CARÁCTER DEL ESTADO Y DEL DERECHO

Miguel A. Montes (Marzo 1986)

Hay dos posiciones en torno a la teoría del estado que se mueven dentro del campo del marxismo, una es el reformismo oportunista que representa la opción eurocomunista dentro del Movimiento Comunista Internacional, la cual parte de posiciones ideológicas que no cuestionan el derecho y el estado burgués, prefigurando una práctica política que reniega de las vías extralegales de lucha y organización del proletariado, poniendo en cuestión la teoría de la lucha de clases y su finalidad histórica, enmarcando la acción presumiblemente revolucionaria en los marcos exclusivos de la legalidad parlamentaria burguesa.

La otra opción es la marxista-leninista, que parte desde posiciones de clase, relejando en toda su identidad la naturaleza y el fin al que sirve el estado y el derecho burgués, perforando la envoltura mistificadora y de legitimidad, marcando las vías para una acción política revolucionaria, contraria a la vía exclusivamente legal, la vía del consenso y de la conciliación de las clases. Opción marxista-leninista que entiende que la actividad legal ya sea parlamentaria o institucional como un apéndice del proceso de revolucionarización de la sociedad civil y del estado con el objetivo de la toma del poder político y no al revés.

DERECHO: EXPRESIÓN Y CONTENIDO

¿Qué es el derecho, qué expresa y cuáles son sus bases sostenedoras? Podríamos estudiar el derecho como un subtipo de ideología, pero por este camino sería adentrarnos en un terreno superficial y subjetivista, que nos desvíen de la teoría marxista del derecho y el estado. El derecho, con sus conceptos jurídicos, forma parte del desarrollo objetivo del pensamiento, porque este se desarrolla sobre la base de unas relaciones sociales de producción históricamente determinadas, en continuo desarrollo dialéctico.

Hasta que punto puede llegar a encubrir la forma ideológica en la que se expresa el derecho, relaciones sociales caducas lo podemos verificar con un ejemplo de la Economía Política. Esta se dota de categorías como la mercancía, el dinero…las cuales son formas ideológicas, que mistifican la sociedad mercantil capitalista y concibe las relaciones de trabajo de los diferentes productores y propietarios de capital. Aquí no aparece a primer plano, que se trate de relaciones entre personas, relaciones objetivas, sino entre cosas, entre mercancías. En semejante situación las mercancías vienen a ser la expresión de las relaciones sociales entre las personas. Este es el fetichismo que denunciaba Marx en la Economía Política burguesa. Las relaciones sociales entre las personas son encubiertas, mistificadas bajo una representación ideológica acientífica y deformada.

El carácter ideológico de estas formas se ve por el hecho de que basta pasar a otras estructuras económicas, para que las categorías mercancía, dinero, valor…, se extingan y pierdan su significado. Sólo al abolir la propiedad privada de los medios de producción desaparece el fetichismo de la mercancía.

Evidentemente, no se niega el factor ideológico el cual sienta un fuerte influjo sobre la conciencia social, pero este factor no debe desligarse de su base determinante en última instancia de la realidad objetiva, pues no existe un derecho puro en el sentido de la palabra, que se desarrolle relativistamente en base a ideologismos sin origen en la realidad socioeconómica de las relaciones de producción y las luchas de clase, esto no existe mas que en las cabezas de los liberal-burgueses que pretenden justificar y legitimar el derecho burgués como algo absoluto y eterno, valiéndose de una justificación ideológica, como si fuera algo ajeno a las relaciones sociales de producción, a las relaciones de clase, cuando en realidad el derecho es una representación cuasifantástica y justificante de dichas relaciones.

Marx y Engels nos lo apuntaron en el Manifiesto del Partido Comunista: “Vuestras ideas son en sí mismas producto de las relaciones de producción y propiedad burguesas, como vuestro derecho no es mas que la voluntad de vuestra clase erigida en ley; voluntad cuyo contenido está determinado por las condiciones materiales de existencia de vuestra clase.” Aquí se sintetizan las dos características del derecho moderno (léase burgués), su carácter clasista y la determinación de su contenido por la base económicosocial de las relaciones de producción. Obviar estos elementos sería caer en la posición reformista que asimila la idea mistificadora del derecho burgués.

Esta concepción del derecho clasista, sienta los criterios necesarios para analizar su función y explicarlo, es una consecuencia dialéctica del desarrollo del Estado-clase dominante, pues las normas constitutivas del derecho emanadas del poder del estado son expresión de la voluntad de la clase que detenta el poder. El derecho como el estado debe su origen al surgimiento de las clases y se haya condicionado por el desarrollo de la lucha de clases.

Ello no quiere decir que las categorías del derecho tengan únicamente un significado que se refiera a experiencias, representaciones y procesos subjetivos. Sabemos por ejemplo, volviendo a la economía política, que la categoría del valor pese a su manifestación de carácter ideológico, refleja un fenómeno social objetivo; así ocurre con el derecho, el cual es un hecho material y por lo tanto debe ser tomado como tal y no sólo en su envoltura ideológico-mistificadora. Los conceptos generales dentro de la economía política, como del derecho,  no son sólo elementos parte de una ideología, sino también un tipo de abstracciones de la realidad a partir de las cuales podemos recomponer científicamente la realidad económica objetiva y la realidad socio-política objetiva de las clases. Así operó Marx en El Capital.

Debemos por tanto de remarcar, que no es que los conceptos jurídicos del derecho entren, y entran, en los procesos y sistemas ideológicos, sino que estos conceptos no pueden darnos mas que una realidad social que ha sido mistificada. En otras palabras, debemos de esclarecer como hizo Marx, si las categorías jurídicas representan o son formas del pensamiento objetivas para una sociedad históricamente determinada, que se corresponden con relaciones sociales de producción objetivas. Para decirlo con palabras del propio Marx “son formas del pensamiento solamente válidas, por tanto objetivas, para las relaciones de producción de este modo de producción social, históricamente determinado…” refiriéndose a las categorías económicas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s