IMPERIALISMO Y FASCISMO (II) EE.UU. promotor del neofascismo: los “luchadores por la libertad”

4fasc2

4 saludos para las mismas guerras

Miguel A. Montes
23 diciembre 2014. Actualizado 31.01.2015

El imperialismo no cambia su naturaleza, las guerras por el reparto del mundo continúan. La financiación de la disidencia y el apoyo a golpes de estado, regímenes teocráticos, paramilitares fundamentalistas en Oriente Medio, Europa y el norte de África, a neofascistas en Europa, continúan.

ÍNDICE PARTE II

EL IMPERIALISMO SIGUE COMO DIJO LENIN
EL IMPERIALISMO CRIÓ A LOS CONTRAS DE ORIENTE MEDIO Y EL NORTE DE ÁFRICA
Los contras de Afganistán
Yugoslavia
El imperialismo en lucha contra el “terrorismo internacional”
El apoyo del imperialismo a los Estados teocráticos contra el progreso social
La guerra imperialista contra Libia
El reparto del pastel entre las transnacionales
La guerra contra Siria
La propaganda neocolonial y la docilidad de parte de la izquierda
LA UE IMPERIALISTA PROMUEVE EL FASCISMO
Crisis y Neoliberalismo
La dictadura de la oligarquía financiera sobre la clase obrera y las naciones
Criminalización del antifascismo y la inmigración. Claves para el neofascismo.
Apoyo al golpe fascista en Ucrania
La financiación de la disidencia por la USAID
Xenofobia antinacional en Ucrania y reparto del botín
LA GUERRA, BANDERA DEL IMPERIALISMO Y EL FASCISMO
PARA DERROTAR AL FASCISMO HAY QUE SUPERAR EL CAPITALISMO

EL IMPERIALISMO SIGUE COMO DIJO LENIN

Las propiedades fundamentales señaladas por Lenin en tiempos de la Iª GM siguen vigentes toda vez que el imperialismo no es una política concreta de algunos gobiernos sino una nueva etapa en el desarrollo del capitalismo. Tal y como mostró Lenin la cadena imperialista mundial sigue dividida entre países dominantes y países dominados. En estos últimos 30 años el proceso ha sido similar a principios del S.XX, mientras que un puñado de naciones del capitalismo desarrollado ha reforzado su capacidad para controlar los procesos productivos, comerciales y financieros a escala mundial, la enorme mayoría de países ha visto profundizar su dependencia externa y ensanchar su desigualdad de desarrollo respecto a la metrópoli. La globalización de nuestros días, ha consolidado la dominación imperialista, ha aumentado la explotación de la clase obrera y la sumisión de los capitalismos periféricos incapaces de ejercer un control sobre sus propios procesos económicos.

Las cuatro contradicciones se agudizan, el antagonismo entre capitalismo y socialismo, entre oligarquía financiera y clase obrera, entre países ricos y países dependientes y entre los propios Estados imperialistas.

La rivalidad es cierto que ya no desemboca en guerras entre potencias imperialistas, sino que se desenvuelve en un marco de actuación pacífico en el terreno de la concurrencia económica, comercial y la acción política a través de los organismos internacionales (ONU, G7, FMI, BM, OMC).

Pero las guerras no desaparecen, sino que son desplazadas a la periferia y las excolonias por el reparto territorial, a través del ejercicio de un imperialismo colectivo (Samir Amin) para frenar “manu militaru” los procesos revolucionarios o de resistencia nacional en defensa de la soberanía política y económica. En tal contexto, hoy destaca la supremacía militar de EE.UU. que por ahora prevalece por encima de los organismos supranacionales (OTAN, Consejo Seguridad ONU, FMI, BM) en detrimento de sus competidores. Estos organismos son foros de gestión de los intereses del imperialismo y foros de competencia y de pacto por el reparto del mundo entre los diferentes estados imperialistas y sus transnacionales. En su momento la Comisión Trilateral que nació por iniciativa de David Rockefeller en 1.973, que fue creada para buscar estrategias de imperialismo colectivo, fue integrada por representantes de la gran burguesía (oligarquía financiera) y los Estados centrales del capitalismo: EE.UU., Europa Occidental y Japón, compuesta por altos ejecutivos de las principales empresas Transnacionales, y bancos, abogados de los monopolios, legisladores, expertos académicos en asuntos internacionales y económicos, etc. Los mayores productores mundiales del petróleo, acero, automóviles, armas, los mayores propietarios de cadenas de televisión y los principales grupos financieros son miembros activos de la Trilateral. La estrategia está encaminada a favorecer la expansión de las Transnacionales que inevitablemente chocan con las fronteras políticas locales, que resultan demasiado estrechas a sus intereses. Los antecedentes de la Trilateral se encuentran en el llamado Club de Bilderberg (fundado en 1954), centro de reunión de grandes financieros mundiales y sus testaferros, políticos conservadores y socialdemócratas, ejecutivos de grandes Transnacionales, altos cargos de los servicios de inteligencia y monarcas europeos.

Tras la IIª Guerra Mundial el imperialismo yanqui se apoya en su aplastante superioridad militar también para impedir que sus rivales destaquen y, esta superioridad también explica la ausencia de guerras interimperialistas. Precisamente la guerra contra Irak también fue una guerra preventiva militar y comercial de los EE.UU. contra sus competidores europeos, japoneses y chinos. Para ganar la guerra económica EE.UU. debe controlar las materias primas y energéticas, las regiones y rutas estratégicas, mediante el chantaje o la guerra, ya que quien controle la llave del petróleo puede manipular los precios y subir o abaratar rápidamente los costes de energía de sus rivales. El imperialismo yanqui controlando el área de Asia Central, Oriente Medio y los Balcanes con protectorados y bases militares podrá estrangular la economía de sus rivales tan dependientes de los hidrocarburos como EE.UU. En lugar de un idilio en la lucha contra las excolonias, de un superimperialismo apacible a lo Kaustky y Negri, nos encontramos ante un polvorín atravesado por contradicciones imperialistas entre naciones opresoras y oprimidas y de rivalidad entre naciones opresoras, donde los trabajadores estamos pagando con nuestros impuestos las aventuras militares del imperialismo en el mundo.

El imperialismo yanqui juega el papel principal en la reproducción del sistema capitalista, su supremacía militar con 752 bases militares en 130 países y la mitad del gasto mundial militar le otorga el rol político de “gendarme mundial” del capitalismo que ningún otro adversario tiene. Para mantener su dominio sobre los recursos energéticos e impedir procesos revolucionarios en los países de la periferia, ha establecido una alianza con regímenes tribalfeudales y autocráticos (Arabia Saudí, Qatar, Kuwait, Emiratos Árabes, Afganistán, Jordania, etc.), y apoyando regímenes colonialistas de apartheid (Suráfrica e Israel). La expansión de la OTAN y el alarmante aumento del gasto militar global es el plan del imperialismo para continuar el dominio sobre las riquezas del planeta, mantener los privilegios de las transnacionales, mantener maniatada a la clase obrera e impedir a los pueblos ser soberanos.

Sobre la cacareada “democracia” en EE.UU., no puede dejar de producir risas. Si damos un repaso rápido vemos que predomina el autoritarismo, el estado de excepción, sobre todo desde la IIª GM hasta nuestros días con las libertades civiles restringidas tras el 11S del 2001 igual que en la guerra fría, los derechos políticos y laborales de los trabajadores son reducidos a cero y al mínimo respectivamente. Mientras la afiliación sindical es de las más bajas del mundo (el 11,3% en el 2013), la democracia formal representativa está reducida a los dos partidos de la oligarquía financiera yanqui fuertemente financiados por ella con un sistema electoral inexpugnable para cualquier proyecto electoral de izquierdas independiente. El irracionalismo reconvertido en el postmodernismo neoliberal y la reavivación del fundamentalismo religioso son los fundamentos de la ideología imperialista reinante en los EE.UU., que excluye el progreso social. Y también debe anotarse que la potente industria militar de EE.UU. que pugna por la “hegemonía mundial” y las guerras de recolonización, no deja de ser una versión actualizada de la economía militarizada y el “espacio vital” de la Alemania nazi. Bajo estos páramos políticos, económicos e ideológicos, bien se puede caracterizar que EE.UU. vive inmerso en un continuo proceso de fascistización tanto interno como externo.

Si echamos una vista veremos que desde 1949 hasta la actualidad el imperialismo yanqui ha promovido infinidad de golpes de estado e invasiones para defender sus intereses geoestratégicos y sus monopolios transnacionales:

-la guerra civil en Grecia (1947-1949) dirigiendo a la ultraderecha,
-el golpe de estado en Irán para derrocar el gobierno de Mossadeq por nacionalizar el petróleo e imponer al Sha (1953),
-la invasión de Guatemala para deponer al gobierno que nacionalizó la Unitet Fruit (1954) en la represión que siguió más de 100.000 personas han perecido por los regímenes militares apoyados por EE.UU.,
-la guerra de Vietnam (1960-1975), la invasión fallida de Cuba con mercenarios (1961),
-el golpe de estado en el Congo y asesinato de P. Lumumba (1960-1961) ordenado por la CIA para favorecer los intereses de las transnacionales yanquis,
-la invasión y golpe de estado de República Dominicana para derrocar al gobierno democrático de Juan Bosch y la resistencia popular (1963),
-el golpe de estado de Indonesia (1965),
-el golpe de estado de los coroneles en Grecia (1967),
-el golpe de estado en Chile contra el gobierno democrático de Allende (1973),
-apoyo junto a Suráfrica a los mercenarios de UNITA contra Angola (1976-1992),
-intervención militar en El Salvador para combatir la resistencia popular, 75000 civiles muertos y 8000 desaparecidos (1981-1992),
-invasión desde Honduras de los contras a Nicaragua contra la revolución sandinista, decenas de miles de personas murieron en la guerra terrorista organizada por EE.UU. (1981-1990),
-Libano bombardeos, marines expulsan la OLP (1982-1984),
-invasión y golpe de estado de Granada (1983), invasión de Panamá (1989),
-guerras de Irak (1991-2003),
-Somalia, ocupación y bombardeos (1992-1994),
-guerra de Yugoslavia con la OTAN (1992-1999) con la muerte de miles de civiles y la destrucción de la infraestructura económica,
-promoción de la disolución de la URSS (1991) y apoyo del bombardeo del parlamento ruso por Yeltsin (1993) a la que le siguió una sangrienta matanza exportando la vía chilena al capitalismo (49),
-golpe de estado fallido en Venezuela (2002),
-invasión de Haití (2004),
-intento de golpe en Bolivia contra el gobierno de Evo Morales (2.008),
-golpe de estado en Honduras contra el gobierno democrático de Zelaya (2009),
-intento de golpe en Ecuador (2010),
-invasión de Libia con mercenarios yihadistas apoyo aéreo de EE.UU. y Francia (2011),
-apoyo a mercenarios yihadistas en la guerra contra Siria (2011-…),
– el golpe de estado en Ucrania y guerra contra los civiles del este (2014).

Esta hegemonía imperialista hoy se encuentra con diversas amenazas. A nivel económico con la emergencia del bloque de países BRICS (Rusia, China, Brasil, India y Suráfrica), y por el surgimiento de gobiernos progresistas en Latinoamérica (Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador…) que luchan por la soberanía sobre sus economías, recursos, el desarrollo independiente y el intercambio multilateral e igual. La emergencia de China, el papel de Rusia y el Alba americano complican el monopolio de EE.UU. sobre el control de los recursos energéticos del planeta. Además numerosos países del sur aspiran a establecer relaciones propias para salirse del círculo de la dependencia y el subdesarrollo recuperando las reivindicaciones de los años 70 por un Nuevo Orden Económico Internacional (contra el proteccionismo de los países ricos, cancelación deuda externa, sistema monetario internacional equitativo, relaciones económicas multilaterales entre países, industrialización independiente no deformada, soberanía sobre los recursos, reforma agraria).

El imperialismo necesita las guerras de recolonización y las “revoluciones de colores” para derrocar a los gobiernos hostiles a sus intereses financieros y geopolíticos. Sólo a través de la guerra, la invasión, el bloqueo, el saqueo de los recursos, puede el imperialismo yanqui mantener su hegemonía, no cabe duda que a cada paso que dan los países del sur y el este hacia un nuevo orden mundial no imperialista se incrementará la escalada militar de EE.UU. y sus paramilitares a sueldo.

EL IMPERIALISMO CRIÓ A LOS CONTRAS DE ORIENTE MEDIO Y EL NORTE DE ÁFRICA

La geopolítica del imperialismo no abarcó sólo a la confrontación de bloques antagónicos, ya hemos hecho referencia que fue el imperialismo yanqui quien cocinó los regímenes fascistas latinoamericanos, ahora explicaremos cómo el fundamentalismo islámico no calló de los árboles frutales. Cualquier intento de explicar los actuales conflictos con argumentos religiosos sólo hará que los árboles no dejen ver el bosque.

Bajo la estrategia de Samuel P. Huntington se quiere mostrar que los mujaidines, Al Qaeda y los talibanes son organizaciones antiestadounidenses, cuando en realidad son organizaciones anticomunistas creadas por la CÍA, el Pentágono y los servicios secretos saudíes, para combinar las guerras convencionales con las guerras de baja intensidad, accionando a organizaciones paramilitares que son entrenadas y dirigidas por el ejército y la inteligencia yanqui. El término yihad por el que se relaciona al terrorismo islámico fue un término ignorado durante siglos por la población árabe hasta que la URSS llegó a Afganistán en 1979 y EE.UU. resucitó esta reacción religiosa a golpe de talón y armas. Y desde entonces EE.UU. viene respaldando a todos los fundamentalistas islámicos, desde los talibanes, el FIS de Argelia, hasta los Hermanos Musulmanes.

Los contras de Afganistán

Seis meses antes de la intervención soviética, en julio de 1979 Carter firmó la directiva sobre asistencia clandestina para los opositores muyahidines (50). La ayuda soviética a la Afganistán Democrática laica y popular fué la oportunidad de oro para la CIA de transformar la contrarrevolución en una guerra santa, la yihad islámica, para expulsar a los “comunistas ateos” de Afganistán. Entre 1979 y 1992, los EE.UU. y Arabia Saudita invirtieron 40.000 millones de dólares en la guerra afgana, el mayor programa militar encubierto desde la IIGM. La CíA y sus aliados árabes Pakistán y Arabia Saudí, entrenaron y aprovisionaron a 100.000 mujaidines radicales de 40 países musulmanes, de ahí surgiría Alqaeda y Bin Laden. Los textos islámicos enseñados a los extremistas fueron impresos en Nebraska -EE.UU.- (51). Sin este apoyo los fundamentalistas islámicos nunca hubiesen existido. A pesar de que la URSS se retiró en 1989, el gobierno del PDP de Najibullah resistió 3 años manteniendo el apoyo popular frente a la intervención extranjera y contrarrevolucionaria. Y tal y como ocurriera con la IIª República española, la falta de armas fue la causa de que la contrarrevolución ganara el conflicto. Una vez en el poder los mujaidines, expropiaron a los campesinos, devolvieron las tierras a los terratenientes, aterrorizaron a la población, saquearon, organizaron ejecuciones en masa, cerraron escuelas y bibliotecas, violaron a mujeres y niñas, redujeron la mitad de Kabul a escombros, impusieron los burkas, gobernaron el país al más puro estilo mafioso y recuperaron la producción de opio y su antigua posición de principal productora mundial de heroína. De este genocidio no se informa lo suficiente.

Yugoslavia

Posteriormente estos grupos terroristas fabricados por Washington intervinieron en Argelia, Chechenia y en la desmembración de Yugoslavia. En Bosnia 1300 terroristas integristas islámicos de Al Qaeda combatían al servicio del exagente de la Gestapo Itzezbegovic, y fueron los autores del atentado de Sarajevo que provocó la intervención de la OTAN contra la República Federal de Yugoslavia. Según Michel Collon (52) el conflicto yugoslavo tuvo como objetivo el control de oleoductos y gaseoductos para el suministro del petróleo y gas de Oriente Medio a la UE. Tras la independencia de Croacia patrocinada por Alemania, El Vaticano y EE.UU. se inició una operación de limpieza étnica, se creó una milicia ustacha formada por 30.000 terroristas con voluntarios nazis de 30 países que participó en la represión brutal contra la población serbia en Zagreb, 350.000 serbios fueron expulsados, de los cuales 120.000 se refugiaron en la región de Krajina, la cual fue invadida y bombardeada en 1995 expulsando a toda la población (53). Posteriormente en el conflicto de Kosovo, la OTAN patrocinaría el UCK, mercenarios fascistas mayoritariamente procedentes de Alemania, fundado por la CIA y financiado con el dinero del tráfico de heroína (54). Desde 1991 en Eslovenia, Croacia, Bosnia Herzegovina, Macedonia, Kosovo y también Serbia emplearon mercenarios en gran escala, 83 grupos con 70.000 paramilitares a lo largo de toda la guerra, fueron suministrados con armas traídas de EE.UU. mediante una red articulada por aliados de EE.UU., Arabia Saudí, Pakistán y Hungría (55).

El imperialismo en lucha contra el “terrorismo internacional”

Entre el arsenal de la propaganda ideológica del imperialismo para justificar sus intervenciones en el extranjero, hemos visto el mito de la amenaza soviética y el “terrorismo internacional” donde el imperialismo yanqui englobaba a las organizaciones que luchaban por la liberación nacional y contra el Apartheid (CNA en Suráfrica, SWAPO en Nabimia, FSLN en Nicaragua, FMLN en El Salvador, FPLP en Palestina, etc), y servía de justificación a las acciones militares y mercenarias (Corea, Vietnam, Granada…) y a las guerras no declaradas contra los Estados anti-imperialistas (Cuba, Nicaragua, Afganistán Democrática, etc). En la actualidad se ha vuelto a retomar el mito del “terrorismo internacional” acompañado de las “guerras humanitarias” o “preventivas”, donde los ejércitos imperialistas adoptan tanto la acción directa (invasión de Yugoslavia, Afganistán e Irak) como la indirecta potenciando a mercenarios propios y grupos de mercenarios autóctonos en los conflictos bélicos (UCK en Kosovo, paramilitares en Colombia, Latinoamérica, Africa, etc). Las organizaciones de mercenarios sirven para desestabilizar los países que el imperialismo quiere someter. El dinero público de los países imperialistas (USAID en EE.UU.) se utiliza para el envío de armas, apoyo logístico y entrenamiento de los grupos terroristas a través de los servicios de inteligencia.

El atentado terrorista del 11-S benefició a las tesis más ultraconservadoras del imperialismo yanqui, impulsando el gasto militar y la criminalización de gobiernos o Estados considerados por Washington como “terroristas”. Se decretó el inicio de una escalada “guerras preventivas de ocupación”, comenzando por la ocupación de Afganistán y la última guerra de Irak. Ya a finales del S.XX  un grupo de intelectuales y políticos ultraconservadores crearon el Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, cuyos objetivos pasaba por consagrar la hegemonía de EE.UU. en el Siglo XXI, concluyeron que Irak podía ser la clave de sus proyectos, enviaron recomendaciones a Clinton y los líderes de las dos cámaras del Congreso de la necesidad de establecer y reforzar la presencia militar en Oriente Medio utilizando la fuerza militar para apartar del poder a Sadam Hussein. En 1.999 el PSNA en un documento titulado “Reconstruyendo las defensas americanas” vaticinaban que el cambio estratégico que defendían sólo sería factible cuando se produjera un acontecimiento catastrófico similar a Pearl Harbour. Ese acontecimiento ocurrió el 11-S del 2001 cuando el PSNA estaba incrustado en el nuevo gobierno de Bush II (56). Este proyecto tuvo miembros en la cúpula del gobierno el 11S, Cheney, Rumsfeld, Perle, Wolfowitz, Feith, Bolton, Armitage, etc., así como el hermano de Bush IIº, Jeb Bush. No olvidemos que la historia tiene varios ataques de falsa bandera como el incendio del Reichstag para justificar el estado policial nazi, como el inicio de la guerra de Vietnam con los falsos ataques a navíos de EE.UU. en Tonkin, la propia red Gladio en Europa encargada de perpetrar atentados. Igual que el nazismo cuando presentaba el imperialismo alemán no como agresor sino como víctima y el “espacio vital” como algo natural. Algo similar consiguen los estrategas del pentágono y la CÍA al aprovechar el atentado del 11-S para convertir a una potencia imperialista en ¡¡¡víctima!!!, donde el “espacio vital” pasa por “intereses estratégicos de EE.UU”, intereses contantes y sonantes para las Transnacionales yanquis que se saldan con la intensificación de la reacción y las restricciones de las libertades democráticas en nombre de la “seguridad nacional” desplegando un arsenal represivo dejando indefensos a los ciudadanos. No sólo en EE.UU. sino también en la UE los gobiernos machacan a la población con una batería de mensajes racistas: inmigrantes “delincuentes”, musulmanes “fanáticos” y “terroristas locos” que quieren destruir nuestra “democracia”. Aquí el fundamentalismo religioso evangelista de los neoconservadores yanquis se eleva a rango ideológico de Estado colocando a EE.UU. como nación escogida por Dios donde sus intereses son superiores a las demás naciones y todos los métodos están más que justificados en la defensa de esos intereses. Ello no deja de ser una fotocopia imperialista de la ideología nazifascista y sionista. Y lo estamos viviendo en la actualidad.

El apoyo del imperialismo a los Estados teocráticos contra el progreso social

Tras la guerra de Irak con las garras clavadas en Oriente Medio, EE.UU., la UE e Israel han reforzado su ofensiva contra los Estados laicos vertebrados, el panarabismo laico, en alianza con los estados teocráticos de la zona, para instalar gobiernos débiles y sociedades desestructuradas, para mantener su control militar, económico y político. Entre sus aliados estacan dos movimientos de extrema derecha el wahabismo secta fundamentalista en el poder en Arabia Saudí y Qatar (57) y los hermanos musulmanes que luchan contra el desarrollo y el progreso de los países de Oriente Medio utilizando una doble moral, por un lado un régimen semifeudal interno basado en la sharia y por otro sometimiento al neoliberalismo y a los intereses de EE.UU. e Israel. Tanto Alqaeda, como el Estado Islámico, o los hermanos musulmanes son meras organizaciones colaboracionistas con el neocolonialismo, su falsa fachada de “defensores del Islam” es una máscara para encubrir su verdadero papel. Los hermanos musulmanes ya lucharon financiados por el occidente neocolonial para derrocar al gobierno anti-imperialista y laico de Nasser en Egipto (58). Fueron fundados en 1928 por Hassan al Banna, que simpatizaba Hitler, esta organización recibiría ayuda de la Alemania nazi con los que colaboraron alistándose en la división SS Handschar combatiendo a los partisanos yugoslavos, junto con otras dos divisiones SS musulmanas (Skanderbeg y Kama). Tras la IIGM se convirtieron en aliados de la monarquía del rey Farouk sometida al imperio británico, y jugaron el papel de inteligencia inflitrándose en organizaciones populares para delatar a la oposición anticolonial especialmente a los comunistas (59). Actualmente trabajan para EE.UU. e Israel atizando el odio entre sunnies y chiíes (60). El Partido Comunista Egipcio los cataloga como una organización fascista.

EE.UU. y sus aliados quieren este tipo de regímenes en el mundo árabe para el control del petróleo y el gas, no quieren una democracia árabe laica, no quieren que los árabes puedan decidir sobre sus recursos energéticos, por eso apoyan el Antiguo Régimen en Oriente Medio, por eso pugna por derrocar los gobiernos independientes, para recolonizar los países salidos de su órbita imperialista.

La guerra imperialista contra Libia

La reciente guerra contra Libia, que era el país socioeconómicamente más desarrollado de África en calidad de vida (61), fue una guerra en la se utilizaron viejas prácticas coloniales de “intervención humanitaria” aplicadas también por los nazis en Europa, fue una guerra contra un país independiente. Francia y Gran Bretaña se suman junto a EE.UU. a la ofensiva militar para obtener parte del pastel del petróleo libio para reequilibrar la balanza con Alemania, no olvidemos que ésta e Italia eran los primeros clientes del petróleo, inversores y exportadores. Armaron con armamento pesado de la OTAN y de sus socios Qatar, Arabia Saudí y Bahrein hasta los dientes a miles de mercenarios de Alqaeda, y los Hermanos Musulmanes ya utilizados en otras guerras los han movilizado bajo la bandera colonial del rey Idris, que han entrado por la frontera del Egipto de Morsi y por Túnez, y han sido entrenados en el Chad por los servicios de inteligencia de EE.UU., Gran Bretaña e Israel, y finianciados por EE.UU. y Arabia Saudí. Michel Collon acierta cuando argumenta los cinco objetivos de EE.UU. en esta guerra, controlar el petróleo, asegurar a Israel como encargado de proteger a las dictaduras árabes productoras de petróleo, impedir la liberación del mundo árabe, impedir la unidad africana e instalar la OTAN-Africom como gendarme de África (62).

Esta guerra se produce por el cese de las políticas de liberalización iniciadas en el 2004 por el gobierno libio (donde una parte corrupta beneficiaria de estas políticas se alía con el invasor -quintacolumna-), por la renacionalización de empresas y del petróleo, por la oposición al establecimiento de Africom dirigida por EE.UU. por el aumento de las exportaciones de petróleo a China y por haber financiado el primer satélite continental (2007) a un coste diez veces menor que los del resto del mundo, por el cual Libia ofreció a toda África la cobertura universal por telefonía, televisión, radio, etc., a bajo coste (63), un atentado imperdonable para el imperialismo y sus organismos internacionales como el FMI. No olvidemos también que Libia se había convertido en el principal donante financiero de la Unión Africana. Esta guerra ha causado la destrucción de Libia y 75.000 muertos por los mamporreros del imperialismo, y los continuos bombardeos “humanitarios” de Francia, el Guernica libio, “supervisado” además con la presencia de tropas de Gran Bretaña y EE.UU.

La población negra del sur de Libia y los trabajadores inmigrantes (64) han sido masacrados por los mercenarios “rebeldes” racistas, mutilados y quemados vivos. La violación y asesinatos múltiples de mujeres está al orden del día. En septiembre de 2011 el líder del Consejo Nacional de Transición Mustafá Abdel Jalil (implantado por las transnacionales yanquis y europeas) advertía la conversión de Libia en un Estado regido por la ley islámica. Al final Libia balcanizada es un polígono de entrenamiento para los mercenarios, pasto del fundamentalismo islámico, la sharia para las mujeres y el petróleo para las transnacionales extranjeras que se lo reparten sin ningún tipo de arancel. El pueblo libio ha perdido su petróleo, su nivel de vida, su pleno empleo, sus empresas, su banco nacional, su patrimonio cultural, sus servicios sociales, la electricidad, el agua, las escuelas, la tolerancia, la convivencia y su dignidad. El neoliberalismo al amparo del fundamentalismo se aplicará para hundirlo en la miseria.

El reparto del pastel entre las transnacionales

El Golfo Pérsico, Transcaucasia, Asia Central y África del Norte son zonas prioritarias para el botín imperialista, por la explotación y comercialización de las inmensas bolsas de petróleo y del gas. Irak y Libia, Estados laicos con grandes recursos de petróleo han sido sustituidos por Estados teocráticos que han implantado la sharia. Y ¿quién se ha quedado el petróleo?. En Irak, la Exxon Mobil, la Chevron Texaco, transnacionales yanquis relacionadas con la familia Bush, la angloholandesa Shell y la British Petroleum. En Libia hay que sumar además la transnacional francesa Total. También está el negocio de la reconstrucción por las transnacionales y las privatizaciones. En Libia la OTAN bombardeó todas las centrales eléctricas para luego introducir la compañía yanqui General Electric, después de que el pueblo libio dispusiera de agua y luz gratis durante 40 años, ahora son cotidianos los días sin luz ni agua. Siria otro Estado laico, le llega el turno, guarda las segundas reservas mundiales de petróleo y de gas. Además EE.UU. daría un paso en su proyecto de suministro de gas desde el mar Caspio hasta Europa.

Brzezinski, exconsejero de seguridad nacional de Carter, en su libro El gran tablero mundial (1997) ya revelaba las razones de la estrategia islámica de EE.UU., la presa principal es controlar Eurasia desde Europa occidental hasta China a través de Asia Central (65), apoderarse de todos los recursos energéticos, posicionándose contra China y Rusia, de ahí la ampliación de la OTAN en Europa Oriental. Ya en el 2003 tras la caída de Bagdad, el congreso de EE.UU. aprobó dos leyes que instruían al presidente para que preparase una guerra contra Libia y Siria y en el 2008 en una reunión de la OTAN se habló de las ventajas económicas, política y militares de una posible intervención en Siria (66). Lo que está sucediendo hoy es una estrategia de largo alcance diseñada por los gurús del imperialismo yanqui.

La guerra contra Siria

En Siria el ataque militar, mediante auténticos escuadrones de la muerte, contra su gobierno, es al estilo de lo que se hizo en Cuba (Bahía Cochinos), Nicaragua, Afganistán Democrática, Bosnia y Libia con Alqaeda y otros contras socios, como los hermanos musulmanes de Egipto (67), que sirven a los intereses de las grandes corporaciones transnacionales extranjeras. Después de la destrucción de Libia la OTAN trasladó su puesto de mando a Izmir y los mercenarios libios de Alqaeda fueron enviados al norte de Siria desde marzo de 2011, para sembrar el terror y desestabilizar el país. Está claro que tantos miles de matones a sueldo no caen de las palmeras sirias e irakíes, la mayoría son de nacionalidad saudí y libia.Esta guerra de agresión ha costado la vida a 202.000 sirios y más de 3 millones de refugiados en tres años de conflicto que aún no ha acabado. Hay actualmente 120.000 mercenarios procedentes de 83 países en Siria luchando contra el poder civil. Son wahabistas, fundamentalistas suníes, y enarbolan la antigua bandera del protectorado francés de Siria (Ejército Sirio Libre) o la bandera de Alqaeda (Frente Al-Nusra). La cacareada “comunidad internacional” encabezada por el imperialismo yanqui está financiando a los mercenarios para dar un golpe de estado contra un gobierno de coalición elegido en las urnas el 7 de mayo de 2012, integrado por el partido nasserista, el partido socialista, el partido comunista sirios y el partido Baath.

El imperialismo igual que en Irak con las “armas de destrucción masiva” o en Libia con el falso bombardeo sobre la población civil, jugó la carta mediática para justificar la intervención militar con la falsa acusación al gobierno de Al Assad de utilizar armas químicas, método ya utilizado contra la Nicaragua sandinista (68), acusación vituperada a cuatro vientos por los gobiernos de Obama, Cameron y Hollande. Luego se demostró que el gas sarín fue fabricado en Arabia Saudí y suministrado a los mercenarios de la yihad contra Siria (69). Otro montaje del imperialismo para justificar la invasión como el ataque de falsa bandera del golfo de Tonkin en Vietnam. Lo que no deja de ser hipócrita, ya que el imperialismo desde el napalm de Vietnam hasta el fósforo blanco en Faluya (Irak) no ha impulsado a la “comunidad internacional” en llevar a cabo una intervención militar contra los culpables.

El “agosto caliente” del 2013 donde Francia, Reino Unido y EE.UU. se embarcaban en la guerra contra Siria, fue frenada por la oposición de Rusia, China y el cambio de gobierno en Egipto, una vez desalojados los Hermanos Musulmanes de Morsi por el ejército y las masivas movilizaciones populares silenciadas en occidente en las que participaron 27 millones de manifestantes durante cuatro días por todo el país (70), el nuevo gobierno de Al Sisi cerró el canal de Suez a los buques de guerra de EE.UU. y Gran Bretaña y se negó a ser plataforma de una agresión contra Siria.

El fundamentalismo islámico sunita en Siria está fomentado por la coalición formada por EE.UU., Reino Unido, Francia, Arabia Saudí, Qatar, Jordania, Turquía e Israel (71), que los financian, forman y arman con la más moderna tecnología. Diferentes países europeos como Bulgaria, Croacia, Rumanía y Ucrania también han armado al Estado Islámico con aprobación de la OTAN en concepto de “ayuda humanitaria a Siria” (72). El objetivo es Siria e Irán. Concretamente los mercenarios extranjeros han sido lanzados desde la base de Izmir en Turquía para invadir Siria y coordinados en terreno y comunicaciones por oficiales de fuerzas especiales de EE.UU. e Israel (73). Sólo en el 2013, la CIA, Arabia Saudí y Jordania suministraron cerca de 600 toneladas de armas a los grupos terroristas (74). Incluso 3.000 toneladas de armas enviadas en 75 aviones de cargas desde Zagreb provenían de la antigua Yugoslavia (75).

En el encuentro de Partidos Comunistas árabes el 18 de septiembre de 2014 (76) se denunció que los grupos terroristas de Oriente Medio, como EI y el Frente al Nusra (brazo armado de Alqaeda) forma parte de un plan de las potencias occidentales, en particular EE.UU., para balcanizar y dividir la región. También Dick Cheney (ex vicepresidente de EE.UU.) declaró que la política de Obama de respaldo a la Hermandad Musulmana en el mundo árabe ha dado lugar a todos los grupos terroristas (77). El “Yes we can” es ahora una retórica en manos de los neoconservadores del gobierno de Obama que demuestra que EE.UU. sí que pudo y puede armar a los terroristas para dar apoyo a las guerras de invasión. Fue EE.UU. y sus aliados quienes armaron al Ejército Libre Sirio, el Frente al Nusra y EI, todos nutridos de miembros de Alqaeda (78), que además se intercambian casacas, banderas y miembros de estados mayores (79). EE.UU. siembra grupos paramilitares con diferentes nombres (muyaidines, talibanes…Emirato Islámico, al Nusra…) con el claro objetivo de intervenir militarmente. Tras el fracaso de la estrategia contra Siria que no ha conseguido derrocar al gobierno, se ha optado por la carta del Estado Islámico que controla parte de Irak y Siria. Ahora los medios de comunicación que nos vendieron a estos “luchadores por la libertad”, están hablando de crímenes del Emirato Islámico. Ahora son bárbaros y genocidas, ahora se trata de mostrarlos como un enemigo del imperialismo yanqui cuando en realidad ha sido creado por ellos, ese es el pretexto de combatir el terrorismo para continuar la guerra contra Siria y alimentar al resto de organizaciones mercenarias como el Ejército Sirio Libre y el Frente al-Nusra.

En realidad se llamen como se llamen, Estado Islámico, Ejército Sirio Libre o Alqaeda trabajan y siguen trabajando para el imperialismo, que siguen financiándolas, armándolas y entrenándolas. Siguen siendo los mismos que intervinieron en Libia para colocar a un hombre de Alqaeda del Grupo Combatiente Islámico Libio, gobernador militar de Trípoli, el cual luego ayudaría a la yihad contra Siria.

La guerra contra Siria es resultado de una decisión tomada por el imperialismo yanqui en el 2001 para apoderarse de las reservas sirias de gas y petróleo y ampliar la recolonización del Oriente Medio. Como ya es sabido la coalición anti-Al Assad liderada por Turquía, Qatar, Arabia Saudí, así como EE.UU., la UE e Israel, apoyaron al Frente al Nusra y Al Qaeda, que al darse cuenta que no podían derrotar al ejército sirio, declararon su soberanía sobre los territorios ocupados proclamando el Estado Islámico que cubre las áreas de Siria e Irak.

Más pruebas de que el yihadismo es un frankestein fascista creado y financiado por el imperialismo para el control y reparto de las zonas estratégicas del mundo:

  • El Mossad, los servicios de inteligencia israelí, sometió durante dos años al líder del EIIL a un entrenamiento militar. Snowden, dió a conocer que el EIIL había sido creado mediante un trabajo conjunto de los servicios de inteligencia de EE.UU., el Reino Unido y el régimen israelí. (80). A pesar de que los yihadistas se han convertido en una amenaza para la estabilidad de Oriente Medio, Netanyahu podría seguir poniendo la aviación y los hospitales israelíes a la disposición de los yihadistas (81).
  • Desde marzo del 2011, cuando empezó la “crisis siria”, un grupo de 23.166 yihadistas vienen recibiendo tratamiento médico en hospitales de Turquía. Durante los últimos meses, el gobierno de Ankara ha establecido un hospital especial para tratar a integrantes del EIIL. Los activistas kurdos acusan a Turquía de ayudar al Estado Islámico en el cerco de Kobane para eliminar la presencia kurda en la región. La oposición del parlamento turco afirmó que Turquía utiliza la frontera con Siria para apoyar a los terroristas que luchan en Siria (82).
  • Yousaf al Salafi, comandante del Estado Islamico detenido por los servicios de inteligencia pakistanís, confesó recibir fondos procedentes de EE.UU. para reclutar jóvenes para luchar en Siria (83).
  • UU. ha manifestado que entrenará a 5000 “insurgentes” en Siria, mal llamados “oposición moderada siria” con el apoyo de 1000 efectivos entre soldados y personal de apoyo de EE.UU. (84).

De lo dicho se desprende que la ofensiva militar de EE.UU. contra el Estado Islámico en Siria e Irak no pospone su objetivo de lucha contra el gobierno sirio. Vayamos por partes, tenemos la pasividad del gobierno turco que no le interesa el avance de la resistencia kurda en la región. Los EE.UU. siguen entrenando a la “oposición moderada” en su lucha contra Siria, además de no cortar la financiación al Estado Islámico. Francia ha estado financiando a los yihadistas en su lucha contra Siria e Israel los ha entrenado y dado apoyo logístico, igual que Turquía. Este doble juego que mantienen Israel, EE.UU., Turquía y Francia, con intervenciones, guerras e invasiones obedece al objetivo del imperialismo de recolonizar el Oriente Medio controlado por la OTAN. En ese doble juego, es curioso ver cómo se defienden a regímenes como el de Arabia Saudí, aliado de la OTAN, que aplica las mismas leyes que el Estado Islámico, como vemos en el siguiente cuadro (85), ¿todavía creemos que el imperialismo defiende la libertad, la democracia y lucha contra el terrorismo?:

Crimen Penas Estado Islámico Penas Arabia Saudí
-Blasfemia (insultar a Dios, alProfeta o a la religión).

-Actos homosexuales.

-Traición.

-Asesinato.

MUERTE. MUERTE.
-Difamación.-Consumo de alcohol. 80 LATIGAZOS. A DISCRECIÓN DEL JUEZ.
Adulterio (si está casado). MUERTE POR LAPIDACIÓN. MUERTE POR LAPIDACIÓN.
Adulterio (si no está casado). 100 LATIGAZOS Y EXILIODURANTE 1 AÑO. 100 LATIGAZOS.
Robo. AMPUTACIÓN DE LA MANO. AMPUTACIÓN DE LA MANO.
Bandidismo (robo). AMPUTACIÓN DE LA MANO YLA PIERNA. AMPUTACIÓN DE LA MANO YLA PIERNA.
Bandidismo (asesinato y robo). CRUCIFIXIÓN. MUERTE.

La propaganda neocolonial y la docilidad de parte de la izquierda

Si nos damos cuenta en pocos años (2001-2014) nos encontramos en una extensa zona que va desde Oriente Medio hasta el norte de África, donde organizaciones como Alqaeda no tenían peso, y ahora se mueven a sus anchas, disponen de recursos y armamento sofisticado, controlan Libia y parte de Siria e Irak.

Se produce un dejavú, el imperialismo ha repetido el modelo de la conferencia de Berlin en 1885, donde las potencias capitalistas se repartieron el continente africano mientras la izquierda claudicaba. Era la época en la que la IIª Internacional Socialista en contra de las enseñanzas de Marx y Engels asumía la propaganda colonial justificando las políticas de conquista y esclavitud, cayendo en el socialimperialismo denunciado por Lenin. Bernstein en “Las premisas del socialismo” apoyaba el colonialismo alemán argumentando que el expansionismo podía mejorar el nivel de vida de la clase obrera alemana. Era la época en la que la burguesía había aprendido que era necesario un programa imperialista contra la periferia para contravenir el riesgo de revolución socialista en el centro. La historia se repite. Ese eurocentrismo o etnocentrismo rabiosos, de ayer y del siglo XXI, justifican política y económicamente la “inferioridad” de los países subdesarrollados y avalan la violencia imperialista en nombre de “derechos humanos” como excusa para la destrucción y neocolonización de cualquier país. Esta nueva cadena de agresiones y genocidios del imperialismo desde Yugoslavia hasta Siria y Ucrania, comienza desde la desaparición de la URSS, contrapeso mundial contra el imperialismo.

El imperialismo hoy utiliza la misma propaganda que los colonialismos francés, inglés o belga, han ido a matar miles de irakís o libios para “protegerles”, mostrando al agresor como “humanitario” y a la víctima como “verdugo”. Los medios de comunicación oficiales como aparato ideológico del Estado capitalista (públicos y privados) que elaboran e inculcan la ideología de la clase dominante (ideología imperialista) controlados principalmente por las grandes transnacionales abonan la propaganda para la guerra. Son los Goebbels informativos, mentirosos profesionales que dan cobertura a auténticos asesinos, como “combatientes por la libertad”, demonizan a presidentes, gobiernos y pueblos enteros, a los que acusan de crímenes que sus propios mercenarios cometen para justificar las guerras imperialistas. La izquierda domesticada aporta manifiestos que exigen la intervención por “razones humanitarias”, llaman a la violencia a la agresión contra todo un país, hacen apología del terrorismo al calificar a los fundamentalistas islámicos como “luchadores por la libertad” aunque sean terroristas, entran los ejércitos y todo es bombardeado, escuelas, mercados, ministerios, hospitales, universidades, barrios, puertos, etc.. Recordemos “las fosas comunes de Milosevic”, “las armas de destrucción masiva de Saddam Hussein” fue la propaganda fabricada por el imperialismo para intervenir en Yugoslavia e Irak, igual que “los bombardeos de Gadaffi contra la población” (86) o el “uso de armas químicas de Al Assad contra la población en Siria”. Desgraciadamente también parte de la izquierda, no sólo la socialdemocracia, que caen en posiciones socialimperialistas igual que en la IGM (87), hacen su labor de soporte ideológico de las guerras neocoloniales de saqueo. Malcom X nos advertía de que si nos descuidábamos, los medios de comunicación nos harían odiar al oprimido y amar al opresor (88). Pero en realidad, el imperialismo no apoya a mercenarios y las guerras por razones humanitarias ni democráticas. Quienes han sido entrenados por expertos militares de la CIA no son revolucionarios ni “luchadores por la libertad”.

Lenin, que nunca cayó en la trampa de amar al opresor, decía que la IGM era una guerra imperialista por los mercados y por la libertad de saquear países extranjeros, por reprimir el movimiento obrero revolucionario y la democracia en los países imperialistas, con el deseo de engañar, dividir y masacrar a los obreros de todos los países empujando a los obreros de una nación contra otros para que se beneficie la burguesía. Ese era y es el significado de cualquier guerra imperialista. Sin embargo, los gobiernos de centroizquierda de Italia y Francia, igual que la socialdemocracia de principios del siglo XX volvieron a amar al opresor, y participaron en los bombardeos de la OTAN contra Yugoslavia, y también desde partidos del PIE que se integran en el GUE/NGL dentro del parlamento europeo se promovió absurdamente entre los trabajadores los pretextos imperialistas de la guerra contra Libia.

Hay que señalar el papel destacado de los verdes europeos en el apoyo a las recientes guerras. El líder de EQUO, Juan López de Uralde, inició su andadura política a coro con otros partidos de la izquierda como ICV y ERC, haciéndose cómplice de los bombardeos de la OTAN y del terrorismo yihadista en Libia, apoyando la implicación en la guerra decidida por el ejecutivo de Zapatero, traicionando al movimiento antiguerra en la guerra de Irak. El rastro de destrucción y genocidio no ha provocado la más mínima rectificación por esta organización “pacifista” y de “izquierdas”.   EQUO siguió la estela de los verdes alemanes quienes apoyaron el envío de tropas a Afganistán, el Golfo Pérsico y África, con un presupuesto de 1.700 millones de euros y 10.000 soldados convirtiendo a Alemania en el 2º proveedor de tropas tras los EE.UU. con destacamentos estacionados desde Afganistán hasta los Balcanes. Y cómo no podría ser de otra manera, el líder de los verdes europeos, Cohn Bendit, quien ya defendiera la agresión contra Yugoslavia, hizo lo mismo dando apoyo a la guerra contra Libia donde los yihadistas destruyeron al país y hoy siguen matando a la población que todavía queda.

Estos izquierdistas que aman al opresor deberían preguntarse. ¿Apoyó el imperialismo a la justa lucha del pueblo español contra el franquismo tras la IIGM?. ¿Apoyó el imperialismo a la lucha del pueblo cubano contra la dictadura de Batista?. ¿Apoyó el imperialismo la lucha contra el régimen genocida de Pol Pot en Camboya? ¿Derrotó el imperialismo a las dictaduras fascistas de Salazar en Portugal, Sukarno en Indonesia, Somoza en Nicaragua… etc?. ¿Defiende el imperialismo a los pueblos masacrados, defiende a Palestina?. No, el imperialismo sólo actúa militarmente por el control geopolítico y energético del mundo. Y si no, ¿por qué no interviene contra Arabia Saudí, Emiratos Arabes, Báhrein o Qatar, países que destacan por la violación de los derechos humanos?.

Las guerras no se hacen por motivos humanitarios, por aquellos que durante tantas décadas no han hecho más que expoliar y matar gente, y vuelven una y otra vez a repetir la misma cantinela y encima una parte de la izquierda se la traga entera apoyando la injerencia de las potencias capitalistas bajo el principio del “imperialismo humanitario”, encubriendo su carácter criminal y genocida, asumiendo que el régimen laico e independiente de Libia o Siria deben ser destruidos. ¿Qué diferencia hay entre los fascistas italianos que colonizaron Libia cuando ahorcaron a Omar Al Mukhtar jefe de la resistencia anticolonial, y los asesinos a sueldo de la OTAN y las monarquías árabes que asesinaron  a Gadaffi?. ¿Por qué no nos informan de los miles de irakíes o libios indefensos asesinados, de la destrucción completa de las infraestructura, la electricidad, el agua, las comunicaciones, la industria, la agricultura, los millones de muertos por las sanciones, bloqueos, los millones de desplazados de sus hogares?. ¿Dónde está ahora la izquierda “progre” proatlantista?. Mienten y luego tras el paisaje informativo ocultan el genocidio y se olvidan. Igual que las potencias coloniales del pasado. Nada cambia.

LA UE IMPERIALISTA PROMUEVE EL FASCISMO

Desde hace 23 años con la desaparición de los países socialistas y la contención del movimiento obrero en Europa occidental, el neoliberalismo como modelo de “crecimiento económico” capitalista se ha impuesto de forma definitiva como la etapa senil del imperialismo. Modelo que se debe de caracterizar como la dictadura de clase terrorista de los elementos más reaccionarios e imperialistas del capital financiero. La crisis de sobreproducción arrastrada desde 1973, ya no puede ser contenida y la acumulación de capital no dispone de margen para hacer concesiones, lo que obliga a romper las concesiones del Estado de Bienestar.

En la UE como bloque imperialista predomina la oligarquía financiera y las transnacionales de centroEuropa, sobre todo la alemana, que imponen una política económica y monetaria orientada a utilizar el euro para subordinar las economías del sur de la UE a sus exportaciones (89), a garantizar sus inversiones y beneficios realizados en los países del sur de Europa y del saqueo de los recursos de las excolonias de África y Oriente Medio, llegando para ello a promocionar la guerra y el fascismo (Libia, Siria, Ucrania…) aliándose con el imperialismo yanqui bajo el paraguas de la OTAN.

Crisis y Neoliberalismo

La UE construida desde el Tratado de Maastrich ha ido consolidando el neoliberalismo en todos los países. En este proyecto se han implicado todas las oligarquías financieras y sus Estados de los países de la UE fieles a sus intereses de clase. El Pacto de estabilidad, la Agenda de Lisboa, el Plan de Gobernanza y el Pacto del Euro,  están destruyendo las conquistas sociales del movimiento obrero trasladando a los presupuestos públicos de los Estados la carga de la crisis capitalista: recorte de salarios, pensiones, gastos sociales, aumento de impuestos indirectos y privatización de servicios públicos, reducción de salarios para recuperar la tasa general de ganancias, cambios constitucionales que permitan el pago de la deuda y sus intereses al precio de la liquidación de un Estado de Bienestar poco desarrollado en los países del sur de Europa. Deuda que es privada y generada por los bancos, especuladores y empresarios y que se obliga a pagar a los trabajadores.

La actual crisis económica ha sobrecargado su coste sobre las espaldas de la clase obrera europea y ha ensanchado el desarrollo desigual entre los estados deudores del sur donde se concentran las regiones más pobres de la UE, y los estados acreedores del centro donde se concentran las instituciones políticas y financieras de la UE. El número de casas vacías en la UE supera a las personas sin techo. El desempleo está en niveles históricos. El paro juvenil sobrepasa el 50% en muchos países. 125 millones de personas están atrapadas en la pobreza, el 25% de la población de la UE.

La dictadura de la oligarquía financiera sobre la clase obrera y las naciones

Bruselas es un tipo de poder neocolonial que dicta la política de cada país fijando los presupuestos, gastos e inversiones. Los gobiernos del sur  son gobiernos de Vichy, colaboracionistas con el desarrollo desigual dentro de la UE, una Europa que gira a 3 velocidades. Son el bloque neoliberal PP-PSOE-UPD-CIU-PNV-CC y similares los que gobiernan en todos los países de la UE, que apoyan la UE controlada por el capital financiero, que venden la soberanía nacional al imperialismo, no es casual que ninguno haya hecho frente a los recortes de la troika. En varios países se ven obligados gobernar en coalición para llevar a cabo tales políticas.

Estamos bajo un régimen político que ha nacionalizado las deudas privadas del capital financiero que están pagando las cuentas públicas de los países del sur de Europa para mantener las ganancias del capital financiero alemán, francés, inglés, holandés, etc, en deterioro del bienestar social público. Un sistema de deuda externa que mantiene un neocolonialismo que obliga a seguir la política económica y  reformas laborales y sociales dictadas por la troika (Comisión Europea, el BCE controlado por Alemania y el FMI) instituciones al servicio de los países capitalistas hegemónicos (EE.UU., Alemania, etc.) que rivalizan conjuntamente por estrangular a la clase obrera y los países dependientes.  Pago de la deuda y rentabilidad de la tasa de ganancias del capital financiero es la única política permitida. Todo un nuevo golpe de estado encubierto contra la soberanía nacional y la democracia, una muestra de que el capitalismo europeo ya no aguanta ni la democracia formal.

Los Estados capitalistas refuerzan su autoritarismo, se realizan leyes para frenar la revuelta obrera y popular como la ley de seguridad ciudadana criminalizando los movimientos sociales (sindical, antideshaucios, etc.), las huelgas, protestas y manifestaciones. El papel principal en la actual coyuntura histórica de crisis del Estado capitalista es la de la represión preventiva y la gestión de la austeridad sobre las clases populares europeas. Y aunque el Estado capitalista aún no puede restringir a cero el ejercicio de las libertades políticas y de asociación, si que se dan procesos de reorganización estatal para bloquear la participación política del pueblo, junto a las leyes represivas aludidas y el reforzamiento de los aparatos policiales y el gasto militar, en los últimos años hemos visto cambios constitucionales sin participación ciudadana y aceptación de los tratados de la UE por encima de la soberanía nacional e incluso en contra de las decisiones democráticas adoptadas en los referéndums (caso Dinamarca, Francia, Holanda, Irlanda, etc.). Se está constituyendo una especie de Estado fortaleza similar al autoritarismo de Estado de EE.UU., al que la oligarquía financiera, beneficiaria de las políticas laborales (trabajos basura, jornadas densas, paro, restricciones sindicales, etc.) , no tiene nada que envidiar al período de fascistización del Estado en los años 30.

El siguiente paso es la creación del Tratado Trasatlántico Comercial de Inversiones (TTIP) entre la UE y EE.UU. que  busca contrarrestar las economías emergentes con la creación del mercado más grande del mundo. Este tratado supondría un giro más fuerte contra los derechos de la clase obrera y por la privatización de los servicios públicos en nombre del libre comercio de servicios. La oligarquía financiera europea quiere para hacerlo factible la supresión de toda legislación estatal sanitaria, laboral, ecológica, etc., que sea nociva a los intereses del capital y las transnacionales (mal llamadas multinacionales) pasando por encima de las constituciones nacionales. Este tratado además, supondría otro peldaño más para impedir que los países de la periferia europea puedan transformarse en productores de tecnología propia para salir del círculo de la dependencia y el intercambio desigual.

Criminalización del antifascismo y la inmigración, claves para un neofascismo

Mientras eso sucede la criminalización del comunismo pervive en esta UE que tolera que los fascistas levanten cabeza en los países bálticos, Grecia, Hungría, Holanda, Francia, Noruega, Suecia, etc. Y promueve sin conjeturas la persecución de la memoria histórica de quienes fueron los auténticos enterradores del fascismo en Europa y defensores de la democracia, los comunistas y antifascistas. En Polonia, la república Checa, Rumanía y los países bálticos se prohíben desde la militancia comunista hasta los símbolos según el caso. Decía Thomas Mann que colocar en el mismo plano el comunismo y el nazifascismo en el fondo es fascismo. Eso no parece ruborizar a los líderes de la UE.

Y como antaño fueron los judíos el “chivo expiatorio” el auge de los partidos fascistas en Europa Occidental como el Frente Nacional de Francia o Amanecer Dorado en Grecia, utilizan el “chivo expiatorio” de la inmigración, mientras los gobiernos levantan barreras, persiguen a quienes huyen de la miseria y represión que la cadena imperialista genera en sus países, explotan la xenofobia y el racismo hacia países que se han convertido en fuentes exportadoras de fuerza de trabajo barata como antaño lo fuera España de la Europa Central,  dejando que las empresas que les sobreexplotan no sean molestadas, expulsando a los que se quedan sin trabajo después de haber cotizado a la seguridad social y el desempleo, perdiendo derecho a prestaciones, etc.

La retórica “anticapitalista” de hoy de los partidos fascistas culpa demagógicamente a los inmigrantes del paro, aumento de la delincuencia y de la pérdida de “identidad nacional” de los europeos. Del odio racista a los judíos y la “pureza racial” de los nazis al odio racista a los inmigrantes y la “pureza nacional” de hoy. En vez de luchar contra el neoliberalismo de Bruselas y la troika, los neofascistas buscan castigar a los inmigrantes.

En España los partidos fascistas no tienen representación parlamentaria, sólo disponen de concejales en ayuntamientos como PxC partido que criminaliza la inmigración islámica, pero en el principal partido político de la derecha el PP podemos observar como recala el discurso fascista, no ha condenado los crímenes del franquismo, se opone a esclarecer la represión franquista, destaca por la tolerancia hacia los discursos panfletarios que reivindican la dictadura franquista y su política de masas con el abierto apoyo a las campañas antiabortistas de la iglesia. La derecha española es equiparable a la ultraderecha europea que en las últimas elecciones europarlamentarias ha doblado su representación con 74 diputados (10%). No olvidemos que en España al contrario del resto de países europeos los crímenes del fascismo no han sido juzgados.

Con la criminalización del comunismo, de los inmigrantes, y de las excolonias europeas, tenemos un cocktail explosivo para el auge del fascismo en Europa.

Apoyo en Ucrania al golpe fascista y la guerra

Los poderes de la UE se han embarcado en alianza con el imperialismo yanqui en la guerra por el control y reparto territorial del mundo apoyando la guerra civil y el fascismo en Ucrania igual que ya lo hicieran en Yugoslavia.

Tras el golpe de estado en Ucrania, patrocinado por EE.UU. y la UE, por si había dudas sobre su dimensión fascista (fascismo de la dependencia) los golpistas sacaron del país con destino EE.UU. todas las reservas de oro, recortaron las pensiones a la mitad, aumentaron los costos del gas al 50%, la energía y los alimentos para pagar las “ayudas” del FMI, 4.500 millones de dólares anuales solo en intereses, y han iniciado una guerra contra las regiones del este mediante bombardeos similares a los de la legión cóndor en Gernika. El gobierno salido del golpe, se componía de fascistas que reclaman agregar una cláusula en la constitución en virtud de la cual el gobierno golpista sería el continuador del Estado Ucraniano creado en junio de 1941 durante la ocupación nazi (90), y el resto representantes de los grandes capitalistas y terratenientes ucranianos.

Los intereses políticos, económicos y militares en Ucrania son claves. Es un país con enorme potencial agrícola y energético. Destaca por su situación geográfica como barrera contra Rusia. El imperialismo yanqui está enfrentando a la UE con Rusia, creando un nuevo enemigo con el que justificar sus guerras. No han dudado en echar mano de sus matones fascistas para hacerse con el control del país, igual que el capital financiero lo hiciera  con los nazis en los años 30, financiando a través de las “revoluciones de colores” a los partidos fascistas Sector Derecho y Svoboda. Las fraudulentas elecciones presidenciales y parlamentarias (91) recientes, no han contado con el apoyo ni del 50% de la población, y  en las regiones orientales como Lugansk o Donetsk, no llegaba ni al 10%. Poroshenko (miembro de la oligarquía ucraniana) es presidente con un 20% de todo el electorado, y Yatseniuk es primer ministro de gobierno con un 21,3% de los votos.

Los crímenes cometidos por los fascistas en Ucrania son de persecución racial, étnica y política. La trama no tiene desperdicio: se derogó la constitución ucraniana sin referéndum, se planteó ilegalizar el Partido Comunista, se prohíbe la celebración del día de la victoria sobre el ejército nazi, se persiguió a los diputados que se niegan a votar las directrices de los golpistas, se desató la rusofobia, se derogó la ley que permitía el uso del idioma ruso como segundo idioma oficial en varias regiones, se persigue a la población rusohablante (92), la exprimera ministro Yulia Timochenko (2.007-2.010) filtró en una conversación su deseo de bombardear y matar con las armas a los rusos de Ucrania, el primer ministro Yatseniuk (93) definió públicamente a los rusos como subhumanos, el ministro de defensa Mijaíl Kovac anunció públicamente su proyecto de internar a los residentes del Donbass en campos de “filtraje” para reinstalarlos por la fuerza en otras regiones de Ucrania, el gobernador de la región de Jersón, Yuri Odarchenko, declaró que Hitler liberó Ucrania del yugo comunista, etc.

Como si la guerra de liberación antifascista no hubiese existido en Ucrania, las organizaciones fascistas recuperan los símbolos y banderas nazis ucranianas, rinden homenaje a Stephan Bandera colaboracionista del ejército de ocupación nazi durante la IIGM que llevó a cabo crímenes contra la población rusa, ucraniana y judía (94). Hoy resurgen y actúan como escuadrones de la muerte igual que en Latinoamérica y Siria, armados y financiados por EE.UU., contra comunistas, judíos y rusos, derriban estatuas de Lenin fundador del primer Estado ucraniano que unió a la ucrania occidental y oriental (95), ocupan las redacciones de prensa y televisión que se oponen al golpe, e incendian locales del partido comunista.

La nueva Guardia Nacional asesorada por el FBI y la CIA está compuesta principalmente por miembros del partido banderista Sector Derecho, partido financiado por el magnate Igor Kolomoiski, a quien se le vincula con la matanza de Odessa del 2 de mayo en la casa de los sindicatos donde murieron incendiados 46 civiles (96). Esta matanza fue planificada por los servicios de inteligencia en colaboración con la policía y los partidarios fascistas, bajo el mandato del golpista Turchinov (97), autoproclamado presidente tras el golpe, sustituido luego por Poroshenko.

También junto a los banderistas, están participando fuerzas especiales de EE.UU. que ya actuaron en Irak, Afganistán y Libia camuflados de mercenarios de compañías privadas (Greystone Limited filial de Blackwater) para suprimir las protestas de los ciudadanos del sureste de Ucrania.

Las masivas movilizaciones en las regiones y ciudades del este (Crimea, Lugansk, Donetsk, Járkov, Odessa, Dniepropetrovsk, etc.) contra los golpistas fué respondida con la imposición de gobernadores a la élite de la oligarquía financiera, el estado de excepción, la ocupación militar, la matanza de Odessa y la destitución de los funcionarios locales por leales a la junta golpista. Acciones que provocaron la alerta y rebelión de las poblaciones de Crimea, Lugansk y Donest, y los referéndums con una participación masiva a pesar de los bombardeos a la población que resiste y proclama la independencia de las tres regiones, desbaratando los planes de la CIA. Crimea se reincorporaría a Rusia y las otras dos siguen exigiendo un régimen federal dentro de Ucrania (98).

El ejército ucraniano y los mercenarios han cometido crímenes de guerra. Se han ejecutado operaciones de “limpieza“ contra pequeñas poblaciones llevadas a cabo por paramilitares de Sector Derecho, se ha enviado a más de 50.000 soldados, miles de piezas de artillería, helicópteros y aviones de combate contra la propia población civil ucraniana, se han arrasado barrios residenciales, guarderías, instalaciones de energía, agua, escuelas y hospitales. En esta operación “antiterrorista” más de mil soldados han desertado negándose a disparar contra la población civil.

Tras el atentado de París, el régimen de Kiev ha vuelto a emprender una ofensiva militar contra las poblaciones de las regiones de Lugansk y Donetsk. Con esta ofensiva la cifra de muertos se eleva a más 5.600, y 1,2 millones de refugiados en Rusia, desde que empezó la guerra emprendida por un gobierno golpista y profascista hace 10 meses. Las elecciones “democráticas”, una auténtica farsa, no ha impedido que tanto el Presidente, Poroshenko, el rey del chocolate, como el primer ministro Yatseniuk sigan con su política terrorista de guerra contra los civiles del este del país, bombardeados con misiles y bombas de racimo. Que éste es un régimen profacista apoyado por la UE, lo prueba las recientes declaraciones del primer ministro glorificando el nazismo y el régimen genocida ucraniano reconocido por Hitler durante la IIGM, Yatseniuk se atrevió a decir que fue la URSS quién invadió Alemania y Ucrania durante la IIGM, de esta manera en Europa en el S.XXI tenemos un primer ministro que glorifica el nazismo y que tiene el respaldo de la “democrática” UE.

Pero la población occidental ucraniana ya está empezando a cansarse, las promesas de paz de Poroshenko han demostrado ser pompas de jabón que se han evaporado, la población ucraniana está eludiendo masivamente la llamada a filas del gobierno de Kiev. En Ternópol, una de las principales ciudades de Ucrania occidental y bastión del nacionalismo, el 57% de los movilizados no acudieron a la revisión médica y un 37% ha huido de Ucrania (99). La ministra de finanzas, Natalia Yaresko, nacida en EE.UU. y nacionalizada ucraniana en diciembre para ocupar el cargo, manifestó que la actual guerra está costando más de 5 millones de € diarios, este gasto no le impide defender la filosofía de austeridad exigida por la UE, entre ellas la de disminuir los salarios de los empleados públicos, para seguir manteniendo el apoyo de EE.UU. y la UE en la guerra contra las poblaciones del este.

USAID, el fondo financiero para la disidencia fascista

EE.UU. viene utilizando fondos públicos de la USAID bajo la fachada de fundaciones a través de las cuales filtran miles de millones de dólares a partidos políticos, ONGs, organizaciones juveniles y sociales, para promocionar golpes de estado y “revoluciones de colores”. Desde Chile en 1973 hasta Ucrania en este año este sistema viene funcionando de forma regular. Se financian y asesoran organizaciones y grupos armados violentos en países con gobiernos no alineados con Washington, que serán los que creen el caos y la violencia. Los medios de comunicación y las ONGs vinculadas, crean una imagen distorsionada haciendo pasar a la víctima como agresor y viceversa.

En cada país que haya habido un golpe de estado, o cambio de gobierno afín a los intereses de EE.UU. se encuentra la USAID y su avalancha de dólares. En Serbia, Ucrania, Georgia, Kirguistán, países con recursos estratégicos, gas, petróleo, gaseoductos, oleoductos o bases militares, se ha utilizado la carta de las “revoluciones de colores”. Los movimientos promovidos son anticomunistas y proimperialistas. Incluso no se complican la vida al plagiar símbolos, para Serbia utilizaron un puño cerrado en blanco con fondo negro del OTPOR32, en Ucrania el mismo logo pero con color naranja, en Georgia el mismo pero con color rosa, y en Venezuela en lugar del puño utilizan la mano blanca con fondo negro (100).

La USAID fué fundada en 1.961 por Kennedy, Agencia para el Desarrollo Internacional que su actividad consiste en re-distribuir fondos públicos a través de fundaciones en los países que Washington desea “ayudar”, que junto a la CIA, el Pentágono, las embajadas de EE.UU. y ONGs pugnan contra los regímenes políticos adversos a sus intereses de clase. Así se intervino Chile financiando movimientos y huelgas para la desestabilización del país y la justificación del golpe militar. Así se operó  en Nicaragua para desalojar por las elecciones al FSLN en 1.989, EE.UU. financió y propició una alianza política antisandinista, la Coordinadora Democrática Nicaragüense. Más reciente en Bolivia la USAID también financió a los grupos separatistas que buscaban socavar el gobierno de Evo Morales.

El caso de Venezuela es rocambolesco, ¡¡¡pretender desalojar a un dirigente que fue reelegido consecutivamente con mayoría absoluta!!!. Antes de la intentona golpista de 2.002 el gobierno de EE.UU. promovió ONGs con el fin de activar “actos cívicos” y “apolíticos” contra el gobierno de Chávez, y al sindicato amarillo CTV en alianza con la patronal financiándoles huelgas y manifestaciones contra el gobierno, preparando un clima golpista a la chilena. Siguieron las recetas aplicadas en países de Europa del Este destinadas a financiar e infiltrarse en movimientos como el estudiantil cooptando dirigentes anticomunistas. La patronal FEDECAMARAS promovió la inflacción, el mercado negro y la escasez de alimentos; movilizaron al 90% de los medios de comunicación en manos privadas para desarrollar campañas de acoso y derribo al bolivarismo, igual que en Chile cuando el diario “El mercurio” buscaba el derrocamiento del gobierno de Unidad Popular de Allende. El paralelismo con Chile obedece al mismo patrón, primero campaña contra la victoria electoral, después acoso para derribar al gobierno, paralización de los transportes, terrestres en Chile, y marítimos en Venezuela, y de la actividad de sectores básicos, del cobre en Chile y del petróleo en Venezuela, chantajismo a la economía por la CIA, ITT y la patronal en Chile, y la directiva PDSVA y la patronal FEDECAMARAS en Venezuela. Pero el fracaso del golpe en el 2002 no ha hecho desistir los planes del imperialismo. Desde entonces EE.UU. ha financiado 300 nuevas ONGs en Venezuela. Los actuales movimientos de oposición al gobierno de Nicolás Maduro siguen la misma tónica, financiados y promovidos por el imperialismo yanqui que no descansa en su lucha por derribar el gobierno anti-imperialista del PSUV. Tras las elecciones generales 11 seguidores del gobierno fueron asesinados por la oposición y se intensificaba la estrategia de acaparamiento de productos para provocar la escasez y el pánico entre la población.

Así es como se ha intervenido en todos los países donde el gobierno no gusta. En Ucrania se ha aplicado la táctica de guerra de baja intensidad que han ejecutado en varios países como Chile (1972-1973), Nicaragua sandinista, y más recientemente Libia, Siria y Venezuela (101). La “revolución naranja” del 2004 en Ucrania ha recuperado el poder mediante el golpe de estado, la finalidad de este movimiento neoliberal y fascista, combatido por los obreros de las regiones del este, es anexionar Ucrania a la OTAN y la UE, y controlar el movimiento obrero ucraniano.

La vicesecretaria de los EE.UU. Victoria Nuland declaró que su país gastó 5.000 millones de dólares, la que hasta ahora es la operación financiera más onerosa de la USAID, para crear una base de apoyo en Ucrania y derribar el gobierno de Yanukovich, dinero destinado a organizaciones no gubernamentales (102). Nuland apoyó a Svoboda y Sector Derecho como grupos armados con el objetivo de adueñarse de las manifestaciones espontáneas de Maidan.

La decisión de subvertir el régimen constitucional fue tomada por la negativa de Yanukovich a firmar el acuerdo de asociación con la UE (103). Antes del golpe la opinión mayoritaria de los ucranianos, muy dividida, era contraria al ingreso en la UE. El Partido Comunista de Ucrania recogió en sólo una semana 3,5 millones de firmas de petición de referéndum para elegir entre la UE o la Unión Aduanera con Rusia-Bielorrusia-Kazajstan, que no fue aceptado por el resto de fuerzas parlamentarias, negando el derecho del pueblo a decidir.

Las manifestaciones pro-UE de Maidan, que fueron menos multitudinarias que las manifestaciones anti-UE de Moldavia, contaron con la presencia de embajadores y ministros de otros países. Los mercenarios de Sector Derecho y Svoboda, que fueron entrenados en Polonia (104), se mezclaban con la multitud en las manifestaciones, lanzaban cócteles molotov y bengalas contra la policía, el cénit de la revuelta llegó cuando francotiradores de Sector Derecho asesinaron a policías y manifestantes (105), culpabilizando a la policía ucraniana, una vez retirada la policía se allanó el camino para el golpe.

De Maidan no surgieron nuevos líderes políticos sino la misma élite que ya estaba en anteriores gobiernos (Alexander Turchinov y Dimitri Yarosh de Sector Derecho y Arseni Yatseniuk). La CIA llevaba años coordinando una alianza entre nazis y yihadistas, el 8 de mayo de 2007, en Ternopol, nazis de los estados bálticos, Polonia, Ucrania, Rusia, y yihadistas ucranianos y rusos, los cuales crearon un llamado “frente antiimperialista” con apoyo de la CIA, su presidente, Dimitro Yarosh que fue secretario adjunto del consejo de seguridad nacional y candidato de Sector Derecho (106). Como vemos se recurre a los nietos de los nazis que la CIA integró a la red Gladio de la OTAN para luchar contra la URSS.

Xenofobia antinacional en Ucrania y reparto del botín

El nacionalismo xenófobo esgrimido por los golpistas en realidad es antinacional. El fascismo por mucho que exalte la nación es antinacional porque supone una regresión de los valores progresistas que la nación como entidad histórica encierra. Mientras el progreso de la historia humana integra a los seres humanos dentro de la nación, el fascismo los disgrega al crear unas normas “puras” excluyentes a cumplir forzosamente. Mientras la Alemania nazi creó unos estándares de lo que era ser “buen alemán”, los fascistas ucranianos hacen lo propio con quienes no cumplan sus estándares, enfrentando a la parte occidental que en el pasado pertenecieron a Polonia y el imperio austrohúngaro a la parte más poblada, las regiones del sur y del este.

Este lado antinacional se muestra también por la sumisión a los intereses extranjeros. Tras el golpe, igual que en Chile bajo Pinochet, las transnacionales yanquis se prestan a repartirse el pastel, el gobierno golpista cedió a la Royal Dutch Shell la explotación de gas, el ejército ucraniano se encargó de borrar del mapa la ciudad de Slaviansk, centro neurálgico para realizar extracciones de gas. Hay otras empresas, British Macallan Oil & Gas filial de la transnacional yanqui US Euro Gas, principal accionista de Eurogas Ucrania, y Burisma Holdings primera compañía de explotación del gas ucraniano, donde uno de sus directivos es el hijo del vicepresidente de EE.UU. Joe Biden. Este es el principal objetivo económico que motivó la puesta en marcha de la “operación antiterrorista” contra los rebeldes del Este de Ucrania en las dos regiones (107).

Tras las elecciones parlamentarias patrocinadas por la junta golpista, no sólo la bandera yanqui ondea en la sede de los servicios de seguridad de Kiev, sino que el primer ministro Yatseniuk ha incorporado a tres extranjeros para puestos clave en el gobierno, una de las cuales es de EE.UU. Natalie Jaresko como ministra de finanzas. Esta inclusión de tres extranjeros no sólo pone en duda la independencia de Kiev sino que refleja el entreguismo de la soberanía ucraniana a los intereses de EE.UU. y la OTAN, auténticos patrocinadores de la guerra contra las regiones del sudEste ucraniano.

El Donbass o cuenca del Donestk es una gran región minera e industrial del sudeste de Ucrania que comprende las regiones de Donetsk y Lugansk, transcendental por disponer de gran parte de las instituciones financieras del país, y por sus reservas de hierro y carbón, es uno de los principales complejos de la industria pesada del mundo. La cuenca del Don ucraniana supone más del 20% del PIB de Ucrania. No es extraño encontrar argumentos de descontento entre los manifestantes anti-maidan como que se contribuye desproporcionadamente al resto del país y que las regiones occidentales se aprovechan y, que la integración en la UE significaría el cierre de muchas minas y fábricas por no ser competitivas frente a la industria alemana.

El objetivo del imperialismo yanqui es acorralar a Rusia y China, no olvidemos que Rusia es el primer productor de energía y China el primer consumidor de energía del mundo. Impedir que la integración ya en marcha de Rusia, Bielorrusia y Kazajstán se extienda a otros países como Ucrania y Moldavia. Impedir el aprovisionamiento de gas ruso a Europa para acrecentar las ventas de gas de las transnacionales yanquis. De ahí la intención de incorporar a Ucrania a la OTAN, la continua presión a la UE para que mantenga las sanciones económicas a Rusia, lo que tiene un efecto boomerang pues está perjudicando a la economía industrial y agropecuaria de la UE, mientras abre el mercado ruso a las exportaciones de los países latinoamericanos que se convierten en proveedores de alimentos a Rusia (108), además de fortalecer la alianza de Rusia con China y los BRICS.

La revuelta de Maidan, el régimen fascista de Poroshenko y Yatseniuk, la “operación antiterrorista” en las regiones del este ucraniano, el asesinato de Odessa, el derribo del Boeing MH17 por parte de Kiev y las continuas acusaciones a Rusia de violar las fronteras, forman parte de la estrategia del imperialismo yanqui para justificar una intervención de la OTAN contra Rusia (109). Es el único recurso del imperialismo yanqui para mantener su hegemonía mundial.

LA GUERRA, BANDERA DEL IMPERIALISMO Y DEL FASCISMO

Un mecanismo anti-crisis que interviene en la lucha de clases son las guerras imperialistas, que no sólo sirven para el reparto del mundo, control de mercados y recursos, y aumento de los beneficios de la guerra (complejo militar-industrial: destrucción-reconstruccción), sino que también cuando las luchas de clases son incontrolabres para el imperialismo, utiliza el militarismo y la guerra como mecanismo para autoregenerarse internamente en aras de la “seguridad nacional” frente a la revuelta social.

La crisis general del capitalismo desde principios del S.XX ha impulsado la industria militar y la guerra como alternativa a la crisis. No olvidemos el crack del 29 condujo a la agudización de las contradicciones entre las potencias, con el proceso de acumulación de capital totalmente bloqueado dió lugar a que la burguesía optara por el fascismo, el colonialismo (Alemania, Italia y Japón) y la guerra contra los países dependientes. Las contradicciones que en el pasado llevaron a decenas de guerras locales y regionales y a dos guerras mundiales, todavía conducen a duros conflictos económicos, políticos y militares.  La relación capitalismo-crisis-guerra conduce al aumento de los armamentos, a la actualización de las alianzas militares, como la OTAN.

El surgimiento de los monopolios generó una tendencia a la sobreacumulación permanente de capital en los países metropolitanos y una tendencia a la exportación de capital y la división del mundo en dominios coloniales, ello provocó un aumento pronunciado de los gastos militares. Los dirigentes de los monopolios desde entonces buscan mercados de reemplazo que puedan asegurar la expansión ante la sobreacumulación. La economía armamentista representa un mercado de reemplazo importante.

Esta economía demanda pedidos públicos que afectan al conjunto de la industria, la aeronáutica, construcción, naval, munición, química, electrónica, carburantes, caucho, telecomunicaciones, eléctricas, etc. El lugar cada vez mayor y estable que ocupan los gastos de armamento en la renta nacional de los países capitalistas es el factor principal que determina el incremento del gasto público en el presupuesto anual, más que el desarrollo de las prestaciones y servicios sociales. Diez transnacionales controlan el negocio militar en los EE.UU., la mayor parte de los contratos del Pentágono: General Dynamics, McDonell Douglas, United Technologies, Lockheed Martin, General Electric, Litton Industries, Boeing, Hughes Aircraft, Raytheon, Grumman.

El complejo militar industrial es el eje de la economía de los EE.UU., que representa casi el 50% el PIB de forma directa e indirecta. Desde el último cuarto del S.XX la política económica se orienta a la producción militar a gran escala. Este keynesianismo militar traslada la inversión y el gasto público de la economía productiva y la protección social al gasto militar, además de la burbuja inmobiliaria, los bajos tipos de interés para favorecer el endeudamiento, y las reducciones fiscales a las altas rentas y fortunas. Ya en los años 70 más de dos tercios de los científicos e ingenieros yanquis estaban dedicados a los programas militares, y el 70% de las asignaciones de la ciencia se destinaba a la labor relacionada con la guerra. La creación de guerras y la estimulación de conflictos generan un enorme beneficio para las transnacionales y un enorme gasto militar. La recuperación de EE.UU. en la década de los 80 se sostuvo sobre un incremento del 50% de los gastos bélicos, lo cual determinó que la deuda pública saltara del 27% hasta el 67% (1980-1993) del PIB. En la actualidad existen diez millones de empleos en la industria bélica y 5 millones de intelectuales trabajando para los servicios de inteligencia de EE.UU.

Sin guerra fría los EE.UU. perdieron el pretexto para una economía de guerra, pero siguió. Cada día se gastan 4.600 millones de dólares en armamento, más de la mitad a cargo de EE.UU., suficiente como para liquidar todos los problemas de miseria en la humanidad. El atentado de septiembre de 2001 dió el pretexto para inicia una guerra indefinida contra el “terror”. La economía de guerra necesita enemigos para mantener con dinero público y sangre ajena al influyente complejo militar industrial.

Sobre esta economía militar se han creado varios mitos: que tira del conjunto de la economía, que con la creación de patentes mejora la productividad y la tecnología que luego son aplicadas en la industria civil y que crea empleo. En realidad los gastos militares no son inversión sino consumo y tiende a contraer el crecimiento económico en vez de activarlo, ya que para que la industria militar tire de la economía es necesaria la guerra. El gasto militar supone la adquisición de una pesada deuda externa, la desviación de recursos económicos para adquirir armamento e investigación tecnológica, causando el desequilibrio tecnológico entre sectores militares y no militares, entre consumo militar y consumo civil, especialmente en países dependientes. El cacareado boom de la industria militar de la Alemania nazi (1.933-1.938) en realidad causó la disminución relativa y absoluta de la producción de bienes de consumo haciendo descender el consumo habitual de la población. La fabricación de armas requiere 20 veces más de investigación tecnológica que la producción civil y sólo la quinta parte repercute en la mejora de la productividad y tecnología en la producción de bienes de consumo civil. En cuanto al empleo, en EE.UU. por cada dos empleos en la industria militar se crean 3 en la industria civil. Por cada empleo de la industria nuclear y militar se pueden crear 3 empleos en la sanidad y 4 en la construcción (110).

Ni siquiera el aumento de empleo ligado a la economía de armamentos garantiza un capitalismo sin crisis ni es sinónimo de progreso social. En la medida en que la política de armamentos se convierte en una alternativa a la crisis, provoca también su prolongación en la amenaza de guerra. El “keynesianismo militar” no puede continuar indefinidamente sin que se explote el valor de uso de los armamentos acumulados, sin el desencadenamiento de las guerras. El desarrollo de este sector se convierte en una causa subsidiaria de las guerras imperialistas. La política de armamentos sólo puede seguir en la medida en que los armamentos se consumen, en la medida en que se desencadena la guerra, en la medida en que se realizan los altos beneficios del capital en este sector. . Por ej., no es extraño que el director de Lockheed Martin, la mayor empresa de defensa de EE.UU. la cual debe el 95% de sus beneficios de los contratos gubernamentales para el suministro de guerra, sea firme partidario de la guerra.

Precisamente no fue el keynesianismo civil lo que recuperó la economía mundial de los años 30, sino la IIGM, sólo a través de la muerte de millones de seres humanos se pudo alcanzar el pleno empleo, el proceso de reproducción ampliada del capital en EE.UU. lo activó la entrada en la guerra. Las medidas del New Deal (devaluación del dólar, aumento de salarios, inversiones en obras públicas para combatir el paro) no superaron la crisis, el desempleo cayó al 12% en 1937, pero se situó de nuevo en el 20% un año más tarde, y la economía colapsó de nuevo, la bolsa cayó un 50% entre agosto de 1937 y marzo de 1938. Con el estallido de la IIª GM, la economía de EEUU salvó la depresión, primero con la venta de material bélico a los aliados y luego con la intervención en el conflicto. La actividad económica creció más de un 30% y acabó con el paro.

El ejemplo más dinámico de interrelación del complejo militar industrial con los aparatos del Estado son los EE.UU., donde muchos de los representantes políticos electos se convierten en mensajeros de los mandatos de política exterior que han sido ideados por los “grupos de reflexión” creados por los ejecutivos de las transnacionales más grandes. Entre el 2001 y el 2005 los beneficios anuales de las empresas de defensa de EE.UU. subieron el 189%, los ejecutivos de tales empresas se sientan junto a los representantes políticos en esos grupos de reflexión para “recomendar” y “sugerir” la política exterior. El Consejo de Relaciones Exteriores de EE.UU. es un “grupo de reflexión” compuesto por los altos ejecutivos de la banca, petróleo, medios de comunicación, alimentación, inversión inmobiliaria junto a los políticos. Algunos de esos miembros son D. Rockefeller, John McCain (111), Dick Cheney, Colin Powell, Madeleine Albright, etc. Los lobbies del armamento funcionan en un doble sentido, en el 2006, 151 miembros del congreso de EE.UU. tenían casi 200 millones de dólares invertidos en empresas de defensa, ¿que se suponen que hacen cuando votan a favor de aumentar los gastos militares?, únicamente defender el valor de sus acciones. Las grandes compañías de defensa distribuyen sus donaciones entre los dos partidos políticos presentes en el congreso de EE.UU. Como vemos los grupos de presión, lobbies y grupos de reflexión, se convierten en formas directas por las cuales las principales compañías, destacando las militares, imponen al gobierno de turno la política exterior de la que se benefician principalmente los que invirtieron en la industria de defensa. Sin ir más lejos el vínculo se estrecha en el propio gobierno, Northrop Grumman la 4ª compañía más grande de defensa del mundo, aumentó sus ventas netas 4,5 veces entre el 2000 y el 2008, 7 exfuncionarios o accionistas de Northrop Grumman, ocuparon cargos en la administración de Bush IIº.

Todos estos factores crean una presión de peligro de guerra, promocionando el rearme y preparando la guerra, como causa y efecto. Igual que a principios del S.XX, la economía de guerra y rearme no representan sólo mercados de reemplazo, sino también un medio para ampliar los mercados reales.

Los conflictos bélicos en Oriente Medio han hecho que el presupuesto de defensa de EE.UU. pase de 301.000 millones de dólares a 720.000 millones en el 2.011, año de las “primaveras árabes” en el que el gobierno de Obama vendió 66.000 millones de dólares en armas a 140 países, la mayoría acusados de violar los derechos humanos. Los beneficiarios inmediatos de esta situación de guerra permanente, las compañías bélicas yanquis (Boeing, Lockheed Martin, Raytheon) cuyas acciones no paran de subir en la bolsa gracias al negocio de la guerra.

Por último, los países dependientes son receptores de la economía militar del imperialismo en sus presupuestos anuales. En los años 80 los presupuestos militares de los países dependientes crecieron un 15% de media anual. Los crecientes gastos militares agravan las tendencias inflaccionarias y la deuda externa. Las exportaciones de armamentos de los países dependientes desplazan las de equipos industriales, máquinas agrícolas, energía y medicamentos. Países de África, Asia y Latinoamérica gastan en armas casi el doble de porcentaje del PIB que en salud y educación juntas. Existe un nexo causal entre el billón de dólares de la deuda de los países en desarrollo y el incremento en más de un billón de dólares de los gastos militares de EE.UU. en la década de los 80. Con el armamentismo, los regímenes reaccionarios se convierten en mercenarios del imperialismo enfrentados al pueblo de su propio país y a los pueblos vecinos del continente o la región.

PARA DERROTAR AL FASCISMO HAY QUE SUPERAR EL CAPITALISMO

El culpable del holocausto nazi no es  Mein Kampf, es el propio sistema capitalista que en su fase imperialista desde principios del S.XX cultivó el fascismo para derrotar a la clase obrera y  por la pugna de las grandes potencias capitalistas por el reparto del mundo que impulsó el expansionismo militar  y la guerra.

El “espacio vital” ha sido la constante desde los inicios del capitalismo a costa siempre de las vidas humanas y poblaciones de todo el planeta.

La acumulación originaria de capital no sólo se produjo con la creación de los imperios coloniales. La separación de los productores de sus medios de producción para disponer de trabajadores libres del régimen de servidumbre y del gremialismo, libres a los que explotar bajo el trabajo asalariado, fue la otra pata de la acumulación originaria, descrita detalladamente por Marx en “El Capital” (112), la cual se realizó mediante métodos terroristas, con el cercamiento de tierras baldías y la sustracción violenta de las tierras comunales de los campesinos para destinarla a la producción capitalista, el pastoreo y la caza. Causó la destrucción de poblados y viviendas campesinas, millones de campesinos arrendatarios fueron arrancados violentamente de sus tierras, sustraídos de sus medios de vida, obligados a vender su fuerza de trabajo bajo leyes de hierro que prohibían y perseguían el vagabundaje, la mendicidad y las asociaciones obreras, donde la huelga era un delito penal. Hasta 1.871 no se reconocieron legalmente las Trade Unions, primera asociación obrera legal en Inglaterra, y en Francia no fue hasta 1864 reconocido el derecho de huelga y en 1.884 el de asociación.

Pero ahí no se agota toda la historia de la acumulación originaria, también está la historia del trabajo infantil de huérfanos y pobres desde 7 años en la manufactura, considerados por el capital como más ágiles, empleados en trabajos durísimos a turnos con jornadas de 12 a 15 horas, hacinados en hospicios, sometidos a brutales castigos y al asesinato. Y la historia de la destrucción de las industrias de los países colonizados, como la industria lanera de Irlanda, por medio del proteccionismo y el intercambio desigual que favorecía a los imperios coloniales. Todo se desarrolló bajo regímenes políticos absolutistas, liberales e intervencionistas dotados de un fuerte aparato represivo, policial y militar.

Para Marx, el tránsito al predominio del capital sintetizó muchos esfuerzos y sacrificios que desvelan el mito de la virtud “humanista” con el advenimiento del dominio de las “leyes naturales” del capitalismo, donde el capital se incorpora a la historia humana como un proceso largo y duro acompañado por “lodos de sangre”. Capitalismo que no subsiste sin segregar dolor, muerte y destrucción, sin realizar genocidios periódicos que les sirvan para reordenar su dominio y disciplinar a los explotados y oprimidos.

Adentrados ya en la fase imperialista senil, fuera ya de esa criminal acumulación originaria, pero fiel a sus ideas y prácticas, hemos visto que decenas de millones de obreros perdieron la vida en las dos guerras mundiales desatadas por el imperialismo y su engendro nazi-fascista. El imperialismo durante el S.XX no ha parado de generar holocaustos contra la población civil de los pueblos para cortar el paso a los procesos revolucionarios socialistas y de liberación nacional y mantener su dominio. Así decenas de millones de seres humanos han perdido la vida en guerras locales desatadas por el imperialismo yanqui (Corea, Vietnam, Latinoamérica, Indonesia, Oriente Medio, África, Europa Oriental). Y esto no se ha parado, ya que la restauración del capitalismo en los países exsocialistas y la recolonización del mundo por el imperialismo se está saldando con la vuelta del capitalismo a la esencia de sus orígenes, al neoliberalismo, provocando auténticas catástrofes humanitarias, como el crimen de que hoy 200 millones de niños estén trabajando en fábricas clandestinas, de los millones de esclavos sexuales esparcidos el mundo “civilizado”, los 500 millones de campesinos desplazados de sus tierras por la especulación, por los terratenientes y transnacionales a punta de bayoneta, el retroceso de la salud, la escolarización, los derechos de la mujer y los derechos laborales en todo el mundo, y las guerras de rapiña, etc; consecuencias del capitalismo que han matado ya a la 6ª parte de la humanidad desde la última mitad del S. XX.

El imperialismo durante el S.XXI también confirma lo sentenciado por Marx. Una vez superado el impulso de la lucha por la descolonización de los años 60 y 70 del pasado siglo en Asia y África y desaparecida la URSS, las nuevas guerras neocoloniales del imperialismo yanqui y europeo en Afganistán, Irak, Libia y Siria rememoran la vieja política de saqueo, rapiña, genocidio, usurpación territorial, matanzas, bloqueos y terrorismo de Estado, convirtiendo al planeta en un nuevo fart west, donde se impone la ley de la selva, la ley del más fuerte, con el recurso indiscriminado de armas biológicas, químicas y nucleares para ejecutar genocidios desde Nagasaki hasta Trípoli, e imponer la pax americana mediante la ocupación y el apoyo a gobiernos vasallos que entreguen los recursos materiales y humanos a las grandes transnacionales sean yanquis o europeas. Estas son las entrañas del capitalismo más depredador, brutal, de las mafias de EE.UU., la CIA y el Pentágono y la UE que continúan asolando Europa Oriental, Asia, África y Latinoamérica con guerras sucias, centenares de miles de desaparecidos, torturados y masacrados por las dictaduras fascistas que han promovido urbi et orbi desde la España de Franco hasta el Antiguo Régimen teocrático de Arabia Saudí, Qatar, etc, etc.

EE.UU. con sus cientos de bases militares esparcidas por todo el planeta, su potente industria militar, sus cientos de miles de mercenarios paramilitares en presentes en más de 134 países (113)  y sus amenazas de aumentar su presencia militar en la Europa del Este con la OTAN, es el principal promotor del fascismo, el fundamentalismo religioso y la guerra en el mundo. Ponen en marcha guerras imperialistas para depredar los recursos de los pueblos y alimentar su complejo militar industrial, y ponen en marcha políticas económicas neoliberales desde las instituciones internacionales que controlan para trasladar la crisis a las costillas de la clase obrera y la deuda externa de los países que dominan.

Tanto en EE.UU. como en la UE predomina el autoritarismo del Estado, las leyes de excepción, la criminalización de las movilizaciones y huelgas, la usurpación de la soberanía nacional y popular sobre la política económica, la reducción de los derechos políticos, sindicales y sociales de los trabajadores y la ciudadanía, y la política exterior basada en el intervencionismo militar permanente, a grandes se asemeja cada vez más  a los estados de de excepción conocidos en la historia (bonapartismo, fascismo) que a una democracia consecuente digna de tal nombre, imposible ya sabemos, bajo el capitalismo.

Se ha utilizado los “derechos humanos” y la “democracia” como una cortina de humo goebelsiana para el neocolonialismo. Parte de la izquierda europea ha rescatado el socialimperialismo que impregnó a la II Internacional a principios del S.XX, ha guardado silencio ante los acontecimientos en Libia, Siria, Venezuela y Ucrania, mientras campeaban a sus anchas fundamentalistas islámicos, golpistas y neonazis. ¿Dónde ha quedado el internacionalismo de otras épocas?.  ¿Dónde está el espíritu internacionalista que generó la revolución soviética y la defensa internacional de la IIª República española?. La izquierda “progre”, proOTAN, ni sabe, ni contesta, como tampoco se les escucha ahora ante los asesinatos racistas y la represión de las fuerzas policiales de EE.UU., o ante el genocidio de los cárteles de la droga en México (114), ¿dónde están ahora los “izquierdistas” que clamaban  por el golpe de estado en Venezuela, por la guerra contra Libia y por los bombardeos “humanitarios” de la OTAN?. El silencio también es cómplice de los genocidios y de las dictaduras fascistas, no hay más que recordar lo que dijo el pastor protestante Niëmoller.

La crisis actual viene a exponer la contradicción fundamental del capitalismo entre el carácter social de la producción y la forma capitalista de apropiación. No obstante,  el cambio de la correlación de fuerzas mundial desde los años 90, la limitación de la democracia formal, el reforzamiento represivo e ideológico del Estado capitalista, y el abandono de la política de consenso fundamentada en el estado de bienestar por las clases dominantes en los países centrales del capitalismo es el indicador más inmediato de que la lucha de clases la vamos perdiendo los trabajadores y los pueblos oprimidos. Ya lo dijo Warren Buffet la segunda persona más rica del mundo, que sí que hay lucha de clases, pero que los ricos la están ganando. La están ganando contra la clase obrera y la están ganando por el saqueo de los recursos del planeta y su destrucción. Los fascistas siguen pululando en Europa, América, Asia y Oriente Medio esperando el toque de corneta del imperialismo para desatar la guerra, la represión, la xenofobia, el odio y la muerte. La burguesía actual, la oligarquía financiera, hace tiempo que abandonó las ideas de progreso social y abrazó el irracionalismo, el darwinismo social, el potsmodernismo y el fundamentalismo religioso para la defensa ideológica del capitalismo, para dar una explicación deformada de la lucha de clases, y para justificar los regímenes fascistas y teocráticos a los que da apoyo y la construcción de su peculiar estado de excepción cuando el movimiento obrero y las naciones oprimidas estorban a sus intereses clasistas de carácter político, económico y militar.

No cabe duda de que para acabar con el fascismo hay que acabar con las causas que lo generan, el capitalismo, y la izquierda digna de tal nombre debe recuperar el internacionalismo de clase, debe oponerse con el NO A LA GUERRA  a todas las guerras imperialistas. Es un deber internacionalista no guardar silencio ante los planes de conquista y saqueo del imperialismo. Es un deber internacionalista defender el progreso social frente a la reacción. El internacionalismo de Marx, Engels, Lenin, Gramsci, Dimitrov y todos aquellos dirigentes del movimiento obrero y comunista que nunca dejaron de solidarizarse con la clase obrera mundial y las naciones oprimidas frente al capitalismo y el imperialismo, y que nunca se confundieron de bando.

Hoy resuena más fuerte que nunca la máxima de socialismo o barbarie. El género humano no puede subsistir si no derrota al imperialismo y su mayor monstruo, el fascismo y la guerra, si no se supera el capitalismo y sus constantes crisis de sobreproducción, si no se construye el socialismo mediante la revolución, en base a la unidad de todas las fuerzas revolucionarias del mundo, las clases obrera y popular y los países anti-imperialistas, en un frente popular y anti-imperialista. Luchando por un horizonte  socialista a nivel nacional e internacional, con los medios de producción socializados en una sociedad donde la planificación económica esté al servicio de los trabajadores, los servicios básicos sean garantía para todos y las relaciones entre países, sean relaciones entre iguales, libres de opresión.

 

NOTAS:

(49)  El asalto al parlamento ruso dio un saldo de 90.000 personas detenidas, además de 2.000 muertos entre los que se incluyen a numerosos diputados. El régimen especial de Yeltsin consolidado con apoyo occidental, prohibió a las organizaciones de izquierdas, entre ellas el PC ruso y sus publicaciones.

(50) Brzezinski; “Sí, la CIA entró en Afganistán antes que los rusos”.11-10-2014.  Zbigniew Brzezinski. http://www.voltairenet.org/article185558.html

(51) Alqaeda: de los orígenes y su función. 7-02-2013. Mikel Itulain. http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2013/02/al-qaeda-de-los-origenes-y-de-su-funcion.html

(52) EE.UU. intenta hacer en Bolivia lo mismo que hizo en Yugoslavia (Michel Collon)20-04-2008. http://www.aporrea.org/tiburon/n112776.html.

(53) En la guerra de Yugoslavia el imperialismo potencia y financia la desmembración desde Alemania y EE.UU, apoyando a los paramilitares ustacha croatas (armas y dinero al lider nacionalista de derechas Franco Tudjman desde 1.979) y los chetknis serbios, armando a grupos integristas islámicos en Bosnia y al UCK en Kosovo, provocando el éxodo de centenares de miles de yugoslavos y miles de muertos bajo las bombas de la OTAN. Y todo porque Yugoslavia pretendía disponer de sus recursos naturales, se resistía a las Transnacionales y rechazaba la integración en la OTAN. El resultado final de esta intervención ha sido la instalación de bases militares de la OTAN en Bosnia, la conversión de Kosovo en una colonia y el control de los Balcanes como zona estratégica para el paso de los recursos energéticos de Asia central hacia Europa.

(54) ¡Aquellos chicos tan majos! Jose A. Egido. Ed. Pakito Arriaran Argitaletxea 2006.

(55) Guerra y mentiras contra Kosovo. Amor y Rabia nº154. 1999.

(56) Sitio Oficial del Partido Comunista de Uruguay. Sobre el Proyecto Alternativo. Thierry Meysan fundador de la Red Voltaire analiza y concluye que el 11s del 2001 es otro de los atentados de falsa bandera con los que los servicios de inteligencia culpaban a otros, precisamente al tipo de mercenarios que ellos tienen bajo sueldo y control, y lo utilizaban para obtener beneficio militar, político y económico.

(57) El plan imperialista de trece años para Siria. 16-02-2014. Slobodan Eric. www.voltairenet.org/article182213.html

(58) En 1952 una rebelión del ejército encabezada por el coronel Gamal Abdal Nasser derrocó a la monarquía corrupta sometida al imperio británico. Aplicó una nueva política exterior independiente, y realizó una reforma agraria en el interior. Ante esta situación, Gran Bretaña cooperan con los Hermanos Musulmanes para desestabilizar el gobierno, se opusieron a la reforma agraria demostrando su lado reaccionario y sumiso al imperialismo. La hermandad musulmana llevó a cabo dos intentos para matar a Nasser, el último fue en 1965, precisamente en el momento en que Nasser estaba apoyando a la OLP y Fatah contra Israel en la frontera de Egipto con Israel.

(59) ¿Qué ocurre en Egipto?. 6-07-2013. Mikel Itulain. http://www.redaccionpopular.com/articulo/%3Fque-ocurre-en-egipto

(60) Los Hermanos Musulmanes han sido útiles al imperialismo, primero a los nazis, luego al colonialismo británico y ahora al imperialismo yanqui. Su ideología salafista llena de odio predica la guerra entre las ramas del islam entre sunnis y chiíes. Labor que sirve como anillo al dedo a las potencias imperialistas.

(61) Libia antes de la invasión era el país africano con mayor renta per cápita, la distribución de los ingresos más equitativa, donde la mujer tenía una posición más igualitaria con el hombre, donde se garantizaban los derechos a la salud y la educación universal (Libia y la transformación de la izquierda occidentalista en izquierda OTANista. Albert Escusa 29-03-2011. Kaosenlared).

(62) Comprender la guerra de Libia. (2/3) 14-04-2011. Michel Collon. http://www.michelcollon.info/Comprender-la-guerra-de-Libia-2-3.html?lang=es

(63) Comprender la guerra de Libia. (2/3) 14-04-2011. Michel Collon. http://www.michelcollon.info/Comprender-la-guerra-de-Libia-2-3.html?lang=es

(64)  En Libia trabajaban millón y medio de inmigrantes, la mayoría del norte de África.

(65) El eje de la esperanza, de Pekín a Beirut, pasando por Moscú, Teherán y Damasco (André Charmy) 10-03-2014. http://www.voltairenet.org/article182628.html

(66)  Ejército Libre Sirio ¿revolucionarios o contras?. Thierry Meysan. 26-07-2012. http://www.voltairenet.org/article175124.html

(67) Morsi, el jefe de gobierno de los Hermanos Musulmanes de Egipto siguiendo las directrices del imperialismo yanqui sometió el país a las condiciones del FMI y llamó a emprender la yihad contra los infieles de Damasco, y fiel a la ideología salafista estaba germinando una guerra entre dos ramas de la religión islámica, sunnitas y chiíes.

(68) Ronald Reagan creó una estructura de propaganda para presentar a sus contras como “luchadores por la libertad”, creó el Buró de Diplomacia Pública, poniendo a Otto Reich como director, éste puso a rodar el rumor a través de los grandes medios de la prensa de EE.UU. y Europa Occidental, de que los sandinistas tenían armas químicas y que existía el riesgo de que se utilizara contra la población.

(69) Terroristas reivindican el uso de armas químicas en Siria. 31-08-2013. http://www.aporrea.org/actualidad/n235354.html. Opositores sirios admiten culpabilidad en el ataque químico en Guta.

(70) El pueblo egipcio llegó a recoger 22 millones de firmas, 25% de la población, para deponer a Morsi (que gobernaba con el 26% de los votos) y convocar nuevas elecciones. Ante la negativa de los hermanos musulmanes de convocar nuevas elecciones, el ejército impone un consejo de gobierno que recoje las reivindicaciones populares. El gobierno de los Hermanos Musulmanes quería cambiar la ley electoral para impedir que los partidos laicos pudieran presentarse, someterse al FMI, además de embarcar a Egipto en una guerra contra Siria. Morsi dió a EE.UU. e Israel lo que ni siquiera el títere régimen de Mubarak les había dado. La hermandad musulmana continuó con las privatizaciones y la liberalización de precios, redujeron los impuestos a los empresarios, se negaron a aplicar el programa de seguro de salud y a aprobar la ley para formar sindicatos independientes, además de oponerse a toda reforma progresista: reforma agraria, derechos de las mujeres, nacionalizaciones, etc. El número de protestas, huelgas, concentraciones, llegó a 7.400 durante el 2012, la tasa de paro alcanzó el 32% y la deuda externa paso de 34.000 a 45.000 mill. de $.

(71) El representante sirio en la ONU Bashar al Yafari, aseguró que Israel y el Estado Islámico son aliados, ya que el régimen de Israel permite el libre flujo de armas y de miembros de EI a través de los Altos del Golán para su entrada en Siria (¿Quién recluta, quién paga, quién adiestra y quién arma a los yihadistas de EIIL?. 31-08-2014. actualidad.rt.com). Precisamente el cuartel de los Alqaedistas de Al Nasra está a poca distancia de la base militar de Israel en los Altos del Golán. A eso se le podría llamar convivencia pacífica.

(72) Países europeos armaron al Emirato Islámico con aprobación de la OTAN. 18-08-2014. http://www.voltairenet.org/article185098.html

(73) El ejército israelí está apoyando a los yihadistas fuera de los Altos del Golán, hay fuerzas especiales israelíes dentro de las filas del Estado Islámico de Irak y Levante. Israel está aportando ayuda militar a los mercenarios bajo las siglas de Jabhat al-Nusrah, Liwa-al-Islam y otras brigadas de Alqaeda. Este soporte incluye servicios médicos en el hospital de campo el cual fue visitado por Netanyahu. Además de consejeros militares británicos, franceses y yanquis que están operando en países que rodean a Siria ofreciendo entrenamiento a los “rebeldes” que actúan en Siria. (La falsa lucha contra el terrorismo islámico y la desestabilización de Oriente Medio. 31-08-2014. Mikel Itulain. http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2014/08/la-falsa-lucha-contra-el-terrorismo.html

(74) EE.UU., Arabia Saudí y Jordania arman a los terroristas en Siria.  9-11-2.013. http://hispantv.com/detail.aspx?id=247798

(75) La falsa lucha contra el terrorismo islámico y la desestabilización de Oriente Medio. 31-08-2014. Mikel Itulain. http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2014/08/la-falsa-lucha-contra-el-terrorismo.html

(76) Comunistas árabes condenan eventual intervención en Siria e Irak (Roberto Castellanos Fernández). www.prensa-latina.cu/ 18/09/2014.

(77) Dick Cheney denuncia el apoyo de la Casa Blanca a la Hermandad Musulmana. 11-09-2014. http://www.voltairenet.org/article185298.html. En el gobierno de Obama los neoconservadores ejercen gran influencia, Susan Rice (asesora de seguridad nacional), Samantha Power (embajadora en la ONU) y Victoria Nuland (subsecretaria de Estado).

(78)  En 2013 The Washington Post publicó el artículo “La CIA empieza el suministro de armamento a los rebeldes sirios”.

(79) ¿Quiénes son los miembros del Emirato Islámico?. 22-09-2014. Thierry Meysan. http://www.voltairenet.org/article185362.html. La creación del Estado Islámico se remonta durante la guerra de Irak contra Saddam Hussein.

(80) Rabino israelí: EIIL es un aliado de Israel. 31.01.2015. http://carlosagaton.blogspot.com.es/2015/01/rabino-israeli-eiil-isis-es-un-aliado.html).

(81) Drástico cambio en los intereses de EE.UU. en el Levante. Thierry Meyssan. 3.02.2015. http://www.voltairenet.org/article186634.html).

(82) Más de 23 mil terroristas reciben tratamientos médicos en Turquía, país de la OTAN. 24.01.2015. http://www.elespiadigital.com/index.php/noticias/historico-de-noticias/8109-mas-de-23-mil-terroristas-reciben-tratamientos-medicos-en-turquia-pais-de-la-otan).

(83) Un alto mando del Estado islámico confiesa recibir financiación procedente de EE.UU. 28.01.2015. http://actualidad.rt.com/actualidad/164704-estado-islamico-recibir-financiacion-eeuu).

(84) EE.UU. entrenará y equipará a otros 5000 “insurgentes” en Siria. 16.01.2015. http://carlosagaton.blogspot.com.es/2015/01/eeuu-entrenara-y-equiparara-otros-5000.html).

(85) INFOGRAFÍA: ¿Cuál es la diferencia entre las ejecuciones de Arabia Saudita y las del EI?. 22.01.2015. http://actualidad.rt.com/sociedad/164133-diferencia-ejecuciones-arabia-saudita-estado-islamico).

(86) Mustafa Abdul Jalil, líder del Consejo Nacional de Transición libio admite que los manifestantes que fueron asesinados en Bengasi que provocó que la OTAN atacara Libia, fueron asesinados por un grupo de mercenarios que no eran libios. Por tanto, fue otro ataque de falsa bandera. (Líder de la  falsa revolución en Libia admite que Gadaffi no asesinó a manifestantes. 23-05-2014. http://www.lahaine.org/mundo.php/lider-de-la-falsa-revolucion-en-libia-ad.

(87) Decepcionante el apoyo de Ignacio Ramonet a los fundamentalistas islámicos: “los insurgentes libios merecen la ayuda de todos los demócratas.”. Decepcionante Noam Chomsky que se refirió a la toma de Bengasi por las bandas racistas de mercenarios como “liberación” y a la rebelión como “inicialmente no violenta”. O Santiago Alba Rico: “Gadaffi es un dictador. La revuelta libia es popular, legítima y espontánea”. Leer estas líneas sólo puede producir asco. Ambos no protestaron ni una sola línea contra la intervención de la OTAN, a pesar de las masivas movilizaciones del pueblo libio y también del pueblo sirio en contra de la intervención extranjera. También en este bombardeo se apuntaron Toxo (CC.OO.), Cándido Méndez (UGT), CGT dando apoyo en un comunicado a la intervención, artistas como Miguel Ríos, etc. Convirtiéndose en animadores de las guerras de la OTAN y EE.UU. Con “amigos” así no hace falta enemigos. (El papel de los progresistas occidentales en la recolonización de África.Parte II. 13-08-2014. Mikel Itulain.  http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2014/08/el-papel-de-los-progresistas_9.html).

(88) Ello no quiere decir que existan auténticos profesionales en el periodismo de la información, que se han jugado la vida por el oficio del imperialismo de “matar al mensajero”. No olvidemos que tras la pantalla desinformativa 127 periodistas de los medios de comunicación han sido asesinados en Irak desde 2003, es decir, mucho más del doble de los fallecidos durante la IIGM.

(89) La oligarquía financiera alemana utiliza el euro y el BCE para promocionar una competitividad extrema con el objetivo de acrecentar la competitividad y tasa de ganancias de sus monopolios, desestabilizando la economía global de la UE, acrecentando las desigualdades de riqueza entre países. Los tipos de intereses del BCE son desproporcionados, en países con décadas de retraso tecnológico y una crisis más dura como España, Portugal, Irlanda o Grecia son dos, tres y hasta cinco veces más caro que el de Alemania. El euro hace competir a las empresas en toda la UE y los menos competitivos desaparecen, en este juego los países de centroEuropa ganan y los del sur pierden. Alemania se convierte en la principal exportadora en la UE y está entre los cuatro primeros países exportadores del mundo junto a EE.UU., Japón y China. Las reformas laborales de Peter Hartz de recorte de salarios y prestaciones, aumentó la competitividad de su industria exportadora y su cuota de mercado en el extranjero en perjuicio del consumo doméstico para favorecer a la industria exportadora. Entre los años 2.000-2.010 Alemania es el país de la UE donde menos han crecido los salarios y donde más ha crecido la desigualdad social que en el resto de países de la OCDE debido al crecimiento del trabajo precario provocado por las reformas. La crisis de 30 años: ¿El fin del capitalismo?. Henri Houben. Ed. Asociación Cultural Jaime Lago. 2.012. Págs. 348, 349, 352, 353, 354, 375, 376, 377 y 381. Los gobiernos de SPD y CDU son de los más neoliberales en la UE.

(90) Es la primera vez desde la IIGM que llegan al poder en un país de Europa varios políticos que reclaman como referencia directa el III Reich. Además dos miembros de la junta golpista proclaman sus vínculos con el Emirato Islámico del Caucaso del Norte, organización vinculada a Alqaeda. Andrei Paruby, secretario del consejo nacional de defensa, cofundador con Oleg Tiagnibok del partido nazi de Ucrania, Dimitri Yarosh, secretario adjunto del consejo nacional de seguridad y defensa, líder de Sector Derecho luchó en Chechenia en las filas de los islamistas. Alexander Sych, primer ministro adjunto, miembro del Partido Libertad (Svoboda). Igor Tenyuk, ministro de defensa, de Svoboda. Serguei Kvit, ministro de educación, de Svoboda. Andrei Mojnyk, ministro ecología y recursos naturales, de Svoboda. Igor Chvaika, uno de los mayores terratenientes de Ucrania ministro agricultura y alimentación, de Svoboda, Oleg Maknitsky, fiscal general de Ucrania, de Svoboda. (¿Quiénes son los nazis en el gobierno ucraniano? 3-03-2014. Thierry Meysan. http://www.voltairenet.org/article182430.html). Svoboda es un partido claramente nazi, banderista, que desde sus inicios condiciona la junta golpista ucraniana. Plantea “purificar” la sociedad ucraniana, prohibiendo el aborto, persiguiendo homosexuales, estableciendo un orden jerárquico y militarizado eliminando el parlamentarismo, llamando a la expulsión de la “mafia moscovita” y a prohibir el partido comunista, perseguir a sus intelectuales y afines.

(91) Las elecciones presidenciales se celebraron en un marco de guerra civil en las que se excluyeron a más de una docena de candidatos que no apoyaban el golpe ni la junta militar.

(92) El idioma ruso es hablado por el 65% de la población ucraniana. El 18% de la población de Ucrania es rusa.

(93) Ex gobernador del banco de Ucrania, partidario de las recetas de la UE y el FMI. Miembro del partido proUE de derechas Bloque Nuestra Ucrania-Autodefensa Popular liderado por Víctor Yushchenko. A partir del 2013 miembro del partido Unión de todos los ucranianos Patria, liderado por Yulia Timochenko.

(94) El ejército insurgente ucraniano (UPA) integrado en la Wehrmacht alemana, cuyo líder político fué Stephan Bandera, durante la IIGM asesinó a 150.000 judíos en Baiy Yar en Kiev, además de miles de prisioneros de guerra soviéticos y gitanos. Más de 100.000 hombres, mujeres y niños desarmados fueron masacrados por la UPA en Volhynia (Polonia). Estos entre otros muchos crímenes fue la aportación de los antecesores de la actual junta golpista por la “liberación” de Ucrania. Cien mil ucranianos lucharon contra la URSS integrados en la Wehrmacht y las SS nazis. En los escritos de la organización política fundada y dirigida por Bandera (Organización de Nacionalistas Ucranianos –ONU-) se habla de la necesidad de limpiar la raza eliminando a los judíos.

(95) Fué precisamente Lenin quién fundaría la República Socialista de Ucrania reuniendo por primera vez en la historia a todos los territorios ucranianos bajo un mismo estado. Precisamente la liberación de la Ucrania Occidental de la opresión polaca y de la opresión zarista fue mérito del poder soviético. En 1939, los territorios ucranianos occidentales en manos polacas pasarían a formar parte de la RSS de Ucrania.  Al destruir hoy monumentos de Lenin, los fascistas eliminan la historia y los símbolos de la estatalidad ucraniana. Durante siglos Ucrania nunca fue un estado independiente, estaba dividida y repartida entre las potencias europeas. La parte occidental estuvo bajo dominio  de Polonia y del imperio austrohúngaro, la parte oriental bajo dominio del imperio ruso. La política del estado polaco hacia los ucranianos era cruel, eran considerados seres inferiores, de ahí surgiría el nacionalismo radical que el imperialismo alemán durante la guerra civil y el imperialismo nazi durante la gran guerra patria, explotarían contra Polonia y la URSS.

(96). Dos conversaciones filtradas revelan quién está detrás de la tragedia de Odessa. 15-05-2014. http://actualidad.rt.com/actualidad/view/128150-ucrania-nazis-odesa-filtraciones-conversacion

(97) Fué jefe de los servicios secretos y vicepresidente durante el  gobierno de Yulia Timochenko (2007-2010).

(98) En Crimea el 96,77%  de los votos se expresó a favor de la adhesión a Rusia, la participación fue de un 83%. Crimea fue cedida en 1.954 por Rusia a Ucrania por Kruchev sin consultar al pueblo. El 59% de la población es rusa, y el 24% ucraniana. Los referéndums de Lugansk y Donetsk se celebraron el 11 de mayo, la participación fue del 75%, con un 89% a favor de la independencia. En Donestk el  48% de la población es rusa y el 47% ucraniana, el idioma ruso predomina en la región. En Lugansk 50% de la población es ucraniana, el 45% es rusa, la lengua materna el 85% es ruso y el 14% ucraniano.

(99) El gran escaqueo. Rafael Poch. 2.02.2015. http://www.lavanguardia.com/20150202/54425726120/el-gran-escaqueo-rafael-poch.html).

(100) Una agresión permanente: El golpe suave en América Latina. Parte I. 10-10-2014. Eva Golinger. http://actualidad.rt.com/expertos/eva_golinger/view/143043-agresion-permanente-golpe-suave-america-latina

(101) En Venezuela ya se cuenta con la presencia de  paramilitares colombianos en varias regiones del país. Desde el 2002 EE.UU. financia a la oposición, intento de golpe de estado, paro patronal, creación de focos de resistencia y grupos paramilitares, etc.

(102) Crisis en Ucrania y sus raíces profundas. 13-09-2014. G. Ziuganov. http://www.mundoobrero.es/pl.php?id=4155.

(103) Yanukovich exigía 160.000 millones de euros para modernizar la economía ucraniana. La UE sólo estaba dispuesta a prestar 1.000 millones. La Federación Rusa se comprometió a rebajar a un tercio el precio del gas y un crédito de 15.000 millones de dólares en el marco de colaboración con la unión aduanera de Rusia, Bielorrusia y Kazajstán.

(104) El ministro polaco de exteriores invitó a 86 miembros del partido Sector Derecho. Fueron al centro de entrenamiento de la policía de Legionowo. Allí pasaron en septiembre de 2.013 cuatro semanas de entrenamiento intensivo en manejo de multitudes, tácticas de combate, técnicas de mando, protección contra gases utilizados por las fuerzas del orden y clases de tiro de francotirador. Se entrenaban con uniformes nazis junto a sus instructores de paisano. Se nota la mano de la OTAN, el papel de Polonia sobre Ucrania se puede comparar con el papel de Turquía en Siria. (Ucrania: Polonia entrenó a los golpistas dos meses antes de Maidan. 19-04-2014. http://www.voltairenet.org/article183329.html).

(105) La filtración de una conversación del ministro de exteriores de Estonia, Urmas Paet, y la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Asthon, confirma que los francotiradores de Kiev fueron contratados por la oposición, y que asesinaron tanto a manifestantes como a agentes de la policía.

(106) La CIA coordina una alianza de nazis y yihadistas. 19-05-2014. http://www.voltairenet.org/article183846.html

(107) Limpieza en el este de Ucrania: el escandaloso cerrojazo informativo de falsimedia. 22-07-2014. http://www.ecorepublicano.es/2014/07/limpieza-etnica-en-el-este-de-ucrania.html

(108) Las sanciones a Rusia suponen más de 6.000 millones de € de pérdidas para la economía de la UE y pone en riesgo 130.000 empleos vinculados a la exportación de alimentos. Mientras el PIB de la UE decrece, el PIB de Rusia tras las sanciones ha aumentado el 0,85% en el primer semestre del 2.014. El seguidismo de Bruselas a Washington sobre la crisis ucraniana está perjudicando a las economías nacionales de Alemania, Francia, Polonia, España, Italia, etc. Los países latinoamericanos han visto el cielo con estas medidas de la UE, Brasil, Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Venezuela, Cuba y Nicaragua aumentan sus exportaciones gracias al mercado ruso. (Rusia da el golpe de gracia a la UE y el dólar. 17-09-2014. Alberto Cruz. http://www.larepublica.es/2014/09/rusia-da-el-golpe-de-gracia-a-la-union-europea-y-al-dolar/).

(109) La OTAN prepara su ataque contra Rusia basándose en mentiras para justificar la guerra. 30-08-2014. http://www.diario-octubre.com/2014/08/30/la-otan-prepara-su-ataque-contra-rusia-basandose-en-mentiras-para-justificar-la-guerra/

(110) Imperialismo y militarismo: CEE y OTAN. 1985. Jornadas Colectivos anti-OTAN.

(111) El currículum de el senador John Mccain como propagador de la guerra no tiene desperdicio. Estuvo en territorio sirio reunido con líderes de la oposición armada del Frente al-Nusra y el Ejército Sirio Libre el pasado año. Ha participado en los últimos 20 años en la preparación del fallido golpe de estado contra Hugo Chavez, el derrocamiento de Bertrand Aristide en Haití y el derrocamiento de Viktor Yanukovich en Ucrania.

(112) Así lo sintetiza Marx: “De esta suerte, la población rural, expropiada por la violencia, expulsada de sus tierras y reducida al vagabundaje, fue obligada a someterse, mediante una legislación terrorista y grotesca y a fuerza de latigazos, hierros candentes y tormentos, a la disciplina que requería el trabajo asalariado” (El Capital. Ed. S.XXI Vol. 3°. Tomo I°, pág. 922).

(113) ¿Después de Vietnam EE.UU. ha enfrentado a un ejército de verdad?. Línea roja en el sureste de Ucrania. 9-03-2014. Enrique Muñoz Gamarra. http://www.diario-octubre.com/2014/03/09/despues-de-vietnam-estados-unidos-ha-enfrentado-a-un-ejercito-de-verdad-linea-roja-en-el-sureste-de-ucrania/

(114) 60.000 personas han muerto en los últimos 6 años, de las que 14.000 corresponden al 2.014. Esta mafia secuestra, tortura, viola, corta cabezas, mutila, esclaviza y utiliza a niños para transportar droga. (23 verdades incómodas sobre el Estado Islámico. Nazanim Armanian. 27-10-2014. http://blogs.publico.es/puntoyseguido/2177/23-verdades-incomodas-sobre-el-estado-islamico/).

 

 

 

Anuncios

2 pensamientos en “IMPERIALISMO Y FASCISMO (II) EE.UU. promotor del neofascismo: los “luchadores por la libertad”

  1. Pingback: EMIGRANTE DE LA GUERRA, DEL CAOS Y LA MUERTE | MARXISMO-LENINISMO

  2. Pingback: REFLEXIONES DE DAMASCO A PARÍS EL YIHADISMO COMO INSTRUMENTO DEL IMPERIALISMO Y SUS GUERRAS | MARXISMO-LENINISMO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s