DEBATE EN EL FORO LENINISMO.ORG. CON “HERNÁN” DE AUTODEFINICIÓN “MAOÍSTA”.

5055656269_bebe47412b

Miguel A. Montes

POPOV (Seudónimo en el Foro)

 2004

Dice Hernán:

En cuanto a Polonia:

“…el enemigo principal era la URSS, en la que se apoyaba el POUP para reprimir las luchas obreras”.

“Si bien la dirigencia de Solidaridad tenía claramente un proyecto liberal burgués, muchos obreros lo visualizaron como una alternativa frente a la represión del capitalismo estatal polaco…”

En cuanto a China sobre el movimiento de Tiananmen:

“En China ya no existía el socialismo, por lo tanto difícilmente podría tratarse de un movimiento contrarrevolucionario”

En cuanto a las relaciones sociales en los países aludidos:

“La propiedad estatal puede ser perfectamente una forma de propiedad capitalista, aunque no haya empresarios con títulos de propiedad. Los directores de empresas estatales pueden ser perfectamente administradores burgueses, siguiendo el criterio de la rentabilidad, disponiendo sobre el personal, etc.”

En cuanto a Cuba:

“…cayó en las garras soviéticas y defendió la paulatina restauración capitalista en la isla”

“…Las causas de esa profunda crisis estuvieron detrás de la dependencia respecto de la URSS…”

En cuando Angola (no se escapa nadie):

“”En Angola el enemigo principal fue primero Portugal, luego la URSS y los gobiernos alcahuetes…”

En cuanto a las enseñanzas del Marxismo-¿???:

“Puede haber movimientos progresistas o reaccionarios…”

“…las huelgas del año 95 en Francia, NO SON MOVIMIENTOS REVOLUCIONARIOS, entre otras cosas porque no tuvieron dirigentes revolucionarios consecuentes”

“Yo también respaldo totalmente a esos movimientos, pero no porque son revolucionarios “per se”, sino porque, como movimientos progresistas, PUEDEN DEVENIR EN REVOLUCIONARIOS, si están conducidos por una vanguardia comunista. ¡Esto es el ABC del comunismo!”

Sobre el estado de bienestar:

“¿Habrá que defender al estado benefactor contra el capitalismo salvaje?”

Sobre el bombardeo del parlamento ruso:

“La lucha entre Yeltsin y Jasbulatov era una lucha en el seno de la burguesía monopolista rusa…¿Qué beneficio puede traerle al pueblo el jamás identificarse con la defensa de una de ellas…”

Son la misma cosa:

“Aznar o Zapatero” “Zyuganov o Putin”

Y demás lindezas.

En relación a tales argumentaciones quiero dejar clara mi posición sin ánimo de perder ni hacer perder más tiempo a nadie, dado que como proletario no dispongo de tanto y por tanto no participo en ese circuito de apropiación de la plusvalía que el propio Hernán teoriza, y del que sin embargo él parece ser que no es tiempo precisamente lo que le falte:

1º.- Para mí está meridianamente claro que el movimiento obrero en los países este-europeos durante la década de los 80 estaba totalmente desmovilizado para enderezar la construcción del socialismo y huérfano de una dirección política hegemónica destinada a tal fin.

2º.-Los denominados países socialistas (y no olvidemos que también demonizados), bajo mi punto de vista, estaban dentro de la etapa de transición a la fase inferior de la sociedad comunista (socialismo), no culminada, por la vigencia de la ley del valor en sus formas (dinero, salario, mercancías) dada la existencia de la economía mercantil y las diferentes formas de propiedad, y la ausencia de una completa socialización de las fuerzas productivas (donde no olvidemos que ya Marx decía que la clase obrera es la fuerza productiva máxima), que permitiera el dominio de la planificación social y la liquidación del mercado.

3º.- De las contradicciones dentro de tales formaciones sociales, siempre se olvidan las dos principales:

a)    A nivel mundial, entre las incipientes relaciones de producción socialistas y el capitalismo dominante a nivel mundial.

b)   A nivel nacional o estatal, entre el trabajo concreto y el abstracto, entre la economía socialista y la privada (pequeña producción mercantil), entre el plan social y el mercado (que fundamentaba la vigencia de la ley del valor). Entre el socialismo naciente y la economía mercantil (que ya no era capitalista al no existir la plusvalía y la acumulación de capital).

Precisamente como la apropiación del excedente era social, no existía la forma capitalista de extracción de plusvalía ni la acumulación de capital. Precisamente por ello las fuerzas procapitalistas debían de parasitar en el mercado negro, y precisamente por ello se destruiría la propiedad socialista de los medios de producción, como elemento imprescindible para que los directores de empresa principalmente pudieran convertirse en capitalistas, y no sólo asignar y disponer de los medios de trabajo, sino también explotar a los trabajadores y acumular capital, y eso sólo podían hacerlo luchando rabiosamente como hicieron por la legalización de la propiedad capitalista (holdings, sociedades por acciones, etc.), inexistente en la etapa de construcción del socialismo en la URSS, hasta que Yeltsin privatizó todos los medios de producción, consumándose el slogan proudhoniano del robo de la propiedad.

4º.- Que los partidos comunistas y sus componentes no supieran dirigir los procesos e incluso se orientaran en una dirección contraria, no elimina la lucha de clases ni su contenido, como alguien supone. El enemigo principal en Polonia no era la URSS sino el imperialismo y la restauración capitalista, y si Solidaridad tenía “claramente un proyecto liberal-burgués”, porque los comunistas del POUP ni eran hegemónicos, ni fueron capaces de atender las demandas de los obreros, siendo cierto, ello no capacita a nadie si se considera marxista para esconder, eludir e ignorar el carácter contrarrevolucionario de tal movimiento.

5º.- Que en China no exista el socialismo, que se esté en una fase de transición, que esta fase haya tenido sus avances y retrocesos, sus aciertos y errores, no capacita a nadie para concretar que el carácter del movimiento de Tiananmen no fuese contrarrevolucionario, ya que pedía entre otras cosas el mercado libre como motor de la economía, las libertades burguesas apuntando a la liquidación del partido comunista.

6º.- No ha habido ningún país, ni siquiera la Rusia soviética, que haya padecido un bloqueo económico y comercial tanto por el tiempo como por la intensidad como Cuba. Resulta grotesco que si la URSS ayudó a Cuba pasando olímpicamente de la ley del valor vigente en el capitalismo mundial, al comprar azucar por debajo del precio de mercado, e instalar industrias, para sacar a Cuba del “monocultivo” y la “dependencia”, se diga que cayó en “las garras soviéticas”, haciendo lecturas que son más populares entre la CIA y la mafia cubana de Miami-Vice, que en la historia del movimiento comunista.

7º Considerar que el enemigo principal en Angola después de derrocar el colonialismo, era la URSS, no es que sea fuerte, sino que olvida primordialmente la coyuntura política en la zona, en primer lugar la existencia del régimen racista de Pretoria y su apoyo a UNITA (la contra angoleña) financiada por la CIA, y su lucha rabiosa contra la independencia de los países de la zona (Mozambique, Namibia, etc.). No fue “internacionalista” la actitud de quienes se equivocaron de aliado táctico, al utilizar la brújula de bitácora tercermundista, que apuntaba por la alianza con quien fuera contra la URSS , considerado “el enemigo principal”, “el imperialismo más peligroso” y demás lindezas por el estilo.

8º  Sobre el ABC. Si existe la lucha de clases en el capitalismo, es porque la contradicción principal es entre proletariado y burguesía. ¿O no?. El que los dirigentes del movimiento obrero, al menos quienes son hegemónicos en él sean reformistas, revisionistas y demás, no quiere decir que en las coyunturas histórico-concretas las luchas o movimientos sean contrarrevolucionarios o revolucionarios, progresistas o reaccionarios. No debemos caer en la simpleza. No obstante, no olvidemos que en una coyuntura histórica de la primera mitad del siglo XIX, Marx y Engels llegaron a considerar el movimiento cartista de revolucionario, a pesar de que sus dirigentes persiguieran objetivos no socialistas, y ello porqué, pues porque era la primera vez que el proletariado inglés se organizó como clase independientemente de la burguesía y con objetivos políticos en lucha por las libertades democráticas que aunque de carácter burgués, no dejaban de ser un avance necesario hacia la maduración de las tendencias más revolucionarias del socialismo científico. No olvidemos tampoco que tanto Lenin como Rosa Luxemburgo y Gramsci, no dejarían de hablar de ligar la reforma a la revolución, y por tanto que cada lucha, cada conquista, suponía un avance, y que siempre habría que mantener una posición de combate contra toda lectura economicista y corporativa de las luchas fueran huelguísticas o meramente reivindicativas. Por eso no sólo hay que apoyar sino dirigir, pero para dirigir hay que saber, y para saber hay que ser hegemónicos, y que nuestra clase nos tome como tales, o sino, ¿de qué estamos hablando?, la “vanguardia comunista” no cae del cielo, se hace en la praxis armada con la teoría revolucionaria.

Pero ¡cuidado!, no caigamos en la simpleza de creernos de que porque los comunistas no estemos a la vanguardia no pueda haber movimientos revolucionarios. Porque nos estaremos equivocando. En primer lugar, porque han existido movimientos donde los comunistas participaron y participan pero no eran ni son hegemónicos, ¿o no era ni son los movimientos sandinistas, bolivariano, etc., revolucionarios cuando conquistan el poder y emprenden transformaciones políticas y económicas que trastocan el poder de las clases dominantes y el imperialismo ¿?. ¿No era revolucionario el movimiento cartista? ¿Tenía Marx razón o no la tenía?.

El que el movimiento de 1.905-07 contra la Rusia zarista no concluyera en revolución y el que los bolcheviques no fueran hegemónicos en el campo, ello no quería decir que tal movimiento no fuera revolucionario, y más cuanto fue calificado de revolución tal período.

Y tampoco podemos olvidar siguiendo con el ABC, que no sólo basta con que las vanguardias políticas lo tengan claro, incluso las comunistas, porque ¿qué fue de la situación revolucionaria?, de sus condiciones objetivas (desarrollo tal de las fuerzas productivas que permita la existencia de una clase obrera y populares como fuerzas sociales en pugna) y subjetivas donde destaca la capacidad de la clase obrera y su vanguardia de emprender acciones vigorosas contra el gobierno “que no caerá sino se le hace caer” (Lenin).  El que no se produzca la situación revolucionaria, o el que esta no llegue a buen puerto, no quiere decir que el barco (movimiento) no pueda ser revolucionario.

9º La dialéctica no es muy fuerte en este debate, ya que quien equipara a Aznar con Zapatero, Putin con Ziuganov, el capitalismo salvaje con el estado de bienestar, la defensa del parlamento ruso en el 93 con su bombardeo, no es que no vea contradicciones, sino que solo las ve en una trinchera: la de la clase obrera, igual que aquellos que durante la defensa de la IIª República española consideraban al frente popular un frente pro-burgués, o la defensa anti-fascista una traición a la causa revolucionara. Que Zapatero no es comunista, ya lo sabemos, que es un oportunista al colocarse contra la guerra, también lo sabemos, que defiende a otro imperialismo y la estrategia neoliberal, también lo sabemos, pero un comunista no puede dejar de aprovechar las contradicciones para arrastrar la base social de la izquierda hacia posiciones de clase y revolucionarias, ni dejar de colocar contra la guerra imperialista de Irak el máximo de fuerzas sociales y políticas o ¿hay que volver a caer en las tesis erróneas del socialfascismo planteadas por Zinoviev y Bordiga, quienes creían en la crisis traería la revolución como por encargo, al contrario de Lenin y Gramsci?.  ¿Es posible que olvidemos que los comunistas son los que más han aportado en la lucha por las libertades democráticas que por muy burguesas que fuesen eran aplastadas por el fascismo, dictaduras militares y hasta bombardeadas porque dejaban de ser útiles a las clases dominantes y entraban en contradicción con sus objetivos políticos y de contenido social? ¿Es posible que olvidemos que el estado de bienestar fue producto de las conquistas obreras defendidas por todo comunista y que fueron efecto por el estado de correlación de fuerzas en el mundo donde la contradicción principal era entre capitalismo y socialismo (“socialimperialismo”)? . “…defender el estado benefactor contra el capitalismo salvaje” ¿Acaso los bolcheviques cuando contra el zarismo (capitalismo archisalvaje) reivindicaban en su programa la jornada de ocho horas, estaban equivocados?. ¿Es posible tanta, tanta ignorancia?.

10º.- Un consejo camaradas, no perdáis más el tiempo con Hernán, donde no hay no habrá. ¿Os acordáis de un tal Adolfo Wagner?, no era el compositor, sino un economista, que precisamente se hizo famoso por haber polemizado con Marx. Creo que el debate es necesario cuando hay que aclarar las cosas, pero la polémica permanente, que no tiene nada que ver con el debate y si con “salsa rosa”, al final resta esfuerzos que podemos dedicar más a polemizar contra el enemigo de clase y menos con quienes se equivocan de trinchera sistemática y permanentemente, y tampoco lo ocultan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s