VIª Conferencia PCC-Seat. Informes político, sindical, organización y resolución

 

 

 

 

Marzo 1996

INFORME POLÍTICO:

SITUACION INTERNACIONAL

La actual coyuntura político mundial viene marcada por el derrumbe del socialismo en los países del este de Europa, que ha traído como consecuencia la hegemonía total del imperialismo concentrado en tres zonas (EE.UU, Japón, y CEE), en donde Washington es ahora el árbitro mundial, el gendarme que ha pasado de mandar en el llamado bloque occidental, a imponer su doctrina geopolítica del Nuevo Orden.

Aumenta el grado de explotación de la clase obrera en los países de capitalismo avanzado, profundizándose los recortes sociales y a la misma vez aumenta el grado de control político, económico y tecnológico de los países subdesarrollados por el imperialismo (deuda externa, intercambio desigual).

Se refuerza el dominio político y económico del FMI y el Banco Mundial como centros de decisión financiera, y la CEE, ASEAN y OEA como herramientas supranacionales de integración económica supeditadas al dominio y expansión de los monopolios capitalistas. Asegurando una interrelación económica de los mercados y los centros productivos para la planificación monopolista de la extracción y el reparto de la plusvalía a nivel mundial.

A la misma vez se ha ido reforzando el carácter militarista del sistema, con la realización de más pruebas nucleares, la potenciación de la OTAN como estructura militar ofensiva del imperialismo, generación de guerras locales (Irak-Kuwait, Yugoslavia, Somalia, Ruanda, Liberia…) aumento vertiginoso del gasto militar y del tráfico de armas.

También aumenta la violación de los derechos humanos a los pueblos ante la pasividad de la ONU, como el bloqueo criminal mantenido contra el pueblo iraquí que ya ha costado medio millón de vidas humanas al privarles de los medios básicos de vida (alimentación, medicinas…), la ley Helms-Burton contra Cuba, etc.

El capitalismo como sistema se va rasgando su falso rostro humano hoy a finales de siglo, cuando ya no tiene ninguna amenaza común y entra en competencia interna, generando nuevos desequilibrios a nivel mundial y agudizando la confrontación económica interimperialista EE.UU-CEE-Japón por el reparto mundial de los mercados, en donde a la clase obrera y los pueblos solo nos queda por ser mas exprimidos y servir de carne de cañón para sus conflictos bélicos, es la dictadura del capital sobre el trabajo a escala mundial. Hoy no está la excusa de los países socialistas, ni del petróleo, hoy por primera vez no han encontrado motivo de explicación: serán los salarios, la sobreexplotación, la liquidación de los derechos sociales, políticos y culturales los que pagaran para abrir una nueva etapa de acumulación y explotación.

Ante dicha situación se está desarrollando a nivel político y social, la recomposición de fuerzas revolucionarias y de izquierdas a través de movilizaciones  en contra de esos efectos del dominio imperialista:

1-Huelgas generales en España, Francia e Italia contra los recortes sociales y en defensa del Estado del bienestar.

2-Luchas campesinas en Grecia.

3-Reestructuración interna de Rusia con el rechazo al dominio yanqui, el dólar y el neoliberalismo. Consolidación del PC como primera fuerza política, avance de la izquierda y constitución de un Frente político y social de las fuerzas de izquierda a raíz de las últimas elecciones presidenciales.

4-Triunfo del CNA en Suráfrica y final del apartheid.

5-Avance electoral de los Partidos Comunistas en los países del este de Europa, Ucrania, Polonia, Chequia, Eslovaquia, que expresa un rechazo a las políticas neoliberales.

6-Auge de la guerrilla zapatista en México.

7-Avance electoral del PT en Brasil.

8-Movilizaciones importantes en Alemania del este contra los efectos negativos de la absorción (paro, desindustrialización, recorte de libertades políticas, etc.).

9-Avance de los comunistas en Francia y en Italia, siendo en este último país posible el gobierno del Olivo por el apoyo de Refundación Comunista que representa los votos de 3,2 millones de italianos. El Olivo es una fuerza de centro-derecha que va desde el PDS socialdemócrata hasta la democracia cristiana, son partidarios de la OTAN y de Maastricht, RC apoyó para evitar un gobierno neofascista de Fini-Berlusconi.

Todo lo anotado tiene su importancia, pero todavía no se rebasan los marcos nacionales, no existe un marco de coordinación que ejerza la solidaridad internacionalista entre la clase obrera y los países subdesarrollados con una estrategia común ante situaciones concretas, y de lucha por el socialismo, mientras por contra el sistema si tiene su estrategia global de dominio político y social sobre las fuerzas anti-imperialistas y revolucionarias, es nuestra asignatura pendiente. De ahí que es positivo el encuentro de fuerzas de la izquierda europea celebrado este año en Madrid, y el encuentro de Partidos Comunistas celebrado en Praga.

MAASTRICH Y EL ESTADO DE BIENESTAR

El ataque al Estado de bienestar no es casual sino causal, y emana de la propia lógica del sistema. Estamos padeciendo todavía los efectos de la crisis económica de acumulación iniciada en los años 70, la cual todavía no ha conseguido salir de su onda larga, la tasa de acumulación de capital no se recupera y por lo tanto se hace necesario eliminar los factores que contribuyen mas a aumentar los gastos de reproducción, que a aumentar las ganancias globales del capital. Las ilusiones de la sociedad del bienestar, el pleno empleo…dentro del sistema capitalista, incubadas al calor de la expansión económica de los años de postguerra y arrancadas del análisis keynesiano, se halla en franca bancarrota desde hace tiempo, y la ruptura del equilibrio mundial de fuerzas a favor del capitalismo está facilitando esta premisa. Transformar la sociedad no es instalarse en el Estado de bienestar, sino luchar por el derribo de las relaciones de producción capitalistas, no obstante es un paso reivindicativo de carácter sociopolítico, de lucha por los derechos sociales, la democracia, en definitiva por las reformas dentro del sistema capitalista, necesarias para unir a la clase obrera y templarla en conquistas, y hoy donde el neoliberalismo campea mundialmente a sus anchas se hace necesario ligar la reforma (lucha por los derechos sociales de los trabajadores y los pueblos) a la revolución (lucha por el socialismo).

La estrategia del Acta Única, la UEM y el Plan de Convergencia dictado en Maastricht, sigue las orientaciones del FMI y del Banco Mundial, y va en ese sentido. El Estado debe de reducir su déficit, sus ingresos y sus gastos, ello significa eliminar derechos y conquistas sociales (pensiones, sanidad, enseñanza…) y por contra significa exenciones fiscales y más recursos para que el capital salga de la crisis de acumulación, aumentando sus beneficios globales. En Francia, por ejemplo, los impuestos reclamados a Siemens que en 1990-91 representaban el 47,6% de sus beneficios, bajó en el período 1.994-95 al 19,9%. Esta será la regla a seguir, vieja receta anticrisis donde la austeridad la aplicaran a los de siempre, a los trabajadores.

Por lo tanto, los plazos de integración trazados por Maastricht no son una paranoia mental de los socialdemócratas y conservadores europeos, obedece a una estrategia global del capital de integración de mercados y producciones para mejorar la planificación de la plusvalía, reduciendo al máximo los gastos de reproducción del capital. Ello pasa por:

1º Reducción del déficit público recortando gastos sociales (fondo de desempleo y pensiones) y pasando servicios públicos a manos privadas (Planes de pensiones, Sanidad…). Esto supone para España el recorte de 1,6 billones de pesetas de los PGE, para llegar al 0 de déficit hay que recortar otros 3 billones más.

2º Exenciones fiscales a las empresas y las grandes fortunas, liberando capitales para facilitar el proceso de concentración y centralización.

3º Privatización del sector público rentable pasándolo a control de manos privadas y eliminación de las empresas no rentables facilitando los cierres con dinero público.

4º Abaratamiento de los costes de reproducción y gasto de la fuerza de trabajo, aplicando leyes laborales que garanticen la desregulación en el trabajo, y reduciendo las aportaciones patronales a la seguridad social y desempleo. Esta fórmula es el arma más importante del capital pues ataca a la integridad física y moral de la clase obrera, al introducir un archipiélago de condiciones de trabajo diferentes que merman su capacidad unitaria de respuesta, y posibilitan los recortes brutales del salario.

El pasado 15 de junio se concentraron Bonn 350.000 trabajadores “Por el trabajo y la justicia social”, en una manifestación convocada por los sindicatos y los partidos de izquierda contra la política económica del gobierno: reducción del Estado social, aumento de la edad de jubilación a los 65 años, aumento de los impuestos a las rentas salariales… Esta respuesta no es una cuestión coyuntural, es una respuesta a Maastricht.

Las agresiones en Alemania en el 96 son las mismas que en España, Italia, Francia, en el 94-95, lo que es una verdadera vergüenza es que mientras unos trabajadores europeos son agredidos por el capital el resto nos quedamos o se quedan quietos. Es necesaria una estrategia común contra la Europa de las multinacionales desde la izquierda y el movimiento sindical, hay que buscar la movilización europea, las huelgas de los trabajadores europeos como arma de combate contra el capital, para ello es necesario que tengamos nuestra estrategia política y social alternativa al sistema, no podemos comulgar con Maastricht, ello es la razón fundamental de que las luchas sean hoy parciales y difusas en el tiempo, y sean por tanto barridas a medio o largo plazo. Por tanto la alternativa a Maastricht debe pasar por su rechazo, por la constitución de una alianza político y social de la izquierda (partidos, sindicatos y movimientos sociales) que combata simultáneamente en Europa los efectos, planteando en todo momento un modelo alternativo de una Europa con estados libremente asociados, de los pueblos y de los trabajadores, de carácter anti-imperialista.

Lo que es una verdadera contradicción antagónica en política es el querer estar en Maastricht cumpliendo sus parámetros de integración (cuestionando únicamente los plazos de integración pues otra cosa supondría estar en contra u por otra alternativa) y estar por el estado de bienestar y el empleo. Este es el fraude político de la socialdemocracia de hoy, a la que se le incorporan la Nueva Izquierda italiana y española.

Bajo el lema neoliberal de una Europa fuerte, unida y competitiva la socialdemocracia cae en la estrategia imperialista de competencia con Japón y los EE.UU por el reparto del mercado mundial, lo cual aparte de suponer ajustes duros para los trabajadores europeos, supone también la agudización del intercambio desigual de los países de la CEE con los países subdesarrollados. Mantener esta posición significa desmovilizar a las fuerzas de izquierda y a los trabajadores europeos, y entrar en una senda contraria al internacionalismo de clase, no sólo por no combatir globalmente la estrategia de ajuste contra los trabajadores europeos, sino porque ello supone a la vez la constitución del imperialismo europeo con la primacía del capital transnacional el cual oprimirá a los pueblos del Tercer mundo aumentando su dependencia e imponiendo trabas en la lucha por la liberación nacional.

Defender Maastricht significa también ponerse en contra de la soberanía nacional, ponerse en contra de las propias constituciones que hablan de, régimen fiscal progresivo (art. 31), derecho de todos/as al trabajo (art. 35), planificación de la economía por los poderes públicos (art. 38)…etc.

En definitiva, ante la actual situación de crisis de acumulación de capital, que es la enfermedad mortal del sistema descubierta por Marx, sólo caben dos alternativas o la clase obrera que es la fuerza productiva máxima actúa como objeto pasivo al que se le aplican las medidas anti-crisis o actúa como sujeto que despliega el antagonismo interno de la producción capitalista, o sea, se organiza políticamente con una estrategia revolucionaria de superación del sistema. Para que esto último NO suceda, el movimiento obrero siempre ha tenido y tiene todavía una enfermedad que no es infantil y que emana de posiciones reformistas incubadas por la práctica de la socialdemocracia, la cual tiende a separar lo político de lo económico, lo futuro de lo inmediato. Dejando que los sindicatos y la clase obrera se ocupen de defender concretamente sus intereses inmediatos económicos y parciales desligándolo de todo proyecto global y político. Producto de ello tenemos el papel de gestores de la crisis que está jugando el sindicalismo y la socialdemocracia, los cuales ante cierres de empresas sólo actúan como meros garantes de las indemnizaciones económicas, ante la desmantelación industrial dentro de un país, región o localidad se focaliza la resistencia no llegando a ser nunca un factor de fuerza política alternativa a las medidas anti-crisis del capital. Es decir, que ante el Movimiento general del capital no existe un Movimiento general de la clase obrera que le haga frente en lo político-global.

La única alternativa pasa por establecer una unidad dialéctica entre lo particular y lo general, entre lo económico (interés inmediato) y lo político (transformación social). La clase obrera necesita conquistar su conciencia de clase uniendo lo político con lo económico, lo inmediato con lo final para poder ser una fuerza social y política independiente en la lucha por el SOCIALISMO. Hoy retumban a nuestros oídos las palabras del Manifiesto Comunista referentes a las tareas revolucionarias del Partido y los comunistas en todo momento: “Los comunistas se distinguen de los demás partidos proletarios sólo por el hecho de que, por una parte destacan y dan validez, dentro de las diversas luchas nacionales de los proletarios, a los intereses del conjunto de todo el proletariado, independientes de la nacionalidad, y, por otra parte, porque en los diversos estadios de desarrollo que atraviesa la lucha entre el proletariado y la burguesía representan el interés del movimiento global”.

EL NACIONALISMO Y LA EUROPA DE DOS VELOCIDADES

El capital, tiene necesidad de un Estado que unifique mercados, facilite la circulación, libere mano de obra y reglamente la relación con el proletariado combinando la coerción y el consenso. El Estado nacional y social ha representado durante una fase histórica este tipo de dominio, es el Estado de la burguesía nacional en ascenso. La unificación del mercado mundial plantea el problema de relacionarse a nivel internacional con el proletariado, un proletariado potencialmente amenazador de destrucción del orden capitalista mundial, contra el cual precisa el capital una forma de Estado capaz de ejercer las funciones de control y dominio.

El “Estado” del FMI, el Grupo de los 7, y el Banco Mundial, no necesita la continuidad territorial, ni tiene necesidad de constituir una nación, en primer lugar porque no tiene que luchar contra el feudalismo, ni aliarse con el pueblo para combatir a la aristocracia como antaño, ni tampoco tiene necesidad de proclamar principios universales ni de teorizar democracia. Lenin distingue dos épocas en el desarrollo del capitalismo:

1º La del ocaso del feudalismo, en el que el capitalismo en ascenso se caracteriza por el despertar de la vida nacional, por los movimientos y la constitución de estados nacionales.

2º La del capitalismo consolidado, en el que el antagonismo entre burguesía y proletariado se distingue por la destrucción de las barreras nacionales, por la unidad internacional del capital y de la vida económica, por la absorción de las particularidades nacionales.

Los nuevos Estados nacionales surgidos de la disolución de la URSS y de Yugoslavia son distintos de los Estados-nación que se constituyeron en Europa en la época de las revoluciones burguesas. La desintegración de Yugoslavia y Checoslovaquia ha sido con todo favorecida por el impulso a la fragmentación y regionalización a las que el capital transnacional recurre para el control de los dominados. Son pues cualquier cosa menos Estados nacionales en el sentido originario del término, no se ejerce en ellos ninguna soberanía popular; las prerrogativas de la soberanía no están en manos del antiguo monarca absoluto (imperio Austrohúngaro), sino en la de los nuevos amos del FMI. El nombre más apropiado sería el de Estados regionales, con autonomía administrativa a los que se ha confiado la tarea de control de los trabajadores en función de la economía capitalista mundial. Es precisamente por esto que sus gobernantes (expresión de una burguesía compradora paradójicamente con ropajes de burguesía nacional) en crisis de legitimación y necesitados de ejercer ese control sobre las masas que la “comunidad internacional” les encomienda, fomentan un nacionalismo exasperado, excluyente y racista. Un recurso trágico y viejo para distraer la atención de los trabajadores de los problemas económicos y sociales que el paso a la economía de mercado y a la dependencia directa del capital transnacional provoca.

El ejemplo del proceso histórico-concreto de la formación social italiana es ejemplificador. La unidad italiana fue necesaria en 1.860 para la burguesía del norte avanzado que necesitaba de los recursos del sur (circulación y mano de obra), para ello era necesario liberarse del yugo austriaco por la unificación de Italia a través de la formación de un Estado, ocupando militarmente los territorios del sur. A partir de 1.945 la Democracia Cristiana subordinada a las fuerzas capitalistas del norte, favoreció el desarrollo industrial de Lombardía, Piamonte y Liguria, mientras el sur siguió siendo campesino, rural, dejado en manos de terratenientes, no existiendo un proceso de industrialización y desarrollo, hundido en la miseria y la pobreza. En el sur el paro es del 21% mientras que en el norte es del 6,8%. Cuando la Liga del Norte plantea la independencia, razona como lo hacían los dirigentes de Eslovenia y Croacia, que querían separar las regiones ricas de Yugoslavia, de las regiones yugoslavas más pobres: Macedonia, Bosnia y Kosovo. El Estado italiano ya no sirve a los intereses de la pequeña burguesía postfordista (microempresas), pues esta necesita para su desarrollo un Estado nuevo que no le obligue a pagar impuestos, que le permita profundizar en la explotación de los trabajadores, y que no divida la riqueza del norte entre todo el país.

El fenómeno de la Liga se inscribe en el nuevo contexto mundial caracterizado por la dominación del capital transnacional. Este nacionalismo tiende a entrar en la competencia capitalista mundial, liberándose de un Estado central que frena su actividad a través de la presión fiscal y a través de la imposición de los contratos laborales y los derechos sindicales, su lema es la libertad fiscal y la libre explotación de la fuerza de trabajo. Son estos los motivos por los que los centros capitalistas insertos en la competencia internacional tratan con todas sus fuerzas de sacar las regiones por ellos dominadas, fuera del Estado nacional. La Liga de Bossi, representa los intereses de aquella fracción del capital del norte de Italia que trata de conquistar los mercados internacionales a través de la evasión fiscal y de una feroz explotación del proletariado. Objetivo: entrar a formar parte del núcleo fuerte y rico en Europa uniéndose a Francia y Alemania, separándose de la Europa pobre.

———————

Estos elementos analizados debemos de tenerlos muy en cuenta, dado que Maastricht gira en torno a la legalización de una Europa a dos velocidades, producto del desarrollo desigual de la cadena imperialista, con un centro plenamente desarrollado multisectorialmente en lo económico y donde se concentra por tanto el poder de decisión política y una periferia donde conviven pobreza, desertización industrial y desequilibrios. Se genera una nueva relación centro-periferia donde Estados de débil desarrollo monopolista se plegan al capital monopolista de los estados imperialistas mas fuertes (Alemania, Francia y Gran Bretaña).

Esto dará legitimidad a los monopolios para agudizar el desequilibrio, configurando las ciudades donde la relación no se desarrolla con el Estado nacional, sino con el papel que puede desempeñar garantizando las infraestructuras y los servicios necesarios a los grandes monopolios internacionales. Producto de ello, la ciudad como un espacio de vida social, se debilita y pasa a convertirse en un centro nodal de transportes y comunicaciones, en el nuevo contexto de espacios económicos que acelera la rotación del capital, y en torno a la cual se vertebra el desarrollo regional. De ahí la propuesta de crear las euroregiones, que se expresa en polarizar los crecimientos económicos por zonas, como por ejemplo el eje Barcelona-Marsella-Milan concentrará el crecimiento económico del sur de Europa, con la disponibilidad de redes de servicio/industria/comunicaciones para la flexibilidad de las multinacionales y el comercio.

Tomemos el ejemplo de Barcelona, donde se desarrollan tejidos industriales, de pequeña y medianas empresas en la periferia metropolitana de Barcelona (Barcelonés, Baix LLobregat y Vallés Occidental), que coexiste con una importante destrucción del empleo industrial en los lugares centrales de la ciudad, en que se asentaban los procesos productivos basados en la gran fábrica fordista. En concreto Barcelona se terciariza y se traslada el cinturón industrial a las comarcas colindantes, ampliando la región metropolitana. Se ha pasado de la coyuntura de los años 60-70 caracterizada por la gran concentración industrial fordista, con bajas tasas de desempleo, con una clase obrera homogénea en lo económico y social y con un fortalecimiento amplio del movimiento obrero y sindical, al desarrollo post-fordista de los años 80-90 donde el obrero-masa es sustituido por el obrero-diversificado, con una afloración amplia y estable de un ejército de reserva que erosiona la fuerza de trabajo y debilita su organización, y una composición heterogénea de la clase obrera con diferentes estatus laborales. Algo similar ha sucedido en el Norte de Italia, dando lugar al surgimiento de nacionalismos de tipo proimperialistas.

La base social de tal proyecto se encuentra por tanto en los nacionalismos regionalistas (las euroregiones), tipo Bossi, tipo Pujol, tipo Colom, que representan los intereses de las multinacionales. Esto es peligroso para todo proyecto alternativo de izquierdas y revolucionario si tenemos en cuenta que en la Europa de Maastricht, el 25% de la población, o sea más de 75 millones siguen viviendo en regiones con problemas de desarrollo, con una renta por habitante inferior a la media comunitaria y con un desempleo que alcanza el 30%. La defensa de una Europa de los trabajadores, donde primen los derechos sociales (trabajo, vivienda, salud…), donde se homologuen al alza las condiciones de vida de los pueblos, tienen un enemigo ideológico: el nacionalismo pequeño burgués.

En Catalunya CiU y ERC por un lado, y el PP por otro, nos quieren situar la confrontación de pueblos o comunidades para eludir la lucha de clases. Incluso Pujol y Arzallus llegaron a manifestar por separado, la identidad étnica de los pueblos catalán y vasco, diferenciándose de los de fuera (Arzallus), cayendo en posiciones claramente nazis coincidentes con los nacionalismos excluyentes de los croatas y los serbios.

Debemos de replantear la cuestión nacional desde un punto de vista de clase e histórico. No es un problema de exclusión, ni lingüística, ni racial, porque lo mismo que no existe una raza pura nacional, no existe tampoco una identidad lingüística totalmente homogénea y excluyente, pues hoy el catalán lo practica de forma progresiva hacia la totalidad todo aquel que vive en Catalunya de forma combinada con el castellano, independientemente de su procedencia territorial paterna, y esto debe de servir para hacer frente también al nacionalismo centralista e imperialista que aplica la política étnico-lingüista también (recordemos el caso de los sudetes en la República Checa), es decir, los inmigrantes ya no son tales, ni por tanto extranjeros españoles (andaluces, extremeños…etc), sino catalanes. No olvidemos que el Régimen franquista intentó sentar las bases artificiales de enfrentamiento entre los inmigrantes con los trabajadores catalanes y viceversa, dividiendo a la clase obrera fomentando los guetos y el españolismo chovinista. Cuando con el paso del tiempo, los inmigrantes ya se habían establecido formando parte activa e importante del núcleo de la clase obrera catalana y de su movimiento.

Tampoco es un problema de enfrentamiento de pueblos sino de clases y, por tanto debemos de plantear el derecho de autodeterminación, la solución del carácter plurinacional de España, la solución a los problemas económicos y sociales, el derecho al trabajo, a la vivienda… No olvidemos que el Govern de Pujol ha sido uno de los promotores de los contratos basura, en este sentido las políticas nacionalistas son únicamente lingüístico-culturales y se combinan con un contenido social profundamente anti-trabajo y anti-social. Debemos de recuperar la idea de que “es catalán todo aquel que vive y trabaja en Catalunya”, y no aceptar la idea de que “es catalán todo aquel, que vive, trabaja y habla catalán”. Se puede transmitir cultura catalana, en castellano, en inglés, en italiano…No necesariamente toda la cultura catalana que se transmite se da en catalán, muchas veces algunos que hablan en catalán están transmitiendo cultura yanqui. Tan catalán es un obrero de Santa Coloma como un pagés de Lleida.

La única alternativa viable para combatir el nacionalismo pro-imperialista en Europa, es la revolucionaria, y esta necesita de un proyecto alternativo a la Europa de las multinacionales, y exige la coordinación del movimiento obrero y la izquierda a nivel europeo para hacer frente a las medidas de ajuste y desestructuración territorial del Plan de Convergencia dictados en Maastricht:

1º Contra la destrucción de las fuerzas productivas y centros industriales en la periferia y el sur, reivindicando planes de industrialización con un contenido de desarrollo multisectorial.

2º Por la defensa de la soberanía nacional como base de las conquistas democráticas alcanzadas por los trabajadores impidiendo la igualación de las conquistas de los trabajadores europeos por abajo (dumping social).

3º Por la supresión de los gastos militares, por la paz y el desarme. Disolución de la OTAN.

4º Por la unidad de la izquierda real organizada por la base y coordinación de los comunistas a nivel internacional recuperando el internacionalismo proletario de Marx, recuperando la solidaridad con los pueblos subdesarrollados, en la lucha por la superación del Orden económico internacional imperialista. ¡Por el SOCIALISMO!.

MEMORANDUM DEL FELIPISMO

Con la llegada del Felipismo al gobierno del Estado, se desarrolló poco a poco desde el Gobierno una política neoliberal que penetró en las masas ayer organizadas solidariamente contra el sistema y contra toda política del Estado capitalista, para acabar posteriormente diluyéndose dentro de los marcos del Estado, dándose una situación de desorganización social a todos los niveles, donde todas las organizaciones sindicales y sociales han ido decayendo en número de miembros y autonomía del Gobierno. El Felipismo y la socialdemocracia con su política hegemónica en la izquierda ha desarmado a los trabajadores y ha dañado a toda opción política de izquierdas y revolucionaria, pues con sus medidas neoliberales ha ido integrando la base social de la izquierda dentro del sistema.

Los 13 años de felipismo han reportado un retroceso político y social para los intereses de la izquierda y los trabajadores de gran envergadura, orquestado por aquellos que de un modo u otro durante la lucha contra la dictadura franquista estuvieron de VACACIONES.

1º Desmantelación de sectores: naval, minería, metal, agricultura, textil…, con el sometimiento al diktat comercial de las multinacionales de toda nuestra riqueza nacional. Producto de la política entreguista del PSOE con la entrada en la CEE (1.986).

2º Dependencia en la política exterior, mantenimiento dentro de la OTAN y a su estructura militar, con participación en conflictos armados: agresión a Libia, la guerra del Golfo, etc.

3º Legislación laboral regresiva con brutales ataques a los derechos conquistados en la lucha contra el régimen franquista:

  1. a) El primer ataque a las pensiones realizado en 1.985 donde se pasó de 2 a 8 años el cómputo de cálculo de la pensión. Hoy 5 millones de pensionistas, el 71%, cobran una pensión por debajo de las 52.125 pts., de media mensual existente en España, situándonos a la cola de la CEE sólo por delante de Portugal, cuando la media de la CEE es de 152.678 pts./mes.
  2. b) La 1ª Reforma del E.T en 1.984 y las 27 medidas en 1.985, que permiten el contrato temporal no causal para cubrir puestos de trabajo indefinidos, y que aumentó las modalidades de contratación temporal.
  3. c) Recorte de las prestaciones por desempleo, ley de 1.992.Pasando de una cobertura por desempleo a los parados del 69% en 1.993 al 49% en 1.995.
  4. d) 2ª Reforma del E.T en 1.993, donde se legalizan las Empresas de Trabajo Temporal, se generaliza aún más la contratación precaria con los contratos-basura, se facilita y abarata el despido por causas objetivas, se aprueba la movilidad geográfica y funcional…etc.

Todo ello ha significado que nos situemos en una tasa de desempleo del 23% de la población activa, pasando a doblar la media de la CEE, que es del 11%, de la promesa de 800.000 puestos de trabajo en 1.982 se ha creado 1 millón y medio de parados más, pasando de 2,1 millones de parados a los 3,6 en la actualidad. Todo el empleo creado durante el período de crecimiento económico (1987-92) ha sido precario, pasando el volumen de empleo temporal del 15,5% al 34% del total de los asalariados. Cifra que ha sido acrecentada durante el último período por la aplicación de la reforma laboral. También la participación de los salarios en la Renta Nacional o PIB ha pasado de un 50,4% en 1.982 a un 46% en 1.995.

4º Legislación reaccionaria, aprobando la ley Corcuera que tuvo que ser retirada por ser anticonstitucional.

5º Fondos ilegales de financiación de partidos políticos, lo mismo que en casos similares al PP, CiU y PNV, el PSOE se destapa por Filesa, y nos enteramos de fondos financieros sacados de las plusvalías de los trabajadores en empresas que van a parar a la cuenta bancaria del PSOE por “servicios prestados”, recordemos los famosos 150 millones de Seat.

6º Desmantelación del sector público con la venta total de empresas del INI a multinacionales: Ingenasa-ERT, Secoinsa-CTNE, Marsans-Trapsa, Seat-VW, Fovisa-Grupo GKN, ENASA-MAN/Daimler Benz, Enfersa-

Ercros, Motor Iberica-Nissan, Santana-Suzuki, Montesa Honda, ERT-KIO…la lista es interminable.

7º Terrorismo de Estado practicado por el GAL, ejercido desde la postdictadura hasta nuestros días, y que salpica a todos los gobiernos de DERECHA, incluido el PSOE.

8º Recorte continuo en los Presupuestos generales del gasto público, fondos de desempleo, de pensiones, sanidad, enseñanza…que se sitúan por debajo de la media de la CEE, mientras por contra el fraude fiscal de empresarios y bancos a Haciencia y Sanidad se permite, y los gastos militares se incrementan año tras año. Esta política se viene agudizando mas por la aplicación del Plan de Convergencia, de contención del déficit público, el cual se traduce en más recortes sociales.

La Política-económica del PSOE ha sido capaz de pasar la navaja al gasto público arrebatándole al pensionista, al parado y al currante, cuando a su vez no ha sido capaz de frenar los gastos militares, la deuda de empresarios y banqueros que sobrepasa los 5 billones, en definitiva lo que la derecha política no hubiera sido capaz ni de soñar. El PP hoy puede sentirse legitimado al heredar una política de derechas.

SITUACION A NIVEL DE ESTADO

La situación del Estado viene determinada por la estrategia neoliberal desarrollada por el gobierno socialdemócrata del PSOE y continuada hoy por el PP, de sometimiento a las multinacionales y a Maastricht.

Los Resultados de las pasadas elecciones generales muestran el avance de IU con 2,7 millones de votos, triplicando los obtenidos hace 10 años, y aumentando en 376.000 votos más en referencia a las elecciones de 1.993. Se incrementan el número de diputados en España pasando de 15 a 19, mientras que IC en Catalunya pierde un diputado pasando de 3 a 2. Se produce un retroceso electoral en las autonómicas andaluzas, error cometido al caer en la trampa tendida por el PP y el PSOE de realizar las elecciones autonómicas junto con las generales. El sistema capitalista estigmatiza los resultados de IU porque esta es la única fuerza política que no le cabe en el rompecabezas de Maastricht.

Las críticas hacia los resultados obtenidos por IU, han sido orquestadas desde los medios de comunicación del sistema contando con la implícita colaboración de la Nueva Izquierda, constituidos hoy en partido, cuando curiosamente estos callan de analizar el retroceso en Catalunya obtenido por IC. Allí donde el Partido Comunista está organizado IU avanza, y allí donde está desorganizado y dividido retrocede, ESTA ES LA REALIDAD.

El interés de la Nueva Izquierda está claro, constituir una plataforma política de cara a negociar su incorporación organizada en la socialdemocracia, para ello necesita minar a IU en lo posible y estigmatizar al PCE y los comunistas en general. El papel que ha jugado en contra de IU ha afectado electoralmente en lo global y en lo concreto en sitios como en Catalunya. Su defensa “crítica” de Maastricht, su colaboración con el felipismo negando la movilización general de los trabajadores, contando además con el apoyo de Antonio Gutierrez el cual en un alarde de autonomía ejerce la correa de

transmisión dentro del sindicato, mandando cartas con el sello de la confederación a los dirigentes de la Nueva Izquierda que han sido desplazados con el voto militante de la cabeza electoral,

Inmiscuyéndose en la vida democrática de IU, demostrando desprecio a la independencia y pluralidad del sindicato y de IU, y arremetiendo contra Julio Anguita por proponer plataformas amplias de lucha contra la Reforma laboral y pasar a la movilización que el ya había desechado. La responsabilidad política de Garrido, Almeida, Ribó y Gutiérrez es grave ante la clase obrera, si tenemos encuentra en la coyuntura política en que nos movemos de ajuste neoliberal y de construcción de Maastricht.

Ya en el discurso de investidura del nuevo gobierno pudimos palpar que va a haber CONTINUIDAD con la política neoliberal anterior, que el PSOE está en lo fundamental de acuerdo pero que moralmente está obligado a hacer de oposición, parlamentaria, claro está sin sacar los “tanques” a la calle. Solo IU se perfiló como fuerza de izquierdas opuesta al neoliberalismo político-social y a Maastricht, y la única en plantear la movilización como recurso contra la política del PP.

La situación del país es caótica para los trabajadores, España ocupa el primer puesto en paro de toda la CEE, con un 22,9%, la cobertura de desempleo ha descendido al 47%, y en el último año se ha quitado la protección a 300.000 trabajadores. España ocupa el primer lugar en accidentabilidad laboral. Los salarios van perdiendo poder adquisitivo en los dos años anteriores, con una inflación del 4,7% en los dos años, los salarios subieron el 3,5%  en 1.994, y el 3,6% en el 95. Las mujeres trabajadoras perciben un salario inferior en un 30% de los hombres, y los trabajadores eventuales perciben un 44% menos del salario de los trabajadores fijos, según datos del Consejo Económico y Social. Entre 1.985-94 los salarios reales han subido un 8,6%, la productividad un 20,7% y los costes laborales unitarios han bajado un 10%, sólo Grecia y Portugal tienen dentro de la CEE los costes laborales más bajos que en España. El futuro de la juventud es incierto ante la flexibilización laboral, los contratos basura y el paro, según Caritas la edad media de los más pobres es de 22 años, hace 20 años el 75% de los más pobres era de mayores de 60 años, hoy el 75% de los más pobres corresponde a menores de 25 años.

Como contraste los beneficios empresariales en 1.994 han crecido un 10,2%, y en 1.995 un 12,9%. Las rentas del trabajo representan el 76% del IRPF, mientras que las rentas del capital representan el 8%, las rentas profesionales el 3%, y las rentas empresariales el 10%. El Impuesto de Sociedades, concedió un trato más favorable a las empresas aumentando los beneficios fiscales. La cuantía de dinero que no percibe la Hacienda pública en función de las exoneraciones fiscales llega a suponer unos 2,6 billones de pesetas, o sea 1,2 billones más de lo que necesita el Estado para reducir el déficit al 3%.

España también ocupa la cabeza dentro de la CEE en la destrucción de tejido industrial con los siguientes efectos: presencia muy importante de multinacionales que han comprado empresas españolas, que en muchos casos lo han hecho solo para quedarse con la cuota de mercado, y después han reconvertido, han cerrado o no han creado casi nada. Un sector público en importantes sectores estratégicos, pero en un proceso de creciente privatización. Y una mayoría de PYMES, de capital nacional, que suponen el 90% del empleo, pero con una capacidad reducida de renovación tecnológica y de exportación, lo que las sitúa en una posición dependiente de las grandes empresas, que en su mayoría son de capital extranjero.

Todo ello es producto de una política común elaborada por el frente anti-trabajo de derechas PSOE-PP-CiU-PNV-CEOE, que tienen un modelo de sociedad fundamentado en el neoliberalismo. Cuatro meses después de la victoria del PP hemos visto que el nuevo gobierno da continuidad a la politica neoliberal:

1º) Continuidad hasta sus últimas consecuencias, del proceso de privatización del sector público empresarial.

2º) Continuidad en la política de recortes del gasto público para conseguir la situación de cumplimiento de los plazos de Convergencia. Estando en primera medida el recorte del Fondo de Pensiones.

3º) Continuidad en la política de flexibilizar el mercado de trabajo, para dar más facilidades al empresario para la entrada y salida del mismo.

4º) Continuidad en la política de camuflar la corrupción y el terrorismo de Estado, escamoteando todas las investigaciones.

5º) Continuidad en la política de desequilibrio autonómico, a través de consolidar un desarrollo desigual en la financiación de las CC.AA.

En el Consejo Federal de IU celebrado en Junio del 96, se lanzó como respuesta a la situación, una propuesta de crear un Frente político y social contra la política económica del PP, donde estuvieran los partidos de izquierda (incluido el PSOE) y los sindicatos. Las respuestas no se hicieron esperar, el PSOE dijo no, esto es normal pues este partido es alma y cuerpo con la Convergencia de Maastricht, y por eso el PSOE no puede enfrentarse al PP en la calle. La respuesta de la Nueva Izquierda dentro de ese mismo Consejo fue: “no es el momento de movilizar…no conviene por que el PP tiene respaldo…”. Antes acusaban a IU de guindas con el PP y de confrontación con el PSOE, ¿habrá que aplicar a la Nueva Izquierda la misma coletilla que al PSOE, y que su inmovilismo es producto de su posición favorable a Maastricht?. Por último, los sindicatos en un alarde de autonomía sospechosa de sufrir un catarro de vientos proveniente de Bélgica también, contesta que no es el momento, que hay que negociar primero con el nuevo Gobierno y que luego ya veremos.

Una vez más se vuelve a cometer el mismo error, y es que estar críticamente con Maastricht y por el estado de bienestar es un verdadero fraude político y social. Son momentos de profundizar en la unidad de los trabajadores ampliando la movilización, coordinando la lucha social y la política contra las medidas del gobierno que se ciernen sobre los trabajadores, ahora no caben dudas, ni claudicación, los trabajadores necesitan de una Izquierda política y social capaz de armar ideológicamente y opte por la movilización y autoorganización de los trabajadores, es la ley de la lucha de clases, el capital se organiza con su estrategia y nos golpea, nosotros también nos organizamos y respondemos, ¡agudicemos las condiciones, creemos conciencia y contrapoder!, ¡organicemos la lucha por el socialismo!. Y en vez de tratar de copiar el ejemplo de Italia con el Olivo, ver otros ejemplos, como el de Rusia donde la coalición electoral de izquierda a las presidenciales en vez de diluirse se ha convertido en un Frente político y social con asambleas de base, similar al de IU en España y el PDS en Alemania. En vez de tratar de mejorar el sistema, hagamos como nos recuerdan Marx y Engels “…No se trata de velar las contradicciones de clase, sino de suprimir las clases, no de mejorar la sociedad existente, sino de fundar una nueva.” (C. Marx y F. Engels, Obras tomo 7, Ed. Progreso).

                                          ¡Salud y Revolución!   

 

 INFORME SINDICAL:

  1. ESTRATEGIA ANTICLASE Y RECUPERACION CAPITALISTA DE LA CRISIS

Un objetivo estratégico del Movimiento Obrero en la lucha por el SOCIALISMO es la tarea de garantizar la Unidad de la clase obrera bajo la reivindicación histórica del Pleno Empleo atacando las mismas bases del sistema capitalista. Como contestación el capital tiene el objetivo estratégico de destruir el empleo fijo desmembrando el proceso productivo para una mayor explotación y desorganización de la clase obrera, lo cual facilita por otra parte la ampliación de la plusvalía y la acumulación de capital.

Ya hemos analizado en el Informe político la actual fase de recuperación de la acumulación por la que atraviesa el capital. Pues bien, dicho proceso se ha concentrado en torno a un aumento de la explotación de la clase obrera (intensificación de los ritmos de trabajo) combinado con una nueva división internacional del trabajo, la cual ha introducido nuevas formas de explotación (postfordismo) que facilitan la desintegración productiva y por tanto suponen un elemento importante de cara a facilitar la estrategia de diversificación de la clase obrera minando su poder de organización y resistencia con la que contaba en la época fordista.

Ello no ha sucedido por arte de magia, ni de una forma exclusivamente economicista independientemente de lo que ha acontecido en lo político. Las medidas políticas en materia de legislación del trabajo combinada con una política industrial entreguista a las multinacionales en nuestro país, no sólo ha facilitado la penetración del capital multinacional, el cual buscaba en España una plataforma de exportación de fuerza de trabajo en proceso de desvalorización para la recuperación de la tasa del beneficio, sino que obedece a la nueva división internacional capitalista del trabajo a nivel mundial de mayor control politico-económico del imperialismo sobre la clase obrera, y donde el capital ha abandonado las tesis keynesianas y ha abrazado las tesis neoliberales, contando con el apoyo político de la socialdemocracia europea. Sigue el ataque iniciado en 1.985 al Estado Social en torno a conquistas y prestaciones, el gasto público se recorta en las partidas con contenido social y se siguen tolerando la corrupción y evasión de capitales. Ejemplos de ello son las crisis en la Banca (Banesto), los casos Filesa, Casinos de Catalunya, los contratos blindados, etc. Se permite el fraude fiscal y se carga todo el peso de la crisis en las espaldas de la clase obrera.

Maastricht es la culminación de dicho proceso neoliberal que se inició con la incorporación de nuestro país a la CEE y la OTAN, Maastricht es la confirmación de dicho proceso: agudización del desarrollo desigual, dos velocidades, agresión al Estado de bienestar privatizaciones y desindustrialización, dumping social, militarismo…En síntesis vamos a exponer lo que ha supuesto en lo concreto para la Unidad de la Clase Obrera dicho proceso neoliberal:

Agresiones al derecho del trabajo:

-1.981: Promulgación del Estatuto de los Trabajadores (E.T) con el precedente del contrato temporal.

-1.984: 1ª Reforma del E.T. Eliminó la causalidad de los contratos, permitiendo a puesto de trabajo fijo la existencia del contrato temporal.

-1.993: 2ª Reforma del E.T, legalización de las Empresas de Trabajo Temporal (E.T.T), con la eliminación del control público de los contratos (INEM), y legalización de los contratos-basura que permite a igual trabajo un salario inferior.

Consecuencias en el Empleo y el Salario:

-Tasa de paro: 23% en 1.994 superando la media de la CEE (9%) y alcanzando la cifra de 3,5 millones de parados. Destaca por su gravedad el paro en los sectores de la mujer, la juventud y el paro de larga duración.

-Desde 1982, han habido 3,1 millones de despidos, y 1 millón y medio de parados más.

-Durante el período de expansión 1.987-92, se pasó del 15% al 34% del peso de los eventuales dentro del total de asalariados. La precariedad alcanza en 1.994 al 35% de la población asalariada, superando el 40% en el sector privado, cuyos salarios llegan a ser un 40% inferior. En cifras son 3,4 millones los trabajadores precarios.

-Hoy sólo el 50% de los asalariados sobrepasan los 6 años de antigüedad en la empresa, produciéndose una desmantelación acelerada del empleo fijo.

-De un 50,4% de participación de los salarios en el PIB en 1.982, se pasa al 46% de 1.995.

Consecuencias para la afiliación y representación sindical:

-En las Elecciones Sindicales de 1.990 UGT y CC.OO sumaban el 79% de los delegados, produciéndose un incremento con respecto a las anteriores, se notaba todavía el calor del 14-D del 88. En las Elecciones sindicales de 1.995 los dos sindicatos suman el 72,5% de los delegados, produciéndose una reducción de la representación sindical que afecta a UGT fundamentalmente perdiendo 7,3 puntos, pero que CC.OO no capitaliza recogiendo solo 0,8 puntos. Dicha tajada se la han engullido otros sindicatos minoritarios, o amarillos. Se han elegido en las EE.SS de 1.995, 33.500 delegados menos.

-Potenciación al calor de la 2ª Reforma del mercado de trabajo, de sindicatos amarillos, corporativistas y minoritarios.

-Estancamiento de la afiliación sindical a partir de 1.993 hasta la actualidad.

Situación en las grandes empresas:

-Instalación de empresas subcontratistas que participan en el proceso productivo, profundizando la desintegración productiva. Suponen un acicate para la empresa integral fordista al facilitar con la desintegración del proceso productivo la diversidad de la clase obrera, como arma de sobreexplotación, corporativismo y nivelación a la baja de los derechos del trabajo (dumping social).

-Empresas subcontratistas y proveedoras: Salario de los trabajadores el 40% más bajo que los de la gran empresa. Jornada de trabajo más amplia, condiciones de trabajo precarias. Organización sindical más débil.

-Los avances sociales y de salario que los trabajadores de la gran empresa arranquen en las Negociaciones Colectivas sino existe una coordinación y acción sindical globalizada, el capital lo recuperará con un aumento mayor de la explotación de las empresas proveedoras y subcontratistas.

Situación de la Juventud Obrera:

-Pérdida del peso de los jóvenes menores de 25 años en el empleo, reduciéndose su presencia del 18,2% del total de asalariados en 1.987 al 17,8% en 1.992.

-Aumento del número de eventuales en la franja de 20 a 25 años, pasando de 1/3 en 1.987 a 2/3 en 1.992 de la totalidad de los eventuales.

-Papel de la juventud como carne de cañón para la sustitución del empleo fijo, y por otra parte, sector más agredido de la clase obrera al concentrar la mayor precariedad, y una situación social sin perspectivas, sin empleo fijo, mantenido por los padres, sin ahorros y sin futuro. Política y socialmente atomizados por el sistema, el miedo y la despolitización de la juventud obrera son el lado subjetivo de la realidad objetiva que ha impuesto la modernidad neoliberal. Precisamente los contratos basura persiguen la domesticación de la juventud, eliminar su rebeldía y asentarlos en el miedo y el conformismo.

Es necesario que el sindicalismo de clase recupere su estrategia de resistencia a la crisis, GLOBALIZANDO las luchas de forma sostenida, necesaria para garantizar el proceso de Unidad de la Clase Obrera, de lo contrario todas las medidas anti-trabajo se irán sumando una tras otra dentro de la arquitectura neoliberal que no parará de proyectar su tejido anticlase obrera.

  1. HUELGA, CONGRESOS Y ESTRATEGIA SINDICAL

2.1 Del 14-D y la PSP al Decretazo y la Contrarreforma

Ya en el IV Congreso Confederal de CC.OO en 1.987 se realiza una autocrítica de la política de rentas y pactos sociales, de las luchas parciales mientras se sucedían las medidas de ajuste, y se plantea la necesidad de globalizar las luchas dándoles un contenido de clase y sociopolítico, pasando de la negociación de concesiones a la negociación de alternativas. En el discurso de finalización del Congreso el nuevo Secretario General A. Gutiérrez afirmó que CC.OO está dentro del sistema pero que no forma parte de él. Fruto de esta posición, unida a la actitud de enfrentamiento de UGT con el gobierno (Nicolás Redondo retira el acta de diputado del PSOE en 1.987), se desencadenó la estrategia de movilización partiendo de la Plataforma Sindical Prioritaria (PSP) y culminada con la huelga general del 14-D de 1.988, donde consiguió importantes avances sociales para la clase obrera y el sindicalismo:

* Protección sindical de los contratos.

* Revalorización de las pensiones.

* Compensación de la deuda social con los empleados públicos y derecho a la negociación colectiva.

* Ampliación de la protección social (pensiones no contributivas, subsidio agrario, salario social en las CC.AA).

* Ampliación y mejora de la formación profesional.

No obstante, y como producto de no existir una continuidad dialéctica en el proceso negociación/movilización, quedaron pendientes otros temas fundamentales para la realización de la PSP:

*Reducción de jornada y eliminación de las horas extras.

*Reducción de la edad de jubilación

*Ampliación y mejora del sistema de sanidad pública

*Vivienda social

*Reforma fiscal progresiva

*Ley de salud laboral y medio ambiente.

Con posterioridad al V Congreso de CC.OO comienza una involución latente en las posiciones de la dirección confederal. La situación política internacional de derribo del “Socialismo Real”, supone un balón de oxígeno para las posiciones socialdemócratas dentro de la izquierda y el movimiento obrero. Momento que se aprovecha para ejercer la correa de transmisión en el sindicato. A raíz de los acontecimientos de Agosto de 1.991 en la URSS la Nueva Izquierda emprende su postura liquidacionista contra el Partido Comunista y valora los procesos de restauración del capitalismo en los países del este como revolucionarios y democráticos, el propio A. Gutiérrez se pronunció públicamente por la disolución del PCE. A la altura de nuestro tiempo 5 años después no han tenido a la vista de los resultados la coherencia de ejercer la autocrítica de sus posiciones sino que las han reforzado.

De ahí en adelante se inicia un proceso de introducción dentro del sindicato de las propuestas de la nueva izquierda de forma antidemocrática. Esta postura “renovadora” y liquidacionista penetra en el seno de CC.OO, la Ejecutiva Confederal se pronuncia por el Sí crítico a Maastricht al igual que el Secretariado de la CONC, vulnerando los acuerdos del V Congreso Confederal donde no se discutió Maastricht, y donde tácticamente y en función del posicionamiento de la CES se decidió pedir al parlamento la no ratificación del Tratado en el caso de que este no introdujera modificaciones en la política social: cohesión económica, reequilibrio socio-económico entre las regiones, etc. Este tipo de dirección es común para las monarquías ilustradas que se creen con la potestad de decidir por encima de sus súbditos independientemente de sus deseos e intereses, de esta forma no solo se vulnera la democracia y se introduce la división interna en el sindicato, sino lo que es peor que este pierda su independencia de clase. Esa manía de ver la Europa social en Maastricht y de culpar solo a la mala voluntad política del gobierno de la aplicación de medidas que “nada tienen que ver con Maastricht”, es la postura defendida por tales apóstoles del liquidacionismo del PC, que llevan al sindicato a contradecir sus reivindicaciones, pues ¿cómo se puede defender Maastricht y el Estado de bienestar y el Pleno Empleo al mismo tiempo?, esta postura conduce a un callejón sin salida.

Las agresiones del gobierno se suceden, se agudiza la desindustrialización de nuestro país, siguiéndose las directrices de Maastricht. Se producen durante 1.992 las respuestas parciales de la cornisa cantábrica, Asturias y Cartagena, en zonas donde la desindustrialización comenzaba a ser un auténtico drama social, en Catalunya se movilizó a las empresas en crisis. Esta falta de globalización de las luchas, se tradujo en llamar a los sindicatos para negociar concesiones y rebajas, intento del Gobierno de pactar el Plan de Competitividad en 1.992, lo cual no cuajó, pero que no impidió como consecuencia de la política de Maastricht la aplicación de medidas antisociales con el decretazo que supuso el recorte de las prestaciones por desempleo.

La Huelga General en todo el país el 28 de Mayo de 1.992, que a pesar de las dificultades de su convocatoria (paro parcial) fue un éxito. Fue una clara demostración marxista de que la clase obrera industrial de las grandes empresas sigue siendo el núcleo fundamental del movimiento obrero y el motor de las luchas de clases, dado que el paro masivo se dio en los grandes cinturones industriales, de mayor concentración obrera, pero evidentemente este tipo de demostraciones no sirven para nada si la incidencia social no va más allá del propio núcleo de la clase obrera, es decir si no se entiende la aseveración marxista de la heterogeneidad en la composición de la clase obrera (diferentes salarios, diferente grado de cualificación, diferente sector, diferente amplitud de la empresa, trabajadores productivos y no productivos, trabajadores fijos y eventuales, etc.), por ello con este tipo de acción la incidencia en el sector Servicios y en las pequeñas y medianas empresas fue relativo, de ahí que la respuesta fuera puramente testimonial, de ahí la necesidad de la globalización de la respuesta de toda la clase. Y eso no se hizo, pues si la convocatoria de huelga parcial se presentó como un eslabón en la cadena de movilizaciones que se seguirían en Octubre con otra huelga si el gobierno no retiraba la ley, esta no se realizó y ello supuso una profunda desmovilización de los trabajadores y la frustración y desconcierto de los militantes sindicales.

Con posterioridad y en la senda de Maastricht, el Gobierno envalentonado ante la falta de oposición social desata la mayor agresión al derecho al trabajo, la Contrarreforma laboral de 1.993, la cual levantó acta notarial de la heterogeneidad de la clase obrera, consagrando en ley la enorme división existente entre el trabajador de la gran empresa y el de la PYME, tanto en salario como en condiciones de trabajo. Significó un ataque hacia la condición asociativa de la clase obrera, intentando quebrar por un lado el principio de Negociación Colectiva de los sindicatos, y por otro lado posibilitar la creación, a partir de las empresas privadas de colocación, de sindicatos amarillos en el más puro estilo mafioso (listas negras). Con ello se profundiza y se da carta de naturaleza a la individualización de las relaciones laborales, añadiéndose a la precariedad y paro extremo existente en nuestro país. El ataque se dirige contra el sindicalismo de clase e independiente, los gobiernos neoliberales quieren unos sindicatos subordinados a sus políticas de ajuste, que sean incapaces de globalizar a la clase obrera, que la parcelen y faciliten las divisiones entre los trabajadores, que perpetúen “castas sindicales” burocráticas y no faciliten la renovación, convirtiendo a los sindicatos en mero asesor-gestor de los trabajadores.

Tampoco hay que olvidar que en medio de este proceso se produce el acoso y derribo de Nicolás Redondo en UGT por presión del PSOE, lo que genera la derechización del sindicato UGT, el cual ante las presiones va limitando la capacidad de propuestas frente a la política económica del gobierno. CC.OO pierde la posibilidad de despegarse como único sindicato mayoritario ante la crisis interna de UGT en medio de la agresión contra los trabajadores.

2.2 Del 27-E al VI Congreso

Como respuesta a la 2ª Reforma del mercado de trabajo, se efectúo la mayor Huelga General masiva en la historia de nuestro país el 27-E de 1.994. Después de la huelga en la dirección del sindicato aparecieron a la luz dos posturas, una la de asumir el cambio legislativo y tratar de parar la Reforma en las empresas y otra la de continuar con la movilización de forma sostenida buscando apoyo social y político del conjunto del movimiento obrero y la izquierda. La postura mayoritaria consolidaba el posibilismo y el tacticismo en el análisis sindical, que son las recetas de la antítesis de la estrategia sindical. Esta situación se polarizó a nivel político, el 27-E generó dos bloques, uno de izquierda formado por sindicatos, movimientos sociales y organizaciones de izquierda, y otro formado por la Santa Alianza Neoliberal contra el trabajo del PP/PSOE/CiU/PNV/CEOE.

Fruto de un análisis de clase y marxista se hubiera comprendido la necesidad de la constitución a posteriori del bloque a partir de la defensa de los derechos sociales (Trabajo y Estado Social), esa fue la misión de la Plataforma por los Derechos Sociales que no contó con la participación de CC.OO y UGT a nivel confederal. La posición de enfrentamiento y exclusivismo organizativo en cuestiones “puramente sindicales” se hicieron traslucir a través del enfrentamiento público de Gutiérrez con Anguita, y la censura a cuadros sindicales de la dirección. Ello no sucede porque sí, sino que es una defensa sectaria de la postura decidida de no combatir la Reforma a nivel general, condicionado por la defensa crítica de Maastricht. El carácter sectario le lleva a Gutiérrez a enfrentarse públicamente con la única formación parlamentaria que dentro de la izquierda ha votado contra la contrarreforma laboral en el parlamento y ha participado en las movilizaciones junto a los sindicatos y la clase obrera. Y también le lleva a hacer que CC.OO abandone su labor sociopolítica, cuando en otros momentos el sindicato participó en el movimiento sociopolítico estando en plataformas: contra la OTAN, contra la Guerra del Golfo, contra la ley Corcuera…donde se encontraban otros movimientos sociales (vecinal, feminista, pacifista, ecologista, estudiantil, etc.) y partidos políticos de izquierda.

Como justificación se saca la autonomía del sindicato, “…CC.OO no tiene referente político…”, frase cierta a la que hay que añadir que CC.OO no es una fuerza únicamente reivindicativa, sino sociopolítica y opta por la transformación social y el SOCIALISMO, por ello tiene un sitio propio e independiente dentro de la izquierda. En aras de la autonomía sindical que nadie puede cuestionar, debemos de aclararnos, pues CC.OO es tan independiente de IU y el PCE, lo mismo que lo es del PSOE, la derecha política, la patronal, el Gobierno y el Estado. Por lo que CC.OO debe de encontrar desde su autonomía no cuestionada, su espacio común dentro de la izquierda en la lucha contra el neoliberalismo, gobierne quien gobierne. Ya en el V Congreso se reflexionaba históricamente sobre la autonomía y la convergencia cultural en la izquierda sociopolítica, renunciando al amarillismo, al tradeunionismo, a la correa de transmisión, y terminando: “…Otra cosa es la arcaica aspiración del pansindicalismo a monopolizar todas las formas de representación y actuación de los trabajadores, que so capa del izquierdismo mas primario, denigraba la organización política de los trabajadores para terminar poniendo la política en las exclusivas manos de quienes la utilizan en contra de los trabajadores…” (Documentos del V Congreso Confederal de CC.OO, págs. 70-71). Algo así se le ha permitido al PSOE.

Hablemos de la efectividad de las tácticas contra la Reforma, la labor de CC.OO en la Negociación Colectiva ha seguido por conquistar acuerdos que mejoren las leyes laborales, ello ha sido y es condición “sine qua non” del sindicalismo de todos los tiempos, anteayer contra las ordenanzas laborales franquistas, ayer contra el E.T, y hoy contra la 2ª Reforma del mismo. No se descubre nada nuevo, y nadie propone abandonar esa barricada de combate sindical. Lo que sí que se está planteando, es que tales métodos de lucha colectiva son insuficientes para combatir la contrarreforma laboral. Para ello debe de existir a su vez una estrategia general, confederal, de movilización colectiva que supere los marcos reduccionistas de las negociaciones colectivas concretas y puntuales. Todos sabemos que la correlación de fuerzas se genera con la utilización de las fuerzas sociales en su acción y participación, y no con su enfriamiento y abandono total a la suerte de las negociaciones colectivas concretas, particulares, que descuartizan la respuesta, y generan culturas corporativistas.

Y esto se hace más rotundo aún cuando en nuestro mundo asalariado dominan la precariedad, las PYMES y el desempleo masivo. Pues es fácil obtener con la fuerza sindical de las grandes empresas buenos convenios, incluso éstos siguen sirviendo como marco de referencia para los convenios colectivos de ámbito provincial o nacional. Pero aún hoy y con mayor virulencia ante la existencia de la contrarreforma, sigue siendo dura la labor de introducir estos convenios en las PYMES y que los patronos los cumplan dejando a un lado las leyes laborales, y por lo tanto se incrementan las relaciones individuales en detrimento de las colectivas que tanto daño hacen al sindicalismo, dificultando la extensión de la organización sindical en los colectivos más golpeados por la contrarreforma.

También hay otro elemento de principio y es que CC.OO y el movimiento sindical a lo largo de su historia, no han renunciado nunca a utilizar la fuerza que mueven para la retirada de leyes reaccionarias, y por la obtención de leyes más progresistas. Y han sido y serán los mismos que se oponen a tales medidas, los que legislan y aprueban en los parlamentos tales leyes, los que se han visto y verán obligados a retirarlas y/o aprobarlas. Así sucedió con la retirada del PEJ en España en 1.988, cuando el 90% del parlamento respaldo tal medida. Así sucedió en Francia con la retirada del PEJ, que fue respaldado por una mayoría parlamentaria que sobrepasaba el 80% en 1.994. Así sucedió en Italia en la lucha contra los recortes de las pensiones en 1.994, que obligaron a Berlusconi a olvidarse de su plan. Y así nos han vuelto a enseñar los compañeros de la CGT en Francia en su lucha contra los recortes de la Seguridad Social  dándonos ejemplo, a pesar de las posturas incoherentes de la CFDT, la FO y el Partido Socialista dentro del proceso, viéndose empujados por sus bases y el papel dirigente de la CGT y las propuestas políticas del PCF.

No obstante el análisis que se impuso fue el posibilista, las luchas sindicales se han centrado donde eran obligadas por el problema del empleo (Santana, Galerías Preciados, Astilleros, Seat…), mientras la moderación salarial se ha impuesto en 1.995. La táctica empleada ha reducido la conflictividad laboral, en 1.994 se redujo en un 21% el número de huelgas y en un 45% el número de participantes, respecto a 1.993. Es precisamente una contradicción que se haya reducido la conflictividad laboral cuando se aplican las medidas de ajuste sobre la clase obrera (Reforma, privatizaciones, desindustrializaciones, etc.), lo obligado es lo contrario, ello demuestra el error de la táctica seguida. Pero no nos engañemos, dicha táctica forma parte de la estrategia global de sumisión “crítica” a Maastricht para cumplir el Plan de Convergencia, esta es la base estratégica de la táctica y de los posteriores enfrentamientos con IU, la cual está en contra de Maastricht y por tanto no asume la paz social encubierta.

Por otro lado la táctica empleada ha influido en el peso de los sindicatos de clase, el peso de los delegados sindicales de UGT y CC.OO en las EE.SS de 1.995 ha bajado 6,5 puntos afectando a UGT, la cual ha perdido 7,3 puntos pero de los cuales CC.OO sólo ha recogido 0,8 puntos. El número absoluto de delegados elegidos ha bajado de 237.300 en las EE.SS de 1.990, a 203.800 en las EE.SS de 1.995, ello es grave si tenemos en cuenta que en 1.990 el período de EE.SS fue de 3 meses, y el de 1.995 fue de 1 año, con lo cual ello ha repercutido en que no sólo UGT sino también CC.OO tengan hoy menos delegados sindicales que en 1.990. La afiliación sindical se ha paralizado, si bien al calor de la PSP y la Huelga General del 14-D del 88 la afiliación de CC.OO pasa de aproximadamente 400.000 afiliados en 1.988 a 645.000 en 1.992, dando un crecimiento aproximado de 61.000 por año, en 1.993 la afiliación sólo crece 15.095 cotizantes mas, y en 1.994 sólo 2.444, sucede justo al calor de la 2ª Reforma laboral, con lo que se descubre que las medias afiliativas congresuales si se utilizan como dato de cálculo afiliativo son encubridoras e inexactas.

Un análisis marxista debe de descubrir también que ante la organización supranacional cada vez mas agudizada del sistema capitalista actual, se le debe de oponer una alternativa transformadora de la izquierda real. En primer lugar, dentro del movimiento sindical europeo y respetando todas las diversidades, los trabajadores tenemos que estar organizados en la CES. Siendo ello por si solo insuficiente si no se superan dos déficits:

1º Debemos de estar todos realmente en la CES, y ello no será así si no se incorpora la CGT francesa y los sindicatos de la Europa del Este.

2º En el plano social y político, debe de existir una alianza, que desde la izquierda responda colectivamente a la agresión a los derechos sociales, sobre la base de un modelo revolucionario y transformador.

La CES y la izquierda en Europa no pueden guardar silencio, pues ello significa plegarse a la Europa de los monopolios. Es decir, el sindicalismo está organizado en su primera fase, y se debe de saltar a la segunda fase de actuación, extendiendo la acción sindical a nivel europeo, defendiendo el estado de bienestar como primera medida, dando apoyo en todo momento a cualquier agresión recibida por los trabajadores, sean portugueses, franceses, italianos o españoles. Esto significa saltar a las movilizaciones, y huelgas generales de carácter europeo, no es movilizaciones testimoniales como la de Turín como se para a nivel europeo la agresión al Estado social, sino también globalizando las luchas de la clase obrera, las respuestas deberán de producirse en un ámbito superior a los actuales Estados. Pero claro quién no entiende esta necesidad en el ámbito nacional, es difícil de que lo comprenda en el internacional. La gran movilización anunciada por A. Gutiérrez en Turín se ha reducido al desplazamiento de 17 sindicalistas de CC.OO y 4 de UGT para que asistieran a un acto en un teatro, a una serie de conciertos, etc.

Al calor de todo este proceso, y ante la falta de una profundidad democrática en los métodos de discusión interna, se celebra el VI Congreso de CC.OO, el primero que se realiza de forma cupular (de arriba a abajo) sin antes pasar previamente la discusión como en los 5 anteriores Congresos empezando el proceso por las Uniones y las federaciones (de abajo a arriba), lo cual sirve para secuestrar el debate a la base y reducirlo a los delegados elegidos con el desconocimiento de los afiliados las posturas defendidas por sus representados antes de la realización del Congreso Estatal. ¿Que hubiera sucedido con el debate de la figura del Presidente en ámbitos inferiores? ¿Se hubiera llegado a la misma composición en el Congreso Confederal? ¿Se hubiera salido con la suya el sector carrillista y PSOE que fue el que presentó la enmienda?, imposible. Toda esta labor precongresual del aparato consiguió que las posiciones más de clase y anti-Maastricht se quedaran en minoría, pero no con menos del 10% auspiciado/deseado por la mayoría de la Ejecutiva Confederal sino con el 33%, contando hoy con 7 de los 21 miembros actuales de la Ejecutiva ConfederaL. Hay que decir como conclusión que los aspectos aprobados en el V Congreso referente a la defensa del Estado de Bienestar (y la propuesta de cambio legislativo que garantizase la estabilidad en el empleo (págs. 25, 26 y 32 de los Documentos del V Congreso Confederal de CC.OO), no se han cumplido, al haber abandonado la estrategia de movilización sostenida y globalización de las luchas.

2.3 Perspectivas de trabajo sindical

Con la conclusión del VI Congreso, ha ocurrido lo que nunca se debiera haber dado, marginación de los órganos de gestión al 33% de los miembros de la Ejecutiva Confederal, minando la pluralidad interna del sindicato, cosa que no había sucedido en ningún Congreso anterior (ni siquiera en el III que hubo 4 listas), negación de medios de localización de dichos compañeros en los locales del sindicato y desalojo de los mismos con efectivos policiales. Mientras tanto se le dan amplios poderes de gestión a los carrillistas-PSOE, aquellos mismos que en 1.981 detentaban el aparato del PCE e hicieron correa de transmisión desde la Casa de Campo para impedir que CC.OO combatiera la promulgación del Estatuto de los trabajadores, que como consecuencia Marcelino Camacho retiró su acta de diputado. ¿Curioso o no?. ¿Dónde está la autonomía sindical?.

A pesar de todo ahora se realiza el proceso contrario y los órganos de dirección del sindicato de ámbito territorial y ramos están celebrando sus Congresos para elegir sus organismos, ello ha supuesto incrementar nuestra influencia pasando ya a tener el 36% de la dirección confederal y estar a un paso de ser mayoría en el Consell de la CONC. Se ha conseguido la mayoría en Asturias, Baleares, la federación de Pensionistas, Sevilla, Granada, Orense, Avila, Segovia…

Ante esta actitud de marginación se le está oponiendo la política de integración y unidad interna, las posiciones críticas allí donde son mayoría integran a las minorías oficialistas en los órganos de dirección y gestión, y en Galicia y Málaga se integran en las Ejecutivas a los críticos. Dejar a un tercio de los cuadros de CC.OO sin tareas, es un lujo que no nos podemos permitir, hay que convencer a los sindicalistas del sector oficial que frente a las agresiones de la derecha lo que hay que hacer es reconstruir la unidad del sindicato manteniendo y respetando el pluralismo. Evidentemente cualquier propuesta de Unidad Sindical quedaría invalidada cuando se es incapaz de integrar en casa propia.

Después de la victoria del PP se han hecho llamamientos a la estabilidad gubernamental y al diálogo social obviándose que se ha instalado un gobierno de la derecha entre cuyos planes están la profundización de la política económica y social neoliberal, los ataques al estado de bienestar, la aceleración de las privatizaciones, la reducción de las pensiones, etc. Se prioriza la negociación como el objetivo más importante de la actividad sindical olvidando la movilización como elemento de fuerza del movimiento obrero. Se plantea la campaña por el empleo, totalmente positiva,  diseñada para establecer ámbitos de negociación, pero sin plantear alternativas reivindicativas y formas de movilización para llevarlas a cabo. En resumen, se antepone el afán de ganar peso institucional bajo la obsesión del cumplimiento de los contenidos del Plan de Convergencia, llevando a plantear un sindicalismo débil y poco combativo, esto limita la capacidad de respuesta del movimiento sindical ante la política neoliberal. Esta postura sindical colinda con la postura política del PSOE, de repliegue reformista en situaciones de oposición.

La nueva situación política parte de la voluntad del nuevo gobierno a que la economía española cumpla las condiciones de convergencia de Maastricht. Por tanto, los temas fundamentales de reducción drástica del déficit público a costa de los gastos sociales en los PGE de 1.997, no estarán en las mesas de negociación. El diálogo social se articula en mesas monográficas con temas secundarios, con el objetivo de neutralizar a los sindicatos y hacer efectiva la política de ajuste. Ante ello no es prudente crear falsas expectativas que desarme a la clase obrera en relación a la posibilidad de acuerdos que permitan la creación de empleo o la defensa de los derechos sociales, porque tales cosas son incompatibles con el cumplimiento de la convergencia de Maastricht. Entrar a negociar lo secundario ignorando el núcleo de la política económica neoliberal significa hacerse cómplices de dicha política. Es necesario superar la desconexión de las reivindicaciones con los objetivos y la negociación de la movilización y participación de los trabajadores.

Hay que restaurar el debate de la estrategia global del sindicato combinándolo con la vida cotidiana del mismo dentro de los marcos de la convivencia y la pluralidad.

En síntesis es necesario aplicar dos puntos para dinamizar la labor del sindicato:

1º Luchar por la recuperación de la pluralidad en el funcionamiento interno del sindicato tanto en organismos de dirección como de gestión.

2º Participar en la segunda fase del proceso congresual garantizando la máxima participación y debate sobre la estrategia sindical, y avanzar en los órganos de representación.

Y tres puntos de alternativa sindical:

1º Denunciar el proyecto neoliberal de Maastricht luchando por un modelo alternativo de construcción europea opuesta a las multinacionales.

2º Es insensato que se movilicen en un mes los trabajadores alemanes, en otro los italianos, españoles, belgas, etc., cuando se aplican simultáneamente los planes de reducción del déficit público con los correspondientes recortes sociales. CC.OO debe de plantear a la CES unas jornadas europeas de movilización para otoño.

3º Defensa del Estado de Bienestar, por otra política-económica. Plantear la movilización general de los trabajadores como arma sostenedora de las reivindicaciones: impedir el recorte de las pensiones, frenar la privatización del sector público, defensa del empleo y reparto del trabajo. No renunciar a la convocatoria de Huelga general.

4º Mejora de la participación de los salarios en el PIB y lucha contra la contrarreforma en la Negociación Colectiva demandando una Reforma que restaure las condiciones laborales anteriores.

5º CC.OO debe de volver a participar en los movimientos sociopolíticos, por ello ante la agresión que padece en todos los frentes la clase obrera, es necesario converger con la izquierda transformadora que defienda con la movilización en la calle los derechos sociales.

3.-SITUACION EN SEAT

El período que acontece para Seat (1.992-96) se inserta en lo global en el proceso de reestructuración internacional de la crisis de acumulación de capital, la cual ha cambiado la estrategia de acumulación orientándose a la desconcentración de la producción y la desnivelación de la fuerza de trabajo a nivel internacional. Ello ha hecho que Seat pasara del período expansivo de producción y aumento de tasas de empleo (1.983-92) a un período que se abre en 1.993 y que dura hasta nuestros días y que consiste en la aceleración de la desintegración productiva, afectando a los niveles de empleo, practicando un desarrollo intensivo en la producción (aceleración de ritmos de trabajo, nuevos métodos de organización del trabajo, flexibilidad de jornada e individualización).

Previamente se construyó una empresa en Martorell tecnológicamente superior a la de Zona Franca, a posteriori el Plan de Saneamiento dictado en la Resolución de Diciembre de 1.993 sentó los cimientos para garantizar el viraje del proceso industrial. La capacidad productiva de Martorell al 100% es de 390.000 coches igual que la de Zona Franca. El objetivo del VW era trasladar la producción de ensamblaje de Zona Franca a Martorell en todos sus modelos. Las ventajas que obtiene de ello son las siguientes:

1º La capacidad productiva en los dos centros es la misma: 1.900 coches día a 3 turnos, 390.000 coches/año. En 1.992 en el centro de Zona Franca se producen 356.210 coches con una capacidad utilizada del 86,4%, y en Martorell dos años después (1.994) se producen 328.688 alcanzando una capacidad productiva del 79,7%.

2º La tecnología empleada en Martorell ha simplificado procesos de ensamblaje, lo que ha repercutido en los volúmenes de productividad y por lo tanto en el volumen de la plantilla. A su vez se ha intensificado los ritmos de trabajo. Ambos elementos han posibilitado el pasar de una plantilla de 19.302 trabajadores entre los dos centros en 1.992 a otra de 12.522 en 1.995. La productividad ha pasado de 18,5 coche/hombre/año en 1992 a 27,4 en 1.995, incrementándose en dicho período un 48% la productividad.

El papel jugado por el Estado como sostenedor de los intereses de las multinacionales no ha sido despreciable, aparte de la pues VW ha obtenido los siguientes beneficios político-económicos en la venta de Seat:

1º 400.000 de pts. del erario público para sanear las cuentas.

2º Red comercial utilizada para la potenciación de los productos VW.

3º La venta de la totalidad de las acciones, descargándose el Gobierno de responsabilidad en el control de la empresa.

4º La venta de la patente del motor System Porsche.

5º Reconversión de Zona Franca y reducción de la plantilla.

En el Plan de Saneamiento si bien hay aspectos muy positivos dentro del Plan Industrial, como la continuidad de la marca, la concreción de la gama de modelos actuales y futuros, la potenciación del Centro Técnico y la nacionalización de un 13% de componentes existen déficits indudables:

1º No se recupera accionariado de la empresa para facilitar su control por el INI, a pesar de las posteriores inversiones públicas en Junio del 94.

2º Continuidad en el trato desigual de los productos en las redes comerciales de la multinacional, mientras Seat se encarga de facilitar las ventas de VW, Audi y Skoda en la península, VW no hace lo mismo en Europa con los productos Seat, la cual tiene que comercializar sus productos en el extranjero con una red limitada. Esto es fundamental para nuestra marca si tenemos en cuenta que en 1.995 de los 323.699 coches vendidos, 239.322 fueron exportados, el 74%.

3º No se evita la tendencia de conversión de Seat de empresa integral a empresa de ensamblaje, se invierte la recuperación de servicios del exterior con la salida de los mismos, y la nacionalización de componentes es ridícula, no se recuperan componentes fundamentales como el System Porsche.

4º Con posterioridad, la Resolución no evita que se introduzca la fractalidad (Vanema) y que el S5 se borre de la futura gama de modelos Seat. A pesar de que el volumen de plantilla supere inicialmente los 9.475 dictados en la Resolución y se sitúe en los 12.500 actuales, la tendencia de la acumulación de capital dentro de la VW va hacia la paulatina destrucción de la fuerza de trabajo en Seat.

3.1 La fábrica difusa es producto de la lucha de clases

La dinámica se inserta en la situación dentro del mercado mundial y europeo, el sector del auto en Europa tiende hacia el año 2.000 a concentrarse en 3 grandes multinacionales, donde VW busca la hegemonía. En esta línea todas las multinacionales han aceptado mediados de los 80 la política de desintegración productiva, o sea, el pasar de la fábrica integral a la fábrica difusa, afectando no sólo a las empresas periféricas de las multinacionales sino en la misma casa matriz. En el mercado español Ford y Seat son la vanguardia, los suministradores no se dedican a facilitar los componentes sueltos del auto, sino a fabricar bloques de componentes, simplificando el número de suministradores y proveedores, localizándolos en una red industrial colindante a la casa matriz, como sucede en Seat-Martorell, aplicando la lógica del Justo a Tiempo (JIT). A su vez se realiza la política de fábrica modular, de introducción de fabricantes externos para la producción de fases del producto o modelo dentro de la fábrica matriz, la salida de elaboraciones al exterior y las segregaciones. En este sentido se prevé que para 1.999 el Nuevo Ibiza que salga de Martorell habrá sido fabricado entre 10 y 30 empresas de equipos y componentes, que suministraran los subconjuntos completos a la cadena de producción. La empresa matriz se dedica únicamente al ensamblaje en cadena, reduciendo el tiempo de ensamblaje del coche con este sistema.

Hay dos causas principales que generan la política de desintegración productiva:

1º La lógica de acumulación de capital, con el continuo abaratamiento del valor de la fuerza de trabajo a través del incremento de la tasa de explotación.

2º El objetivo de atomizar a los trabajadores para arrebatarles el arma de la organización sindical, generando diferentes status salariales y Convenios, diluyendo su Unidad, dando lugar a la imposición de relaciones laborales individuales para borrar del mapa al sindicalismo de clase.

Estas dos cuestiones son ya objetivos clásicos que emanan de la propia lógica del sistema, al cual se le añade un tercer elemento que complementa el engranaje, que es la herramienta político-legal con la que cuenta el capital para poder aplicar de forma globalizada toda su estrategia: la legislación social y laboral. Esta tiene su importancia dado que sólo a través de ella se pueden aplicar políticas globalizadas, dependiendo siempre su tendencia de aplicación más o menos regresiva, o más o menos progresista del resultado de la lucha de clases en todo momento. Si bien en un momento histórico de expansión posterior a la II Guerra Mundial se basaba en las políticas de ampliación de la producción, masificación del empleo, y el Estado Social como política de contención al Movimiento Obrero. Hoy a partir de los 80 se basa en el más puro neoliberalismo destinado a la introducción de un fuerte ejército de reserva, con ataque al Estado Social y al empleo de cara a conseguir la destrucción del Movimiento Obrero.

En nuestro país la aprobación de la 2ª Reforma laboral en el parlamento y su posterior negociación con los sindicatos en los convenios colectivos, ha supuesto un abandono de las movilizaciones generales del movimiento obrero, lo cual ha dado como resultado una inclinación de la balanza de la lucha de clases en favor de la división del trabajo impuesta por los gobiernos europeos y las multinacionales desde Maastricht, los cuales han encontrado más facilidades para su estrategia.

Imaginémonos por un momento que no existiera la contrarreforma laboral, que la hubiésemos combatido hasta conseguir su retirada como en Francia. Sin ella en Seat, las condiciones para modular la fábrica y sacar elaboraciones, hoy por hoy serían cuasi-irrealizables para la multinacional, al no existir el contrato-basura que permitiese aumentar la tasa de explotación con salarios inferiores y ritmos de trabajo más altos, y por otra parte no existirían tantas facilidades para desorganizar a la clase obrera.

La estrategia confederal del sindicato ha sido y es parte responsable al haber amortiguado la lucha de clases en el terreno sociopolítico, al haber dejado que las luchas se focalizaran sin darle el contenido político de clase globalizándolas frente a la política económica del gobierno y sus medidas, planteando nuestras reivindicaciones en defensa del empleo estable y nuestra industria. El nuevo gobierno del PP heredero de la política neoliberal del anterior, envalentonado ha propuesto no sólo el ataque a las pensiones y a la empresa pública, sino que vuelve a plantear otro giro de tuerca en el mercado de trabajo, para dar más facilidades a las multinacionales para la entrada y la salida del mercado de trabajo.

La estrategia sindical a nivel europeo, a través de la CES, también es responsable al no aplicar en la práctica la teoría de la solidaridad internacionalista y de clase, y al no saber elevar la lucha y el conflicto social fuera de las fronteras de cada país. Pues a agresiones parciales en España, Francia, Alemania…la respuesta debe de ser global, con huelgas generales y movilizaciones a nivel europeo, o ¿es que la estrategia del capital y la “globalización de la economía” no es internacional?. Como decimos arriba, el ataque al Estado Social y la fábrica difusa es producto de la lucha de clases.

No es en esta empresa ni en otras donde las secciones sindicales vayan a modificar individualmente la correlación de fuerzas sociopolítica en el país, sino a nivel confederal, y es ahí donde se decide la estrategia global del sindicato y es dicha estrategia la que define si el sindicato forma parte del sistema o no. Y hoy estamos formando parte del sistema al no contestar con las reivindicaciones a nivel general y permitir que en cada rincón se aborde la pelea en solitario. Cuando el enemigo siempre es el mismo, ante la agresión la artillería pesada de la clase obrera no puede estar quieta, mirando pasivamente.

El problema por tanto, no es si las elaboraciones SI o NO, si dentro del recinto de la empresa o fuera. Con una postura u otra no vamos a ser ni más revolucionarios, ni mas reformistas. El problema parte de la estrategia global del sindicato y ahí sí que es el lugar donde nos definiremos como más revolucionarios o más reformistas, según la estrategia que defendamos.

Hoy abordamos las reivindicaciones de los trabajadores de dentro y fuera de Seat bajo una situación más precaria dado es estado de la coyuntura general, aunque los objetivos clásicos: empleo, salarios, jornada, etc., sigan siendo los mismos en su contenido. Por tanto, ni podemos dejar de abordarlos, ni podemos asentir con la cabeza ignorante de la realidad global de nuestro entorno estatal e internacional bajo un prisma independiente y de clase, y escamoteemos nuestro papel organizativo y nuestras propias ideas en juego, como factor subjetivo que interviene dentro de la realidad con su peso, con sus aciertos y errores.

La modalidad de fábrica fraktal ya se están efectuando diversos aspectos:

* En Alemania se ha modificado la legislación laboral para poder implantarlo.

* En Wolfsburg están planificando el coche pequeño para fabricarlo por debajo de las 10 horas.

* Mlada Boleslav está planificando un coche, gama media, en 14 horas de fabricación.

* Mercedes Benz construye una nueva fábrica en Francia, para la fabricación de un coche mini en concepto fraktal, con 30 proveedores, en 7 horas.

* En Seat-VW dentro de la factoría de Martorell, se introduce un proveedor que pinta la furgoneta VAN.

* En Skoda el 80% del ensamblaje lo realizan los proveedores.

Ante la decisión de fractalizar la fábrica en Seat, CC.OO propuso una reunión del Comité Intercentros para establecer una posición unitaria que garantice la aplicación del Plan Industrial, antes de que el Wolfsburg la multinacional aprobase el paquete de inversiones/producciones para el periodo 1.996-99, y establecer a continuación un calendario de negociaciones, asambleas y movilizaciones. UGT aceptó entrar a negociar pero se opuso a las jornadas, asambleas y movilizaciones, y asumió junto a CGT el negociar con la empresa mandar más elaboraciones al exterior, favoreciendo el proceso de desintegración y deteriorando el empleo Seat.

El tiempo pasó, Vanema y otras entraron sin oposición alguna, y las buenas intenciones sindicales (recuperar las instalaciones,  y pasar a plantilla Seat a los trabajadores), quedaron en la pluma, pues las condiciones de trabajo y empleo de los 400 trabajadores de Vanema siguen siendo las mismas, no tienen Convenio Seat, sino contratos basura.

El acuerdo de elaboraciones al exterior firmado por CC.OO y UGT con la empresa, va en la misma sintonía que el acuerdo interno del sindicato alemán y VW de Noviembre de 1.993.

CC.OO-Seat debe de partir de tres parámetros fundamentales para abordar la realidad concreta frente a la modulación y que regule las elaboraciones al exterior:

  1. A) Industrial y empleo:

* Que la política de elaboraciones fuera (Outsourcing) no afecte a la fabricación global de modelos y sustitutos dentro de Seat, ni al proceso de ensamblaje parcial como en Vanema. Únicamente a la fabricación en bloque de componentes. Fijar el pase definitivo de la plantilla e instalaciones de Vanema a Seat.

* Incremento de la saturación de la capacidad productiva, situada hoy en torno al 72%. Planteado el alcanzar el 95% desde 1.997, se debe de incrementar la plantilla de Seat (por ejemplo las últimas 300 nuevas contrataciones), no se lo deben de comer las elaboraciones, si no se corre el riesgo de que en el 2.000 al bajar la saturación de las instalaciones al 72% actual tal y como está previsto por la multinacional, suponga que nos encontremos con una plantilla muy por debajo de los 12.500 actuales.

* Ver la alternativa ante el aumento de volumen, de incrementar plantilla Seat con plantilla de empresas externas junto a las mismas funciones que realizan, como Vanema por ejemplo.

* Ante la variación en negativo de las previsiones de producción/ventas, recuperación de elaboraciones para evitar reducción absoluta del empleo en Seat.

* El rejuvenecimiento de la plantilla debe de ir acompañado de potenciar la estabilidad en el empleo, por tanto, a tantas prejubilaciones que se efectúen durante el período 1.997-2.000, tantos contratos fijos, sino corremos el riesgo de que en Seat cambie la composición de la plantilla, incrementando el peso de los eventuales exageradamente, minando nuestro poder contractual.

  1. B) Sindical:

* Ejercicio de la representación sindical en las empresas externas, con intervención organizada del Sindicato, de cara a torpedear el sindicalismo amarillo en Vanema. Trabajo extensivo de afiliación sindical y constitución de secciones sindicales.

* Control sindical de las contrataciones externas. Hoy la escasa participación de CC.OO está suponiendo un aumento del clientelismo felipista y con un control estrictamente patronal que no fortalece la organización sindical de los trabajadores externos al no estar CC.OO presente, ni suma conciencias, sino que hipoteca política y sindicalmente ante las directrices de VW.

* Participación de los sindicatos de clase en la negociación de los contratos y Convenios Colectivos de las empresas externas y moduladas para incidir en las condiciones, combatiendo el dumping social.

  1. C) Social:

* Mantenimiento de los derechos colectivos de la plantilla Seat ante la salida de elaboraciones, respecto del personal afectado al cual se le respete su grupo profesional con puesto similar, y a los disminuidos su condición con puesto similar.

* Condiciones económicas y sociales de las plantillas externas (modular o elaboración) similares o cercanas a las de Seat.

3.2 VW y la crisis

VW atraviesa un período de auge que va de 1.983 a 1.992, beneficios, expansión de la producción y ventas a nivel mundial, etc. A partir de 1.992 la crisis de acumulación afecta a toda la multinacional y se adopta un plan de ajuste, el cual acelera el proceso de descentralización productiva en las empresas matrices y reduce fuertemente el empleo en las mismas, infrautilizando centros y medios de producción fundamentalmente en Alemania y España (Zona Franca). Se pasa de una plantilla mundial en 1.992 de 276.000 trabajadores a otra de 231.000 en 1.995.

Las fuertes reducciones de plantilla se dan en Alemania y España, pero la solución es bien diferente, en la primera a parte de las prejubilaciones anticipadas, se introduce un acuerdo IG Metal-VW una reducción de jornada pasando de 35h a 28,8 h/semana, para evitar nuevas reducciones de plantilla. Mientras en la segunda se dan medidas traumáticas con el despido de 2.350 trabajadores eventuales (1.992-94) de los centros de Zona Franca, Martorell y Landaben, se prejubilan anticipadamente 4.600 trabajadores (1.993-95) y se segregan durante 1.992-95 las plantillas de Fundición de Zona Franca, Landaben, la Red de Informática y la Red Audi-VW, no se reparte el empleo al no reducirse la jornada, y por contra se incrementa la flexibilidad productiva con los festivos adicionales, verdadera fuente de las horas extras. En medio de la crisis, en Seat se incrementa la flexibilidad productiva y las horas extras, mientras en VW se reduce la jornada y se suaviza la flexibilidad productiva, dos sentidos opuestos.

En realidad la crisis afecta fundamentalmente al centro, a la marca VW donde existía una gran inutilización de los medios de producción en fábricas como la de Wolfsburg con ratios de productividad bajos. VW aprovechándose de las relaciones de vasallaje dentro de la multinacional, traslada el coste de la crisis a la periferia. Seat como todas las empresas del sector sufre la contracción de ventas en el mercado de Europa Occidental durante el año 1.993, pero nunca alcanza las dimensiones que se dan en VW. Ya durante el primer trimestre del año 1.993 las ventas de la marca Seat bajaron un 13,4% frente a las de VW que bajaron entre el 34% y el 54%. Por otra parte los niveles de productividad de Seat son el doble que los de VW.

3.3 El sindicalismo en la multinacional

Es evidente que dada la nueva situación se desprende la necesidad de coordinar la lucha sindical continental, a nivel de federaciones de ramo y dentro de las propias multinacionales. La creación de los Comités de Empresa Europeos (CEE), debe de servir para ello, contribuyendo a la coordinación sindical dentro de la multinacional, intercambiando informaciones y experiencias, elaborando propuestas comunes en materia de política industrial, organización del trabajo, jornada, defensa del empleo y centros industriales, etc.

El 30 de agosto de 1.990 se creó en Wolsburg el primer CEE. El 7 de febrero de 1.992 la dirección de la multinacional VW firmaba un contrato sobre el CEE, reconociéndolo de esta manera como organismo oficial de Representación de los intereses de los trabajadores.

El texto protocolario de fundación del CEE dice: “La estrategia sindical europea en el grupo VW se basará en los intereses comunes de las plantillas de todas las plantas europeas, ocupando el primer lugar la protección de los puestos de trabajo, de las fábricas y de las estructuras locales. Pero no por ello quedan relegados a un segundo plano nuestros intereses en cuanto a buenos salarios y prestaciones sociales, así como condiciones de trabajo humanas. Queremos impedir que nos puedan confrontar, y que las plantillas entren en una competencia en la que todos, ya sea en Alemania, en Bélgica o en España, saldríamos perdiendo. Con ello queremos sentar también las bases para conseguir la armonización de las jornadas laborales, retribuciones y condiciones de trabajo a un buen nivel”.

La declaración no deja de llevar un enfoque solidario y anti-imperialista contra las maniobras de la multinacional. Pero en la praxis jugada recientemente se ha distado mucho de tan valientes palabras. Las medidas anti-crisis aplicadas a los trabajadores de Alemania, Bélgica y especialmente en España es debido al vacío sindical existente, a la falta de solidaridad efectiva de IG Metal y su compromiso político con la VW y el Gobierno de la Baja Sajonia, pues no olvidemos que este sindicato es miembro del consejo de dirección de VW. La reducción de jornada en primer lugar hacia las 35 horas en VW AG, y a las 28,8 horas después, se realizan dentro de período de máxima sobreexplotación de los trabajadores de Seat, y se aplica como alternativa a la crisis, con lo que la crisis la soporta la periferia europea de VW, o sea Seat.

En el CEE la IG Metal tiene 10 miembros sobre 17, en medio de la ofensiva desatada contra Zona Franca y Seat, la IG Metal no ha movido ni un dedo, ni ha actuado solidariamente con posturas firmes ante la multinacional, que en principio iban dirigidas contra todos los trabajadores de la multinacional VW (Planes Operativos de 1.992), por contra su posición mayoritaria en el CEE ha sido garante en la aplicación del ajuste ante la crisis trasladando a la periferia las medidas. El resultado de la no existencia en la praxis actual de una herramienta sindical capaz de defender los intereses inmediatos de los trabajadores de la multinacional, marca la tendencia en contra de aquellos que creen que defendiendo posturas nacionalistas y de empresa a ellos no les llegará la agresión. El capital no tiene fronteras y las condiciones de trabajo en VW se nivela a la baja ante la falta de una estrategia sindical conjunta, pues a la IG Metal y a los trabajadores alemanes se les planteó ya a fines de 1.993 cuestiones inéditas en la flexibilidad de jornada y la fábrica modular, existentes hoy también en VW AG, la propia legislación laboral se modificó en Alemania para dar vía libre a la modulación. La alternativa no pasa ya por trasladar las medidas de ajuste a la periferia, sólo la unidad sindical de la clase obrera puede frenar la agresión de VW.

Es necesario replantearse una intervención del movimiento obrero y sindical sobre bases solidarias e internacionalistas y antiimperialistas para hacer frente a las multinacionales. A nivel federativo dentro de la CES, es necesario plantearse la acción sindical conjunta de los trabajadores del sector como estrategia frente a las agresiones de las patronales europeas y del apoyo que las mismas reciben de la CEE y los gobiernos, avanzando así en la unidad de los trabajadores y combatiendo la competitividad de los mismos.

A nivel de la multinacional no es coherente que los trabajadores checos, alemanes, españoles, portugueses o belgas seamos compartimentos estancos dentro de la multinacional con intereses corporativistas. El primer objetivo debe de ser luchar por la unidad sindical y de clase dentro de VW, y combatir el dumping social que es un arma de chantaje permanente que nivela a la baja los salarios y niveles de empleo. Hay que pasar a defender niveles de empleo estables y recurrir a la movilización ante la decisión de desmantelar cualquier centro productivo. El CEE debe de permitir de ejercer una estrategia sindical que combata la competitividad y disgregación de la clase obrera, sentando bases para armonizar al alza las jornadas laborales, los salarios y las condiciones de trabajo, sentando las bases para que en un futuro todos los trabajadores tengamos un convenio colectivo a nivel multinacional. En este sentido es positivo la extensión de los principios fundacionales del CEE a todos los trabajadores del mundo de la multinacional VW reflejados en la Conferencia Mundial de Trabajadores VW, pero al cual le sigue haciendo falta no lo olvidemos una estrategia sindical de clase, la cogestión de los sindicatos debe de ser una herramienta de organización, no un arma del corporativismo de empresa.

3.4 Papel de los sindicatos en el proceso

El Plan de Saneamiento dictado por la Generalitat, supuso una paralización de las movilizaciones ante la división sindical, donde UGT-Seat asumió aplicando la correa de transmisión dictada por el gobierno de Madrid de frenar las movilizaciones. A partir de ahí se ha producido una aplicación concreta de la estrategia de la multinacional en la reconversión de Seat, facilitada por la división y enfrentamiento sindical:

* CC.OO presenta en solitario recurso de alzada contra la Resolución administrativa, táctica jurídica que persigue el que se cumplan las medidas industriales del Plan Saneamiento.

* Segregación de Landaben, hoy VW Navarra, y convenio colectivo aparte. Decidido por los trabajadores en Referéndum, donde UGT, LAB y CGT apostaron por la segregación y Convenio excluyente, sembrando el chovinismo de que Seat y Zona Franca eran la ruina de Landaben y permitiendo por tanto que ante el mismo patrón mientras unos trabajadores estén en lucha otros se queden pasivos. Las consecuencias de dejar a la fábrica de Pamplona sin Plan Industrial dentro de Seat, garantizando empleo, modelos y producciones, se han pagado con el trasvase continuo de producciones del Polo a Alemania, con lo ha afectado al empleo de la plantilla, a fijos (EREs) y eventuales (rescisiones de contrato).

* Negociación del XIV Convenio a la baja, por dos motivos, el precedente del Plan de Saneamiento y la división sindical. Se profundiza en la flexibilidad de jornada incrementando de 3 a 10 los festivos adicionales de carácter obligatorio. CC.OO propuso la incorporación en la plataforma para el XIV Convenio Colectivo, firmado en Octubre del 94, un apartado específico para la aplicación de la Resolución de los temas industriales (utilización de la máxima capacidad productiva en MTR, mantenimiento de Zona Franca como centro productivo y plan de renovación de los modelos Seat) y de empleo (eliminación del ERE, recolocaciones y ampliación de las plantillas superiores a lo recogido en la Resolución), de lo que es fruto el acuerdo firmado por CC.OO y UGT en febrero de 1.995, donde se consiguió pactar la recolocación de todos los regulados antes de Octubre, a pesar del descuelgue de las movilizaciones de UGT que aceptaba una tregua de 15 días, CC.OO con la movilización forzó el acuerdo.

* CC.OO ha sido abanderada del empleo al plantear la aplicación correcta del Convenio y del Plan Industrial, cuando la empresa en Noviembre de 1.994 convocó 3 festivos adicionales forzosos en Martorell, mientras la capacidad productiva no alcanzaba los 15 turnos. UGT y CGT apoyaron la interpretación sui generis de la empresa, la cual amenazaba de sanción con carta inclusive a los que se negaran a vulnerar el Convenio, invirtiendo los términos del mismo.

* Ante el apartado de los turnos especiales recogidos en el XIV Convenio para Prensas y Mantenimiento, la empresa ha intentado chantajear con llevarse al exterior servicios de Mantenimiento y Prensas-Zona Franca, ante la negativa de la plantilla de no trabajar en festivos, postura totalmente correcta esta última. CC.OO propuso la alternativa del 4º turno para dar empleo a compañeros en desempleo (regulados, eventuales despedidos), ampliando así la plantilla de Seat para hacer esos trabajos en festivos. La postura de UGT y CGT no ha podido ser más rotunda al apoyar a los caciques de las jefaturas, que movilizan al personal no para generar empleo, ni para oponerse al trabajo en festivos, sino para buscar más dinero con el encarecimiento de las horas extras recogidas en Convenio, potenciando la insolidaridad y el corporativismo, y dándole carnaza a la empresa en su estrategia de conseguir los 18 turnos. Paralelamente, en Landaben se aplica el 4º Turno (1.994), donde están de acuerdo todos los sindicatos (CC.OO-UGT-LAB-CGT), generando la recolocación de 50 trabajadores del ERE y la recuperación de 50 eventuales del paro pasándolos a fijos. Lo más expresivo fue la postura totalmente pasiva mantenida por UGT y CGT, cuando la empresa en medio del conflicto en de Enero-Febrero del 95, intentó sacar matrices de prensas Zona Franca para llevárselas a una empresa del exterior, solo CC.OO movilizó a sus fuerzas para evitarlo. Con posterioridad se pactan los turnos especiales para prensas y mantenimiento (Zona Franca y Martorell), primando el día a cambio y el empleo, consiguiéndose en 1.996, 50 nuevas contrataciones en Zona Franca.

* Se introduce en 1.995 la fabrica fractal con Vanema. Previamente y a propuesta de CC.OO se plantea defender unitariamente el paso de las instalaciones a propiedad Seat y la plantilla a Convenio Seat. La falta de concreción de acciones que presionaran a la empresa, hacen que se introduzca la fábrica modular en Seat-Martorell, sin contrapartidas para los trabajadores de una y otra plantilla. La postura de UGT ha sido la de callarse para aplicar el clientelismo en las contrataciones de las empresas externas y Vanema. Lo mismo sucedió con el tema de las elaboraciones donde además no hay acuerdo, dado que UGT y CGT mostraron su disposición a negociar sin presión. Producto de ello es el acuerdo de las elaboraciones (Febrero de 1.996) dentro del plan global de producciones y plantillas, garantizando estabilidad de la plantilla Seat y su potenciación, el respeto de los derechos de los colectivos afectados (disminuidos, MOI y TAS) y la participación sindical.

* En 1.996 la empresa vuelve a cargar en Martorell con los festivos obligatorios sin saturar los 15 turnos. A través de la postura mantenida por CC.OO una vez más en solitario, y sólo la sección sindical de Martorell, se consiguen 300 nuevas contrataciones (cuyo contenido es efecto de la 2ª Reforma laboral) que garantizan saturación de Lunes a Viernes. La postura de UGT y CGT fue la misma que en 1.994, apoyar las horas extras y la flexibilidad.

3.5 EE.SS, II Conferencia y VI Congreso

El sindicato de CC.OO ha conseguido un fuerte impulso a través de las EE.SS de Enero de 1.995, donde se ha extendido la influencia en el colegio técnico en todos los centros (Ganando en Zona Franca y empatando en Recambios), pero donde todavía en el Centro Técnico y en la UP. de Martorell estamos lejos de UGT, lo cual ha sido determinante para la victoria de UGT, esta nos aventaja en 8 delegados en toda la Seat, a pesar de que con la compresión del número de delegados UGT haya perdido 15 delegados, en comparación con 2 de CGT y 1 de CC.OO. La CGT se ha consolidado como un sindicato representativo dentro de Seat al conseguir el 18% de los delegados a pesar de no llegar al 10% de afiliación.

El trabajo sindical realizado por los camaradas y simpatizantes del Partido en las EE.SS ha sido determinante de cara a la victoria de CC.OO por vez primera en el colegio obrero de la nueva UP. de Martorell. No es casual que en la preselección la mayoría de los cabezas de lista de la candidatura fueran copados por nosotros. Ello ha permitido un trabajo sindical más fluido de cara a nuestra participación en la II Conferencia Estatal de CC.OO-Seat, donde hemos pasado a tener mayoría en los organismos de dirección centro de Martorell (Ejecutiva), e Intercentros Seat (Consejo), avanzando en las secretarías de Organización y Acción Sindical en Martorell, en el Secretariado Intercentros con 2 miembros y en la Ejecutiva Intercentros con 5, no contando todavía con ningún miembro en el Comité Intercentros.

En la II Conferencia hubo 2 enmiendas importantes, una se transacionó en la Ejecutiva Intercentros y otra se rechazó. La que se rechazó fue la de suprimir el siguiente párrafo: “De todo lo anterior se puede desprender que en nuestra acción sindical a desarrollar en Seat hemos de conjugar los elementos de competitividad y rentabilidad, sin que ello signifique, necesariamente, entrar en competencia sindical con los demás compañeros del sector y siempre sobre la base de la defensa del empleo en sus distintos aspectos de volumen, calidad y remuneración del mismo”. (pág. 10) Este parrafito desarrolla un  elemento desarticulador de los intereses comunes de los trabajadores dentro del sector, al plantear la competitividad como un medio de defensa del empleo, cuando de todos es sabido que el empleo es un BIEN COMUN del conjunto de nuestra clase, independientemente de que seamos explotados por una u otra marca. Es producto de la misma filosofía oficialista de apostar críticamente con Maastrich y el Estado Social, elementos puramente contradictorios. Les propusimos la siguiente transacional que rechazaron: “De todo lo anterior se puede desprender que nuestra acción sindical a desarrollar en Seat debemos de universalizar las reivindicaciones dentro del sector para evitar entrar en competencia con los demás compañeros del sector, sobre la base de la defensa del empleo en sus distintos aspectos de volumen, calidad y remuneración del mismo”. En la otra enmienda que transacionaron, si asumieron la defensa de la saturación de la capacidad productiva, pero no aceptaron que esta saturación se circunscribiera previamente de Lunes a Viernes. Más tarde entendíamos el porqué.

La realización de los Congresos del Minerometal estatal, la CONC y el Confederal, ha contado con nuestra participación manteniendo las posturas críticas y la coherencia ante la afiliación de Seat,  mientras otros se han lavado la cara al no haber tenido que pasar a defender sus posturas oficiales en los Congresos pequeños. A pesar de ello la postura mayoritaria de los afiliados de Seat ha estado bien representada en calidad y cantidad por nosotros.

Después de la II Conferencia y los Congresos se produce un viraje externo e interno en CC.OO. Se intenta en primer lugar introducir la flexibilidad laboral con la semana de 4 y 6 días sin saturar la capacidad productiva, propuesta que fue rechazada por el Consejo Intercentros a través de nuestra participación. En segundo lugar y con el precedente de la Sección Sindical de Zona Franca que había acordado unilateralmente saltándose el Consejo Intercentros, aplicar los festivos obligatorios sin saturar los turnos, se pretende involucrar al centro de Martorell cuando la empresa convoca los primeros festivos en el 96. El resultado fue que a pesar de la maniobra de la mayoría de la Ejecutiva Intercentros que quería disfrazar el contenido de la discusión acerca de si los delegados sindicales debían o no venir los festivos, el Consejo Intercentros aprueba, tras el difícil malabarismo del Secretario General y sus dóciles, que ante la propuesta de la empresa se deben de saturar los turnos. Resultado: apertura de la 6ª línea en el turno de noche en Montaje-Martorell y contratación de 300 eventuales, a partir de ahí los delegados de Martorell vienen los obligatorios a día a cambio, mientras los de Zona Franca venían los voluntarios y algunos a horas extras. En estas dos “movidas” el Partido sacó dos hojas (Octubre del 95 y Enero del 96) que fueron contundentes de cara a neutralizar la maniobra.

A nivel interno el viraje se da orquestado por la dirección de la Federación del Metall que no admite la actual dirección de Martorell, los compañeros intercentros en vez de respetar la pluralidad y la democracia participan en el proceso y torpedean a los cuadros sindicales de Martorell. El papel que hoy por hoy están jugando los Responsables de área sin excepción son de verdaderos comisarios políticos del Secretario General, los cuales las más de las veces se encuentran en disentonía con sus propios consejos, siendo estos los organismos auténticos de representación y dirección del sindicato en los talleres.

A partir de estos elementos situados se sucede la falta de información y trasparencia entre los que están en la mesa de negociación y los organismos naturales del sindicato porque su color no gusta, se secuestra parte de la información a dichos organismos y se da tarde y mal, lo cual supone la inoperancia de la organización ante decisiones puntuales que se toman fuera de los organismos naturales del sindicato. Esto está generando que en el centro de Martorell los responsables legítimos del sindicato de organización y acción sindical sean toreados en la información por la empresa, al existir mesas superpuestas (Intercentros), las cuales son necesarias, pero que si no se canaliza la información dentro del sindicato ya sabemos lo que pasa, no olvidemos que la información forma parte del funcionamiento organizativo interno. No es independencia organizativa, ni de clase, cuando la patronal utiliza términos como “niñatos” entre ellos, o “eso ya lo sabe Alfonso” ante hechos consumados. También se da la desautorización de consejos o responsables de taller cuando se oculta información que la patronal compra con el silencio de algunos miembros del sindicato para que la patronal aplique su política de hechos consumados, minando la capacidad contractual del sindicato y por supuesto su independencia. Se vuelve al sindicato de cafetera de hace años. En el tema de las contrataciones se ha efectuado clientelismo cuando con anterioridad a las mismas propusimos fórmula y control transparente para evitar patrimonialismos personales, en el tema de las contrataciones externas en Zona Franca ha pasado igual, y no hablemos de la “seta” de pinturas en Martorell.

Hay que exigir la plena regularización de los organismos del sindicato en Martorell, con propuestas concretas de trabajo sindical ante los acontecimientos, y con propuestas valientes ante hechos caciquiles y de ocultismo en la información. Respetando la pluralidad en todos los ámbitos, garantizando la homogeneidad (que no quiere decir monolitismo o fidelidad a alguien), como elementos de independencia sindical frente a la patronal y otras organizaciones. Es la única medicina eficaz para combatir el servilismo interno y la desautorización de nuestros responsables legítimos de centro y de talleres.

3.6 Convenio y coyuntura

Los siguientes datos corresponden únicamente a Seat, no se incluye a VW Navarra. El Grupo Seat (Seat + Gearbox, Redes comerciales e informática) cuenta con 14.500 trabajadores de plantilla en 1.995.

 

Año Producción Empleo Productividad Ventas Producción/día
92 356.210 19.302 18,5 354.521 1634
93 296.651 16.562 17,9 290.155 1367
94 313.690 12.553 25 312.696 1446
95 343.444 12.522 27,4 338.077 1583
Año Facturacion/M Beneficios/M Inversión/M Facturación/T
94 401.400 -29.473 27.093 32 M
95 456.500 -11.286 22.508 36,5 M
Previsión producción 1996
Martorell 380.246 Unidades
Marbella 29.134 Unidades
CKD 61.675 Unidades
Previsiones de ventas 1.996-97 PR.43 PR.44 Marbella

PR.43

Marbella

PR.44

1996 331.300 353.175 5.800 29.676
1997 361.000 401.583 22.022
Plantillas prevision PR.43 PR.44 PR.44 sin Z.F
1996 12544 12250 12250
1997 9766 12020 9640
1998 9870 11139 9126
1999 10444 8958

 

Reunión Comité europeo (noviembre de 1.995)

En base a lo aprobado en Wolsfburg se informa lo que acontece para Seat:

* Saturación de las instalaciones durante 1.996-97 hasta el 95% para a posteriori bajar progresivamente hasta el 72% en el 2.000.

* Previsión de fabricar un coche pequeño (Plataforma A00) parecido al Marbella, para hacerlo en Seat.

* Se deja caer nuevas segregaciones para garantizar liquidez, si en 1.997 no se supera el déficit.

La actual coyuntura de negociación de convenio nada tiene que ver con la etapa de 1.993-95. En aquel entonces la amenaza del cierre de Zona Franca, el Plan de Saneamiento, la Resolución, el ERE y los despidos, se cernían sobre la totalidad de la plantilla, dando cancha al miedo y a actitudes individualistas. Por contra hoy se espera que a finales de 1.996 se acabe sin pérdidas, las plantillas están consolidadas, los niveles de producción de 1.995 son cercanos a los del 92 y se prevé que en el 96 se superen, mientras las ventas se acercan durante los años 95-96 a los mismos niveles que del 92. Por lo tanto hay una situación bastante mejor para desplegar una práctica reivindicativa de cara a conquistar mejoras sociales y económicas para los trabajadores de Seat. Es decir, tenemos buenas condiciones objetivas. Pero, durante todo este tiempo y producto de la situación de crisis, se han generado dentro de la plantilla actitudes insolidarias e individualistas, que han conformado una cultura actual en el seno de los trabajadores de Seat (horas extras, actitudes no reivindicativas, etc.), que unido a la división sindical, sientan unas condiciones subjetivas malas de cara a la negociación de Convenio, por tanto es necesario erradicar este bache superando las relaciones laborales individualistas dentro de la plantilla, colectivizando las reivindicaciones por talleres y centros, y superar al menos puntualmente la división y enfrentamiento sindical.

Si observamos los datos actuales y de previsión podemos concluir que la multinacional pretende generar un incremento de productividad para 1.997, si en 1.996, según previsiones del PR.44 nos situamos en un 33,4 coche/año/hombre se quiere pasar a 38,3 en 1.997, incrementándose la productividad en un 14,6%. Esto quiere decir, que las propuestas de la patronal van a girar en torno a mayor intensidad de los ritmos de trabajo y mayor flexibilidad de jornada, o bien que el aumento de volumen de producción se dé con la salida de mas elaboraciones, o simplemente con una combinación de los dos temas que garanticen un posterior recorte de plantilla para situarnos en el 2.000 con las citadas en uno de los dos PR. previstos. En el nuevo PR.45 que fue discutido en la reunión de París, se apunta a la ampliación de la capacidad productiva con 70.000 coches más para las producciones de 1.997, siguiéndose las directrices enmarcadas por la multinacional en noviembre de 1.995. A la misma vez se sitúa el chantaje de la liquidez a fines de 1.996 (total saneamiento de las pérdidas) para garantizar el cumplimiento de saturar la capacidad productiva al 95%, será además la losa ideológica de la multinacional sobre nuestro XV Convenio si no actuamos bien.

Ante esta estrategia, el sindicato debe de realizar una propuesta de Convenio que haga frente a esta tendencia a la misma vez que plantee las reivindicaciones concretas, la plataforma debe de tener en cuenta los siguientes elementos:

Salario: IPC más 2 puntos con revisión anual.

Jornada: Reducción diaria de jornada, hacia las 35 horas. Saturación de las instalaciones de Lunes a Viernes. Pasar a voluntarios los festivos adicionales y aumento del             coeficiente de descanso, por dos festivos trabajados, tres      de descanso compensado.

Empleo: Incremento del volumen de la plantilla Seat, rompiendo la tendencia productivista de los PR. de mas producción       menos plantilla, evitando que la salida de elaboraciones        afecte al proceso de ensamblaje. Pase a fijos de eventuales. Pase a plantilla Seat de Vanema.

Industrial: Recuperación de las instalaciones del taller 8 Zona Franca (Vanema).Fijar modelos futuros e inversiones. Potenciación de la exportación a través de las redes           VW. Incremento en la nacionalización de componentes.

Social: Prejubilaciones anticipadas genéricas y para disminuidos. Solución de los 300 MOI/TAS que ocupan plazas de MOD en su grupo profesional y puestos. Traslados a Martorell

Flecos: Categoría de Oficial de 2ª básica. Restauración del concepto económico del cuello de botella. Letra D para todos. 16ª paga completa.

vigencia y aplicación: 2 años, para Seat-Grupo (Zona Franca,    ACR/CT/UP Martorell, Gearbox, Red Audi-VW,                      Red Informatica), evitando la tendencia de descuartizar la negociación de colectiva con la afloración de diferentes convenios.

 

INFORME DE ORGANIZACIÓN:

  1. EL LIQUIDACIONISMO

Marx y Engels sacaron la conclusión científica al calor de las luchas revolucionarias del proletariado europeo, fundamentalmente a través de las revoluciones de 1.848 (Alemania y Francia), y 1.871 en Francia, de la necesidad que tiene la clase obrera de una vanguardia política que dirija sus luchas, de la necesidad del PARTIDO COMUNISTA, que apartara a las masas de las ideas utópicas presocialistas y del reformismo. De que el proletariado no podía ser independiente como clase sino organizaba políticamente su partido, liberándose de la influencia de la burguesía y la pequeña burguesía. Estas fueron las conclusiones de los propios obreros ante las insurrecciones en París en junio de 1.848, y en Alemania durante el proceso revolucionario de 1.848 a 1.849 donde Marx y Engels junto con la Liga de los Comunistas participaron directamente, y elaboraron el MANIFIESTO DEL PARTIDO COMUNISTA.

En ese mismo sentido, la constitución de un partido por si mismo no era suficiente, necesitaba de una teoría científica, y de una estrategia revolucionaria, necesitaba establecer en sus objetivos el derrocamiento político del capitalismo como medio para emprender la construcción del socialismo y el comunismo, necesitaba combinar la lucha legal con la extralegal, para emprender la acción política independiente y de clase con sus tácticas y alianzas de clase, renegando del reformismo que tiende al compromiso con el sistema, a la conciliación de las clases, y del izquierdismo que niega toda política de alianzas y aísla a la clase obrera de la política.

Ya en el POSDR Lenin denunció en el período que va de 1.908 a 1.911 el liquidacionismo del Partido y lo definió de la siguiente manera: El liquidacionismo son los “…intentos de cierta parte de la intelectualidad del Partido de liquidar (es decir, disolver, destruir, anular, suprimir) la organización existente del Partido

y sustituirla por una organización informe, mantenida a toda costa dentro del marco de la legalidad…aunque para ello hubiere que renunciar de un modo claro y franco al programa, a la táctica y a las tradiciones del Partido…” La Resolución de la V Conferencia del POSDR “…Su esencia consiste en renegar de la ilegalidad, en liquidarla, en sustituirla por una asociación informe en el marco de la legalidad…la negación del Partido Socialdemócrata ilegal, el menosprecio de su valor y de su significación…la negación de la socialdemocracia en la Duma y de la utilización de las posibilidades legales, la incomprensión de la importancia de ambas…El liquidacionismo es un oportunismo de tal naturaleza, que llega hasta a renegar del Partido. De suyo se comprende que el Partido no puede existir, TENIENDO EN SU SENO A LOS QUE NO RECONOCEN SU EXISTENCIA…El liquidacionismo…es también la destrucción de la independencia de clase del proletariado, la corrupción de su conciencia de las ideas burguesas.”

Ya en la V Conferencia del Partido expusimos las grandes diferencias de Organización que existían entre un Partido Comunista y otro Socialdemócrata. Las recordaremos:

“El carácter de un Partido Comunista viene definido no solo por la proclamación estratégica de su línea revolucionaria, por una sociedad socialista, sino también en su expresión en las formas y medios organizativos de su funcionamiento que lo distinguen del clásico Partido Socialdemócrata implantado a finales del S.XIX en Alemania, que opta por la vía parlamentaria, electoral e institucional como única vía organizativa y posible de la lucha política:

Partido Socialdemocrata Partido Comunista
Organización de carácter territorial e institucionalista Organización entre las masas.
Programa electoral Estrategia revolucionaria.
Métodos de funcionamiento legales tanto en períodos pacíficos como bajo represión. Métodos de funcionamiento discontinuos combinando el trabajo legal con el extralegal.

 

 

 

 

 

Parece como si la misma historia no se cansara de repetir, pues hoy también a fines del S.XX nos vemos abocados a defender estas tesis científicas de la necesidad del PARTIDO COMUNISTA. Los renegados salen como hongos incluso dentro del Partido aprovechando el declive de los regímenes socialistas y el apogeo del imperialismo. Esto está sucediendo en el PCE, donde hay dirigentes que quieren abandonar los métodos de organización del Partido secuestrando el Partido con el único fin de liquidar toda expresión, así está sucediendo en diversas agrupaciones del PCE. Que personas contrarias a la existencia de un partido ocupen durante largos años la dirección de ese partido en determinados ámbitos es un signo de descomposición moral y ética.

El liquidacionismo es la práctica habitual de quienes han renegado del marxismo y de la clase obrera como sujeto revolucionario, son los que defienden una práctica legal en los parlamentos y municipios amorfa, no controlada por nadie, divorciando al Partido, y a los militantes de izquierda de los parlamentarios, como roca fuerte del oportunismo para así poder hacer carrera dentro de la clase política “legal” del sistema, y por supuesto, esto supone renunciar a organizar políticamente a los trabajadores y movimientos sociales anti-sistema por la base. Ocultan el carácter de los conflictos de clase, la realidad de la lucha de clases, “la necesidad de agudizar siempre las contradicciones y de oponerse siempre al gobierno” (Engels, Carta Circular a Bebel, Liebkneck y Bracke).

Tres hechos han sucedido que van a poner en los límites de las peripecias de los liquidacionistas dentro del PCE. Primero, el XIV Congreso del PCE donde los liquidadores han sido barridos y las tesis de mantener la organización del PCE y revitalizar la estrategia revolucionaria han triunfado; segundo, la Conferencia de Organización y Finanzas del PCE celebrada en Junio del 96 donde se aprueba un Plan de Trabajo para dinamizar la capacidad organizativa y de intervención política del PCE en todos los ámbitos y donde se denuncia el papel de usurpadores de algunos que al mismo tiempo que dirigían algunas organizaciones del PCE, defendían al mismo tiempo su disolución. Y tercero y último la constitución del PDNI, donde la Nueva Izquierda que estaba dentro del PCE al no poder conseguir la disolución del PCE en IU (tratando de copiar la experiencia del PSUC e IC, y la italiana), y no poder convertir a IU en un Partido electoral, se constituyen en partido político, con fines aún inconfesables, pero que si los vientos no mienten acabaran engullidos por alguna borrasca socialdemócrata. Desde aquí les deseamos un buen viaje, sólo les pedimos honestidad y coherencia, algo que no han tenido hasta ahora.

Por si algún lumbreras pudiera sacar a relucir la experiencia italiana, habrá que recordarle que el Partido Comunista no se ha liquidado, pues sólo ha cambiado de siglas, Refundación Comunista es una organización con mas de un centenar de miles de comunistas organizados y con un respaldo electoral de 3,2 millones de italianos, mientras el PDS (antiguo PCI), es una fuerza socialdemócrata enfrascada en algún gobierno-Olivo de centro derecha, partidaria del neoliberalismo y la OTAN, valores profundamente “democráticos y occidentales” en la defensa de una quimera: el capitalismo.

La última reunión internacional de comunistas en Praga, expresa la vitalidad y necesidad de los PP.CC como organización política de la clase obrera contra las tesis liquidacionistas, se reafirma el papel del Partido en la lucha por la Unidad de las fuerzas de izquierda y antimonopolistas, y la prioridad en la lucha por coordinar a nivel internacional la estrategia revolucionaria para combatir las nuevas formas de organización internacional del capitalismo, dando cuerpo a la alianza internacional entre la clase obrera y los pueblos oprimidos en la lucha por el SOCIALISMO.

SINTESIS SOBRE EL PAPEL DEL PARTIDO COMUNISTA

El aburguesamiento de la clase obrera cobra una forma organizativamente propia en la socialdemocracia y en las direcciones sindicales dominadas por ellos. Se tiende a mantener al movimiento obrero en la espontaneidad y lo inmediato, impidiendo su mutación al todo que permita la unificación de lo político y lo económico. En este proceso los sindicatos tienen la función de atomizar y despolitizar el movimiento y el partido cumple la tarea de fijar ideológicamente la aceptación de las relaciones de producción capitalistas, secuestrando a la clase obrera de la posición revolucionaria y de clase.

Por contra el Partido Comunista es producto del proceso dialéctico del desarrollo del Movimiento Obrero dentro de la totalidad social histórico-concreta del sistema capitalista, y expresa un factor fundamental para el proletariado en su ascensión teórico-práctica como clase: la necesidad de mediar organizativamente la iniciativa espontánea de la clase y la práctica política como presupuesto de la efectividad de la acción revolucionaria en la transformación social. Escindido del Partido, el Movimiento Obrero degenera y se aburguesa, y viceversa, escindido el Partido de las luchas obreras, el socialismo se tambalea y también se aburguesa. El Partido juega así el papel de mediador entre teoría y praxis, constituye un puente entre la conciencia balbuceante de la totalidad del proletariado y el papel que teóricamente le corresponde como fuerza social revolucionaria. Constituye la mediación necesaria entre el concepto de clase obrera y su realización práctica, alienada en la sociedad capitalista. El Partido Comunista significa una acentuación consciente de la relación entre el objetivo final y las tareas inmediatas, por eso la tarea del Partido consiste en ayudar a los obreros en las luchas que ya han emprendido, de desarrollar y ampliar su conciencia de clase.

Ya en la anterior Conferencia en el punto 5 del Informe Político situábamos de forma bastante explícita el papel del Partido en su contenido leninista y gramsciano, como Partido de nuevo tipo, vanguardia de la clase obrera, intelectual colectivo, de masas. Donde sus militantes son portadores de una nueva hegemonía colectiva revolucionaria, opuesto a toda limitación jacobino-iluminista en la organización y al espontaneísmo de las masas anti-organización. Esto significa tener en cuenta tres factores:

1º La necesidad de una estrategia revolucionaria y de una táctica (alianzas políticas y de clase). Para ello se hace necesario que la propia estructura del partido promueva el adherirse a la realidad social, superando la organización puramente territorial introduciendo formas de dirección política a nivel sectorial y de movimientos. Por este camino se hace una contribución decisiva al compromiso constante y activo de todos los militantes en la consecución de las instancias básicas del partido, y por este camino se construye la alternativa al sistema capitalista, la síntesis crítica de los movimientos sociales articulados en una formación político social donde el Partido sea hegemónico (como por ejemplo IU).

2º La necesidad de conjugar la democracia interna con el centralismo, para evitar caer en el fraccionalismo ideológico permanente, y en el oportunismo corporativista. Esto significa dar cabida a dos momentos, el democrático donde se decide la línea político-ideológica a seguir (Congresos) dando la máxima libertad de opinión, y el momento centralista que garantiza la dirección unitaria del Partido que con la disciplina compromete a todo militante a la realización de la línea general definida y a la ejecución de los objetivos específicos que se acordó democráticamente alcanzar. Toda contraposición entre los dos momentos es errónea, el centralismo sin democracia desemboca en el culto a la personalidad y el caudillismo, y la democracia sin centralismo desemboca en la fracción organizada y la ruptura de la unidad de acción en la aplicación de la línea político-ideológica.

3º La necesidad de construcción de cuadros políticos, de la formación de los militantes, necesaria por dos cosas, para impedir un divorcio entre la dirección y la base en la elaboración teórico-práctica de la línea del partido y su aplicación cotidiana, y para facilitar la tarea del partido de masas en su tarea de hacer hegemonía el seno de la sociedad civil.

La concepción gramsciana del partido nuevo como prefiguración de la sociedad nueva, como parte hegemónica de un bloque de fuerzas políticas y de movimientos sociales unidos alrededor de contenidos socialistas y de izquierda, capaz de consentir formas nuevas de la dictadura del proletariado, de restauración del concepto leninista de centralismo democrático, de su aplicación real y ampliada, son contenidos que ya han empezado ha recuperarse por el PCE:

“…Consecuentemente, sin renunciar al acceso a las instituciones, considera prioritaria la articulación de un tejido social con voluntad de erigirse como alternativa a lo existente…aparte de retomar concepciones clásicas del marxismo mas fresco y mas innovador, adapta la formulación de Gramsci sobre el concepto de hegemonía, capacidad de generar contenidos éticos, culturales y sociales, capaces de ser presentados y asumidos como alternativa de Estado…” (Tesis acerca del PCE, sus funciones y su imbricación en IU-XIV Congreso).

BALANCE DE LOS 4 AÑOS EN SEAT

Somos una célula con tres decenas de militantes, algunos menos que en la anterior Conferencia, pero  debemos de tener en cuenta que durante estos 4 años han habido 6 bajas por prejubilaciones anticipadas y dos bajas, con lo cual hemos crecido numéricamente. Nuestro grado de influencia político y sindical es mucho mayor, pero debemos de marcarnos en esta VI Conferencia un objetivo que debe de ser fundamental: DOBLAR NUESTRA MILITANCIA. para seguir aportando en la construcción del único partido comunista en Cataluña.

El balance de los cuatro últimos años debe de ser objetivo, y vamos a enumerar uno a uno los avances y las carencias:

1- Hemos cumplido uno de los objetivos que nos enmarcamos en la anterior Conferencia (Octubre de 1.992) que fue el mandar a cuadros del partido al centro de Martorell. Ello nos ha permitido ganar mas influencia dentro del Sindicato, dado que con posterioridad el centro productivo de Martorell ha pasado por su peso de plantilla y afiliación sindical, a ser el más importante dentro de la empresa. Tenemos en la actualidad a casi todos nuestros cuadros como delegados sindicales del comité y del sindicato, sumando a los simpatizantes. Sin embargo aquí debemos de decir que internamente no hemos sabido llevar bien el proceso, no hemos realizado la Asamblea Extraordinaria de Organización para 1.993, aprobada en la pasada Conferencia de cara a modificar nuestra estructura en función de la nueva realidad y presencia de los camaradas en los distintos centros de Seat-VW. Ello hubiera ayudado sin duda a haber distribuido mejor nuestras fuerzas dentro de Martorell (dado que tenemos muchos camaradas en el taller 4 de Pinturas),que fuera de Martorell dado que hoy en Zona Franca no tenemos una presencia organizada. Hemos hecho igual que el sindicato, no nos hemos reunido para decidir quien se iba a Martorell y a dónde, y quien se quedaba en Zona Franca, hemos funcionado a toque de pito y tomado decisiones en función de la coyuntura concreta sin ver el bosque, nos hemos dejado absorber todos por la dinámica sindical. Por otro lado, no hemos montado todavía ninguna célula del partido en Gearbox.

2- La prejubilación anticipada del camarada Responsable Político de la célula, hizo que las funciones de dirección recayeran sobre los otros dos miembros del Secretariado Permanente, llevando todo el peso de la organización durante el proceso. Estos camaradas son además miembros del Comité Central (de derecho y suplente) del Partido, lo cual tampoco ha facilitado nuestra labor en la relación con la dirección nacional del Partido, asistiendo a la mitad de las reuniones del Comité Central y donde nuestra presencia en las actividades externas del Partido ha sido escasa.

3- Hemos bajado en organizatividad interna, se han celebrado muy pocos plenarios y comités desde la última Conferencia, no tenemos bien estructurada la organización dentro de SEAT y concretamente en Martorell, nos hemos sindicalizado excesivamente. Esto es debido a algo que ya se reflejó en la anterior Conferencia, que las tareas del partido recaen sobre camaradas que además tienen importantes responsabilidades sindicales, lo cual es incompatible no desde el punto de vista político sino técnico. Los Avants se han ido vendiendo de forma espontanea y anárquica, sin alcanzar las cotas marcadas por la anterior Conferencia de 3 por militante, hemos generado una gran deuda con el periódico y no hemos tenido ningún control de las finanzas incluso hay militantes que no cotizan desde hace tiempo, en Formación no hemos realizado ningún cursillo como célula, en Propaganda el partido ha ampliado su resonancia, hemos lanzado en los últimos 48 meses 16 hojas políticas, que han conectado en cada  situación concreta (Eres, crisis del 93 negociación del convenio, saturación de la capacidad productiva…) y en la composición hemos renovado la estructura, dando una imagen externa de gran influencia, futuro y firmeza.

4- En la celebración de la última Conferencia del sindicato (Diciembre del 95) los camaradas del partido jugamos un importante papel al imponer el consenso y conseguir a través de nuestra influencia una mayoría en los órganos del sindicato, mayoría en la dirección de la U.P de Martorell (55%), creciendo hacia un 33% el Consejo Intercentros. Hemos sabido a través de nuestra actitud y actividad coherente captar para nuestro proyecto sindical de la nueva mayoría “sector crítico” a casi todos los jóvenes valores sindicales que se han incorporado en el último proceso, lo cual demuestra la vitalidad de la actividad sindical de este Partido.

5- Hemos tenido contactos políticos. Participamos el 9 de Abril de 1.994 en una Asamblea de IC-IU celebrada en Hospitalet (montada al calor de la constitución de la Plataforma de Izquierdas dentro de IC en Catalunya) a la que asistieron 90 compañeros  donde activamente  planteamos la necesidad de unir a los comunistas catalanes en un solo partido y saludamos las posiciones de IU mantenidas desde su III Asamblea Federal. Con posterioridad y ante la voluntad de compañeros del PSUC de invitarnos a participar en IC de Seat, se celebró una Asamblea Constituyente (en el local del carrer ciutat) de IC en Seat en Mayo de 1.995, participamos en su convocatoria junto con el PSUC y Revolta, asistieron 43 compañeros y volvimos a situar lo mismo que en la anterior Asamblea sobre la necesidad de unir a los comunistas. A la hora de elegir los órganos de dirección estalló la caja de pandora con las contradicciones que tiene el PSUC en fábrica, entre los sindicalistas del aparato que no tienen ninguna voluntad política de montar nada para no perder posiciones dentro del sindicato, entre los que están fuera del aparato sindical y quieren influir, y entre los que con honestidad defienden la necesidad política de montar algo para combatir el reformismo liquidador de Ribó dentro de IC, y quieren recuperar el Partido Comunista. El resultado fue catastrófico, pues se acordó ante la falta de consenso una nueva convocatoria de Asamblea que no se realizó. Con posterioridad y a raíz de las resoluciones del PCE en su XIV Congreso, ante la necesidad de reorganizar e incrementar la presencia comunista en Cataluña (pues en Seat solo funcionaba como PC el PCC) y ante la convocatoria del próximo Congreso del PSUC, los compañeros del PSUC proponen organizar su agrupación en Seat. Ya tienen organismo de dirección, han realizado una reunión y un acto político del 60 aniversario de la fundación del PSUC, al que asistimos enviando una salutación recordando la necesidad del Partido y de unir a los comunistas tomando como referente estatal el PCE. Hemos tenido contactos con parte de la dirección nueva del PSUC, los anguitistas, los cuales van a trabajar de cara al próximo Congreso para recuperar la organización de los comunistas contra las tesis liquidacionistas de la Nueva Izquierda en Catalunya.

Ahora veremos actuar a aquellos que durante los 3 últimos años con una mano sostenían la careta anguitista mientras que con la otra defendían de forma latente la política de la Nueva Izquierda dentro del sindicato, así se les vio en los Congresos de CC.OO, satanizando a Marcelino Camacho, ahora necesitarán las dos manos para defender públicamente en política sus posturas liquidacionistas o de Partido.

PLAN DE TRABAJO

Debemos de plantearnos las prioridades y trazar un Plan de Trabajo que reviva la actividad interna de nuestra organización, debemos de superar la sindicalización del funcionamiento del partido sin que ello suponga abandonar nuestro trabajo dentro del sindicato por una nueva mayoría sindical (coordinando cada vez mas y mejor nuestra intervención en los organismos de dirección), debemos de distribuir nuestras fuerzas y poner a trabajar políticamente a todos nuestros militantes allá donde estén, y debemos de incrementar nuestra militancia:

1- Constitución de un Comité Permanente de 6 miembros que asuman las siguientes responsabilidades: Política, Organización, Sindical, Finanzas, Formación, Propaganda y Prensa. Entendiendo que no sólo los componentes del Comité tendrán todas las responsabilidades del partido, hay que dar trabajo a todos los camaradas para difundir la política del partido y estimular a aquellos que sin carnet contribuyen a la causa.

2- Revitalización de la vida orgánica del partido, hay que superar ese gran déficit que tenemos, debemos de hacer partícipe a todos los militantes de la política del partido, no que sean meros receptores y espectadores, participes para discutir, proponer, decidir y actuar políticamente:

a) Para ello proponemos reunión de los organismos de forma regular, el Plenario general cada 3 meses ordinariamente, y cuando proceda de forma extraordinaria, y el Comité de célula se reunirá mensualmente.

b) Hay que realizar un correcto seguimiento de nuestra influencia partidaria, realizando listas de simpatizantes por talleres y centros, de cara a mantener un continuo contacto con ellos dándoles participación en la política del partido.

c) Elaboración de guiones político-sindicales bisemanales que servirá de boletín interno de orientación política y organizativa a todos los camaradas del partido.

d) Constituir en cada taller la coordinadora del partido que se reunirá cada 2 semanas para coordinar la actividad política y sindical del partido dentro de los talleres, nombrar un responsable en cada taller, dar participación a los simpatizantes y constituir las células de taller:

-Recoger, distribuir y liquidar el Avant,

-Llevar un seguimiento de nuestros simpatizantes,

-Liquidar y llevar la cuenta de los camaradas que coticen por sello.

-Coordinar la información político-sindical y repartir el guión.

Las células del partido en los talleres deben de servir además para darle una mayor eficacia a nuestra intervención en el frente de masas sindical. La coordinación de los camaradas del taller junto con los simpatizantes es garantía para una mejora en el funcionamiento del sindicato y de sus organismos inferiores, los consejos de taller. Esto exige de un pleno seguimiento de los militantes de la estrategia sindical del partido, y la constancia en la participación dentro del sindicato.

3- Formación: Debemos de realizar cursillos de formación política, de materialismo histórico, movimiento obrero, etc., potenciando cuadros que hoy a nivel sindical son de un riquísimo valor pero que están hambrientos de saber y formación marxista, extendiéndolo a simpatizantes.

4-Propaganda y Prensa: Debemos de nombrar un responsable que se encargue de entrar la prensa a la fábrica y garantice su distribución y liquidación, no podemos seguir así dando la misma responsabilidad a quien le sobre y teniendo camaradas que están esperando una herramienta para trabajar, hay que descentralizar la labor no es necesario que sea o no sea del Comité.

5- Finanzas: Hay que garantizar la cotización de todos los camaradas del partido sin exclusiones, a ser posible por banco, lo cual facilitará nuestra labor, de no ser así abra que encargar a alguien que cada mes o cada dos meses recoja las cotizaciones de todos los camaradas que no coticen por banco, esta deberá ser la labor del responsable de Finanzas.

6- Establecer contactos con Gearbox para tratar de montar la célula del partido.

7- Marcar el objetivo de doblar la militancia del partido, necesario para los tiempos que se avecinan, el posible proceso de unidad de los comunistas en Catalunya que en el cual no es fundamental el debate de las siglas del PSUC ó del PCC, sino de su carácter y programa definidos anteriormente, pues todo apunta que  la capacidad y fuerza de los denominados Anguitistas dentro del PSUC NO sea suficiente para vencer a Ribó y los liquidadores, pero como en política todo es posible no podemos hacernos castillos en el aire por eso nuestra organización en Seat debe de tener un espíritu abierto sin sectarismos sumar el mayor número de militantes de cara a lo que se avecine política y sindicalmente también. Sólo con fuerza y organización conseguiremos consolidar el Único Partido y ganar la nueva mayoría sindical.

8- Mantener contactos políticos con el PSUC de cara a fortalecer la estrategia de Unidad de los Comunistas en un solo Partido, combatiendo a los liquidadores.

¡SALUD Y BUEN TRABAJO!

 

RESOLUCIÓN VIª CONFERENCIA:

MAASTRICH. DERECHA E IZQUIERDA

La política económica del actual gobierno del PP supone una continuidad de la desarrollada por el anterior gobierno del PSOE.

1º Continuidad en los cumplimientos de Maastrich para alcanzar el 3% de déficit, recortando el gasto público en 1,6 billones de pts. de aquí hasta 1998, con el recorte de pensiones ya realizado, el recetazo, la privatización de empresas rentables (Endesa, Repsol…) pasándolas a capital privado y transnacional, congelación salarial de empleados públicos, y por último, otra nueva contrarreforma laboral que abarate el despido, atacando el empleo fijo, y consolidando la precariedad laboral. Con esta filosofía han elaborado los próximos PGE para 1997.

2º Continuidad en la legitimación del terrorismo de estado: paralización de la investigación sobre los documentos del CESID, y de los fondos ilegales del GAL. Omisión a los casos de corrupción (Filesa, Casinos…). Previsión de una ley de vigilancia con videocámaras similar a las escuchas telefónicas del CESID, burda imitación de la ley Corcuera declarada anticonstitucional.

3º Continuidad en el ataque a la soberanía de nuestro pueblo al vulnerar el referéndum de 1986 sobre la OTAN donde se decidió la no integración en la estructura militar, permitiendo así la circulación y el almacenamiento de armas nucleares en España, potenciando a una alianza militar injustificable hoy después de la disolución del Pacto de Varsovia, que favorece al militarismo imperialista de EE.UU. y Alemania, y supone un atentade a la paz entre los pueblos y el desarme.

Todo lo apuntado ha tenido el apoyo total en el parlamento de CIU y PSOE. Por tanto, la única opción contraria a la política antiobrera sigue siendo IU, no con palabras sino con hechos.

En primer lugar IU es contraria a Maastrich por que es el total sometimiento de las economías a las directrices marcroeconómicas del Bundesbank y eso supone la violación del pacto constitucional en nuestro país: violación del derecho al trabajo y pleno empleo, violación delo derecho a una planificación económica democrática, a pensiones dignas, a vivienda, a la libertad civil… En segundo lugar, la banca y los empresarios tienen un fraude a la hacienda pública y la seguridad social muy superior a los 1,6 billones de pts. que nos quieren robar tranquilamente a los trabajadores para estar con Maastrich, dicho fraude sería más que suficiente para eliminar el déficit del Estado ahora mismo.

Pero claro, la derecha política (PP-CIU-PNV) y la socialdemocracia convertida al neoliberalismo (PSOE) encuentran más lógico desde la defensa del capitalismo hacer pagar a los trabajadores, a los que menos tienen, para proteger a los que mas tienen, la banca, transnacionales y empresarios.

Tercero, la derecha también golpea a los trabajadores atacando las libertades civiles (ley videocámaras) y apoyando el militarismo que no sólo supondrá nuestra complicidad en futuras aventuras militares, sino que aumentará los gastos militares que saldrán de la contabilidad pública que “religiosamente” pagamos los trabajadores. Con esto también IU hoy sigue siendo en España la única fuerza política de izquierdas que se opone. En síntesis, IU se coloca contra la estrategia capitalista de volvernos a principios de siglo, a una sociedad desierta, sin trabajo, sin derechos y sin libertades. Pasa a ser la única fuerza política parlamentaria que defiende a los trabajadores en medio de la hipocresía vociferante.

LA BISAGRA DEL FELIPISMO

Se ha constituido el PDNI, partido bisagra del PSOE. Su objetivo nº1 junto al núcleo dirigente de IC en Catalunya es atacar a IU, a su coordinador Julio Anguita y alo PCE, dejando a un lado el programa de izquierdas aprobado en IU, y dando total apoyo al PSOE y al felipismo. Su injerencia en el movimiento sindical les ha llevado en los últimos años a imponer las posturas de aceptación de Maastrich, la neutralización de la movilización social y política contra la reforma laboral, apoyo declarado del actual recorte de pensiones y un largo etc., secuestrando la independencia del movimiento sindical, el cual no ha debatido internamente su estrategia, el debate se ha situado fuera y ha venido impuesto desde el PSOE y la Nueva Izquierda, hoy PDNI. Estos comisarios políticos que con la batuta de Maastrich dictan sentencia, atacan la participación y pluralidad sindical, y en nada se diferencian política, sindical e ideológicamente de los Felipe, Serra y Cía, que fueron los que en UGT hicieron dimitir a Nicolás Redondo por oponerse a la política económica del gobierno, mientras a Marcelino Camacho por lo mismo, lo han defenestrado los de la “democrática” Nueva Izquierda, PDNI.

UNIDAD COMUNISTA EN CATALUNYA

En Catalunya queda por concluir la clarificación política dentro de la izquierda, que se realizará a partir de la finalización del IX Congreso del PSUC, donde a continuación los comunistas catalanes del PSUC, del PCC, y de Catalunya, deberemos de confluir en un sólo partido comunista, que tenga como referente estatal el PCE, y seamos indepèndientes de la socialdemocracia y la Nueva Izquierda. Ello sin duda ayudará a avanzar en el fortalecimiento de la izquierda transformadora en Catalunya y revertirá en un reforzamiento del sindicalismo de clase, deteriorado hoy por las posiciones inmovilistas de la “nueva izquierda proMaastrich”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s