De Febrero a Octubre de 1.917. El partido bolchevique, dirigente de la revolución.

Lenin2

Miguel A. Montes

20 Octubre 2007

Tras la revolución de febrero habían surgido dos poderes, el gobierno provisional como poder de la burguesía y los soviets como poder obrero-campesino. La burguesía se mantuvo al margen de los acontecimientos y el poder había caído en manos de las masas sublevadas, la mayoría del soviet de Sant Petesburgo (mencheviques y socialrevolucionarios) decidió entonces entregar el poder a los partidos burgueses de la Duma. Así nacería el gobierno provisional, sin embargo los soviets no se disolvieron, mantuvieron el control sobre las armas y la mayoría del ejército sólo obedecían a los soviets y no al Estado mayor del ejército. La burguesía no había podido crear su propio aparato represivo (1).

Para Lenin el gobierno provisional burgués no era revolucionario siquiera en la etapa democrática, por su naturaleza imperialista, por su incapacidad para terminar con la guerra, sacar al país de la crisis económica y emprender la reforma agraria, sólo los soviets eran el único poder revolucionario capaz de emprender tales tareas democráticas y de satisfacer las reivindicaciones democráticas de las masas. La burguesía era partidaria de la guerra, contraria a la reforma agraria (expropiación sin indemnizaciones) y partidaria de descargar la crisis económica en las espaldas del pueblo. En este contexto para Lenin no se podía participar ni apoyar al gobierno provisional, no se podía reivindicar la república parlamentaria, ya que supondría un retroceso, se debía de luchar por la república soviética, dar todo el poder a los soviets (en oposición también a la consigna de gobierno obrero de Trotski en la que se excluía la alianza con los campesinos), y resolver los problemas democráticos de la revolución transformándola en revolución socialista (tesis de abril).

La táctica inicial del partido bolchevique era convencer a los soviets de disolver el gobierno provisional y asumir el poder, romper la alianza de los mencheviques y socialrevolucionarios con el partido kadete, y conquistar a posteriori la mayoría de los soviets para los bolcheviques. Era el planteamiento de transición pacífica a la revolución socialista en la resolución sobre la cuestión del poder. El partido bolchevique era el único dispuesto a transformar esa línea política en organización y hechos concretos.

Ante el crecimiento de la oposición de las masas obreras y campesinas contra la guerra y contra el gobierno provisional, la burguesía disolvió el primer gobierno provisional y en el nuevo permitió la participación de mencheviques y socialrevolucionarios (Tsereteli y Kerenski) renunciando éstos a asumir el poder en los soviets. Era curioso, ya que los mencheviques antaño rechazaron la propuesta bolchevique de participar en un gobierno revolucionario durante la revolución de 1.905 dejando que la burguesía se las entendiera con su “revolución”, y ahora ante la crisis de representación política del partido de la burguesía liberal se apresuraban a entrar en un gobierno contrarrevolucionario cuyo objetivo era continuar con la guerra imperialista y hacer retroceder la revolución, negando de paso las reivindicaciones de las masas, negativa de los mencheviques y socialrevolucionarios a confiscar la tierra y lucha por la continuación de la guerra con una nueva ofensiva en el frente en junio.

Ante la negativa a acabar con la guerra, en Petrogrado (antigua Sant Petesburgo) una manifestación de 500.000 personas en julio pide la dimisión del gobierno, aunque el partido bolchevique analizaba que no había condiciones para conquistar el poder, ya que faltaba el apoyo en las provincias (los soviets seguían controlados por los oportunistas), los bolcheviques se pusieron al frente de la manifestación para darle un carácter pacífico y no insurreccional.

Los ministros del partido kadete dimitieron, el comité ejecutivo de los soviets no tomaría el poder y encargaría a los ministros socialistas a formar un nuevo gobierno, incluyendo a ministros burgueses. Se forma un nuevo gobierno de coalición con Kerenski a la cabeza. Esa era la tercera vez que los soviets renunciaban al poder, la dualidad de poderes se daba por finalizada, los oportunistas mencheviques y socialrevolucionarios se pasan de esta manera a la contrarrevolución y la burguesía se lanza a la ofensiva. Se establece el Estado de sitio, se incautan armas en los barrios obreros, se realizan detenciones, se destruye la imprenta del Pravda (prensa del partido) se ilegaliza al partido bolchevique, Lenin en busca y captura. La posibilidad de tránsito pacífico a la revolución socialista desaparece, la consigna de ¡todo el poder a los soviets! vinculada a tal posibilidad se evaporaba ante el control mayoritario que los oportunistas mencheviques y socialrevolucionarios todavía ejercían, convirtiéndose en los principales agitadores y directores de la represión anti-bolchevique.

El VIº Congreso del partido (26 de julio 1.917), sin Lenin, refugiado en la clandestinidad (Stalin presentó el informe político), acuerda reforzar la posición de los bolcheviques en los soviets donde son mayoría y se concreta que Rusia puede ser el país que abra el proceso revolucionario del proletariado hacia el socialismo, apostando por el derrocamiento del poder de la burguesía y los terratenientes mediante la insurrección armada del proletariado.

Paralelamente el nuevo gobierno provisional de julio había reforzado el aparato represivo burgués, control de los oficiales, las tropas cosacas y la policía. La caída del gobierno provisional solo era posible mediante una insurrección armada. La burguesía disponía ya de una fuerza armada capaz de intervenir en la lucha de clases. La gran burguesía y el imperialismo anglofrancés respaldan la dictadura militar, se prepara un golpe militar, el general Kornílov se subleva contra el gobierno provisional, este no actúa, el partido bolchevique llama a los obreros y soldados de Petrogrado a tomar las armas, se crean unidades de guardias rojas, los sindicatos movilizan a sus afiliados. Petrogrado está en pie de guerra contra el golpe militar. Las masas de obreros y soldados de Petrogrado, dirigidas por los bolcheviques, frenan el golpe militar de agosto.

Durante los meses de agosto y septiembre, aumentan las huelgas y ocupaciones de fábricas. Los obreros empiezan a asumir el control de la producción, los campesinos intensifican la ocupación de tierras negándose a esperar a la decisión de la Asamblea Constituyente, contra la política de guerra los soldados destituían a los antiguos oficiales y nombraban a nuevos, los bolcheviques conquistaban  de esta manera la dirección del Ejército. Los soviets volvían a reaparecer, los bolcheviques conquistaban la mayoría de los mismos, otra vez la consigna “todo el poder a los soviets” cobraba sentido. Ante tal situación, los mencheviques y socialrevolucionarios por oposición lanzaron la consigna de la convocatoria de la Asamblea parlamentaria constituyente para el 12 de noviembre. La mayoría de la dirección de los bolcheviques acordó el boicot al preparlamento la insurrección en línea con las resoluciones del congreso del partido en julio. Kámenev se opuso a la insurrección logrando arrastrar a la mayor parte de diputados bolcheviques (77 de 127), Trotski que acababa de ingresar al partido en agosto tomó una posición intermedia, contra la Asamblea Constituyente y que el Congreso de soviets del 25 de Octubre decidiera la insurrección, lo que pondría alerta a la burguesía. La mayoría de los bolcheviques (excepto Kámenev y Zinóviev) (2) optan por no dar posibilidades a la contrarrevolución para organizarse, y en el comité central del 10 de octubre decidió la fecha de la insurrección antes del Congreso de soviets. Los diputados bolcheviques abandonan el parlamento.

“La demora era la muerte”, así lo entendía Lenin, quien desde el 15 de septiembre planteara al partido la insurrección (3), no le faltó causa, la militancia bolchevique crecía sin parar, de 80.000 en abril a 240.000 militantes en agosto, y ello muy a pesar de la persecución que eran objeto. En las elecciones a las dumas de las ciudades en septiembre los bolcheviques pasaron a ser el partido más votado con el 51%, el kadete el 26%, los socialrevolucionarios el 14% y los mencheviques el 4%, de los votos.

En las elecciones  a soviets, sindicatos y comités de fábrica que se daban casi a diario en Rusia, se reflejaba el crecimiento geométrico de la influencia mayoritaria de los bolcheviques sobre las masas. En los comités de fábrica de Petrogrado y Moscú los bolcheviques eran mayoría en agosto, si en el congreso sindical de toda Rusia de junio los bolcheviques tenían el 36,4%, en la conferencia sindical de septiembre barrieron a los mencheviques y socialrevolucionarios con el 58% de los delegados, y en la víspera de octubre casi todos los sindicatos de las ciudades industriales estaban con los bolcheviques, a excepción de los ferroviarios, correos, telégrafos e impresores. En Finlandia, Petrogrado, Moscú, el Ural y Siberia los soviets de obreros y soldados ya eran mayoría bolchevique en septiembre. El Centrobalt (flota del Báltico) y la Vª Legión del frente norte eran mayoría bolchevique en octubre. En los soviets de soldados de retaguardia los bolcheviques progresaban, el congreso del ejército votó un comité con mayoría bolchevique. Las unidades del ejército cercanas a la capital estaban bajo influencia bolchevique (4). Tras la insurrección, el 25 de Octubre en la primera sesión del IIº Congreso de soviets de obreros y soldados recibía de los bolcheviques la entrega formal del poder conquistado en la madrugada por el Comité Militar Revolucionario de Petrogrado. La revolución continuó su curso y cayeron los primeros decretos de la paz, la tierra y el control obrero sobre la producción y distribución, por el que los soldados tendrían paz, los campesinos tierra y los obreros el pan y las fábricas. La revolución arrasó el poder burgués del gobierno provisional partidario de la guerra imperialista, aliado del latifundismo y defensor del régimen capitalista.

Una vez tomado el poder la Asamblea Constituyente, el parlamento burgués, fue convocada, los bolcheviques accedieron para que las masas aprendieran por su propia experiencia el carácter de clase de ese parlamento que ya había sido superado por los soviets de obreros, campesinos y soldados. Las reivindicaciones de la tierra, la paz y el poder a los soviets, que ya fueron admitidas por el IIº Congreso de soviets y el Consejo de Comisarios del Pueblo (gobierno soviético) fueron llevados a las paredes del parlamento, provocando la colisión con la Asamblea Constituyente al rechazar todos y cada uno de los decretos que los soviets habían aprobado, mostrando de esta manera su carácter contrarrevolucionario y pasando a ser ignorada sin pena ni gloria por las masas, provocando su propia disolución al enfrentarse con los intereses que eran muy populares en las masas. Lenin decía:

“Incluso unas semanas antes de la victoria de la república soviética, incluso después de esta victoria, la participación en un parlamento democrático-burgués, lejos de perjudicar al proletariado, le permite demostrar más fácilmente a las masas atrasadas por qué semejantes parlamentos merecen ser disueltos, facilita el éxito de su disolución, facilita la superación política del parlamentarismo burgués” (5).

 

Notas:

(1) Periodización: Primer periodo. Nueva orientación del partido (marzo-abril). Hechos principales:

-derrocamiento del zarismo,

-la formación del gobierno provisional (dictadura de la burguesía)

-la aparición de los soviets de diputados obreros y soldados (la dictadura del proletariado y el campesinado)

-la dualidad de poderes,

–la manifestación de abril en Petrogrado y la formación de un gobierno de coalición, en el que participan los “socialistas”.

-la primera crisis de poder.

Segundo período de movilización revolucionaria de las masas (mayo-agosto). Hechos principales:

-la manifestación del 1º de mayo en los principales centros de Rusia bajo la consigna de “paz democrática”,

-la manifestación de junio en Petrogrado con la consigna fundamental de “¡Abajo los ministros capitalistas!”

-la ofensiva de junio en el frente y los reveses del ejército ruso,

-la manifestación armada de julio en Petrogrado y la salida de los ministros demócratas constitucionalistas del gobierno,

-la llegada de las tropas contrarrevolucionarias sacadas del frente, el aslato y la destrucción de la redacción de Pravda, la lucha de la contrarrevolución contra los soviets y la formación de un nuevo gobierno de coalición encabezado por Kerenski,

-el VIº Congreso de nuestro partido, que lanza la consigna de preparación de la insurrección armada,

-la contrarrevolucionaria conferencia de Estado y la huelga general de Moscú,

-la fracasada ofensiva de Kornílov sobre Petrogrado, la vivificación de los soviets, la dimisión de los demócratas constitucionalistas y la formación del Directorio.

Tercer período. Organización del asalto (septiembre-Octubre)

-convocatoria de la conferencia democrática y el fracaso de formar un bloque con los demócratas constitucionalistas,

-paso de los soviets de Moscú y Petrogrado al lado de los bolcheviques,

-el congreso de soviets de la región del norte (mayoría bolchevique) aprueba la resolución por el paso inmediato del poder a los soviets en el centro y en provincias, y la creación  de comités militares revolucionarios para organizar la defensa armada de la revolución. Resolución del soviet de Petrogrado contra la evacuación de las tropas,

-la resolución del Comité Central del partido sobre la insurrección  y la formación del comité militar revolucionario del soviet de Petrogrado,

-la resolución de la guarnición de Petrogrado sobre el apoyo armado al soviet de Petrogrado y la organización del sistema de comisarios del comité militar revolucionario,

-las fuerzas armadas de los bolcheviques se lanzan a la calle; detención de los miembros del Gobierno Provisional,

-la toma del poder por el comité militar revolucionario del soviet de Petrogrado y la formación del Consejo de Comisarios del Pueblo por el II Congreso de soviets.

(J. Stalin ¿Trotskismo o Leninismo? Obras escogidas)..

(2) Zinóviev y Kámenev publicarían un artículo en un periódico dando su opinión y haciendo pública la insurrección. Lenin quedó en minoría cuando propuso la expulsión del partido de Zinoviev y Kámenev, por haber traicionado al Comité Central y a la revolución al alertar a la burguesía de la insurrección.

(3) En las cartas de Lenin, Los bolcheviques deben tomar el poder y El marxismo y la insurrección, se expuso un plan de cómo organizar la insurrección para Octubre y se discutieron en el comité central del partido el 15 de septiembre: “Hoy tenemos con nosotros a la mayoría de la clase que es la vanguardia de la revolución, la vanguardia del pueblo, la clase capaz de arrastras tras de sí a las masas…Nuestro triunfo es seguro…Después de haber conquistado la mayoría en los soviets de diputados obreros y soldados de ambas capitales –Petrogrado y Moscú-, los bolcheviques pueden y deben tomar en sus manos el poder del Estado”. (Lenin. Obras Completas. Tomo XXXIV, págs. 240, 244.

         En el artículo La crisis ha madurado del 29 de septiembre y en una nota adjunta para los miembros del comité central y comités y soviets de Petrogrado y Moscú, recalcabaque esperar al congreso se soviets, como proponía Trotski, era “una idiotez completa o una traición completa…Esperar a Congreso de los Soviets era una idiotez, pues el Congreso no podría dar nada. Los bolcheviques tienen asegurada ahora la victoria de la insurrección: 1) podemos, si no esperamos al congreso de los soviets, atacar súbitamente y desde tres puntos, desde Petrogrado, desde Moscú y desde la flota del Báltico; 2) tenemos consignas que nos aseguran el apoyo: ¡Abajo el gobierno que aplasta la insurrección campesina contra los terratenientes!; 3) tenemos la mayoría en el país; 4) la desorganización de los mencheviques y eseristas es total; 5) tenemos la posibilidad técnica de tomar el poder en Moscú (que podría incluso empezar para derrotar por sorpresa al enemigo); 6) tenemos miles de soldados y obreros armados en Petrogrado, que pueden tomar a la vez el palacio de invierno, el Estado Mayor Central, la central de teléfonos y todas las imprentas importantes; no nos echaran de allí, y la agitación en el ejército alcanzará tal amplitud, que será imposible luchar contra este gobierno de la paz, de la tierra para los campesinos, etc…La demora es un crimen. Esperar al Congreso de los Soviets es un juego pueril al formalismo, un vergonzoso juego al formalismo,  una traición a la revolución”. (Lenin. Obras Completas. Tomo XXXIV, págs. 282,282 y 283).

(4) Ver “Los soviets en Rusia” (Oscar Anweiller), págs. 186-194.

(5) La revolución de Octubre y la táctica de los comunistas rusos, J. Stalin. 17-12-1924. Obras Escogidas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s