LA CRISIS DEL CAPITALISMO Y LA POLÍTICA EMPRESARIAL DE AJUSTE A LOS TRABAJADORES EN EL SECTOR DEL AUTO EN EL SIGLO XXI.

 16fc478fabrica_coches_598p

Miguel A. Montes 

Enero 2007

De la situación de la industria del automóvil en el período actual de principios de siglo hay que destacar el siguiente panorama:

  • Capacidad mundial para fabricar 90 millones de vehículos, utilización sólo del 75% de la capacidad (70 millones).
  • Crecimiento geométrico de las producciones y las ventas en mercados de Asia emergentes (China e India), acaparadas mayoritariamente por “multinacionales” europeas, yanquis, y japonesas, por su menor coste laboral.
  • General Motors, Ford, DaimlerChrysler y VW vuelven a presentar planes de recorte de empleos para los próximos 4 años con propuestas de supresión de hasta 160.000 empleos en todo el mundo.
  • Reducción de la factura sanitaria a los trabajadores de Ford y General Motors en Norteamérica.
  • Previsión del cierre de 14 plantas de Ford hasta 2012, en todo el mundo. Despido del 25% de plantillas de Norteamérica, 30.000 empleos. Ya en el 2002 hubo 35.000 despidos y el cierre de 5 factorías.
  • Estancamiento del mercado de la UE15 en ventas y producciones (400.000 unidades menos en el 2005).
  • Eliminación de casi 70.000 empleos en la UE (2004-2006) entre VW (31.000), DaimlerChrysler (14.500), General Motors (12.200). MG Rover (5.000), Ford (2.600), Volvo (1.500), Land Rover (1350) y SEAT (646).
  • Apertura hacia mercados de la Europa del Este, construcción de nuevas plantas. Reducción de la producción en la UE15, mientras que en el este crece el 18% en el período 2000-2005. Recuperación de las producciones en Alemania (2005-2006) con el refuerzo de las producciones en la zona centro europea –Chequia, Eslovaquia- por los bajos costes laborales y la cercanía a los mercados.Esta radiografía nos demuestra que la ley general capitalista de su proceso de acumulación, la tendencia decreciente de la tasa de ganancias del sistema en general, existe. Que Marx tenía razón, que la crisis es estructural y general. Es esa tendencia decreciente de la tasa de ganancias, la que genera el ataque continuo del capital a nuestras condiciones de vida y trabajo, en dimensiones internacionales, donde los Estados capitalistas juegan el papel de gestores por su carácter de clase, y donde las transnacionales en sus centros y filiales aplican las directrices que van en la dirección del ajuste permanente a la fuerza de trabajo. Precisamente lo que las transnacionales del sector están haciendo con las deslocalizaciones, cierres, despidos, aumentos de jornada, reducciones salariales, externalizaciones, dobles escalas salariales, etc., es frenar la caída de la tasa de ganancias a costa de deprimir la fuerza de trabajo aumentando su explotación. Pero ello sigue siendo un círculo sin salida dentro del sistema capitalista
  • VolksWagen: Porsche es el primer accionista, busca relegar el control del gobierno de Baja Sajonia. Se introduce la fórmula 5000 x 5000 en las fábricas alemanas, que es el contrato de relevo mediante subcontratas y la doble escala salarial, los trabajadores de VW jubilados son sustituidos por trabajadores de otra empresa con convenio inferior. Aplicación del programa “Formotion” con la reducción de 3.500 millones de € en costes (2005). Aumento geométrico de los beneficios (2005-2006). Se prepara un nuevo plan de ajuste “Formotión plus”, con una previsión de la reducción de gastos de 10.000 millones de €, aumento de 5 horas la jornada semanal cobrando el mismo salario, lo que supone un recorte de 1.000 millones de € anual, modificando el vigente convenio colectivo hasta el 2011. Reducción del empleo con medidas no traumáticas (a diferencia de su filial SEAT): bajas voluntarias, jubilaciones anticipadas, traslado a proveedores –Autovisión-
  • A pesar del récord en ventas y beneficios, previsión de suprimir 2.800 empleos en Skoda, el 11% de la plantilla
  • Continuidad del aumento de la externalización de los procesos productivos más intensivos (plusvalía absoluta) hacia el subsector de componentes con convenios y salarios inferiores. En España los fabricantes de componentes suponen el 75% del valor del vehículo y el 78,6% del empleo -2005-
  • Por deslocalizaciones en la UE -2005-: cierre de la planta de General Motors en Portugal (Azambuja) con el despido de 1.150 directos y 4.000 en proveedores, cierre de Ryton en Inglaterra con el despido de 5.000 directos y 3.000 en proveedores, y cierre de BMW Leipzig (exRDA) y PSA-Toyota (Chequia).
  • En España, estancamiento del mercado, exportación del más del 80%, fundamentalmente hacia la UE15, recortes de producción (-260.000 unidades en 2005), despido de 3.800 temporales en el último año –Citroën en Madrid y Vigo, Renault), además de 1264 despidos de fijos (SEAT, Gearbox y General Motors), suspensión de empleo a 350 relevistas (General Motors), cierre de fábrica motores Nissan Madrid -2005-, destrucción por deslocalización de 5.000 empleos con cierres desde el 2000 en componentes –Delphi, Lear, Valeo, Ficosa, Nacam, Yazaki, TRW, Zodiaz-
  • SEAT. a pesar de disponer la tasa de ganancias más alta del sector (2001-2004) del 6,4%, 7,7%, 6,6% y 7,9% de la facturación global, y ser la penúltima empresa del sector en Gasto de personal x empleado (sólo por delante de PSA) se aplica un recorte de plantilla fija con el despido de 646 trabajadores/as. Antes en Gearbox se aplicaron 220 despidos.

El capitalismo como modo de producción está en crisis en todos los sectores, incluyendo el auto, donde prevalecen las políticas empresariales de recortes en la condición obrera como forma de recuperar o acrecentar las ganancias a nivel general. Y nadie se escapa, ni los trabajadores de los países más desarrollados en el corazón de Europa, ya que precisamente siguiendo el “criterio” empresarial vigente, los trabajadores alemanes son menos “productivos” por su coste laboral/hora -55€- frente a los 30€ de media en la UE, los 7€ de China y los 5,5€ de Eslovaquia. Ni tampoco se escapan los trabajadores de la periferia mundial, ya que la política de recortes que presionan a la baja los salarios y el empleo se extienden desde Wolsfburg, Chequia hasta Brasil (eliminación de 3.400 empleos en VW Brasil -2006-).

Esta radiografía nos demuestra que la ley general capitalista de su proceso de acumulación, la tendencia decreciente de la tasa de ganancias del sistema en general, existe. Que Marx tenía razón, que la crisis es estructural y general. Es esa tendencia decreciente de la tasa de ganancias, la que genera el ataque continuo del capital a nuestras condiciones de vida y trabajo, en dimensiones internacionales, donde los Estados capitalistas juegan el papel de gestores por su carácter de clase, y donde las transnacionales en sus centros y filiales aplican las directrices que van en la dirección de dicha ley, el ajuste permanente y global a la fuerza de trabajo, en un doble sentido, el abaratamiento de los costes laborales y el adoctrinamiento de la disciplina empresarial hacia los trabajadores. Precisamente lo que las transnacionales del sector están haciendo con las deslocalizaciones, cierres, despidos, aumentos de jornada, reducciones salariales, externalizaciones, dobles escalas salariales, etc., es frenar la caída de la tasa de ganancias a costa de deprimir la fuerza de trabajo aumentando su explotación. Pero ello sigue siendo un círculo sin salida dentro del sistema capitalista.

Ante esta agresión, la clase obrera debemos organizarnos para dar respuestas con alternativas en defensa de nuestros derechos y conquistas sociales, a nivel político y sindical.

ALTERNATIVAS EN DEFENSA DE NUESTRAS CONQUISTAS SOCIALES

La realidad de las “multinacionales” no obedece tanto a su denominación ya que es en los países centrales donde se concentran los centros de decisión, diseño y las producciones de mayor valor añadido, con una mayor diversidad de gamas y más altas, mientras que a los países de la periferia por su coste laboral y por su dependencia, se le especializan en la producción de bajo valor añadido con modelos de gama baja y media y menos diversificación.

En España que con la ampliación del régimen capitalista a toda Europa, se encuentra en medio (semiperiferia), para invertir la tendencia a la reducción de las producciones en los próximos años y mantener nuestros derechos, el empleo, salarios y las condiciones laborales, se necesitan tanto políticas públicas de izquierda como actuaciones sindicales que luchen por llevar a cabo las siguientes alternativas inmediatas para frenar la ofensiva neoliberal del capital contra nuestras conquistas.

A nivel Político:

Se debe dar más importancia a la política industrial. En primer lugar, la base de una economía desarrollada y multisectorial es la existencia de una industria sólida. En segundo lugar, la industria siempre ha sido y será el motor en la aplicación de las innovaciones tecnológicas al producto final. Y en tercer lugar, el crecimiento del sector industrial supone un empleo de mayor calidad no sólo en la industria ya que también potencia el crecimiento y la estabilidad del sector servicios en actividad y empleo. El peso de la industria en la economía española es del 18,4%, debajo del 21% de la UE -2006-. Hace falta una política industrial pública con medidas que en concreto en el sector del auto vayan dirigidas a:

  • Hay que potenciar la producción de bienes de equipo, desarrollar tecnología propia que está en un nivel bajo, donde el sector público debe jugar un papel más activo y principal.
  • Es necesario diseñar, experimentar y desarrollar en el campo de la tecnología avanzada en diversas ramas industriales (bienes de equipo, modernización tecnológica de sectores tradicionales, tecnologías sanitarias, químicas, automoción, transporte…) y la investigación (biotecnología, agroalimentaria, energía, ciencias sociales, etc).
  • Los sectores industriales deben transitar hacia un modelo que utilice mayor tecnología, que sirva para aumentar la productividad y la estabilidad del empleo.
  • Fomentar la propiedad industrial de patentes tecnológicas de carácter nacional y públicas en sectores estratégicos y de envergadura en el PIB y el empleo. Exigir la copropiedad de patentes a las transnacionales que se implantan (no olvidemos que la alta capacidad industrial de Catalunya y España depende fundamentalmente de las transnacionales extranjeras, y que disponemos de una capacidad de investigación y patentes escasa).
  • Exigir compromisos a las “multinacionales” de mayor inversión  tecnológica con una gama de producto más diversa y con más valor añadido, I+D, formación de los trabajadores, cuotas de producción y mercado con ampliación de las redes comerciales y estabilidad en el empleo, como elementos garantes de una mejor productividad industrial. Renunciando a las jornadas intensivas (ritmos, horas extras…) y los bajos salarios como modelo de crecimiento económico.
  • Legislación que reduzca la temporalidad y precariedad en el empleo.
  • Ampliar la inversión pública y de empresas en I+D que en España está al 58% de lo que se gasta en la UE (1,1% y 1,9% del PIB -2006-).
  • Reducción de costes por distribución mejorando redes de transporte y marítima.
  • Cumplir resolución de la comisión europea que revise la fiscalidad del auto que en España está alta, en el 28% (Alemania 16%), y renovar el parque de vehículos.
  • Garantías de responsabilidad social a las transnacionales en el auto, tanto empresas constructoras como de componentes, para que asuman los costos sociales por la destrucción de empleo.
  • Control de las administraciones públicas hacia las empresas, fiscalizando los sitios donde se deciden las adjudicaciones de producciones y reparto de la cuota de mercado. Recuperación de accionariado público y desarrollo de patentes propias. Control de sobrecostes por servicios (tecnología prestada y componentes importados) que en SEAT por ej. suponen más de 400 mill. €/año –el 94% de los gastos salariales-, evitando royalties –transferencia de beneficios a la casa matriz-.
  • Política laboral e industrial que proteja y desarrolle el subsector de componentes frente a las deslocalizaciones. El futuro del sector del auto en España depende en parte de la disponibilidad de una industria auxiliar sólida con empleos de calidad y cualificados, con un nivel alto de nacionalización de componentes que eviten importaciones que encarecen los costes de los fabricantes nacionales.
  • Potenciar la Formación continua de los trabajadores en horas de trabajo, y ocupacional, que actualmente está en índices muy bajos. Certificación y reconocimiento de la experiencia laboral y profesional.

Se debe apostar por una política fiscal progresiva que defienda las conquistas sociales y recaude recursos para las políticas industriales púiblicas:

  • Aumentar los ingresos del Estado para garantizar los recursos públicos necesarios a las políticas económicas, sociales, industriales, educativas, de I+D, etc, necesarias para un progreso económico sostenible.
  • Frenar la carrera desfiscalizadora, combatir el fraude de la economía sumergida (23% del PIB) y llevar a cabo una política fiscal progresiva que grave las rentas altas, y el impuesto de sociedades, aumentando el de las entidades financieras hasta el 35% y establecer una tasa especial sobre el sobrebeneficio.
  • Fiscalidad para la inversión productiva, regular en ley que una parte de los beneficios vaya a la inversión productiva. Incentivar la inversión productiva y de I+D+i con políticas fiscales que no recaigan sobre los costes laborales (salarios, cotizaciones sociales, indemnizaciones por despido, etc).
  • Reducción del IVA para servicios de primera necesidad (transporte colectivo, luz, agua y gas).
  • Reducción de los gastos militares del Estado y apostar por su reorientación social (conversión de producción de armas e I+D militar en aplicaciones sociales).

Y por último, se debe apostar por una política laboral antineoliberal:

  • Reforma del mercado de trabajo. Apostar por la creación de empleo digno y estable reduciendo la temporalidad con la contratación indefinida, recuperando la causalidad en la contratación, a empleo estable contrato fijo. Ley de 35 horas sin merma salarial. Penalizar la contratación temporal aumentando las cotizaciones a la seguridad social.
  • Reforzar la Inspección de trabajo (control fraude contratación y cumplimiento ley prevención de riesgos laborales).
  • Marco laboral común para sectores (convenio propio de sector: jornada-salarios), donde se establezcan un mínimo laboral al margen de los convenios de empresa.
  • Regular la subcontratación, limitando con causa objetiva al 2º nivel, con responsabilidad subsidiaria de la empresa principal en materia laboral y medioambiental para evitar la degradación de las condiciones de trabajo.
  • Ampliar y mejorar la red de protección social (prestación por desempleo, pensiones, prejubilaciones) cuasinexistentes para trabajadores temporales expulsados del mercado de trabajo, para facilitar el tránsito hacia una economía más productiva a los trabajadores más vulnerables (mujeres, inmigrantes y jóvenes) que ocupan puestos de trabajo poco productivos (Construcción y Servicios).
  • Combatir el empleo irregular y la sobreexplotación, mediante los mecanismos de Inspección y penalización de los empresarios y mafias que se lucran de la inmigración ilegal en la economía sumergida. Regularizar la inmigración desde la inserción en el mercado laboral (trabajo o oferta de trabajo). Derogar la ley de extranjería.

A nivel Sindical:

El movimiento sindical debe acrecentar la coordinación sindical mundial desde posiciones de clase, internacionalistas y antineoliberales, desmarcándose de las políticas de recortes, concretando en los comités de empresa de las “multinacionales” una estrategia sindical unitaria que combata la política neoliberal de recortes laborales en todas las fábricas, afrontando con los mismos criterios la defensa del empleo y las condiciones laborales (salarios, jornada, jubilaciones, renovación de plantillas…), que aborde con alternativas sociales no traumáticas los excedentes (jubilaciones anticipadas, ningún despido forzoso, etc.), que luche por mejorar las condiciones laborales y salariales equiparando al alza a los trabajadores/as de la periferia con inferior coste laboral, que defienda el reparto de la carga de trabajo justo y equitativo para mantener el empleo y actividad en todas las fábricas (ningún aumento de empleos en una planta a costa de otra, no aceptar chantajes de rebaje salarial para garantizar producciones, etc.), colocar la movilización internacional de los trabajadores/as contra cualquier cierre. Ampliar derechos consultivos de comités europeos a rango de negociación colectiva, convenios multinacionales.

Luchar por una carta de derechos sociales internacional que parta de unas mínimas condiciones laborales y salariales de obligado cumplimiento para frenar deslocalizaciones y propuestas neoliberales. Avanzar hacia un movimiento sindical internacionalista que sea capaz de movilizar a millones de trabajadores por tales objetivos.

Frente a la tendencia del crecimiento del peso del subsector de componentes, que obedece al objetivo de segmentar y dividir al obrero colectivo, para abaratar costes laborales y no por una necesidad tecnológica, crear un marco único de negociación colectiva para proveedores y fabricantes. Medidas protectoras del empleo ante reducciones coyunturales de producciones en proveedores. Garantías de subrogación de las plantillas por cambio de proveedor manteniendo su actividad y las condiciones laborales de Convenio.

__________________

La ofensiva de las transnacionales en el sector del auto exige de una respuesta sindical de clase y una política anti-neoliberal. Las respuestas hasta ahora vienen siendo, por desgracia, las luchas parciales, y el abandono de cada cual a su “suerte”, con  la carencia de una posición sindical internacionalista en  la UE y con la carencia de la defensa de políticas industriales y sociales desde los gobiernos de turno. Por el contrario, la patronal sí que lo tiene clarísimo: reestructuración con recortes de salario.

Por último, teniendo como norte el objetivo socialista, estos objetivos y reformas son necesarios para avanzar desde lo concreto en la lucha de clases, porque aunque el capitalismo sea un sistema caduco, y su tendencia general lo lleva a su desaparición, éste no saltará hecho añicos sino se le hace saltar en el ámbito general de la lucha de clases, que no excluye, sino que lleva implícita la lucha general y política de la clase revolucionaria, donde las luchas parciales y de carácter reivindicativo (arriba señaladas) de los trabajadores/as no son el fin, sino el medio para agudizar la lucha de clases que romperá la cáscara capitalista de la producción social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s