OPINIÓN SOBRE EL XI DEBATE CONGRESUAL

220px-ca_pcc

Miguel A. Montes (18 de Abril del 2.002)

Es cierto que la historia de los comunistas es la de las personas que han puesto y ponen su vida, tiempo, saberes y libertad al servicio de la clase obrera, al servicio ajeno, de los demás. Cuestión cierta, pero no única, porque tal dedicación no se hace con horizontes espontáneos, sino con perspectiva revolucionaria.

Porque “al servicio de los demás” de forma pedantesca, se puede ejercer desde la derecha hasta la socialdemocracia, cuando por el contrario, los que nos sentimos comunistas convendremos que nuestra actividad la marca nuestra apuesta revolucionaria, y que la otra actividad pedantesca de “al servicio de los demás” es una actividad puesta al servicio e integrada en el sistema que nos movemos.

La libertad, el sacrificio y la dedicación de quienes sólo aspiramos a ser comunistas no la dedicamos a quimeras, entendiendo que el proceso revolucionario está por encima de la propia vida de una generación entera, en contra de la impaciencia de quienes quieren la sociedad de los justos ya a las 12 menos cuarto de hoy (anarquismo), y de quienes consideran que ésta ya ha llegado en el mejor de los mundos posibles como actitud plebeya frente al imperialismo (reformismo). Eso no podemos olvidarlo.

Como tampoco podemos olvidar a aquellos camaradas que hoy no están en tareas de gran responsabilidad, que en su tiempo si estuvieron (algunos muertos en la lucha por cierto), y que bajo la dictadura franquista, en la transición y hoy, dieron y siguen dando lo mejor de su vida propia. Que no son menos comunistas por haberse jubilado laboralmente en el tajo, aunque no lo hayan hecho política e ideológicamente. Es un error identificar la actividad revolucionaria y militante única y exclusivamente con el desempeño de una responsabilidad de carácter institucional, con cobertura horaria, dentro de la lógica burguesa weberiana, la política como profesión, la clase política, las élites, etc.

No podemos ignorar que las libertades democráticas, nuestro espacio en el sindicato, en las AA.VV, en la concejalía tal y la alcaldía cual, son herramientas que disponemos fruto del sacrificio, la actividad militante del colectivo partidario, con nuestros aciertos y nuestros errores, independientemente de quien esté hoy y de quién esté mañana, no hay cargos vitalicios, no hay carrerismo en nuestra ideología y proyecto revolucionario, de la misma manera que sigue siendo necesario incorporar a la nueva generación por la perspectiva revolucionaria en los hechos vegetativos, o ¿nos importa un bledo lo que haya después de nosotros en vida?, yo creo que el pensamiento comunista es de carácter anti-desiderativo, y sí, nos importa mucho lo que quede después de nosotros.

No es mas comunista quien tiene una responsabilidad institucional (que es al servicio de la política del partido), que dedica su tiempo librado, que aquel que en el tajo y en su tiempo libre trabaja en frentes de masas o para el partido. Esto es algo que debemos de tener claro, porque el partido comunista es un partido de militantes, cuadros, dirigentes de masas, o no es, con o sin crédito horario (institucional, sindical, profesional, etc). Evidentemente cuantas mas herramientas tengamos mejor, pero sabemos que no siempre es así, y también sabemos que no todos luchan una vida, ni mucho menos con crédito horario, que hay quien lucha sin él, y no por eso es menos comunista, ni menos necesario. Por eso no debiéramos tener miedo al debate congresual, evidentemente no instrumentalizado con fines carreristas con aquello del quítate tú que me pongo yo, pero tanto ni en un sentido (porque yo no estoy, ni figuro, no estoy de acuerdo con la política partidaria) ni en otro (como estoy, los que debaten sólo hablan de personas, no hablan de ideas, son iluminados de última hora que sólo quieren sustituir personas) porque ambos extremos se tocan y ¡cuidado con los extremos!.

No podemos negar el debate de la misma manera que tampoco se puede instrumentalizar para situar “vendettas de capillas”, del mas puro estilo personalista y contrario al centralismo democrático. Cuando decimos que en este congreso no se va a debatir sobre el “marxismo-leninismo sí o no”, “partido sí o no”,  “Front D´Esquerras sí o no” etc, lo que estamos haciendo es poner una cortina de humo al debate, etiquetando a todo el mundo como si todos pensáramos igual. Yo quiero recordar que quienes apostaron equivocadamente en su día por caer en la provocación de que estuviésemos fuera de Iniciativa (aspecto deseado, santificado y pregonado por los sectores ribolistas de IC) eran muchos en aquel momento, y no se ha hecho una autocrítica, unos porque se han ido a otro sitio, otros porque se han quedado en casa, y otros porque llevando la misma responsabilidad ignoran que la autocrítica no es elemento para cuestionar responsabilidades y cargos sino para corregir la actuación política, no es aquello de ¡que vienen a por mí!. Yo creo que sobran actitudes personalistas, sectarias y dogmatizadas, tanto en una dirección como en otra.

Por otra parte, en el marco de la legitimidad de situar o no temas en el debate congresual con aquello de que de eso no hace falta hablar, es patrimonio histórico del partido, etc, etc, se nos sitúa el debate a la defensiva, sin orientación política, necesaria además para poder aportar y enriquecer, por lo que no creo que sea fructífero alimentar la espontaneidad cambiando el método del debate por un mero sondeo de cómo respira la organización y que opinas tú sobre A,B,C y D, sin orientar previamente desde la dirección que creo que debe seguir jugando su papel dirigente. Porque formulando la intervención del partido hacia fuera, cuando a veces se defiende la autoorganización de las masas, se cae en el tacticismo, aunque se diga lo contrario, las masas (obreros, autónomos, pequeña burguesía, capas, etc), se organizan espontáneamente, pero mientras el anarquismo y el reformismo se glosan de los adjetivos apolíticos y contrarios a la organización política, nosotros los comunistas partimos de la organización de las masas no mediáticas (sindicatos, AA.VV, Asociaciones de estudiantes, de consumistas, etc), pero proyectamos nuestras propuestas de frentes de masas y nuestra estrategia revolucionaria a través de nuestra actividad entre las masas no mediáticas, no ajeno a ellas tanto como no ajeno a los objetivos políticos y revolucionarios de la teoría revolucionaria de la que nos dotamos (como patrimonio histórico de toda la vida,. etc, etc). No por casualidad situaba Lenin, que sin teoría revolucionaria no hay práctica revolucionaria y viceversa.

Cuando se argumenta que tampoco se trata de poner en discusión toda la política aprobada en anteriores congresos, se ignora que el Informe Político siempre es un informe de coyuntura, del momento (nacional, estatal e internacional), y que ahí se dirimen cuestiones de táctica,.pero en las Tesis hay mucho de estrategia, de estrategia revolucionaria, de presupuestos científicos, marxistas, sobre el análisis de la etapa del desarrollo del capitalismo y la lucha de clases en la fase actual. Porque cuando nosotros en las tesis utilizamos términos (munición del arsenal en la lucha ideológica) que no son nuestros, como Pensamiento único, sociedad civil, humanismo, etc, estamos utilizando términos que no son marxistas, términos de “sentido común” lo que entendemos que está en el lenguaje y verbo del día, en la calle, etc, pero el problema no es ese sino que, si tácticamente es necesario utilizarlos porque es el lenguaje común de las masas no mediáticas ligadas a la actividad social, sin confundirlo con los medios de comunicación capitalistas, puede ser útil para elevar a las masas desde nuestra intervención a un conocimiento cada vez mas completo y científico de la realidad, pero ¡cuidado!, no nos quedemos a la altura de las masas, y no omitamos que hoy en día cuando obreros, jóvenes, mujeres, hombres, estudiantes, pacifistas, ecologistas, pensionistas, parados, etc, utilizan términos como clase obrera, capitalismo, imperialismo, estado capitalista, explotación, superexplotación, clases, lucha de clases, etc. ¿No nos estaremos despegando de las masas? ¿No nos estaremos quedando a un paso, pero por detrás, de las masas?. ¿No será necesario para no quedar desfasados en la actual etapa que se nos abre ante las masas no mediáticas, admitir como Bulworth la necesidad de “decir esa fea palabra: SOCIALISMO”?.

Quizá no nos hayamos recuperado de la caída, del susto, del retroceso iniciado hace mas de 10 años con el derrumbe del socialismo real y todavía tengamos pesadillas, pero ni podemos renunciar a nuestro pasado, ni podemos ya cambiarlo, solo podemos continuar en la lucha para crear la correlación dialéctica de fuerzas futuras, haciendo trabajo de barrizal (organizar y dirigir a las masas), para ni ser desbordados ni ser ignorados, porque algo está cambiando, no hay situaciones revolucionarias cada dos por tres como tampoco existen situaciones de sosiego de por vida, hay lucha de clases para rato hasta que lleguemos al comunismo, y nos  faltan generaciones de luchadores para llegar.

Cuando alguien levanta la voz y habla, aporta y contribuye al debate lo hace desde la voluntad y la democracia, no es porque esté en contra de, o a favor de, seguramente ayer coincidieron muchos en una posición de táctica política en la discusión y hoy no coincidan, pero el problema es que el debate no se resuelve ni colocando etiquetas previas, con cinta maquiladora, negando cualquier idea, ni fracturando el centralismo democrático. Porque como los extremos se tocan, se tocan por algo y en la praxis, tanto un método como otro coinciden en que después de un congreso quien se queda en minoría debe irse a casa, o a otra parte. Craso error. No podemos ignorar que aprender es de revolucionarios, y que negar  y no intercambiar el conocimiento es caer en el posibilismo, el tacticismo, y hasta el revanchismo personalista-dogmático-pedantesco, venga de donde venga de marxistas-leninistas “auténticos” o de descubridores del Nuevo Mundo de la sociedad civil alternativa para hoy sin la lucha de clases.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s