MARCELINO CAMACHO Y LA POSICIÓN DE CLASE ANTE LA NEGOCIACIÓN COLECTIVA

marcelino_camacho-161x300

Miguel A. Montes

12 Noviembre 2006

Extractos de Charlas en la prisión de Marcelino Camacho, acerca de los convenios colectivos. Ed. Laia, págs. 84, 85, 86 y 87:

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LOS CONVENIOS COLECTIVOS; SOBRE UN BUEN CONVENIO 

Vaya por delante que el convenio, es ante todo, un compromiso, que en el caso de fuerzas cuyos intereses están encontrados, sólo puede negociarse desde posiciones de un cierto equilibrio, pues de lo contrario es, en la práctica, una sumisión del más débil al más fuerte.

Producto de una negociación que debe de partir de esta posición fuerte, puede en todo momento derivar hacia el conflicto abierto, es el resultado de un equilibrio difícil de mantener, como consecuencia de unas presiones ejercidas por ambas partes –con los medios y grado de intensidad necesarios, incluida la huelga por supuesto-para proporcionar ventajas. El convenio es una vez realizado, estabilización de estas tensiones laborales, norma reguladora de un período de supuesta armonía laboral y motivo central de nuevas presiones que emprezaron a producirse cara a conseguir otro por lo no obtenido en el firmado. El convenio debe ser considerado pues, como el momento de un equilibrio precario en unas relaciones dinámicas, y, por tanto, variables, por ello el convenio entra en seguida en un proceso de desfasamiento de éstas…

 Tres posturas se manifiestan en relación con los convenios.

-Una izquierdista, que argumenta que “no puede existir acuerdo o compromiso alguno, ni siquiera provisional o circunstancial entre clases antagónicas; los convenios –dicen- sólo sirven para ir contra el incremento de la combatividad de los trabajadores”.

Nosotros responderíamos a esto, señalando que la historia demuestra, por el contrario, que los Convenios Colectivos son una conquista de los trabajadores. La lucha aumenta con ellos y permite conquistas que procuran satisfacciones, mejoras materiales y morales de los trabajadores. Permite acumular fuerzas y luchar a partir de posiciones de cierto equilibrio, es decir, negociar a partir de posiciones de fuerza; esto nos da la posibilidad de conquistar mejores condiciones de vida, primero, y, garantizar su defensa contra ulteriores ataques, después. Es evidente que una garantía colectiva es infinitamente superior a una garantía individual, puesto que descansa en la existencia y el ejercicio de la solidaridad de los trabajadores.

Es cierto que en el régimen actual todas las conquistas de los trabajadores, descansan a fin de cuentas en su grado de organización y de lucha, pero el hecho de que estas conquistas estén inscritas en la Ley, proporciona al mismo tiempo armas no despreciables para defenderlas.

-Otra derechista, cuya tesis es inversa a la primera. Según esta segunda posición “las negociaciones permitirían resolver todos los conflictos de clase”.

También en este caso la historia nos da respuestas. Es verdad, diríamos nosotros que los convenios colectivos han permitido a los trabajadores, desarrollar y consolidar ciertas mejoras obtenidas por la lucha que precede o acompaña a la negociación. Pero no ha cambiado ni el origen ni la condición de clase explotada y oprimida de los trabajadores. Por eso resulta poco realista pensar que espontáneamente, mediante un acuerdo negociado, los capitalistas renunciarán a sus privilegios y posiciones de clase dominante.

Está claro que los convenios colectivos determinan los elementos, los componentes, de los salarios. Ahora bien, ¿qué salarios son ésos?, ¿salarios justos? NO; son un compromiso entre la plusvalía alcanzada con la explotación de los trabajadores y lo que éstos han logrado arrancar mediante sus luchas. Finalmente el convenio colectivo, aunque necesario, no cubre ni resuelve el problema fundamental, ya que la negociación del convenio por si sola, no puede por sus propias virtudes, ni asegurar la “paz social”, ni construir una sociedad verdaderamente nueva, sin explotados, ni explotadores.

 El Convenio Colectivo como compromiso

¿Qué es para los trabajadores un buen compromiso?. Es aquel que realiza un justo equilibrio entre mañana y hoy. Es aquel que para obtener una satisfacción o mejora de las condiciones de vida inmediatas hoy, no renuncia a los medios y a las posibilidades de alcanzar sus objetivos finales mañana; y que por otra parte, no rechaza la satisfacción inmediata bajo el pretexto de que ella sola no suprime la explotación capitalista.

Sólo ésta tercera y última postura, al ligar la lucha reivindicativa, con la perspectiva de clase, es la correcta…..

Marcelino Camacho

Madrid, 25 de diciembre de 1.975

Este texto de hace casi 30 años, fue escrito en una coyuntura muy distinta a la actual, donde la polarización de la lucha de clases en el ámbito político llegó a alcanzar cotas de flujo revolucionario. No obstante, guarda toda su validez para la actualidad.

Lo que hemos marcado en negrita es para destacar las principales ideas centrales del texto en torno a los convenios colectivos, que los/as sindicalistas de CC.OO. debiéramos de tener ya claro desde hace tiempo:

“el convenio, es ante todo, un compromiso”…”sólo puede negociarse desde posiciones de un cierto equilibrio”.

Esta idea es central, cualquier acuerdo colectivo significa siempre un pacto o compromiso de los trabajadores a través de sus representantes y organización sindical de clase, con la patronal. En el ámbito reivindicativo, que sustenta la existencia inmediata de los sindicatos, no entender eso hoy, es no estar ni en el tiempo actual ni por principio político desde una posición marxista-leninista, ni como sindicalista de CC.OO. También es necesario no olvidar que toda negociación se aborde desde posiciones de equilibrio, lo que presupone un grado de correlación de fuerzas superior a otros momentos de reflujo o “paz social”.

“una negociación…es el resultado de un equilibrio difícil de mantener, como consecuencia de unas presiones ejercidas por ambas partes…incluida la huelga…”

Esta idea refleja que la negociación en sí es efecto de un equilibrio de fuerzas difícil de mantener de forma permanente, equilibrio que por parte de la patronal va desde sus amenazas y chantajes, y por parte de los trabajadores desde la movilización y la huelga.

…no puede existir acuerdo o compromiso alguno, ni siquiera provisional o circunstancial entre clases antagónicas; los convenios…sólo sirven para ir contra el incremento de la combatividad de los trabajadores.”

Este principio es un planteamiento izquierdista y anarquista que niega la organización colectiva de los trabajadores ante cualquier negociación. En la práctica ello supone mientras no se supera el régimen de producción capitalista, que la patronal imponga libremente sus condiciones contractuales y de trabajo (individualización de las relaciones laborales), a la par que condena a la clase obrera a negarle su principal tarea de unión: la lucha reivindicativa de clase.

Desde esta perspectiva, Camacho es claro al desmarcarse de tal posición argumentando que:

…los convenios colectivos son una conquista de los trabajadores”

No olvidemos que la 1ª ley de convenios  bajo el régimen franquista surge en 1.958, 19 años después de la guerra civil, producto de la organización clandestina de los trabajadores/as que ya se organizaban en comisiones obreras por empresas para negociar sus convenios.

Pero también se desmarca de la otra posición derechista dentro del movimiento obrero, que trata a los convenios colectivos como la panacea que cura todos los conflictos, y como el fin de la lucha de clases:

“Según esta segunda posición las negociaciones pemitirían resolver todos los conflictos de clase”

Ningún convenio colectivo ha cambiado ni cambiará la condición de clase explotada del proletariado. La lucha reivindicativa por si misma es insuficiente para organizar a la clase obrera como movimiento obrero que lucha por el socialismo y por la liquidación del modo de producción capitalista. Por eso:

resulta poco realista pensar que espontáneamente, mediante un acuerdo negociado, los capitalistas renunciarán a sus privilegios y posiciones de clase dominante”.

Los convenios colectivos son en el fondo un compromiso de carácter reivindicativo y provisional entre:

“…la plusvalía alcanzada con la explotación de los trabajadores y lo que estos han logrado arrancar mediante sus luchas”.

Por lo que dada la naturaleza de la producción capitalista, los convenios colectivos, útiles para la lucha reivindicativa de los trabajadores y su organización sindical de clase, no resuelve el problema fundamental, que es

…construir una sociedad verdaderamente nueva, sin explotados, ni explotadores”

Ni tan siquiera garantiza la paz social, incluso en el terreno meramente reivindicativo, ya que una vez firmado el convenio, salen a la palestra o bien nuevas reivindicaciones, u otras que no fueron contenidas en lo pactado, o la propia patronal intenta vulnerar aquello de lo pactado en Convenio que le estorba para obtener más plusvalía, acrecentando la explotación de los trabajadores. Por eso desde una perspectiva reivindicativa de clase, toda negociación colectiva sin la presión y organización de los trabajadores es un desequilibrio que va en contra de los mismos trabajadores.

Por último, Camacho clarifica que la posición del sindicalismo de clase de CC.OO. en torno a los convenios colectivos como “buen compromiso”, es aquel que organiza la lucha por las mejoras de las condiciones de vida de los trabajadores en el presente, sin renunciar a los medios políticos y sociales para alcanzar el objetivo final, y sin renegar de la lucha por las mejoras reivindicativa por la excusa de que este medio por sí solo no suprime la explotación capitalista:

“Sólo ésta tercera y última postura, al ligar la lucha reivindicativa, con la perspectiva de clase, es la correcta.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s