GOBIERNO Y PATRONAL IMPONEN SU POLÍTICA ANTI-OBRERA

Miguel A. Montes

Abril 2001 Publicado en Opinió Obrera nº 3

El decretazo de contrarreforma laboral ha pasado por el parlamento. Las enmiendas a la totalidad de IU y PSOE han sido rechazadas por el PP y sus aliados (CiU y Coalición Canaria). Gobierno y patronal han impuesto sin el acuerdo de los sindicatos, un giro de tuerca que significa en lo político y social:

  • Una agresión a los trabajadores/as dentro de un ciclo económico de beneficios para la banca y los empresarios, de privatización de empresas públicas rentables y contrarreforma fiscal para beneficio del capital.
  • Una profundización de retroceso en las relaciones laborales dividiendo a los trabajadores entre estables e inestables al mantenerse el nivel de precariedad en torno al 33%, a la cola de la UE.
  • Un retroceso en el ámbito del llamado “Diálogo Social” por la reforma regresiva del contrato parcial que empeora lo pactado con los sindicatos hace 2 años, por la introducción de los contratos formativos, por la entrega de mas dinero público a los empresarios y por la consolidación del abaratamiento del despido para los nuevos contratos fijos. Y sobre todo, por el chantaje del gobierno de vincular el acuerdo de pensiones a un “acuerdo urgente” a favor de los empresarios antes del 1 de marzo en materia laboral, donde al final cumplieron su amenaza con el decretazo, rompiendo el “Diálogo Social”.
  • Una acentuación de la política neoliberal del PP aprovechando su mayoría absoluta, y una agresión hacia los valores de la clase obrera y la izquierda.

Esta política es conocida y ya ha sido denunciada por los comunistas y por IU en solitario cuando otros la practicaban en el gobierno (PEJ en el 88, recorte del subsidio de paro en el 92, ETTs, “contratos basura” en el 94, etc), y que es necesario que hoy las políticas de izquierda confluyan en una estrategia basada en la movilización social programática y alternativa al neoliberalismo, y no como hasta ahora viene haciendo la dirección del PSOE, en plan “opositor” de escaparate electoral sin contenido ni alternativa de izquierdas.

En cuanto al pacto de pensiones no podemos echar las campanas al vuelo. En primer orden, el PP ha realizado algunas concesiones por intereses electorales: aumento de las pensiones de viudedad y orfandad, eliminación de la barrera de la jubilación anticipada de Enero de 1.967 a partir de los 61 años, aumento de los porcentajes de cálculo de la base reguladora., convenio especial con la seguridad social para cubrir las cotizaciones de los trabajadores afectados por suspensión de contratos y ampliación del fondo de reserva del sistema de pensiones. El contenido del mismo es una calcamonía de lo que los negociadores de UGT y CC.OO han discutido conjuntamente en la mesa de negociación. No obstante el pacto sitúa sus inconvenientes:

1°) La división sindical por delante, lo cual sólo favorece la gobierno de turno.

2°) La ausencia de reivindicaciones básicas: no se reduce la edad de jubilación por debajo de los 65 años (por el contrario se tolera el alargamiento voluntario), y no se consigue el salario mínimo para las pensiones asistenciales y no contributivas (no olvidemos que estamos por debajo de la media de la UE en cotizaciones sociales, y la mayoría de las pensiones están por debajo del salario mínimo).

3°) El gobierno pospone su pretensión de aumentar la base del cálculo de las pensiones a toda la vida laboral (lo que supondría un recorte del sistema público de pensiones). Pero una vez finalice la vigencia del acuerdo en el 2.004 el PP espera que la próxima legislatura le permita dar el giro de tuerca.

La actitud de la mayoría de la dirección confederal de CC.OO no ha sido la mas acertada y ha dejado a UGT el campo libre para hacer demagogia “mediática”. La acción sindical de UGT es bien conocida y SEAT es ejemplo, recordando además que UGT no convocó la huelga general de 1985 contra el primer recorte de pensiones y que hace poquito se descolgó de la huelga de transportes, etc. CC.OO puede y debe de poner a prueba el repentino entusiasmo huelguista de UGT recuperando una unidad de acción basada en la unidad de los trabajadores, trabajando la movilización sostenida, confluyendo hacia una Huelga General contra el decretazo, que no sea un fin en si misma, sino un medio mas en la lucha contundente contra las agresiones neoliberales de la patronal y del gobierno.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s