25 DE MAYO ¿GERMINAL O THERMIDOR?

001 Portada 'Il Quarto Estato'

Miguel A. Montes

30 Mayo 2003

Los resultados en España

Debiéramos de reflexionar en frío sobre los resultados de las elecciones municipales, sin caer en análisis triunfalistas o derrotistas, haciendo a la luz de los resultados una lectura crítica y objetiva de los mismos.

Es innegable que el avance de la izquierda no ha sido el esperado. El PSOE ha crecido 676.000 votos, IU-EUiA-IC 108.000, ERC 188.000, BNG 35.000, y CHA 34.000, mientras el PA pierde 22.000 votos. En total la denominada izquierda plural en España ha avanzado en más de 1 millón de sufragios.

También es innegable que la “caída” del PP no ha sido la auspiciada. El PP-UPN también ha crecido en 447.000 votos, mientras el resto de la derecha política CiU lo hace en 15.000 votos, C.C. en 16.000, el PRC crece 17.000 votos, el PAR pierde 1.600 y UV pierde 22.000. En total la derecha crece en 471.000 votos.

Un tanto aparte es la coalición atberzale EAJ-PNV/EA en Euskadi y Navarra, ya que está compuesta de dos organizaciones de diferente lectura política, mientras el PNV se define como democratacristiano (centro-derecha), EA es socialdemócrata (centro-izquierda), siendo la base social de la coalición muy diversa, que abarca desde la burguesía hasta la clase obrera. El crecimiento de la coalición y las dos organizaciones suman en 103.000 votos (+ 0,3% del peso electoral estatal), mayormente como efecto de la ilegalización de las listas de AuB que en esta ocasión han aportado 127.000 votos considerados como nulos, 100.000 menos por los conseguidos por EH en las anteriores elecciones.

El peso electoral en general ha variado muy levemente. Mientras la izquierda ha avanzado 1,10% al pasar del 46,21% al 47,31%, la derecha ha retrocedido 0,58 puntos al pasar del 40,58% al 40% del electorado.

Si analizamos por partidos o coaliciones políticas con implantación estatal, la situación es difusa. El PSOE ha perdido 5 puntos en Catalunya, 3,6 en Asturias, 1 punto en Murcia y 1,4 en Cantabria, mientras en Madrid (+0,5), Andalucía (+0,5), Extremadura (+2,1), Castilla la Mancha (+2,7), Canarias (+1,6%), Valencia (+0,5), Baleares (+0,5), Aragón (+4), Navarra (+1,7), La Rioja (+2,9), Euskadi (+3,2), Castilla y León (+3,1), y Galicia (+1,7). En cómputo global el PSOE sólo ha crecido 0,45 puntos, del 34,26 al 34,71 de los sufragios.

IU ha retrocedido en Madrid (-1,4), en Extremadura (-0,5), Castilla La Mancha (-0,46), Canarias (-1,6), Murcia (-1,1), Baleares (-0,16), Aragón (-0,27), La Rioja (-1,12) y en Castilla y León (-1,25). Mientras ha crecido en Andalucía sólo en las provincias de Córdoba y Sevilla, pujando 3 centésimas en toda la Comunidad, en Valencia sube 7 centésimas, en Catalunya la coalición con ICV crece en 2,7 puntos, en Navarra (+1,32), en Euskadi (+3,52), en Cantabria (+0,3), en Asturias (+0,28) y en Galicia (+0, 25). En el cómputo global IU en coalición con EUiA e IC ha bajado en 8 centésimas, del 7,6 al 7,52 de los sufragios.

El PP ha retrocedido en Andalucía (-0,3), Extremadura (-1,7), Castilla la Mancha (-2,1), Canarias (-1,3), Valencia (-0,3), Aragón (-7), La Rioja (-2,9), Castilla y León (-1,2), Cantabria (-0,1), Galicia (-3,9). Por el contrario, crece en Madrid (+1,2), Murcia (+3,2) sobrepasando la mayoría absoluta de los votantes, Catalunya (+0,2), Baleares (+1,7), Navarra (+2,3), Euskadi (+1,2), Asturias (+5,4) En las autonómicas la tendencia del voto de las municipales no coincide sólo en la Comunidad de Madrid donde en dirección contraria el PP pierde 5,5 puntos, el PSOE crece 2,8 puntos e IU se mantiene ganando 1 diputado a pesar de retroceder 0,2 puntos, sumando ambos más representatividad que el PP.

Por el resto de las CC.AA el bloque de la derecha mantiene la mayoría absoluta en Valencia a pesar de perder un diputado el PP, el PP-AIPF recupera la mayoría absoluta en Baleares, en Canarias CC necesitará otra vez del PP para gobernar ya que le ha arañado 2 diputados, en Cantabria el bloque de derechas PP-PRC mantienen la mayoría absoluta con el trasvase de un diputado del primero al segundo, en Castilla y León el PP mantiene la mayoría absoluta con el mismo n° de diputados a pesar de perder 3,4 puntos, en Murcia incrementa su mayoría absoluta en 2 diputados más, en La Rioja también mantiene la mayoría absoluta a pesar de restar un diputado, y por último en Navarra la UPN mantiene su mayoría relativa creciendo 1 diputado más. Por otra parte, el PP crece en la Comunidad de Asturias en 4 diputados más (+6,5 puntos) y por el contrario el bloque de la derecha retrocede en Aragón donde el PP pierde 6 diputados y el PAR 2, en Castilla la Mancha el PP pierde 2 diputados, en Extre! madura también, y en Madrid el PP pierde 8 diputados y la mayoría absoluta.

El PSOE logra la mayoría relativa en Aragón con 4 diputados más y CHA crece también en 4, mientras IU pierde 1 diputado. En Asturias el PSOE pierde 2 diputados mientras IU crece 1 más, sumando ambos mayoría absoluta. En Castilla la Mancha y en Extremadura el PSOE amplía su mayoría absoluta en 3 y 2 diputados respectivamente, mientras IU mantiene su espacio en Extremadura con 3 diputados (+0,15 puntos). En Madrid el PSOE crece en 8 diputados e IU 2 más, ambos suman mayoría absoluta frente al PP. En Baleares la alianza de la izquierda plural retrocede un diputado. En las comunidades de Canarias y Cantabria el PSOE pierde un diputado respectivamente. En Castilla y León el PSOE gana 1 diputado, pero IU se queda sin representación al perder el único que tenía. En Murcia el PSOE pierde 2 diputados e IU a pesar del retroceso (-1,4 puntos) mantiene 1 diputado.

En Navarra el PSN-PSOE se mantiene e IU crece en 1 diputado más.

El voto útil no ha calado en general en el electorado de izquierda no socialdemócrata, manteniéndose la pluralidad existente en la representatividad de la izquierda, e incluso IU ha crecido allí donde el PSOE ha retrocedido (Asturias, Catalunya y Navarra). No obstante, en la distribución territorial no es del todo así ya que en Castilla la Mancha, Castilla León, Aragón, La Rioja, IU ha perdido concejales y diputados mientras el PSOE ha aumentado su peso electoral. Del CHA y del BNG podemos decir que han incrementado considerablemente su peso en Aragón el primero al pasar de 5 a 9 diputados, mayorando su peso estatal en las municipales del 0,26 al 0,39, y el segundo con un crecimiento moderado al pasar del 1,36 al 1,42%, capitalizando mayormente el PSOE en crecimiento de la izquierda en Galicia.

Los resultados en Catalunya

En Catalunya el peso de la izquierda plural se ha incrementado al pasar del 57,76 al 60,33% de los votos emitidos, mientras el bloque de la derecha CiU-PP retrocede del 34,04 al 33,08%. No obstante hay que hacer las siguientes consideraciones:

. Retroceso general del peso del PSC-PSOE hacia otras organizaciones de izquierda (ICV-EUiA y ERC).

. ERC casi dobla el n° de votos, colocándose como tercera fuerza en Catalunya y quinta en la provincia de Barcelona. Penetra en la franja del electorado de CiU que retrocede casi 2 puntos con respecto a las anteriores elecciones, pero el incremento mayor de ERC lo obtiene del espacio socialdemócrata del PSC-PSOE que pierde 5 puntos con respecto a las anteriores elecciones, una prueba de ello es su avance en el cinturón rojo (Baix Llobregat, Vallés Occidental, Nou Barris, Barcelonés Nord, etc.). ERC se beneficia del retroceso de la abstención.

. La coalición ICV-EUiA a pesar de la pérdida de alcaldías importantes (Molins, Sant Feliu, Sant Vicents dels Horts, etc.), es la segunda fuerza política que más ha crecido (+2,7) en Catalunya, la coalición se ha beneficiado fundamentalmente del retroceso de la abstención, ha crecido del 7,88 al 10,5% de los votos, colocándose como 3° fuerza política en la provincia de Barcelona superando al PP, y quinta a nivel de Catalunya. El pacto de la coalición entre ICV y EUiA ha activado el electorado de la izquierda no socialdemócrata y ha logrado presentar candidaturas en 250 ayuntamientos de Catalunya, cifra no conseguida nunca por el PSUC antes de la ruptura del V° Congrés.

. El PP se consolida en Catalunya como fuerza política retrocediendoo al 4° lugar en n° de votos tanto en Catalunya como en la provincia de Barcelona, pero creciendo su peso electoral en 0,64 votos, manteniendo su penetración en los cinturones rojos (Badalona, Castelldefels, Cornellá, Sant Boi, Sta. Coloma, Nou Barris, etc.).

¿Dónde están las multitudes?

Nadie puede negar el avance de la izquierda, como nadie puede negar que el PP ha salido fortalecido de las recientes elecciones municipales y autonómicas al mantener prácticamente su peso electoral, con un tímido desgaste ante la envergadura de sus desastres, mas grandes que los de la “Armada Invencible” en el S.XVI frente a las costas inglesas.

La movilización social ha contribuido al avance de la izquierda y el débil deterioro de la derecha. Se han organizado todos los movimientos. Los foros sociales de Barcelona y Sevilla. Las multitudinarias euromanifestaciónes sindical y del movimiento de resistencia a la globalización capitalista y neoliberal en Barcelona contra la cumbre de la UE. Las movilizaciones en Aragón y las Terres del Ebre contra el PHN. Las movilizaciones del pueblo gallego por el desastre del Prestige. La propulsión geométrica del movimiento pacifista contra la guerra de Irak con ratios históricos de participación. La reciente huelga general contra el decretazo el 20 de junio del pasado año, donde todavía continuan las movilizaciones por la restitución del PER, etc. Son los síntomas claros de que la movilización social ha vuelto a relanzar a la izquierda en el panorama de la representatividad en las administraciones locales y autonómicas.

Las multitudes se han movilizado como un solo puño contra los efectos de la política económica, ecológica y exterior del PP, de eso no hay duda. Pero nos hemos olvidado de “los Otros”, los que se mueven en el mundo de ultratumba, las otras multitudes silenciosas. De la España con peineta y pandereta hemos pasado a la España de la botaratería con las cadenas de televisión y su arsenal somnoliento que atenta a la inteligencia humana, con gran capacidad de convocatoria para ilustrar en la idiotez absoluta al pueblo, la plebe, el demos, etc, para adocenar a las masas mediáticas absorbidas por los culebrones, los programas rosa, los Gran Hermano, OT, los futboleros, etc, en la doctrina del Pensamiento Unico neoliberal, fundamentado en el posibilismo político, el individualismo y atomización social, en la irracionalidad del pensamiento, y en la violencia absurda en la acción, frente al Pensamiento de izquierdas, la militancia política y social anti-neoliberal, la identidad clasis! ta, la teoría revolucionaria y la solidaridad de los explotados frente a los explotadores.

Es decir, las masas mediáticas bajo los dominios neoliberales son todavía muchas y no suman en los movimientos sociales adscritos en el panorama de la izquierda.

Pero todavía hay más elementos que fundamentan la falta de aprendizaje e independencia política de las multitudes, como sujeto que supuestamente vaya a cambiar la historia de hoy:

. Los movimientos sociales siguen siendo lo necesariamente reivindicativos pero insuficientemente sociopolíticos, y ello es así porque la abstención sigue castigando a la izquierda, fundamentalmente a IU que todavía está lejos de su franja electoral histórica alcanzada en 1.995, y eso lo podemos constatar en que actualmente el centro de la abstención sigue centrándose en los núcleos obreros, por lo que hay un sector importante de la clase que no tiene expresión electoral. Por ej. si a nivel estatal la abstención se sitúa en torno al 32,64% en las actuales municipales, en la provincia de Barcelona con fuerte concentración obrera, la abstención alcanza todavía el 40,64%, mientras en el conjunto de Catalunya ésta se coloca por debajo en el 38,73%, lo que quiere decir que el electorado obrero es el menos disciplinado en el voto que el resto de clases y categorías sociales, lo que no deja de ser desolador ya que el voto urbano tiene menos peso que el voto rural o de provincias co! n menor población cara a una elecciones autonómicas o generales.

. Ha sido un error exigir la dimisión de Aznar sin tener el apoyo social organizado de las masas y la crisis del gobierno para ello, pues como diría Lenin, ni las masas han exigido la caída del gobierno, ni el gobierno ha dejado de poder gobernar. Ha sido un error la campaña de acoso y derribo contra los cargos del PP, no había fractura en las filas del PP, y salvo casos contados con los dedos de la mano, no amanecía el panorama de ruptura que al gobierno neoliberal de Blair le ha tocado vivir en su partido, y que le costará caro en las elecciones británicas. El PP ha pasado de ser verdugo a víctima, y así lo han entendido las masas silenciosas, que no hablan, pero que también deciden con su voto. Ello no quiere decir que el PP no haya cometido errores, su posicionamiento favorable a la guerra, su intransigencia en los debates y contra las manifestaciones y símbolos pacifistas, pero desde la izquierda debemos tener claro que a un gobierno no se le hace caer con buenos discur! sos y consignas, sin el respaldo consciente de las masas desde la movilización social junto a una crisis de gobierno. En lo último el PP ha subsistido cerrando filas con el victivismo, satanizando y apartando a quienes se han colocado contra la guerra en el interior de su partido.

. Ha sido un error el electoralismo esgrimido por la dirección del PSOE, una cosa es pedir el voto contra los partidarios de la guerra, y otra muy distinta es dar a entender el envite electoral como una prueba de fuego en la carrera hacia la presidencia del gobierno. Aquí las masas no han acompañado, prueba de ello son los todavía altísimos porcentajes de abstención, que afectan fundamentalmente a la izquierda.

. Todos contra el PP por su posición favorable a la guerra, pero ¿para qué? ¿para hacer otra o la misma política? ¿Vencer sólo al PP o desvancar el modelo neoliberal?. Aquí el PSOE que ha apoyado hace poco el bombardeo de Afganistán, y en política social sus dirigentes abrazan las tesis neoliberales, se le ve todavía el plumero. No olvidemos como muestra de quien apostando “per una mayoría de progrés” como Maragall se posicionaba a favor del mercado de trabajo más retrógrado del mundo (EE.UU.) atacando a CC.OO. en Seat por su oposición a la desregulación de la jornada de trabajo. La credibilidad de la izquierda frente a la política neoliberal, todavía está en entredicho. La abstención proviene mayoritariamente del voto obrero, porque todavía no existe en las CC.AA. y ayuntamientos que gobierna la aplicación de un programa de izquierdas, que frene la privatización de los servicios sociales, y legisle una política social favorable a los trabajadores, a la luz de los hechos mas! bien sucede lo contrario.

Y ahora vienen los pactos institucionales de la izquierda plural. ¿Qué hacer?.

Han sido totalmente desafortunadas, aunque no novedosas, las declaraciones de ERC de que su programa es obtener el mayor nº de ayuntamientos, santificando la alianza con la versión catalana de la derecha neoliberal que representa CiU, lo que supone un jarro de agua fría para el socialista-liberal Maragall en “su” proyecto de Progrés neoliberal.

IU y la coalición ICV-EUiA deben hacer dos cosas para no ser engullido por el espacio social-liberal del PSOE ni para servir de bisagra de la derecha, una no permitir que la derecha gobierne en ningún ayuntamiento o CC.AA., y otra exigir compromisos políticos de programas de izquierdas de calado contenido anti-neoliberal, en caso contrario la izquierda no socialdemócrata nunca debe de renunciar a la crítica y la organización y movilización social contra políticas neoliberales VENGAN DE DONDE VENGAN.

¿Quién gobierna los cambios, la dialéctica o la metafísica?

Con los resultados de estas elecciones se han roto los esquemas renovadores de cierta izquierda, que partían del siguiente dilema: ¿No es cierto que cuanto más movimientos se sumen a la movilización social, como un efecto dominó el gobierno de turno cae?. Mas bien parece que no es así ya que las contradicciones son dialécticas y no mecánicas o metafísicas. Incluso aquellas multitudes que se han movilizado recientemente contra la guerra y el chapapote, también son pasto del Pensamiento Único cotidiano, a través de la botaratería mediática, y no se han decidido votar las candidaturas de la izquierda, porque no han adquirido conciencia social y política suficiente. Pero también hay otra parte mayoritaria en esas multitudes que se han movilizado, que a pesar de provenir de una tradición obrera y disponer de una conciencia social y política anti-neoliberal, ni se identifican ni encuentran reflejo en su superestructura política transformadora dentro de la izquierda. Es la herencia! ante la derrota y el reflujo general, que se expresa en la impotencia cotidiana del día a día, donde la organización política no llega a movilizar a los sujetos potenciales para la militancia política y el desarrollo de los movimientos sociales.

Los movimientos sociales no han alcanzado el contenido sociopolítico y la organización necesaria, son movimientos puntuales que suben como la espuma en el flujo, y se desinflan ante el reflujo de las luchas. La influencia de la izquierda transformadora y de los comunistas va mucho más allá que la capacidad de dirección política, no hay militancia política ni organización suficiente para mantener las estructuras necesarias que insuflen vida a los movimientos mas allá de lo puntual. El que los movimientos se inflen, no quiere decir con ello que porque tengamos a la cabeza unos cuantos militantes, las masas vayan a seguir la política de la izquierda y los objetivos comunistas.

Por ello, hoy más que nunca se desvela que la organización política de la clase obrera es necesaria, para consolidar un intelectual colectivo amplio y preparado capaz de llegar a todos los sitios y elevar a las masas que participan en los movimientos desde el sentido común y lo cotidiano, al conocimiento completo de la realidad y objetivos más generales de transformación social. Sin la militancia política de la fuerza social objetivamente revolucionaria, la clase obrera, la estrategia hacia el socialismo es inviable, no existe fuerza social distinta que sea portadora de la negación del capitalismo, y capaz de incorporar a la mayoría de la sociedad más allá del modelo de acumulación del capital.

Para un análisis fundamentado en el materialismo histórico la fuerza social mayoritaria como antítesis, como sujeto objetivo dirigente de la transformación social, sigue siendo la clase obrera. Las multitudes no generan como ya hemos visto dialéctica, ya que también están formadas por clases y categorías sociales (obreros, campesinos, intelectuales, trabajadores autónomos, estudiantes, pensionistas, etc.), es decir que internamente no están exentas de la contradicción principal. La paz, la ecología, la lucha por la enseñanza pública de calidad son reflejo de la lucha de clases, ya que es la clase obrera quien soporta la carga de los gastos militares, barrios desatendidos, y el deterioro de los servicios sociales. Las multitudes a secas pueden expresar una alianza interclasista contra la guerra o a favor del PP, pero no son el sujeto de la transformación social, son un arma, una expresión para la movilización de valores reivindicativos concretos y coyunturales, pero no son el! contra-poder organizado ni portadores de una nueva sociedad, no son la superestructura para la producción y reproducción de la sociedad.

La clase obrera mayor en número, por su papel accionador del proceso productivo y la actividad económica, por ser la clase creadora del excedente económico de la sociedad, sigue siendo la clase portadora de la socialización creciente de las fuerzas productivas, de las actividades económicas, que están oprimidas por las relaciones capitalistas de producción. Sigue siendo la negación de la negación que argumentaba Marx en El Capital.

Por tanto, para los comunistas sigue siendo fundamental la centralidad de la lucha de clases, que existe, ya que no hay clases sociales sin lucha de clases, porque incluso la propia explotación asalariada ya es lucha de clases, a favor de la acumulación del capital y su modelo dominante, hoy neoliberal, ayer keynesiano. El capital no puede pervivir sin su contrario, el proletariado, sometido a la producción y realización de la plusvalía que abarca a todo el ciclo del capital. Por lo que el dilema de la transformación y la lucha por el socialismo, no pasa por la suma mecánica de los movimientos sociales y las contradicciones del capitalismo, donde el movimiento obrero sea uno más, y donde la contradicción capital-trabajo es un simple dato sociológico. Este positivismo antidialéctico no es lo que determina la estrategia revolucionaria de los comunistas.

Los proyectos o bloques históricos transformadores deben de partir de la coyuntura histórico-concreta plurinacional de los pueblos de España frente al dominio neoliberal y por la superación del capitalismo, y tales proyectos no se pueden construir sin colocar en primer orden de las tareas al movimiento obrero y sindical de clase, y evidentemente sin aquellos movimientos sociales que no dejan de ser efectos de las contradicciones del capitalismo (ecologismo, feminismo, pacifismo, estudiantil, de resistencia a la globalización neoliberal, etc.), y que están sometidos a la resolución de la contradicción principal de la lucha de clases (burguesía/proletariado).

Y tal movimiento sindical no puede ser indiferente, corporativo, estrechamente reivindicativo, ajeno a las políticas neoliberales que se instalan en el gobierno de turno. En nuestro país el movimiento sindical de clase está contagiado de la inevitabilidad del neoliberalismo y desde los 90 han abrazado una línea ascendente hacia la despolitización, y opta desde el posibilismo afrontar como estrategia las consecuencias de las políticas neoliberales, en vez de combatir sus causas, y la gestión como mal menor para aminorar las agresiones, donde las contrarreformas de pensiones (1.996) y laborales, sólo han servido políticamente a la derecha gobernante frente a la incapacidad de la izquierda, pero también frente a la complicidad del modelo sindical hegemónico que no nos sirve para hacer frente a las políticas anti-clase neoliberales.

La agresión neoliberal ha instalado la moderación salarial, la caída del gasto social, la precariedad, la fragmentación de la clase obrera cada vez más diversa por su condición salarial (salarios de ingreso, externalizaciones y subcontratas) y contractual (estables e inestables), por lo que las nuevas formas de organización del trabajo y las empresas, que no dejan de ser nuevas formas de explotación del trabajo asalariado, lejos de favorecer al enriquecimiento profesional y social de los trabajadores teorizado por la socialdemocracia, lo que ha generado es una mayor dispersión y fragmentación de la clase obrera. Frente a esta realidad el modelo sindical que necesita la clase obrera debe de estar basado en un modelo socio-político que haga frente a las políticas neoliberales gobierne quien gobierne, y ahí los comunistas no podemos hacer abandono en base a justificaciones de pretender amoldar el movimiento sindical, en vez de plantar cara en el debate y luchar legítimamente po! r su dirección frente a otros planteamientos. Pronto tendremos ya el primer envite con el propósito del PP de ampliar el cálculo de pensiones a la vida laboral, depende de cómo el movimiento obrero se coloque frente a esas futuras agresiones; logre o no conquistas sociales (empleo fijo, prestaciones y servicios sociales, etc.), así se activará o desactivará la base social de la izquierda.

La deserción hacia experimentos de empresa, a otras organizaciones con nula o escasa incidencia de clase o el refugio en otros movimientos sociales, no es beneficioso para el trabajo político de los comunistas en la construcción de un bloque histórico transformador donde la clase obrera sea hegemónica en alianza con otras clases, donde la contradicción capital-trabajo ocupe la centralidad que sobrelleva en el núcleo de las contradicciones del capitalismo. La fuerza del movimiento obrero suma más a la estrategia transformadora, que la fuerza de los movimientos sociales.

A partir de tal constatación, podremos ponernos a trabajar certeramente por la Unidad de la Izquierda no socialdemócrata en el Estado y las CC.AA., por la Unidad Sindical de clase que la clase obrera necesitamos, por la Unidad de la Izquierda Plural desde el anti-neoliberalismo y por la repolitización de los movimientos sociales no sólo como vehículos de organización y movilización de las masas reivindicativas, sino como medios para incrementar la conciencia política de las masas que desde la reivindicación de la resolución de sus problemas (agua, paz, etc.) vislumbren la causa de su situación y se incorporen a la militancia política, elementos que deben de servir para que el crecimiento electoral de la izquierda no sea un fin ensimismado sino una herramienta útil en la transformación hacia el socialismo.

Está claro que con los reciente resultados electorales de la izquierda no vamos a entrar en el Thermidor, ya que a pesar de que el PP mantiene la amplitud representativa de su fuerza política, el desgaste político aunque insuficiente, se ha dado, por lo que de no cambiar su actitud de soberbia y aminorar su posición reaccionaria de gobierno, podrá verse como se difumina su flamante mayoría absoluta. Por otra parte, las grandes movilizaciones están en estado Germinal, ya que por lo pronto no ha terminado de cuajar una superestructura política que vislumbre y aporte el cambio social, por mucho que los discursos electorales acentúen la radicalidad expresiva en la gramática. Está surgiendo en ciernes lo nuevo que dialécticamente puede desplazar a lo viejo, lo caduco, pero los flujos no son estáticos, lo que hoy es real, puede ser espejismo mañana, y eso sucederá si la estrategia política y social de lucha contra el modelo neoliberal y por el socialismo no termina por concretarse! con claridad ante los trabajadores, ante la mayoría social. Para que ello no sea así es necesario huir del posibilismo articulando una acción política de la izquierda y los movimientos de carácter anti-neoliberal, partiendo de lo concreto y en lo inmediato, ya que la acumulación del capital no reposa ni aminorará su apetito ante los efectos de agresión anti-social que su propia dinámica genera.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s