajar en los frentes políticos y sociales que persiguen reformas democráticas, defenderlos frente al enemigo de clase y conquistar su dirección. Hace falta participar en la lucha de masas y promover alianzas con las clases populares y sus representantes políticos para la conquista de reformas políticas, aunque nuestros aliados no las vinculen a la revolución socialista y nosotros sí.

Bajo la reivindicación de la república democrática española, los comunistas deben plantear un programa mínimo de luchas por las reformas económicas y políticas antineoliberales, que preparen a la clase obrera y sus aliados para el paso a la revolución socialista.

No se trata de la toma del Palacio de Invierno, de hacer la revolución a la hora H, como dice el profesor Viçent Navarro para justificar su apoyo a Podemos en vez de IU. Es menos lo que se debe hacer, para acumular fuerzas, desvelar y agudizar las contradicciones del capitalismo, se deben defender las reformas sociales y el primer paso es frenar los recortes y recuperar conquistas arrebatadas por el capital financiero, no enmendarlos ni negociarlos, como algunos a la hora de la verdad pretenden, alimentando el desencanto y la desmovilización de las masas una y otra vez, como viene sucediendo en todos los gobiernos de la “izquierda plural” habidos en Europa desde los años 80. Y aquí la reivindicación de la república como forma de Estado es el punto de partida político para luchar, como decía Lenin, por la democracia.

Engels en la crítica del Programa de Erfurt decía que la clase obrera sólo puede llegar a la dominación bajo la forma de la república democrática siendo esta incluso “la forma específica de la dictadura del proletariado” (96). Y Lenin: “el proletariado no puede llevar a cabo la revolución socialista si no se prepara para ella luchando por la democracia” (97) y que “el socialismo triunfante no puede consolidar su victoria y llevar a la humanidad a la extinción del Estado, sin la realización de una democracia completa” (98). Dimitrov en el VII Congreso de la Internacional Comunista, señalaría que Lenin hablaba de buscar formas de acercamiento o transición hacia la revolución socialista, la táctica de acumular fuerzas (99). Lenin nunca opuso las reformas democráticas a la revolución. El camino de las reformas y el avance hacia el socialismo son inseparables.

La lucha contemporánea debe tener una dirección no sólo antiimperialista, sino también antimonopolista, el imperialismo no es política exterior agresiva, desarrollo desigual, guerra, cuestión nacional, etc., al margen de la explotación clasista. La centralización, socialización e internacionalización de los medios de producción se hace incompatible con el capitalismo, vivimos en una época de transición del capitalismo al socialismo bajo el imperialismo y sus perturbaciones, donde la burguesía, el capital, está en la misma situación que la aristocracia feudal en la época de la transición del feudalismo al capitalismo, son clases caducas y reaccionarias. Sólo la clase obrera y las masas populares disponen objetivamente de la posibilidad de empujar la historia por el camino del progreso social y la paz.

¿Es posible realizar transformaciones revolucionarias en el marco de la UE o se debe de combatir el carácter imperialista en lo político y lo económico de la Europa construida, rompiendo con las instituciones imperialistas como la OTAN y la Troika?

A nivel europeo en el PIE que representa en el parlamento a la izquierda no socialdemócrata que defiende políticas socialdemócratas, ni en el Manifiesto de la Izquierda Europea ni en sus estatutos se hace referencia a la propiedad privada de los medios de producción, a las crisis económicas inherentes al capitalismo, a la competencia entre las empresas monopolistas, ni al reparto del mundo entre las principales potencias imperialistas. Una omisión que no debe de extrañar ya que diferentes partidos integrantes del PIE han participado en los últimos años en los gobiernos de centro-izquierda en Francia e Italia, que desarrollaron la guerra imperialista de la OTAN contra Yugoslavia, y que han apoyado los pretextos imperialistas y las intervenciones en la guerra contra Libia, Siria y la República Centroafricana. No han condenado la intervención de la UE en Ucrania. No plantean la salida de la OTAN, sólo piden su disolución, ¿y cómo se va a disolver si no se ve debilitada con la retirada de cada país?. La verdad es que la unidad de la izquierda a nivel europeo no ha superado aún la asignatura del revisionismo de la socialdemocracia clásica.

índice

Es del todo ilusorio pretender que las reformas planteadas por la socialdemocracia desplazarán a la oligarquía financiera en el ámbito de la UE. El aparato institucional de la UE ha sido creado por ella y está a su servicio. No se puede cambiar a la UE, es como pensar que con comprar acciones puedes cambiar a la banca. Cualquier idea de reformar o construir la Europa de los pueblos choca con la realidad de la función y el carácter de clase de la UE y sus tratados. Las contradicciones fundamentales del capitalismo, el desarrollo desigual, son contrarios a la construcción de una Europa armónica. Para reformar el BCE se necesita la unanimidad de los 28 países de la UE, y la reforma del tratado de la UE necesita el respaldo de 18 países, algo imposible de conseguir. En consecuencia la UE es un marco institucional en el que se diluye toda posibilidad de contrapeso democrático, el cual ha existido en los Estados capitalistas europeos gracias a la lucha de la clase obrera a lo largo de decenios.

Una UE no olvidemos, donde la participación democrática en urnas en las elecciones está por los suelos. En las elecciones al parlamento europeo (2014) hubo una abstención del 57%, en España fue del 56,18%, lo que muestra el grado de desconexión de las masas populares. A ello hay que añadir los datos del este de Europa donde existen países que cuentan con tasas de abstención que superan el 60% (Letonia, Estonia, Rumanía), el 70% (Croacia, Eslovenia, Hungría, Polonia) y hasta el 80% (Eslovaquia, República Checa). Un parlamento con unas funciones desconocidas para la mayoría de la población y que apenas tiene repercusión. Ni si quiera es un órgano con funciones políticas, el poder político se ejercen desde el Consejo Europeo e instituciones no democráticas pivotadas por los líderes de los monopolios transnacionales del continente. Y cuando los pueblos rechazan los tratados neoliberales, esto no es tenido en cuenta para nada por las instituciones de la UE, los cuales metieron por la puerta de atrás el Tratado, a pesar de la oposición de los pueblos francés, holandés, irlandés y danés.

Ello no quiere decir que se deba abandonar las luchas por las reformas a nivel de la UE igual que en cualquier país, teniendo claro que las reformas no desplazan per se a la oligarquía financiera del poder ni en España, Alemania, Francia, etc., ni en el marco supranacional que es la UE, ya que el cambio del carácter del Estado implica no sólo reformas sino un cambio revolucionario. La lucha por las reformas en la UE deben servir para coordinar las luchas con objetivos comunes para la clase obrera, con el objetivo de realizar el socialismo en cada país.

Los comunistas sabemos perfectamente que las conquistas no podrán ser duraderas en ningún terreno mientras las transnacionales capitalistas tengan el poder. Pero, ¿por qué no hacer propuestas que cuestionen el modelo neoliberal?, por ejemplo, generalizar las conquistas sociales y los derechos de todos los trabajadores europeos va en contra de los intereses de la oligarquía financiera de generalizar el dumping social. La exigencia de un impuesto al capital y los millonarios a nivel europeo estimula el debate sobre quién paga la crisis y porqué los bancos y las transnacionales son cada vez más ricas. La propuesta de prohibir las transacciones financieras en los 21 paraísos fiscales, generaliza el debate de lo patriotas y europeos que son nuestros capitalistas cuando eluden al fisco. Reivindicar un salario mínimo en función del PIB per cápita de la UE28 para obstaculizar deslocalizaciones, y una jornada máxima europea de 35 horas semanales. En impuestos cada estado debe preservar sus competencias, para que la aplicación de impuestos al capital no dependa de la simultaneidad europea. Exigir que las ayudas financieras de ámbito europeo del BCE sean dadas a la misma tasa de interés del 1% sin intermediación de la banca privada, evitando la especulación con las deudas públicas. Reivindicar la derogación del Tratado de Estabilidad de la UE para introducir el debate en todos los países desde Lisboa a Berlín de la imposibilidad de cumplir los objetivos de déficit y deuda y unificar las luchas de los trabajadores contra el arma jurídica que la oligarquía dispone para aplicarnos los recortes en municipios, comunidades, estados, desde Grecia hasta Alemania, combatiendo la división de la oligarquía financiera que presenta a los países del sur como poco productivos y despilfarradores. Exigir normas sociales mínimas como el salario mínimo del 60% de la UE, gasto social y tasas de paro mínimos. Exigir poder legislativo exclusivo al parlamento europeo y no al consejo de ministros y una mayor participación de los parlamentos nacionales, etc. Se debe luchar en la UE contra las políticas antidemocráticas, antisociales e imperialistas, por la abolición del tratado de Lisboa y el rechazo a la transferencia de nuevas competencias a la UE. Si permanecemos dentro de las instituciones imperialistas europeas sin luchar, si no expropiamos a la banca, y sin la ruptura con el capitalismo, otro mundo es imposible.

Estas propuestas de reformas no impiden que se desarrollen los procesos revolucionarios en cada país, que contemplen incluso la salida de la UE y que no se puedan ligar a la lucha por una economía planificada al servicio de las necesidades humanas, el socialismo. Porque no nos engañemos, una Europa democrática sólo es posible si los trabajadores tienen las palancas de la economía en sus manos en cada país.

Es necesaria otra Europa del atlántico a los Urales, sin explotación social y sin el objetivo de dominar a otros países. Lenin tenía razón, el centro del capitalismo se reduce cada vez más, empujando a países enteros hacia la periferia. Si antes países como España o Italia salían de la crisis exportándola hacia la periferia, ahora es el Estado de bienestar alemán quien nos condena, de la mano de su oligarquía financiera, a través de la deuda, evidentemente a costa de reforzar la explotación y opresión del proletariado europeo y mundial. El capitalismo no tiene rostro humano, es enemigo de la democracia, de la naturaleza, del planeta y de los seres humanos.

La contradicción principal no nos enfrenta a Madrid o al gobierno de turno, sino a Bruselas y la oligarquía financiera alemana parapetada tras la UE y el euro. La unidad popular debe girar en torno a reivindicaciones que la inmensa mayoría comparte, la retirada de los recortes y la independencia respecto a las políticas de la Troika, las cuales no son negociables ni enmendables. No se trata de ir sólo contra el PP, sino contra todos los que estén de acuerdo en pagar la deuda, con la secuela de interminables recortes sociales a la población. Aquí la izquierda europea digna de tal nombre debe colocar la ruptura inmediata con las instituciones imperialistas como la OTAN, la Troika y su instrumento financiero, el euro, la defensa de la soberanía popular y la paz, la cancelación unilateral de la deuda, la no participación en intervenciones militares, devolver la soberanía popular a los países donde los gobiernos tengan que responder directamente al electorado y la constitución de un nuevo orden económico europeo antiimperialista. Desde los gobiernos de la UE, y el FMI, lo único que van a permitir es un leve levantamiento del acelerador de las políticas de austeridad, no su supresión, y seguir dictando la política de cada país fijando presupuestos, gastos e inversiones.

Los argumentos contrarios a la ruptura con la UE y el euro y el rechazo de la deuda pública con el capital financiero son el caos y la inflación. Pero en realidad ya estamos sumergidos en el caos. La dictadura de la oligarquía financiera, la troika, y su instrumento el euro son el caos, tal y como se observa en todos los países de la UE tanto del sur como del centro. Sí, en Alemania también, donde más de 7 millones de trabajadores disfrutan de un “confort laboral” de miniempleos con salarios de 400 €/mes. Y el divorcio entre el coste de la vida y los salarios es conocido por los 2,5 millones de familias en España en la que todos los miembros son parados, por los 5,5 millones de parados y por los pensionistas. Un nuevo compromiso con la preservación de las instituciones internacionales del capital al servicio de los intereses de la oligarquía financiera, sólo puede ofrecer más sometimiento de la política económica, más destrucción económica, regresión social y ataque a los derechos obreros y democráticos conquistados.

¿Es la clase obrera el sujeto revolucionario o lo son las multitudes o las clases medias?.

La clase obrera sigue siendo el sujeto para la transformación revolucionaria del capitalismo. Las teorías que colocan al sujeto fuera de la clase obrera, son científicamente inconsistentes y políticamente erróneas.

En el Manifiesto del Partido Comunista, Marx y Engels escribían: “De todas las clases que subsisten hoy frente a la burguesía, solamente el proletariado forma una clase realmente revolucionaria. Las demás decaen y se extinguen frente a la gran industria, de la cual el proletariado es el producto más propio” (100). Era una época en el que la clase obrera apenas suponía el 1% de la población activa mundial, hoy superando el 33%, nuevos teóricos dicen que ha muerto. Sin embargo, siguiendo la pista a Marx bajo el modo de producción capitalista simplifica y polariza más el conflicto antagónico entre las clases fundamentales.

Para Marx el propio modo de producción capitalista es la negación de la “propiedad privada individual fundada en el trabajo propio”, negación que el proletariado defiende, donde este no se propone la restauración de la propiedad individual, sino que retiene “el fundamento de la conquista alcanzada por la era capitalista: la cooperación de trabajadores libres y su propiedad colectiva sobre la tierra y sobre los medios de producción por el trabajo mismo” (101). Por ello, la tendencia histórica de la pequeña burguesía es hacia su extinción.

Ello no quiere decir que la clase obrera a través de su partido no deba establecer una política de alianzas en la lucha por la democracia y las transformaciones sociales, ni que deba de considerar al resto de clases y categorías sociales (pequeña burguesía, intelectuales…), como una “masa reaccionaria” como creía Lassalle, pero que en la lucha por el comunismo sólo la clase obrera encarna objetivamente el sello de la nueva sociedad, la “negación de la negación” (102) y es la única que puede arrastrar a las demás, al conjunto del pueblo, dado que éstas clases son terreno propicio para la lucha de clases entre las dos fundamentales, porque no poseen una posición política de clase propia, porque no pertenecen ni encarnan un modo de producción distinto al capitalista, y están sujetos a la dialéctica entre la burguesía y el proletariado. Y a las que sólo subjetivamente se les puede incorporar en la lucha por el comunismo ligando sus intereses inmediatos de contenido anticapitalista a la estrategia revolucionaria comunista.

La actualización de esos debates revisionistas de los años 70, sobre las innovaciones tecnológicas que robotizan ramas industriales y sustituyen al obrero industrial, y al obrero en general, por máquinas inteligentes, el reemplazo de la producción material por la inmaterial, que resucitan hoy en Toni Negri y Hardt (Imperio y Multitud), ignoran que el desarrollo industrial bajo el capitalismo no tiene límites. ¿Acaso el capitalismo en los últimos 30 años no ha avanzado en la industria de la construcción, electricidad, petroquímica, automotriz, petróleo, bioquímica, etc.? ¿Acaso la lógica de acumulación de capital no está en subordinar y proletarizar la mayor cantidad posible de actividades que puedan generar ganancias y que antes existían sólo como actividades individuales de pequeños propietarios que incluso no se plasmaban en mercancías? ¿Acaso las ramas vinculadas con la cibernética a la alta tecnología “desplaza-obreros” no ha provocado una oleada de inversiones de capital en producir fibras, chips, microchips, etc?. De esta manera el campo de la explotación del trabajo asalariado se ha ensanchado notoriamente y la fuerza proletaria está implicada en un radio de acción productiva material e inmaterial creciente.

71c71-obreros

Al contrario de lo que teorizaran Andre Gorz en su Adiós a la clase obrera o Serge Mallet con su nueva clase obrera de técnicos, no estamos asistiendo a la supresión del trabajo físico, la desindustrialización masiva o la implantación de una producción desmaterializada, sino que asistimos a la plena expansión mundial y masificada del trabajo asalariado y su proletarización. La población asalariada en virtud de la universalización de la ley del valor-trabajo se amplía hacia núcleos poblacionales más mayores que en el pasado. En la fase actual de internacionalización de las relaciones de producción capitalistas el crecimiento relativo y absoluto de la clase obrera internacional dentro de la cadena imperialista es la tendencia predominante e irreversible.

El proceso de acumulación mundial y la lógica que dispara la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, teniendo como telón de fondo la lucha de clases de las dos últimas décadas del siglo XX, ha potenciado la superexplotación de la clase obrera convirtiendo a los salarios como el factor n° 1 de los ratios de rentabilidad de las empresas, provocando la movilidad industrial hacia la periferia con menores costes laborales, como una estrategia de contención de la caída de la tasa de ganancias, y de aumento de la tasa de explotación, extendiendo la proletarización a nivel mundial del trabajo físico, intelectual, industrial y no industrial. En consecuencia la cadena de la explotación capitalista no se reduce, sino que se amplía más y hace más necesaria que nunca la lucha por la emancipación internacional de la clase obrera. La consigna ¡proletarios de todos los países, uníos! sopla con una base material más potente que en tiempos del Manifiesto.

Se repite lo que Marx ya advertía en el Manifiesto Inaugural de la Iª Internacional, mostrando el contraste del desarrollo del capitalismo, mientras que en el período comprendido entre 1848 y 1864 ofrecía un desarrollo incomparable del comercio y de la industria, la miseria y explotación de la clase obrera no disminuía. Ya en aquel entonces, Marx demostraba ante el incipiente movimiento obrero internacional, algo que olvidan los novísimos teóricos de la sociedad postindustrial, que ni el perfeccionamiento de las máquinas, ni la aplicación de la ciencia a la producción, ni el mejoramiento de los medios de comunicación, están en condiciones de suprimir la miseria del proletariado; al contrario, mientras exista la base capitalista, cada nuevo desarrollo de las fuerzas productivas ahondará los contrastes y antagonismos sociales. Marx ponía al desnudo la deliberada mentira, ya difundida entonces por la burguesía, de que el progreso técnico supera los antagonismos de clase y elimina la explotación. Algo que hoy se olvida tan fácilmente.

¿Y qué si una parte de la clase obrera en los países centrales del capitalismo se ha identificado como clase media durante los últimos años? ¿Acaso no forma parte de la lucha ideológica contra la hegemonía de la ideología burguesa que esclaviza nuestras mentes? ¿Acaso no reconocerse como trabajador explotado, sino ciudadano de clase media aunque se coma los mocos cada final de mes, convierte a los únicos creadores de la riqueza social en seres humanos libres?. ¿Acaso la libertad del capitalismo no es más o menos, como decía Lenin, lo que era la libertad en las antiguas repúblicas griegas: libertad para los esclavistas?.

Sin lucha ideológica no se construirá la conciencia necesaria para crear seres libres y conscientes dispuestos a emanciparse como colectivo, conciencia de su condición de clase, el papel que juegan en la producción/reproducción del sistema capitalista. Es necesaria la clarificación ideológica, un giro hacia la izquierda, hacia la clase obrera como sujeto revolucionario y hacia el socialismo como horizonte.

Para ello debe constituirse en el pleno desarrollo de la lucha de clases un bloque de alianzas de clases y fuerzas políticas, un bloque histórico político, social, económico y cultural, que partiendo de la lucha actual contra el neoliberalismo y la austeridad, opte por la transformación revolucionaria de la sociedad, por el socialismo. Bloque Histórico, que agrupe en torno a la clase obrera (industrial/servicios, empleados/parados, estables/temporales, nativos/inmigrantes, obrero manual/técnicos) a la mayoría de fuerzas sociales compuestas por distintas clases, fracciones de clase y categorías sociales, la pequeña burguesía, los autónomos, los estudiantes, los intelectuales, etc. Bloque Histórico desde donde la clase obrera como fuerza dirigente y mayoritaria de la sociedad construya su hegemonía apropiándose de las reivindicaciones del pueblo, con consignas llanas, cortas y precisas, inteligibles. Bloque Histórico que a través de la organización, las luchas unitarias y conquistas, hagan avanzar la política de alianzas hacia la revolución socialista, sirva para tomar el poder aprovechando la crisis del sistema, cuando se presente. Bloque Histórico alternativo al capitalismo existente, que debe convertirse en la negación de la producción capitalista y aspire como situaba Marx en El Capital a la cooperación de los trabajadores libres sobre la base de la propiedad colectiva de los medios de producción sometidos a su control planificado y consciente.

¿Es posible dirigir a las masas con un lenguaje ambiguo, cambiando el discurso por un puñado de votos, o es necesario elevar la conciencia de clase y la capacidad ideológica de las masas trabajadoras en la lucha política y social por el socialismo?

Los intentos de utilizar a Gramsci para pervertir su línea política e ideológica ha sido la constante desde la propuesta eurocomunista hasta nuestros días. Estamos en una época de ofensiva neoliberal, no sólo política, no sólo económica, sino también y sobre todo ideológica, de concepción del mundo burgués, donde predomina el individualismo, el postmodernismo, donde la lucha de clases y las clases sociales no existen, donde los partidos comunistas y la lucha por el socialismo es condenada por los gurus del pensamiento dominante de la clase dominante. Hasta aquí, todo normal, lo malo es cuando ese pensamiento adoctrina el discurso de la izquierda política que se esmera por no descubrir y concienciar a los actores sociales en lucha acerca de su propia realidad objetiva, la explotación clasista y su arquitectura político e ideológica. Si algo han conseguido tales actores en su rebelión contra Gramsci, Lenin y Marx, no ha sido proponer nada nuevo, sino en retroceder a más de 150 años en la etapa premarxista del movimiento obrero.

Cuando se utilizan términos como ciudadanía, sociedad civil, demos, multitud, casta, etc., se utilizan términos que ni son marxistas, ni son gramscianos. Se utilizan términos que están bajo el dominio del “sentido común” que calzan con la hegemonía de la clase dominante. Gramsci por el contrario apelaba al “buen sentido”, elevar a las masas trabajadoras a la gran política para transformar la realidad, elevarlas a la comprensión no sólo de su situación social sino dotarlas de una concepción del mundo nueva, de lucha por una sociedad socialista, a través del instrumento político, el partido político de los explotados. Cualquier proyecto revolucionario digno de tal nombre caería en el error si se despegara de las masas, sino viviera con ellas, sino aprendiera de ellas, pero también si no las educara, si no las elevara a la comprensión del mundo y al conocimiento de los medios y objetivos para su transformación. El partido político de los oprimidos no puede alejarse de las masas, pero tampoco puede quedarse detrás de las masas, como pretende hacer Podemos, debe estar un paso por delante para dirigir el proceso revolucionario con el apoyo de las masas trabajadoras, y aquí los conceptos como clase obrera, Estado capitalista, explotación, superexplotación, capitalismo, imperialismo, clases, lucha de clases, adquieren vida cuando son asumidas por las masas en momentos de crisis orgánica del régimen político dominante.

Ya decía Marx que cuando las ideas prenden en las masas éstas se convierten en una fuerza material, dejarlas en el estadillo del “sentido común” es dejarlas bajo la hegemonía de la ideología de la clase dominante, es dejarla bajo los sustantivos del opio del pueblo, religioso, mediático, etc. Si el 25% de la población española preso de la apariencia, la ignorancia y el sentido común, sigue pensando que el sol gira alrededor de la tierra, ¿quién es la izquierda para colocarse detrás de estas masas?.

El objetivo revolucionario es elevar a las masas hacia la revolución, mientras que el objetivo de la clase dominante ante la crisis política es elevarla hacia la revolución pasiva desde arriba, cambiar la fachada, las formas de dominio, para que el sistema continúe, y ahí la desideologización juega su papel para convencer de que la clase obrera ya no existe, de que todos somos ciudadanos iguales. Esa sacralización de conceptos políticos sin contenidos de clase nos lleva a como decía Rosa Luxemburgo, calificar al burgués y al obrero como ciudadano, para acabar con los antagonismos, identificando al hombre en general con el burgués y la sociedad humana con la sociedad capitalista. Pero ni somos burgueses, ni ciudadanos reales, sino clases antagónicas y ciudadanos jurídicos con distinta posición social y de poder. Para cambiar el sistema hay que hacer entendible el lenguaje a las masas, y eso sólo es posible desde la ideología de clase, que desvele las contradicciones internas del capitalismo en su fase imperialista.

¿Es posible eliminar la corrupción en el capitalismo como sistema corruptor o es necesario ligar la lucha contra la corrupción a la lucha por el socialismo?

En el capitalismo actual en su fase imperialista sólo hay políticas de clase ligadas a los intereses contrapuestos de las clases sociales en lucha en el proceso de producción y reproducción. Lenin definió al imperialismo como el predominio del capital financiero sobre todas las formas de capital, productivo e industrial, lo que implica el predominio de la oligarquía financiera y la hegemonía de unos cuantos Estados imperialistas dotados de una potencia financiera por encima de todos los demás (103). El poder del Estado capitalista se convierte en la dictadura de la oligarquía financiera. La creciente socialización de la economía inviste al Estado con un papel económico fundamental, el capitalismo monopolista de Estado, que es la fusión del Estado con los monopolios y la oligarquía financiera. Halliburton, Chevron, Volskwaguen, la banca, las bolsas, etc., se encuentran directamente representados en el aparato del Estado capitalista, constituyen la clase económicamente dominante que gracias al aparato del estado se convierten en la clase políticamente dominante.

Y es en éste círculo donde no hay políticos corruptos sin financieros y empresarios corruptores. El capitalismo por naturaleza genera la corrupción a todos los niveles. Lo cruel en medio de este marasmo es ignorar que fueron los “honestos” capitalistas quienes crearon la cultura del pelotazo urbanístico, quienes crearon la industria de la guerra, quienes crearon la industria del crimen organizado, quienes financian en A o en B a los partidos políticos que les representan en Madrid y en Washington. Lobbies, grupos de presión por doquier a lo largo y ancho del sistema “democrático” capitalista funcionan como las máquinas tragaperras. Puertas giratorias que existen desde que el capitalismo existe, desde el siglo XIX hasta nuestros días, políticos que se convierten en asesores, empresarios y banqueros, y viceversa.

1387587827

La oligarquía financiera británica, alemana, yanqui, japonesa, española, etc., instala en los aparatos del Estado capitalista a sus testaferros y apoderados, altos funcionarios públicos son promocionados en su mayoría de entre directivos de las grandes compañías privadas. Los cargos en el aparato del Estado se combinan con los altos cargos en los sectores petroleros, militares, construcción, industria, servicios y comunicación, y una vez terminado su servicio en el aparato estatal y de gobierno regresan o son incorporados a esas compañías ocupando puestos altamente remunerados. En la UE la gran mayoría de los expresidentes de gobierno y ministros de economía van a formar parte de organismos de dirección de las Transnacionales, o simplemente retoman sus posiciones que tenían en las empresas antes de convertirse en cargos públicos del Estado. Las Transnacionales están presentes en Bruselas, haciendo trabajo de lobby en la comisión europea, forman parte de comisiones técnicas de la UE, discuten de sus necesidades con los gobiernos y emiten informes que adquieren rango de ley. Es la fusión de la burocracia managerial de los monopolios financieros con la burocracia del Estado capitalista, donde la movilidad es permanente. Algunos ejemplos conocidos:

-Dick Cheney, empezó en el gobierno de Nixon 1969, secretario defensa con Bush I y vicepresidente de EE.UU. con Bush II, en 1995 presidente ejecutivo de Halliburton Co.
-La familia Bush ligada desde los pinitos del abuelo al negocio petrolero de Texas;
-Condoleezza Rice, consejera de seguridad nacional con Bush II, miembro del consejo de administración de Chevron, Administradora de Gilead Technologies y Asea Brown Boveri LTD (energía nuclear).
-Donald Rumsfel, secretario de defensa con G. Ford y Bush II, administrador de GulfStream Aerospace.
-Paul O´Neil, Secretario del Tesoro con Bush II, director gerente de Alcoa cuya sucursal Vinson & Elkins asesoraba a Enron.
-Lawrence Lindsey, consejera económica con Bush II, asesora de Enron;
-Timothy White, Secretario del Ejército con Bush II, miembro consejo de administración Enron.
-Robert Zoellick, representante federal del comercio, asesor de Enron (como vemos estos 4 últimos casos demuestran el estrecho vínculo entre la administración Bush II y Enron).
-G. Schultz, secretario de Estado con Reagan, antes fue presidente de Bechtell.
-Josep Piqué, ministro de industria con Aznar, presidente de aerolínea Vueling y miembro del consejo de Applus.
-Abel Matutes, ministro de exteriores con Aznar, presidente de hoteles Matutes y propietario de la TRANSNACIONAL Fiesta Hotel Group.
-Ana Palacio, ministra de exteriores del gobierno de Aznar, vicepresidenta y asesora del presidente del Banco Mundial.
-Rodrigo Rato, ministro de economía de Aznar, director gerente del FMI, asesor del Banco Santander, presidente de Caja Madrid, Bankia y Telefónica.
-Eduardo Zaplana, presidente comunidad Valencia y portavoz del PP en el parlamento, delegado para Europa de Telefónica.
-Angel Acebes, ministro del interior de Aznar, consejero externo de Iberdrola.
-Elena Salgado, vicepresidenta economía de Zapatero, consejera de Chilectra, filiar chilena de Endesa y miembro del consejo asesor de Abertis.
-Pedro Solbes, vicepresidente economía de Zapatero, comisario de la UE, miembro consejo administración de Enel matriz italiana de Endesa.
-Esperanza Aguirre, presidenta comunidad de Madrid, presidenta del consejo asesor de Seeliger y Conde.
-Davignon, comisario europeo de industria fue presidente de la Societé Generale;
-Martine Aubry de Gandóis y Péchiney que llegó a ministra de empleo del gobierno de Jospin.
-Edith Cresson, tras ser ministra socialdemócrata francesa, pasó al comité ejecutivo de la transnacional francesa del vidrio Saint Jobin y de ahí al cargo de comisaria europea…).
-Wolfgang Clement ministro de trabajo por el SPD (2002-2005), trabaja en la empresa de subcontratación más importante de Alemania.
-Gerhard Schröder, canciller de Alemania por el SPD que va a potenciar el negocio de los oleoductos bálticos, trabaja para la compañía rusa Gazprom presidiendo la compañía resultante Nord Stream A.G.
-Giuliano Amato, presidente de gobierno italiano por el PD de centro-izquierda, miembro del consejo europeo de Siebel System.
-Silvio Berlusconi, presidente del gobierno italiano (por Forza Italia y Polo de la Libertad), magnate de los mass media italianos (prensa y televisión).
-Un caso especial es la meteórica carrera de Eduardo Serra, responsable de Defensa con el PSOE hasta 1988, presidente de Cubiertas y MZOV en 1989, presidente de Peugeot-Talbot en 1993, presidente de Airtel y como guinda ministro de defensa en 1996 con el PP.
-Felipe González y Jose Mª Aznar, expresidentes de gobierno español y miembros del consejo de Gas Natural y asesor de Endesa respectivamente.

En consecuencia, la lucha contra los políticos corruptos, debe estar ligada a la lucha contra quienes se benefician de la corrupción (detrás de un Bárcenas hay un Botín, detrás de un Felipe González hay un Flick), y en consecuencia a la lucha por la superación del sistema que la genera, a la lucha por el socialismo.

No olvidemos que el capitalismo aún en el régimen más democrático (conquistado por la lucha del movimiento obrero), los gobiernos no los forman el pueblo, sino como decía Lenin los Rotschild, Rockefeller y Morgan del entorno. Lenin advertía en su polémica con Kaustky que los parlamentos burgueses están más sometidos a la bolsa y los banqueros cuanto más desarrollada está la democracia, lo que no quiere decir que no deba utilizarse el parlamento en la lucha de clases, pero sin dejar de ver el carácter históricamente limitado y condicional que tiene el parlamentarismo burgués. La única alternativa viable para los trabajadores sigue siendo conquistar el poder político para cambiar el carácter de la producción social y suprimir la semilla de la corrupción, el capitalismo.

Bajo la dictadura de la oligarquía financiera luchar contra la especulación y la corrupción, es luchar contra el capitalismo, porque no puede existir un modelo ni productivo ni ecológico bajo el capitalismo. Luchar por un modelo productivo y ecológicamente sostenible significa luchar por el socialismo.

¿Es posible una nueva transición “democrática” y “pacífica” en España, o es necesaria una ruptura democrática con el régimen político benefactor de las oligarquías financieras españolas del norte y del sur?.

La izquierda de nuestro país ha cometido el error de considerar la transición de finales de los 70 como única posible y modélica. Virtudes de la visión eurocomunista en el PCE y el ascenso de Felipe González a la cabeza del PSOE a parte, la realidad fue que ante la amenaza del golpe de estado se abandonó la ruptura democrática y se aceptó la monarquía. La realidad fue que la transición, ni fue modélica ni pacífica, la represión con detenciones y asesinatos cometidos por la “razón de Estado” en el período de la transición (1976-1982) fué más intensa que en la última etapa de la dictadura franquista (1970-1975). Si entre 1970-1975 hubo 57 muertes por los aparatos represivos y 6 por bandas fascistas, en el período de 1975-1982 hubo 273 muertes más 71 asesinatos ejecutados por las bandas fascistas, un total de 341 muertes, de las cuales poco más de la mitad -171- suceden tras la promulgación de la constitución (1979-1982) (104).

Digámoslo claro, sí fueron los comunistas del PCE y el PSUC los que con su lucha en las calles, fábricas, barrios, centros de estudio y las cárceles hicieron posible la existencia de las actuales libertades democráticas negadas bajo el franquismo, pero estas no llegaron a ser completas y reales, a diferencia de Portugal, por la renuncia desde la socialdemocracia y las tesis eurocomunistas dominantes en la izquierda a la ruptura democrática en España, en una coyuntura de lucha de clases creciente y de crisis política, económica e ideológica del régimen franquista.

Por suerte el PCE e IU llevan desde hace 5 años reivindicando la IIIª República, por desgracia los dirigentes de CC.OO. y UGT que han abandonado la vertiente sociopolítica del sindicalismo, igual que el PSOE no van más allá de una reforma constitucional de la constitución vigente, algo que no entra en contradicción con la revolución pasiva que nos están cocinando desde el vértice del régimen político.

Este régimen político es el adecuado para la oligarquía financiera de nuestro país, para el IBEX35, para hacer pagar la crisis a los trabajadores y hurtar la soberanía al servicio de las políticas de austeridad fondomonetaristas de la Troika. No es posible reinventar una nueva transición para los intereses de las clases populares, sólo cabe la ruptura democrática por medio de las urnas, ruptura que durante el período 1978-1982 no fue posible. No es un problema de la forma (referéndum sí/ referéndum no) como plantean los dirigentes podemistas, sino un problema de contenido, los futuros cambios democráticos en las instituciones municipales y parlamentarias, las luchas sociales del movimiento obrero y popular deben confluir en la creación de un frente de izquierdas unitario amplio por la IIIª República, dejarse de republicanismo de salón y chorradas postcarrillistas de “segunda transición” que nos ha llevado a la izquierda durante mucho tiempo a proferir desvaríos sin nombre. Sin ruptura democrática no habrá cambio de régimen, pero sí de fachada. Revolución activa o revolución pasiva, esa es la cuestión.

1401739130307

Notas:

60) El PCE en noviembre del 2010 propuso impulsar un proceso constituyente hacia la IIIª República con 15 puntos bases sobre las que construir la propuesta republicana: 1. El carácter federal del Estado y el autogobierno de los pueblos de España. La igualdad en derechos y deberes del conjunto del territorio. 2. El ejercicio del poder municipal como parte del Estado, con amplias competencias, financiación suficiente y fiscalidad progresiva. La democracia participativa como elemento esencial en el ejercicio del poder local. 3. La limitación de mandatos y revocabilidad de cualquier cargo electo. 4. La renta básica como derecho universal de ciudadanía. 5. La renuncia a la guerra como método de resolución de conflictos. La solidaridad y la cooperación como guías de la política exterior. 6. La obligatoria planificación democrática y ecológica de la economía. 7. La limitación a 35 horas de la jornada laboral. 8. La vinculación jurídica de los derechos sociales. 9. La igualdad efectiva entre hombres y mujeres. 10. La proporcionalidad de la ley electoral. 11. El reconocimiento de todos los derechos ciudadanos a la población inmigrante, incluyendo el sufragio activo y pasivo. 12. La división de funciones y competencias entre Congreso y Senado. 13. La radical separación de la Iglesia o Iglesias del Estado y cualquiera de sus políticas. 14. La democratización del espacio mediático para poder dar voz a la ciudadanía. 15. La elección popular de la jefatura del Estado. http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=3966.
61) Podemos vuelve a quedarse fuera de las celebraciones del 14 de abril a favor de la III República. Sato Díaz. http://kaosenlared.net/podemos-vuelve-a-quedarse-fuera-de-las-celebraciones-del-14-de-abril-en-favor-de-la-iii-republica/
62)Podemos y la convergencia. Los que faltan. Santiago Alba Rico. 15/06/2015. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=200002
63) ecodiario.es 24/09/2012.
64) Podemos, la extrema izquierda y las lógicas de resistencia. Nega (LCDM) http://2014.kaosenlared.net/component/k2/96199-podemos,-la-extrema-izquierda-y-las-l%C3%B3gicas-de-resistencia
65) ¿Por qué no me gusta Podemos?. https://itoitz.wordpress.com/2014/12/17/porque-no-me-gusta-podemos-y-porque-digo-que-es-mejor-votar-a-iu/
66) La Vanguardia 2-02-2015.
67) Canal Cuatro. 19/04/2015.
68) De las 50 ideas de Podemos: Lucha contra la troika, derogación reforma laboral y de pensiones, jornada laboral 35 horas, renta básica para todos los ciudadanos, aumento SMI, eliminar ETTs, pensión pública no contributiva, recuperación control público de sectores estratégicos, nacionalización de los bancos, fiscalidad progresiva sobre grandes fortunas y capital, abolición privilegios parlamentarios, fin de las puertas giratorias, eliminación del aforamiento de diputados y senadores, prohibición de acumular cargos públicos, devolución al sector público de hospitales privatizados, prohibición del copago sanitario, eliminación de ayudas públicas a la enseñanza privada, educación laica, pública y gratuita, dación en pago para vivienda, luz, agua y calefacción como derecho básico garantizado por empresas públicas…
69) Iglesias cree que el rey ganaría unas elecciones. http://politica.elpais.com/politica/2015/03/09/actualidad/1425906144_253985.html
70) Manifiesto del Partido Comunista. Editorial Progreso. Marx y Engels. Moscú 1976.
71) En el caso de Rusia (1996) Medvedev reconoció hace poco que el PCFR ganó aquellas elecciones.
72) Estamos en guerra. Ángeles Maestro. https://plataformaglobalcontralasguerras.wordpress.com/2015/06/14/estamos-en-guerra-por-angeles-maestro/
73) Oligarquía, afiliación de aluvión y opacidad ideológica de Podemos. Marat. http://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/93957-oligarqu%C3%ADa,-afiliaci%C3%B3n-de-aluvi%C3%B3n-y-opacidad-ideol%C3%B3gica-en-podemos
74) Oligarquía, afiliación de aluvión y opacidad ideológica de Podemos. Marat. http://2014.kaosenlared.net/kaos-tv/93957-oligarqu%C3%ADa,-afiliaci%C3%B3n-de-aluvi%C3%B3n-y-opacidad-ideol%C3%B3gica-en-podemos
75) A que estamos jugando?. Benito Sacaluga. http://www.ecorepublicano.es/2015/06/a-que-estamos-jugando.html
76) La participación de los partidos comunistas en el gobierno. ¿Una forma de salir de la crisis capitalista?. Herwig Lerouge, Estudios Marxistas, num 100. http://www.jaimelago.org/node/80
77) Felipe González y Flick. Benito Sacaluga. http://www.ecorepublicano.es/2015/05/felipe-gonzalez-y-flick.html
78)”Podemos” en Ucrania (Santiago Alba Rico). 4/03/2014 http://www.rebelion.org/noticia.php?id=181545
79) Mientras tanto Santiago Alba Rico… http://larepublica.es/2015/06/19/mientras-tanto-santiago-alba-rico/
80) En Libia se ha producido una revolución popular. Entrevista a Santiago Alba Rico (Salvador López Arnal) 22-09-2011. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=136083
81) Mientras tanto Santiago Alba Rico… http://larepublica.es/2015/06/19/mientras-tanto-santiago-alba-rico/
82) La ceguera no tuvo límites para Santiago quien escribía una vez los mercenarios yihadistas se hiceran con el poder que: “No pierdo la esperanza de que el impulso popular que se puso en marcha en febrero cristalice a partir de ahora en la lucha por en un gobierno más justo, democrático y soberano en Libia…”. (Gadaffi cayó en su propio cuerpo. Santiago Alba Rico. 7-11-2011. http://www.rebelion.org/noticia.php?id=138886
83) Un hombre que ha gobernado tanto con el PSOE como con el PP, y que tuvo en su gobierno a personajes corruptos como Angel Agudo, exsecretario general del PSC.
84) En Ahora Madrid se incorporaron los vencedores de las primarias de IU Mauricio Valiente y su equipo, la confluencia fue casi plena, pues lo que se presentó como IUCM no contó con el respaldo de IU federal e incluso el PCE de Madrid dio su apoyo a Ahora Madrid,
85) Una propuesta de las bases de Podemos pide una candidatura de confluencia para las generales. http://www.europapress.es/nacional/noticia-propuesta-bases-podemos-pide-candidatura-confluencia-generales-20150527185158.html
86) Pablo Iglesias rechaza ir con IU en las generales. http://www.publico.es/politica/pablo-iglesias-rechaza-iu-generales.html
87) Pablo Iglesias rechaza ir con IU en las generales. http://www.publico.es/politica/pablo-iglesias-rechaza-iu-generales.html
88) Iglesias lanza la precampaña con un rechazo a un “frente de izquierdas”. http://politica.elpais.com/politica/2015/06/18/actualidad/1434617093_837344.html
89) El Frente Popular, Front d´Esquerres en Catalunya, obtuvo 278 diputados sobre 473, coalición electoral formada por el PSOE, PCE, Unió Socialista de Catalunya, POUM, Partit Catalá Proletari, Partido Sindicalista, Partido Sindicalista Independiente, Izquierda Republicana, Unión Republicana, Partido Republicano Democrático Federal, Republicanos Independientes de Izquierdas, ERC, Partit Nacionalista Republicá d´Esquerres, Unió de Rabassaires, Esquerra Valenciana.
90) El PCE se convirtió en la guerra en el mejor partido republicano de la historia de España. Entrevista con Fernando Hernández Sanchez. http://www.medelu.org/El-PCE-se-convirtio-en-el-mejor. “…el PCE fue el forjador de las herramientas más eficaces para la defensa de la República: el Quinto Regimiento, el Ejército Popular y el Comisariado; defendió consecuentemente la unidad, el orden y la disciplina frente a los experimentos desarrollados por otras fuerzas en la retaguardia, y criticó duramente las actitudes derrotistas y capituladoras. En definitiva, el PCE fue la más perfecta emanación del pueblo republicano y el albacea de la epopeya de su resistencia contra el fascismo (Guerra o Revolución. El PCE en la guerra civil. Fernando Hernández Sanchez. Pág. 36. Ed. Crítica. 2010. Barcelona.
91) Pablo Iglesias: “He hablado con Pedro Sanchez, se ha roto el hielo y existe ya un canal de comunicación. http://larepublica.es/2015/05/28/pablo-iglesias-he-hablado-con-pedro-sanchez-se-ha-roto-el-hielo-y-existe-ya-un-canal-de-comunicacion/
92) La participación de los partidos comunistas en el gobierno. ¿Una forma de salir de la crisis capitalista?. Herwig Lerouge, Estudios Marxistas, num 100. http://www.jaimelago.org/node/80
93) El Tratado de Estabilidad, Coordinación y Gobierno de la UE (TSGC) plantea el objetivo de bajar la deuda al 60% del PIB y el déficit al 0,5% para el año 2033-40, mientras que versión española de esta ley, la LOEPSF (Ley de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera) promovida y defendida por el bloque neoliberal (PP-PSOE-CiU-PNV-UPD-UPN-Foro Asturias) exige como fecha tope antes del 2.020 y que el déficit estructural sea el 0 en vez del 0,5% del TSGC. También existe la versión catalana, la Ley de Estabilidad Presupuestaria aprobada en el parlament en mayo del 2012 con los votos de CiU-PP, la cual plantea alcanzar el 0,14% de déficit…¡para el 2.018!. ¡Y todo ello teniendo en cuenta que economistas del FMI consideran improbable bajar la deuda al 60% del PIB en el plazo 2033-40 para toda la UE!. Esta ley es la escusa jurídico-política para seguir imponiendo los recortes de la protección social, incluso con un trato peor respecto a otros países de la eurozona. Este objetivo supondrá decenas de miles de millones de euros anuales que sin duda agravará aún más la consecuencia de la crisis para las masas trabajadoras. Los recortes en sanidad, educación, pensiones, prestaciones sociales, tienen con esta ley el mismo objetivo en los ámbitos estatal, autonómico y municipal. (Grecia nos pasará factura política por la claudicación. Aurora Despierta. 22-06-2015. http://kaosenlared.net/grecia-nos-pasara-factura-politica-por-claudicacion-podemos-no-lo-evitara/). La LOEPSF ha establecido que el pago de la deuda equivalente al 60% del PIB se reparta entre el conjunto de las 3 Administraciones Públicas: el déficit de los ayuntamientos sólo podrá sumar el 3% del PIB español; el de las Comunidades Autónomas de las que dependen gran parte de los gastos en sanidad, enseñanza, servicios sociales… el 13% de su PIB autonómico; y la administración central de la que dependen las pensiones, prestaciones y desempleo, el 44% del PIB estatal. Según el Banco de España la deuda total se situó en el 2014 al 97,7% del PIB, distribuida 71,7% Administración Central, 22,4% CC.AA., y ayuntamientos 3,6%, muy lejos del objetivo. (43-13-3: Las medidas ideales para el austeriticio. Aurora Despierta. 21-05-2015. http://kaosenlared.net/44-13-3-las-medidas-ideales-para-el-austericidio-publico-la-alternativa/). Por CC.AA. las deudas se cerraron como sigue: Valencia 37,9%, Castilla La Mancha 33,5%, Catalunya 32,4%;Baleares 29,3%, Murcia 25,2%, Andalucía 20,4%, Cantabria 19,8%, Aragón 18,1%, Extremadura y Galicia 18% cada una, Navarra 17,9%, Castilla y León 17,3%, La Rioja 16,6%, Asturias 16,2%, Canarias 14,5%, Euskadi 13,9%, siendo Madrid 12,5% (http://www.datosmacro.com/deuda/espana-comunidades-autonomas) la única comunidad que cumple el objetivo de deuda. Nos podemos imaginar la guillotina que todavía espera en aplicación de dicha ley en las CC.AA., algunas de las cuales superan el 20% y el 30%, con muchísimos recortes sociales para llegar al límite establecido en ley, el 13%. Y los ayuntamientos están obligados por la ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local (LRSAL) a cumplir con los límites de la LOEPSF (3,6%), ley que además traspasa competencias a la comunidad autónoma, vaciando a los ayuntamientos de competencias y servicios sociales. Cumplir los objetivos de la LOEPSF, por las tres administraciones, bajar la deuda del 97,7% del PIB al 60%, supondría un gasto de 377.000 mill. de €, y bajar el déficit del 5,8% al 0%, lo que supondría 58.000 mill. de €, antes del 2.020, aparece como un verdadero obstáculo para el cumplimiento de los programas sociales, un austericidio, por lo que su derogación se hace imprescindible. Alberto Garzón en su intervención parlamentaria lo decía así: “Lo que esta ley persigue, para entendernos, es institucionalizar al nivel más alto (ley orgánica y constitución) la política del llamado déficit cero…nos encontramos con una palanca de destrucción del Estado de bienestar…el ajuste se vuelve permanente” (http://www.agarzon.net/explicando-la-ley-organica-de-estabilidad-presupuestaria-y-financiera/ ).
94) Crítica del Programa de Erfurt. Editorial Ayuso. Madrid 1975, págs.. 55 y 56.
95) La clase obrera y la crisis: recuperar la centralidad del tablero. Alfonso Lago. http://www.jaimelago.org/node/112
96) Crítica del Programa de Erfurt. Editorial Ayuso. Madrid 1975, pág.72
97) Los fundamentos del Leninismo. J. Stalin. Akal. Madrid 1975.
98) Sobre la caricatura del marxismo y el economismo imperialista. V.I. Lenin. Ed. Roca. Colección 1º.
99) La ofensiva del fascismo y las tareas de la Internacional en la lucha por la unidad de la clase obrera contra el fascismo. J. Dimitrov. https://www.marxists.org/espanol/dimitrov/1935.htm
100) Manifiesto del Partido Comunista. Editorial Progreso. Marx y Engels. Moscú 1976.
101) El Capital. K. Marx. S. XXI.Vol. 3°. Tomo I°, pg. 954.
102) El Capital. K. Marx. S. XXI.Vol. 3°. Tomo I°, pg. 954.
103) El imperialismo fase superior del capitalismo (Lenin), pág. 79. Ed. Roca. Colección 1º. México 1.974.
104) Transición y represión política. J.M. Olarieta Alberdi. Revista de Estudios Políticos, págs. 226 y 227. Diciembre 1990. Las otras víctimas de una transición nada pacífica. Gonzalo Withelmi. UAM, pág. 14. (2012) http://www.congresovictimasfranquismo.org/wp-content/uploads/2013/10/gonzalo_wilhelmi_comunicacion_victimas.pdf

Anuncios

3 pensamientos en “CRISIS GENERAL: CRISIS ECONÓMICA Y CRISIS DE RÉGIMEN LA IZQUIERDA EN LA ENCRUCIJADA (II)

  1. Pingback: EL BIPARTIDISMO SE TAMBALEA MIENTRAS EL RÉGIMEN SE MANTIENE. LA CRISIS DEL CAPITALISMO EN EL ORDEN DEL DÍA TRAS LAS ELECCIONES. | MARXISMO-LENINISMO

  2. Pingback: Quien no quiera ver que es necesario un acuerdo de unidad | ONG AFRICANDO SOLIDARIDAD CON AFRICA

  3. Pingback: EN BUSCA DE LA INVESTIDURA. SILENCIO SE RUEDA. | MARXISMO-LENINISMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s